Domingo, 19 de enero de 2020
04.04.2010 - 03:53h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
NCAA MM'10: Apelando a la heroica (50-52)


#5 Michigan State 50 – 52 Butler #5

MSU: Durrell Summers 14 puntos y 10 rebotes.
BUT: Gordon Hayward 19 puntos, 9 rebotes, 2 robos y 2 tapones.

Ni el mismo Brad Stevens se imaginaba que un humilde equipo como el suyo fuese capaz de terminar acabando en toda una final nacional de la NCAA, con todo el país y buena parte de fuera de él pendiente de ver como su propio equipo disputa uno de los partidos más importantes y carismáticos de todo el año; más aún el año en que dicha competición se celebra en -prácticamente- su misma ciudad.

Dos equipos caracterizados por ser muy fuertes defensivamente comenzaron destacando por su acierto desde más allá del arco. El base Korie Lucious, héroe de las finales regionales, comenzaba el festín para su equipo con dos triples consecutivos, contestados inmediatamente con otros dos del siempre eficaz Gordon Hayward, restaurando la igualada en el luminoso.

Michigan State lograba distanciarse mínimamente en el marcador con un Draymond Green que hacía mucho daño en la pintura, sacando pronto por faltas a Matt Howard y haciendo que ningún Bulldog se le acercase en la pintura. Pero pronto llegaron los problemas para ellos.

Raymar Morgan cometía tres faltas personales casi consecutivas y Chris Allen se cargaba en los diez primeros minutos con otras dos gracias a la fortificada defensa de Stevens y a la movilidad en ataque de gente como Hayward o Shelvin Mack, y precisamente era Mack quien volvía a meter a los Bulldogs en el partido con un lanzamiento a media distancia y un 2+1 casi consecutivamente (17-18).

Los Spartans seguían con una sólida defensa hombre a hombre, con Delvon Roe y Green intimidando en la zona y saliendo a segundas ayudas, mientras que Durrell Summers comenzaba a aparecer en ataque, estableciendo diferencias que se iban como máximo a los cinco puntos de distancia (23-28).

Sin Matt Howard, Butler se amparaba en lo que restaba de primera mitad en los lanzamientos exteriores de Gordon Hayward y Shelvin Mack, aglutinando entre ambos 25 puntos y aguantando el envite de los de Tom Izzo en esta primera mitad, llegando al descanso con un igualado 28-28.

La segunda mitad comenzaba como la primera, con Korie Lucius rompiendo el empate en el marcador a base de triples y con rápidas respuestas en el bando contrario de Gordon Hayward y Shelvin Mack, donde los Spartans pronto volvían a tener problemas de faltas por dentro con Delvon Roe, que sumaba su tercera evitando un contragolpe de Hayward.

Butler volvía a ponerse por delante gracias a la ineficacia de los Spartans desde la línea de personal, pero los problemas de faltas seguían acechando a ambos conjuntos. Primero fue Korie Lucious quien forzó la tercera de Matt Howard para luego ser Raymar Morgan quien cometiese su cuarta falta, mermando aún más a los de Izzo.

Basándose de nuevo en una férrea defensa –provocando hasta seis pérdidas de balón de los Spartans en apenas 10 minutos- liderada por un pletórico Gordon Hayward, los Bulldogs se ponían por delante y lograban la máxima diferencia en el marcador a su favor casi a mediados de la segunda mitad (44-39).

Pasaban los minutos y Michigan State seguía desacertada en ataque por culpa de la intensidad y la entrega en cada posesión que imprimía Butler, pero éstos comenzaban a agonizar en ataque y no lograban dar esa estocada definitiva que decantase el partido a su favor, y a falta de menos de 7 minutos la diferencia continuaba siendo de cinco puntos (46-41), estando en los particulares minutos de la Marmota del encuentro.

Draymond Green era incapaz de detener las incursiones de Gordon Hayward, que acabaría forzando su cuarta falta personal anotando uno de sus tiros libres, pero que acabaría cediendo en la jugada siguiente ante Raymar Morgan, que ponía el 47-43 a falta de escasos 4 minutos para el final del partido.

Los nervios se apoderaban de ambos equipos y el desacierto de cara a la canasta comenzaba a ser demoledor para cada conjunto en cada ataque. Draymond Green lograba poner a su equipo a tan solo un punto a falta de menos de un minuto para el final del choque desde la línea de tiros libres (50-49), pero posteriormente fallaba un lanzamiento vital sobre la defensa de Gordon Hayward que podía haber puesto por delante a su equipo a falta de 8 segundos para el final. El base Ronald Nored cazó ese rebote y convertía dos tiros libres para desesperación de Green, que era expulsado tras cometer su quinta falta, poniendo el 52-49 en el luminoso y con 6 segundos por delante para que los Spartans intentasen la heroica.

Una falta de Shawn Vanzant dejaba dos tiros libres a Korie Lucious a falta de dos segundos. El base de los Spartans anotaba el primero y erraba adrede el segundo buscando un rebote ofensivo que diese el pase a su equipo al overtime, pero el rebote lo cazó el más grande, Gordon Hayward, y el Lucas Oil Stadium de Indianápolis estalló de júbilo viendo como su equipo se colaba en la finalísima de la NCAA tumbando al actual subcampeón de la competición.

Ronald Nored, Shelvin Mack, Willie Veasley, Gordon Hayward y Matt Howard; un quinteto que pasará a la historia de las finales universitarias de estas últimas décadas y que quedará marcado en la memoria de todos los fanáticos de esta impresionante competición.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Bryan Garcia

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 1866

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos