Martes, 14 de julio de 2020
30.09.2009 - 12:58h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Previa Benetton Basket - BK Ventspils. Dos clubes opuestos cruzan sus caminos


Dos clubes opuestos cruzan sus caminos en la eliminatoria de primera ronda que enfrentará a Benetton y Ventspils. El conjunto italiano intentará poner fin a una ausencia de dos años en la competición de la que fue protagonista a inicios de Siglo. Los letones del Ventspils por su parte tratarán de iniciar el camino que les lleve por vez primera a la Euroliga, lo que sería un éxito sin precedentes para el club de noroeste de Letonia. Se cruza la obligación con la ilusión. La necesidad de regresar a la Euroliga, a su hogar, y poner fin a la travesía accidentada por otras latitudes frente a la esperanza del debut soñado y hacer historia. La composición de ambas plantillas dibuja también los desequilibrios existentes entre ambos conjuntos, que solo lo temprano de este torneo clasificatorio iguala, dado el escaso grado de compenetración existente a estas alturas de temporada. Una obligación y un sueño. La eliminatoria de los desequilibrios.

BK Ventspils BK Ventspils

Año fundación: 1994
Ciudad: Ventspils, Letonia
Pabellón: Ventspils Nafta Hall (3,000) y Arena Riga (12,500)
Posible quinteto titular: Strelnieks-Bertans-Jurevicius-Berzins-Pettway

Plantilla

Karlis Apsitis - Escolta - 1.95
Martins Berkis - Alero - 1.98
Dairis Bertrans - Escolta - 1.92
Arturs Berzins - Ala-Pívot - 2.04
Lauris Blaus - Pívot - 2.04
Mareks Jurevicus - Alero - 1.98
Kristaps Kanbergs - Escolta - 1.90
Davis Lejasmeiers - Base - 1.90
Aaron Pettway - Pívot - 2.09
Tony Lee Curtis - Base - 1.84
Mikus Sokolovs - Alero - 1.94
Janis Strelnieks - Base - 1.91
Ronalds Zakis - Pívot - 2.07
Martins Meiers - Pívot - 2.02
Entrenador: Agris Galvanovskis

La historia del BK Ventspils acostumbra a ser fugaz. Adosada a la breve reciente historia del país al que pertenece, Letonia, tras tantos años bajo denominación soviética. Fundado en 1994 tardó escasos cinco años en alcanzar el escalón mas elevado del basket letón, que domina con mano férrea a pesar de alguna avanzadilla procedente de la capital, Riga, donde hay varios clubes que muestran un progreso acelerado y un crecimiento positivo. Ahora, 15 años después, el Venstpils aspira a lograr el acceso a la Euroliga, lo que supondría el salto definitivo para el club. Enclavado en una pequeña ciudad al noroeste de Letonia bañada por el Báltico, los directivos contemplan como si de un sueño se tratará la puerta abierta en este torneo clasificatorio de la remozada Euroliga. La modesta economía del club no ha permitido un gasto extra para afrontar con plenas garantías dicho torneo pero la necesidad agudiza el ingenio y la virtud vive de ella. Así el trabajo en las categorías inferiores del club y el acertado reclutamiento de jóvenes valores letones ha propiciado que el Ventspils goce de una generación que augura éxitos al club. La plantilla que entrena Agris Galvanovskis presenta una media de edad de 21 años siendo el norteamericano Pettway el jugador más veterano con 29, a falta de añadir el fichaje de un nuevo jugador norteamericano que será Tony Lee Curtis. Ilusión y empuje serán las armas que deba utilizar el equipo letón para combatir su inexperiencia y para una amplia parte de la plantilla enfrentarse a su primera gran eliminatoria europea.

BK Ventspils - Benetton Basket


La columna de la plantilla está formada por la fructífera camada de jugadores nacida entre 1988 y 1990, con mención especial a los chicos que obtuvieron la medalla de Bronce en el Eurobasket junior de Madrid. A expensas de la llegada de Curtis, el juego exterior titular del Ventspils lo componen dos jugadores de 21 años y principales artífices de los éxitos cosechados en Madrid; el base Janis Strelnieks y el escolta Dairis Bertans. Dirección, altura y capacidad anotadora. Buenos fundamentos y dos jugadores con buena visión de juego y que leen el juego de forma sencilla. Los nuevos valores que sustituirán a los Valters, Skele o Janicenoks encuentran ya acomodo en la primera plantilla de este club letón. Como jugadores de rotación aparece más talento joven, también destacados internacionales en categorías inferiores con Letonia. Mikus Sokolovs y Kristaps Kanbergs son los encargados de dar descanso a la estelar pareja titular. En el puesto de alero encontramos a la referencia del Ventspils. Hablamos de Mareks Jurevicius, alero de 1,98 y 24 años, jugador fino, con mucha clase y una habilidad infinita para encontrar el aro rival. Es una pieza esencial y determinante para los esquemas del entrenador Galvanovskis ya que corre muy bien la pista, siempre se encuentra orientado a la anotación y tiene el suficiente grado de experiencia que le sitúa como un apoyo vital para sus jóvenes acompañantes. Es la figura que simboliza las señas de identidad de este equipo. Juego veloz, en transición, orientado a la faceta ofensiva y formado por jugadores de talento y fino estilo. El apartado interior recae en la poderosa figura de Aaron Pettway, pívot de 2,09 y más de 110 kilos. Dotado de una movilidad correcta y una fuerza incontrolable bajo tableros es la referencia del juego interior letón. El norteamericano es un pívot con obvias limitaciones pero que hace un servicio formidable al Ventspils ya que aporta kilos y contundencia a un juego en ocasiones demasiado “ligero”. Se coloca bien para luchar por los rebotes, esencial en un juego tan orientado al tiro, y hace daños con espacios en la pintura, cuestión que tiene más que garantizada con la tendencia a abrirse para jugar de cara del resto de compañeros interiores. Dos de los jugadores más destacados son los jovencísimos Lauris Blaus y Martins Meiers, también pívot que muestran unas condiciones y un potencial inmenso. Blaus ya se ha hecho con un lugar en la rotación principal del primer equipo mientras que Meiers tras un gran verano con la selección junior deberá ir adquiriendo experiencia desde el banquillo y acondicionando su cuerpo y sus virtudes para jugar frente a los profesionales. Rodeando a la inmensa figura de Pettway, como ala pívot encontramos al interesante jugador de 2,04 y 21 años Arturs Berzins, presente también en la medalla de bronce de Madrid. Alero-Pívot de buena movilidad y peso liviano que le gusta jugar de cara y abierto para buscar sus opciones desde el perímetro, bien con un tiro exterior o en penetración. Principal objetivo: liberar la zona para que Pettway encuentre el espacio indicado para demoliciones. Una rotación la del BK Ventspils corta en cuanto a jugadores contrastados y de rendimiento estable pero que la progresión y el talento de sus jóvenes promesas, capaces de explotar en cualquier momento de la temporada, puede convertir en una amenaza seria a este equipo letón. Alejados de nombres como B. King, Tyrone Brazelton o Warren Carter que en temporadas recientes convirtieron al Ventspils en un club de sucesos mas que deportivo, el Ventspils intenta fortificar su posición y proteger su castillo (literalmente el nombre de la ciudad significa “castillo sobre el río Venta”) apostando por la cantera, los jóvenes valores letones y el talento unido a la clase y un estilo de renglón fino. Una apuesta soñadora que intentará buscar sus opciones de alcanzar la Euroliga.

Benetton Basket Benetton Basket

Año fundación: 1954
Ciudad: Treviso, Italia
Pabellón: Palaverde (5,154)
Posible quinteto titular: Hackett-Neal-Martin-Wallace-Nicevic

Plantilla

4. Andrea De Nicolao - Base - 1.80
5. Davor Kus - Escolta - 1.91
7. Jasmin Hukic - Alero - 2.04
8. Cartier Martin - Alero - 2.01
10. Sandro Nicevic - Pívot - 2.10
11. Donatas Motiejunas - Pívot - 2.13
12. Daniele Sandri - Escolta - 1.94
13. Daniel Hackett - Base - 1.99
14. Gary Neal - Escolta - 1.93
15. Alessandro Gentile - Alero - 1.96
18. C.J. Wallace - Pívot - 2.06
19. Andrea Renzi - Pívot - 2.08
20. Andrea Saccaggi - Base - 1.90
Entrenador: Frank Vitucci

La entidad de Treviso se encuentra de frente y de forma temprana ante su redención. El torneo clasificatorio previo a la Euroliga significa la puerta que debe abrir el inicio de una nueva época de estabilidad y, a poder ser, éxitos, y la puerta que debe poner fin a la travesía vivida durante estos tres últimos años, plena de escándalos, malos recuerdos y mitificando con mayor fuerza si cabe la figura del siempre añorado Maurizio Gherardini ante los desmanes de los gerentes que llegaron para sustituirle. Desde el infausto Fadini a Marco Atripaldi. No han sido años fáciles en Treviso. La Benetton estaba acostumbrada al papel de protagonista desde la creación de la nueva Euroliga bajo siglas ULEB, primero con D’Antoni y después con Ettore Messina y David Blatt, obteniendo grandes resultados y siendo uno de los clásicos de la competición, también uno de los equipos punteros de la liga italiana. Un trabajo muy destacado con la cantera y el material joven, unas instalaciones magníficas, una tradición de baloncesto bien asentada y el poder económico de la marca Benetton. Un club moderno que explotaba sus recursos por encima de lo esperado gracias a la sabia mano de Maurizio Gherardini. La consecución del Scudetto en la temporada 05-06 supuso la antesala feliz al desenlace fatal. La NBA se llevaba ese verano 2006 no solo a Andrea Bargnani y Uros Slokar sino también a Gherardini, que emprendía una nueva aventura en los despachos de la franquicia de Toronto. Con ellos pareció esfumarse el espíritu Benetton. La temporada 06-07 estuvo marcada por las tropelías y los errores graves cometidos por el nuevo gerente, Fadini, en connivencia con el secretario de la Federazione. No ya solo el pobre nivel deportivo que la nueva plantilla confeccionada mostraba sino que el club recibió duras sanciones por intentar encubrir de forma ilegal los excesos cometidos por la gerencia trevisana. Un exceso en las fichas emitidas durante la temporada 06-07 tras el fichaje mediado el año de Erazem Lorbek, procedente de Unicaja, y la posterior chapuza para intentar ocultar tal incumplimiento de la normativa, dio con la inhabilitación de Fadini para ejercer la dirección deportiva, poner en entredicho la Coppa conquistada el mes anterior, a inicios de 2007, y una dura sanción que llevó a Benetton fuera de la postemporada en Italia. Y con ello dar por finalizado su contrato con la Euroliga y dar con sus huesos en la ULEB, segunda competición continental y hogar durante los dos últimos años de la Benetton Treviso. Uno de los jugadores hoy presentes en la plantilla de la Benetton, Andrea Renzi, arrastra el estigma de toda esta etapa oscura que el club intenta finalizar logrando el pase a la Euroliga. Una vendetta, la del fichaje de Renzi, que llevó a un vertiginoso descenso a los infiernos de un club, el verde, modélico y admirado, tanto por la confección de sus plantillas como el trabajo con los jóvenes. De este modo, el torneo clasificatorio se convierte en una necesidad y una obligación para la Benetton Treviso. Volver a la máxima competición continental supone el cierre definitivo de viejas heridas y reiniciar la aventura pérdida en aquella feliz tarde de 2006, la del último scudetto.

BK Ventspils - Benetton Basket


Para ello la gerencia que ahora comanda Enzo Lefevre presenta un proyecto renovado al de la temporada anterior, donde consiguieron entrar en la Final a 8 de la Eurocup. El principal elemento nuevo es el entrenador Frank Vitucci. Tras una larga trayectoria en Treviso como asistente y encargado de las categorías inferiores, Frank recibe una nueva oportunidad para dirigir al primer equipo de la Sociedad. Diversos problemas acontecidos con el antiguo entrenador, el turco Oktay Mahmuti, propiciaron el ascenso de Vitucci durante este verano. Una apuesta sólida y estable por alguien que conoce el club y que no exigía un gran dispendio económico, demasiado optimista para la coyuntura actual. Benetton ha intentado regresar a sus no tan lejanos y exitosos pasos y ha apostado por mezclar veteranía con juventud. El fichaje que ejemplifica el camino tomado es el de la joven promesa lituana Donatas Motiejunas. De nuevo Benetton se hace con los servicios de uno de los jóvenes más prometedores del panorama europeo. El pívot de 2’13 y un talento inmenso recala en Treviso para completar su formación y adquirir la madurez necesaria que le permita su salto a la NBA. Es un camino que ya conocen en la factoría trevisana, recorrido tantas y tantas veces en el pasado reciente por jugadores que dieron el salto desde la Benetton a la liga americana. Nombres como Tskitishvili, Nachbar, Bargnani o Slokar. Una filosofía y un sello. El interior lituano llega para completar un juego de pívot atractivo, algo corto de efectivos y de rendimiento dudoso. La pareja principal Wallace-Nicevic jugaron a un alto nivel durante la temporada pasada y garantizan minutos de solidez y estabilidad en el apartado interior. Es en la rotación donde recaen las dudas. A la adaptación y crecimiento de Motiejunas se le une, en un escalón menor, las mismas dudas con Andrea Renzi, joven de 20 años. Demasiado inexpertos e inestables como elementos de rotación. Vitucci tiene una gran labor por delante para dotar de consistencia a la línea interior trevisana. Para ayudar cuando sea menester en labores de rebote y poner centímetros en pista, el puesto de alero esta blindado con Cartier Martin y Jasmin Hukic. Sobre el papel ambos jugadores se complementan a la perfección y dotan al puesto de alero de una riqueza de recursos amplísima. La capacidad física y la habilidad de Cartier Martin (2,01) junto al tiro, experiencia y conocimiento de Jasmin Hukic (2,04). El alero bosnio era una vieja aspiración trevisana que este verano pudo hacerse realidad. Un jugador experimentado a nivel Euroliga y que utiliza perfectamente sus centímetros para generarse buenas opciones de tiro, donde anota con facilidad dada la clase de su muñeca. El juego exterior nos ofrece una mezcla curiosa entre lo positivo y lo negativo. Contar con Gary Neal y Davor Kus para el puesto de escolta es todo un lujo y ofrece una rotación amplísima para el puesto de anotador exterior y jugadores encargados de dar fluidez al juego de la Benetton con su capacidad para el 1x1 y el tiro exterior. Kus tiene gran experiencia al máximo nivel continental y Neal sigue progresando en su aun corta trayectoria europea y el año pasado se convirtió en una de las principales amenazas del equipo. El puesto de base puede convertirse en otro de los puntos flojos de esta Benetton. Mal asunto si las principales dudas recaen sobre tu juego de pívot y los bases. Aterriza desde Estados Unidos Daniel Hackett, hijo de Rudy, una exestrella norteamericana del pallacanestro. Deberá pasar por su proceso de adaptación y continuar limando sus defectos, un proceso delicado para el encargado de llevar el timón de la nave. Como suplente aparece el joven de 18 años De Nicolao, lo que no ofrece garantías para un relevo que aporte lucidez y estabilidad al puesto de base trevisano. Davor Kus deberá alternar el puesto de escolta y base al menos en los primeros compases de la temporada, mientras Hackett se desarrolla en plenitud y progresa en su juego. Benetton Treviso apuesta por un roster principal corto completado con jugadores jóvenes como Gentile, Saccaggi, Sandri o el mismo De Nicolao. El inicio de temporada será una incógnita debido la formación de la plantilla y el aterrizaje de un nuevo entrenador. Benetton intenta apostar por señas de identidad pasadas para volver a la Euroliga. Obsesión, obligación, un reto duro para los jóvenes y veteranos de la plantilla trevisana.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8840

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos