Lunes, 27 de enero de 2020
21.03.2010 - 03:55h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
NCAA MM'10: Northern Iowa tumba a Kansas y hace historia (69-67)


#1 Kansas 67 – 69 Northern Iowa #9

KU: Marcus Morris 16; Aldrich 13 puntos y 10 rebotes
UNI: Farokmanesh 16 puntos, Eglseder 14 puntos y 6 rebotes


Histórico. Electrizante. Emotivo. Increíble. Los pronósticos de la mayoría de aficionados rotos en mil pedazos. Northern Iowa ha eliminado a Kansas. Si, el mejor equipo del país ha caído, de forma muy merecida, ante un equipo limitado pero pasional, lleno de fe y que se ha ganado la simpatía y el cariño de los seguidores de la NCAA.


Parecía prácticamente imposible hasta que comenzó el partido. No, no podía pasar. Pero cuando vimos a Jordan Eglseder postear sobre Cole Aldrich y finalizar turnaround jumpers girándose hacia ambos lados, a Farokmanesh infalible desde la línea de tres, o a Lucas O’Rear batallando contra el mundo, todos pensamos que bueno, ya se desmoronarían, pero que les quiten lo bailao. Los Panthers salieron a la pista con descaro y confianza. Kansas relajada y desconcentrada. Pasaba el tiempo y UNI seguía arriba, sin romper el partido pero trabajando muy bien de dentro a fuera, aprovechando las facilidades de una defensa sin alma. La cinderella se iba 8 arriba al descanso.


Podía ser, pero era demasiado difícil de creer. Seguramente Kansas reaccionaria tras el descanso. Pero pasaban los minutos y los ocho-diez puntos de diferencia se mantenían. Cole Aldrich, a pesar del doble-doble, estaba superado por las circunstancias. Collins no dirigía y se mostraba desquiciado. Henry, desaparecido en combate. Los hermanos Morris sacaban, sin tampoco mucha convicción, provecho de la clara ventaja física bajo el aro sobre el falso cuatro del rival. Todos en Northern Iowa estaban crecidos. Los Koch aportaban también, y un triple de Jake ponía doce arriba a UNI.


Cuando más arriba se vieron los Panthers, apareció el vértigo. Normal, en un equipo que seguramente jamás hubiese imaginado verse en tal situación. De forma repentina, la cenicienta se deshacía de forma espectacular. Dejaron de jugar en ataque, de buscar posiciones interiores, de mover el balón. Pero los Jayhawks hoy no funcionaban. Los de Self era un equipo descompuesto desde el inicio del partido. Sus pilares estaban fuera del partido, lost in translation. Y aun así Kansas remontó, porque la ventaja de los Morris en la pintura era muy evidente. Y si no culminaron la remontada fue porque Collins estaba cegado, y ningún otro compañero era capaz de hacerles llegar el balón. Porque mientras tanto Northern Iowa perdía balones de forma absurda. Pisaban líneas, sacaban de fondo como quien lanza un obús al enemigo. Se había alejado de cualquier selección de tiro y la intensidad defensiva se había disparado hasta convertirse en un caos que generaba posiciones y tiros muy fáciles. KU no los anotaba.


Llegaban los dos últimos minutos de partido y el caos era total. Kansas se había acercado a tres puntos, y UNI parecía muerta. Aparecieron entonces los hermanos Koch con dos rebotes ofensivos absolutamente providenciales. La clave del partido, sin duda. Dos segundas opciones que los Panthers convirtieron en siete puntos de ventaja con tan sólo 1:18 por jugar. Fueron decisivos porque Kansas, todavía errática y desquiciada, conseguía ponerse a uno tirando de orgullo (63-62). Los rebotes de Koch habían sido dos golpes duro. Llegaría ahora el golpe de gracia. Quedaban esos 43 segundos y los Panthers conseguían pasar la presión a toda cancha. El balón caía en manos de Farokhmanesh, que se quedaba sólo en la línea de triples. Muchos le pedían que no tirase, que agotase la posesión todo lo posible. El escolta, un ejemplo de sangre fría durante lo que llevamos de torneo, pensó que estaba preparado para el momento de gloria. Y su triple tumbó a Kansas. Sí, al número uno del país, que vio como el propio Farokhmanesh cerraba el partido desde la línea de tiros libres.


Explosión de alegría. La adrenalina que había brotado a borbotones se descargaba una última vez transformada en saltos de alegría. Del lado de Kansas, desolación. Los aficionados imparciales eran conscientes de haber presenciado un momento histórico en la NCAA. Una buena explicación de por qué le llaman locura. Un motivo que debería explicar por sí mismo por qué muchos aman esta competición. La historia de la cenicienta, para la semana que viene. To be continued…



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Alejandro González

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 7629

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos