Sábado, 16 de enero de 2021
25 años del CB Murcia


19.04.11 | Pedro Serrano [ Comenta el artículo ]
1 comentario
El CB Murcia y Paco García



Recordemos hoy el joven CB Murcia del también joven Paco García, uno de los mejores entrenadores que ha tenido el equipo murciano, y que cuando estuvo aquí, ya comenzaba a acumular la experiencia que luego se llevaría a otros clubes. Paco, nacido en Valladolid en 1967, era entrenador ayudante de Mario Pesquera en su ciudad natal cuando recibió la oferta murciana. En 1987, con tan solo veinte años, el entrenador hizo las maletas y se integró en un club casi recién nacido pero que tenía las miras puestas en la ACB. Entrenador ayudante de Felipe Coello, responsable también de la incipiente cantera de un club que comenzaba a organizarse y primer entrenador del equipo junior –con el que ganó el campeonato regional de la categoría-, permaneció en Murcia desde 1987 hasta 1989. En su último año aquí, Paco García comenzó la temporada como primer entrenador del equipo que habría de ascender a la ACB, pero tras un comienzo titubeante y un corto balance de 2 victorias y 2 derrotas, cedió su puesto a un más experimentado Felipe Coello. Después, Palencia, y más tarde una amplia etapa como entrenador ayudante en el Baskonia –junto a Herb Brown, Iriarte y Comas-, precedieron a su “ascenso” como jefe de banquillos desde EBA a ACB, pasando por LEB: Burgos, Archena, Forum Valladolid, Breogán, Tenerife, Lleida y, este último curso, Orense.





Con Paco García no hay entrevista, sino la amable e interesantísima aportación que suponen los artículos y fotos sobre su estancia en Murcia, que el entrenador ha ido subiendo a su blog y que yo me encontré un día por casualidad. Cuando contacté con Paco por e-mail, también comprobé el cariño que tiene por nuestra ciudad y nuestro equipo, y por el tiempo que el técnico pasó con nosotros. “Que el club cumpla 25 años y ser parte de ellos es un orgullo”, me dice, al tiempo que añade que “por supuesto que puedes publicar en tu blog lo que necesites, es para mí una gran satisfacción que lo hagas”. Paco García ya conocía este espacio dedicado al 25 aniversario del CB Murcia, algo que me agrada mucho: “hace ya tiempo que, a través no sé de quién, he entrado en tu pagina. Especialmente emotiva la entrevista de Randy Owens”.


Retrocedamos en el tiempo hasta el verano de 1987. Según nos cuenta Paco en su blog, “ese verano del 87, con los ahorros de mis múltiples ocupaciones (Junta, Escuelas, Fórum…), me marché a Grecia a ver las dos semanas del Eurobasket. En un hotelucho de tercera, con poca pasta y mucho metro recorrido para ir al Pireo, me tragué todo lo que se jugó en aquel Campeonato, hasta la Final Grecia-URSS. Me daban por la entrada en la reventa, más de lo que me había costado el viaje y la estancia, pero yo, loco por el basket, no me podía perder la final y poder contar que ví en directo ganar a la Grecia de Galis, Yannakis, Fassoulas, etc, a la Rusia de Sabonis, Marchulenis y demás corte soviética”. Justo ahí, y por los azares de la vida, comenzó la relación de Paco con Murcia: “En ese viaje, un jovencito de 20 años con mochila debió de caer en gracia a un grupo de españoles, que serian después personas muy importantes en mi vida personal y profesional: Juan Valverde, Felipe Coello y Chano Méndez, Presidente, Entrenador y Directivo de un Club emergente en el panorama nacional como el Juver de Murcia. Encajé con ellos, nos veíamos y congeniamos”. En su blog, Paco reconoce con modestia que “más vale caer en gracia que ser gracioso, y yo gracioso no he sido nunca”.





Comenzada la temporada 1987/88, se produjo la salida del Delegado del Forum Valladolid, Emilio Martínez, lo que según Paco, “traería reacciones en cadena”. Una de ellas fue el cambio en sus atribuciones, abandonando la tarea de entrenador y cogiendo el cargo de Delegado: “Yo, con una de esas reacciones que después me han caracterizado, y tras tres semanas desde que empezó la temporada, dejé el club. Lo deje todo…”. Entonces se dedicó a entrenar a un equipo cadete, pero muy pronto “llegó la llamada de Felipe Coello”. Paco nos cuenta que Felipe, “enterado de mi salida del Fórum Valladolid, me invitó a pasar un fin de semana en Murcia. Nunca pensé que aquella visita cambiaría el concepto de vida personal y profesional tanto”. Prosigue: “Con la buena relación que habíamos hecho en el Eurobasket de Atenas, me apetecía volver a verlo. Felipe transmitía mucha pasión por nuestro deporte. A día de hoy, veinticuatro años después, aún lo hace. Habíamos hablado mucho de baloncesto, de jugadores, de lo que se empezaba a construir en Murcia… En fin, era una excelente oportunidad de conocer un sitio nuevo”.


Paco asistió al partido que enfrentaba al Juver Murcia frente al Badajoz: “El partido lo ganó el Juver”, aunque según Paco, “hubo una movida tremenda en el final del partido con Martín Fariñas, entrenador del Badajoz”. Para el joven técnico, lo más importante es que “aquel fin de semana creo que cambió mi vida. Me volví a ver con aquellos que tan bien se habían portado conmigo y que fueron unos increíbles anfitriones en mi visita. Felipe Coello me propuso el fichar con ellos, ser su ayudante en el primer equipo, entrenar al Junior y crear una Escuela de Baloncesto en la ciudad”. Como es lógico, y tratándose de una propuesta así, Paco nos cuenta que volvió a Valladolid para decírselo a sus padres y a su futura mujer, “y tres días después me estaba instalando en Churra, localidad cercana a la Capital y sede de la fábrica de zumos Juver”. Como siempre sucede cuando uno se sale de su ámbito cotidiano, Paco tuvo que habituarse: “Era la primera vez que vivía fuera de mi casa. Una cosa es viajar mucho y otra instalarte y tener un rigor de vida propio”, aunque Paco reconoce su suerte, porque “la casa tenía unos vecinos muy especiales, los padres de Juan Valverde, Don José y Doña Josefa, que me cuidaron como a un nieto más”. Paco García pone énfasis en la acogida que recibió por parte de la familia del club, que era la familia de Valverde: “Juan y Fina, sus hijas, sus amigos, Felipe… Todos ellos se convirtieron en MI FAMILIA MURCIANA”.





“Una vez instalado, era momento de ponerse a trabajar. El equipo profesional estaba liderado por el primer mito en el baloncesto murciano, Randy Owens, un alero alto anotador capaz de hacer muchas cosas en el campo. Ya había jugado en Murcia la temporada anterior, y ahora, en una División de mucho nivel, mantenía sus puntos como referencia clara. Le acompañaba el pívot Williams, mi querido “Morti” (Martín de Francisco), José Luis Subías, Aparisi, Guillermo Cejas…”. En opinión de Paco, “no fue un mal año, jugamos play-off contra Tenerife, que nos eliminó en una temporada que se convirtió en la de la ampliación de la ACB. Ascendieron ocho equipos y nosotros nos quedamos en esa eliminatoria”. Sin embargo, al final del año se produjo un hecho triste, “el desgraciado accidente de tráfico de nuestro base Alfredo Aranda; las secuelas de aquello le impedirían después ser el jugador que prometía”.


Según Paco García, el club murciano “daba muestras claras de querer crecer, de ambición, algo normal si estaba Juan Valverde detrás. Él quería poner al equipo arriba”. Paco se pregunta, “¿Hubiera sido muy pronto aquel año?”, y responde que “posiblemente sí, pero el perder solo era retrasar lo que se buscaba”. Mientras tanto, Paco entrenó al Junior: “Ganamos la Liga Provincial, no sin amenaza de plante por un problema del Club con el comité de Árbitros de Murcia. Marcamos un rigor de trabajo y de exigencia alto, lo que nos trajo más de un problema, pero fue el primer paso para crear una estructura de base”. El técnico reconoce que “en muchos sectores de la ciudad no estaba bien visto el que vinieran de fuera a entrenar lo de casa”. Prosigue: “Jugamos un sector previo del Campeonato de España donde ganó el Maristas de Málaga, entrenado por Juanma Rodríguez, años después Director Deportivo del Unicaja. De aquel equipo junior, varios jugadores subieron a entrenar e incluso a jugar minutos en el primer equipo”.


Como parte de sus atribuciones, estaba también el comenzar a crear la estructura de base del CB Murcia: “Montamos una Escuela en las pistas exteriores del Pabellón Cagigal. La respuesta fue tremenda, más de 100 niños”. Aquí este redactor, que por entonces iba al colegio Nicolás de las Peñas (junto al desaparecido y renacido Pabellón Cagigal), recuerda perfectamente el follón que se montó durante aquellos días. También recuerdo ver a un jovencísimo Paco García sentado tras una mesa de plástico, reclutando niños para la causa del basket: “Ni teníamos pistas ni monitores, que eran mis jugadores del junior. Por aquella escuela pasó, aún sin tener la edad –aunque sí la altura-, el hijo de Yolanda y José Ángel Martín de Francisco, Nacho, hoy jugador ACB del Blancos de Rueda en Valladolid”. Paco también reconoce que “había sido un año muy completo, de mucho trabajo pero con grandes recompensas morales. Crecer y ver crecer es algo que no se paga con dinero”.





Paco prosigue con su relato: “Felipe (Coello) se casó con Marga (Valverde). Su intención era dejar de entrenar y pasar a formar parte del Club en otras funciones. La figura del Director Deportivo iba tomando forma. El Gerente, Dani Barceló, mano derecha de Valverde, sabía y mucho de futbol, pero de básquet aún le quedaba recorrido. Felipe, Barceló, Valverde, Chano Méndez y yo acudimos al Preolímpico de Rotterdam en Junio del 88. Fichar no podíamos fichar, pero sí dejarnos ver, y en eso el Juver mejoraba cada día”. Allí, Paco García conoció a “directivos, entrenadores y periodistas. Qué lejos me parecía un año antes Atenas, pensión, bocatas y metro, alojado ahora en un cuatro estrellas, comiendo en buenos restaurantes y viajando en taxi por Holanda”.


El CB Murcia seguía su marcha: “al regreso a Murcia, Juan Valverde fichó como entrenador a Ary Ventura Vidal, Seleccionador de Brasil, de Oscar Schmidt, Marcel, Gerson, Israel… Era la Selección de moda. Había ganado a USA en Indianápolis antes de los Juegos de Seúl 88, en los Juegos Panamericanos. Ary vino a Murcia con su esposa, firmó el contrato y me los llevé como experto cicerone por toda Andalucía: Granada, Sevilla, Málaga… No quedó nada por ver. Quería conocer la gastronomía, los toros, el flamenco… y lo conocimos todo”. Según Paco García, “las instrucciones de Valverde eran claras, que estuviera contento, así que, a todo trapo”.


“Como las Olimpiadas de Seúl eran a principios de septiembre, Ary no podía incorporarse al Juver hasta mediados de ese mes, así que Felipe Coello dirigió la pretemporada e incluso los primeros cuatro partidos de Liga. Cuando Ary tomó el mando, quiso hacer su baloncesto, pero evidentemente faltaban los puntos de mano santa Schmidt, y los rebotes de Gerson e Israel. Esto era la 1ª-B española y no nos fue bien”. Eso fue lo que también nos contaba Quique Azcón en su entrevista. Para Paco, las “ideas vanguardistas de Ary Vidal llegaron demasiado pronto. Parar y tirar de tres puntos en contraataque, algo lógico hoy día, era visto como una locura. Entrenaba tiros libres con los ojos tapados y otros tantos detalles. Vivía para su baloncesto”. Paco sigue describiendo al entrenador brasileño: “hombre de hablar, de anécdotas, de sobremesa con sus cigarrillos, sus cafés y su chupitos de whisky, todo esto con una operación a corazón abierto años atrás…. Yo que compartía habitación con él en los viajes, lo pasaba fatal. Siempre me decía donde llevaba su pastilla vasodilatadora, por si le pasaba algo”. Para Paco, Ary era “un buen tipo, una buena persona y un muy buen entrenador, pero desubicado en el lugar y posiblemente en el tiempo. Dejó un fichaje tan decisivo en el campo como polémico fuera de él, el alero argentino Esteban Pérez”, que según Paco, “llegó al equipo para revolucionar la Liga”. Hablando aún de Ary Vidal, Paco nos cuenta que “sus métodos de entrenamiento –tres horas de tiro sin desgaste por la mañana, y dos horas de entrenamiento por la tarde-, era algo habitual varios días a la semana”, y según Paco, eso “fue su tumba: los entrenadores vivimos de los jugadores, y si estos no te quieren, la cuerda se rompe siempre por el mismo sitio. Ary fue cesado apenas empezó la segunda vuelta, Felipe no quiso coger el equipo, y el ayudante, Paco García, sin haber cumplido los 22 años, debutaba como Primer Entrenador en la segunda Liga española”. Todo un desafío para Paco García, tal y como él mismo lo relata.


Esto no tiene trascendencia en el tema, pero aquel 1988 en el que Paco García debutó como primer entrenador de un equipo de 1ª-B, también fue el primero en el que un servidor se subió al carro del CB Murcia y del baloncesto, del que ya no me he vuelto a bajar. Paco nos cuenta que “ese equipo, con Nicolau, Morti, Paco Solsona, Quique Azcon, Chino Sanz y Paco Martín, tenía como extranjero a Mike Schultz, ya desaparecido. Llegamos a tiempo para jugar los Play-off contra el Caixa Orense de Ángel Navarro. En el tercer partido y en un Pazo Paco Paz lleno, nos eliminó. Ese 2-1 y las palabras de aliento de Navarro tras el último partido es un recuerdo que no se olvida”. Precisamente esta misma temporada, dirigiendo al Huesca, el técnico Ángel Navarro tuvo unas bonitas palabras para con el CB Murcia. Navarro admitía que era un honor y un placer jugar contra este gran club, al que se había encontrado muchas veces en su carrera. Muy grande Ángel Navarro. Paco García nos cuenta que “aquel Orense ascendió después a ACB en una dramática eliminatoria a cinco partidos con el Caja Madrid de Tirso Lorente. En el regreso a Murcia en tren, Valverde me ofrece el equipo para el año próximo. ¡Cómo decir que no! A esa edad siempre quieres más, sin valorar los riesgos que te puedes encontrar. En apenas cuatro años, había pasado de un patio de colegio, a ser ayudante de Mario Pesquera, de Felipe Coello y de Ary Vidal, y había debutado ya en 1ªB. ¡Qué más podía pedir!





Paco comienza a hablar de la temporada del ascenso a la ACB, la 1989/90: “No estábamos lejos del objetivo pero teníamos que mejorar el equipo. Confirmado como entrenador, que no firmado, en el verano del 89, y siguiendo la tendencia existente en el baloncesto nacional de empezar a mirar jugadores de Sudamérica, el Baskonia había incorporado a dos jóvenes promesas, Nicola y Guiñazu. Nos fuimos a Argentina. A nosotros el fichaje de Esteban Pérez ya nos abría mercado. Me fui junto a Dani Barceló, que tenía contactos allá por su pasado futbolero como Secretario Técnico del Real Murcia. Estuvimos más de un mes, bajamos a Bahía Blanca, cuna del baloncesto argentino, incluso acudimos a la boda de Esteban. Fichamos a Rubén Ariel Scolari, pívot de la Selección, y tuvimos cerrado el fichaje de Gaby Díaz, un excelente alero que luego hizo carrera en Italia. Su Presidente en Pacifico de B.B. abortó la operación”. Paco continúa con el relato de su viaje a Argentina: “Dani se movía de maravilla en Buenos Aires. Vimos baloncesto, vimos futbol, conocimos y compartimos mesa y muy largas tertulias con periodistas (Quique Nocent), con entrenadores (León Najnudel), y sin duda, es de esos viajes que nunca se olvidan”.


A su regreso, siguió la planificación consciente del que, ahora sí, debía ser el año del salto a la élite del baloncesto nacional. Así lo afirma también Paco García: “Con el Club ya asentado socialmente y federativamente, con una buena imagen y un buen sponsor, tenía que ser la temporada del ascenso. Formamos un excelente equipo: llegó Miki Abarca, el pívot Adolfo Fernández, los argentinos… Manteníamos mucho bueno del año anterior, y la gota de calidad ya iniciada la pretemporada la puso la llegada de J. Davalillo. Nos fuimos de pretemporada a Font Romeu, en los Pirineos. Todo estaba bien planificado, con un buen Preparador Físico y un trabajo excelente nos llevó al inicio de la competición”.





Ahora Paco nos relata los primeros compases de la temporada, que lamentablemente para él, no iba a durar demasiado: “Ganamos con claridad al Gijón de Ed Jhonson, perdimos en cancha del Guadalajara por cuatro puntos, ganamos al CB León de Herreras y Samuel Puente y perdimos por la mínima en cancha del At. Madrid. Al regreso, mi cese”. Paco se sincera: “Dicen –que es una gran chorrada por cierto-, que hasta que no te cesan, no eres entrenador de verdad. Pues yo ya lo era. Qué palo. Mi recuerdo es que, sin tener el contrato firmado, me pagaron 200.000 pts y a casa. Las circunstancias mandaron. Es lo que había. Tras renunciar a seguir en el Club como Entrenador de Cantera o similar, o incluso cambiar el cargo con mi sucesor en el puesto de entrenador, Felipe Coello, cogí mis cosas y me volví a Valladolid. El equipo consiguió el ascenso a la ACB. Llegó Mike Phillips, un pívot dominador como pocos para acabar de marcar diferencias, y en ese Play-Off con el Obradorio, tan recordado por el caso Esteban Pérez, se consiguió el objetivo. Yo en la distancia, aún dolido, pronto me puse a entrenar. Iniciaría así otro reto, este en Palencia”.


Para acabar con el relato de su experiencia en nuestro club, Paco García dedica unas emotivas palabras a aquellos que le abrieron las puertas del CB Murcia: “Con el paso de los años, mi cariño por la familia Valverde no ha desaparecido, ni mucho menos. Soy padrino “accidental” del hijo de Felipe, Juanjo Coello Valverde, y siempre estaré agradecido por la oportunidad que me brindaron de conocerlos, de convivir con ellos. De todo corazón, gracias”. Así termina la entrada de Paco en su blog, que por cierto, os recomiendo. Con este texto hemos podido completar desde otra visión los primeros años de crecimiento del club murciano. Y aquí seguiremos en próximos artículos, contando la historia del CB Murcia.









TODOS LOS ARTÍCULOS
 Fin de trayecto (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Fernández Espinosa (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Robles (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (y II) (Pedro Serrano)
 Los números del CB Murcia (Pedro Serrano)
 El CB Murcia y Paco García (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Daniel Barceló (Pedro Serrano)
 Entrevista a Xavi Sánchez (Pedro Serrano)
 Manrique Cos, el primer entrenador en la historia del CB Murcia (Pedro Serrano)
 Entrevista a Randy Owens (Pedro Serrano)
 Entrevista a Edu Piñero (Pedro Serrano)
 Entrevista a José Luis Galilea (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (II) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Bárcenas (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Martín (Pedro Serrano)
 Entrevista a Anthony Stacey (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quini García (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Antonio González Barnés (Pedro Serrano)
 Entrevista a Johnny Rogers (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Pérez (Pedro Serrano)
 Entrevista a José María Oleart (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Azcón (Pedro Serrano)
 Entrevista a Jota Davalillo (Pedro Serrano)
 Entrevista a John Ebeling (Pedro Serrano)
 Entrevista a Felipe Coello (Pedro Serrano)
 Entrevista a Ralph McPherson (Pedro Serrano)
 CB Murcia: 25 años sobre el parquet (Pedro Serrano)
1 comentarios
Danos tu opinión
1
1 - Los datos de tercera división (temporada 1985-86). Pese a debutar con el Juver en enero del 86, bien avanzada la competición, Randy Owens se convirtió en el máximo anotador del campeonato, con un total de 701 puntos. Su promedio fue de 58 puntos por partido, siendo su máxima anotación de 76 puntos contra el otro equipo de la capital, el CB Murcia de entonces. Un saludo.

Publicado por cuatrosurcos el día 31/05/2016 a las 01:20h.
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 3215

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos