Martes, 10 de diciembre de 2019
19.08.2010 - 22:07h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Scottie Pippen ingresa en el Basketball Hall of Fame


Scottie Pippen, el escudero de Jordan. Así es como se conoce habitualmente al baloncestista que vio eclipsada su valía en la cancha por el hecho de compartir equipo con el mejor jugador de todos los tiempos, Michael “Air” Jordan. “His Airness”. MJ. No pocos pensamos que su figura habría brillado mucho más de no ser por esta circunstancia, y que lo habría hecho como “Scottie Pippen” y no como “el compañero de”, una etiqueta de la que, para bien o para mal, según cómo se mire, nunca podrá desprenderse.


Image and video hosting by TinyPic


Sus detractores, sin embargo, se muestran más escépticos respecto a sus habilidades deportivas. Y es que, con el tiempo, con demasiada frecuencia hemos oído (y seguimos oyendo todavía) que “Pippen no hubiera sido nadie sin Jordan”, sin advertir quienes sostienen esta afirmación que esa premisa admite un planteamiento justamente inverso: ¿cuántos anillos de campeón lució Michael sin Scottie a su lado? ¿Hasta dónde habría llegado sin él? Que Jordan era la estrella indiscutible de los Bulls es algo que nadie cuestiona, pero que sólo él fuese acreedor de los flashes y halagos es plenamente injusto para con Pippen. Aun así, él mismo ha mantenido siempre que "nunca me importó estar a la sombra de Jordan", lo cual dice mucho en su favor. Porque, de haber estado en su lugar, ¿cuántos jugadores habrían soportado tal posición con la entereza con la que lo hizo él? Probablemente pocos. Muy pocos.

De hecho, posiblemente sea éste el ejemplo más significativo de que la arquitectura de un equipo campeón no pasa únicamente por tener en tus filas al mejor jugador del planeta. No basta con ello: se necesita de, al menos, un puntal que lo apoye. Y ese puntal en los Bulls fue Scottie Pippen. Sin desmerecer en ningún momento, por supuesto, la aportación de Horace Grant, John Paxson, Dennis Rodman, Steve Kerr, etc. Ambos formaron una de las mejores parejas que jamás se hayan visto sobre un parqué, si no la mejor.


Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic


Es histórica la implacable defensa que ejerció sobre “Magic” Johnson en las Finales de 1991, merced a la cual los Bulls vieron allanado el camino hacia su primer título. Igualmente memorables son sus batallas con Bill Laimbeer y Dennis Rodman en los clásicos cruces de playoffs frente a los Pistons. O su labor defensiva ante Mark Jackson en las Finales de Conferencia de 1998 contra los Pacers. U otros muchos ejemplos.


Image and video hosting by TinyPic


Su oportunidad de callar bocas a diestro y siniestro llegó de la mano de la temporada 1993-1994, la primera tras la inesperada retirada de Jordan. Y desde luego no la desaprovechó. Con su juego, “Pip” desmintió el tan extendido bulo que clamaba que “los Bulls no eran más que Jordan y cuatro más”: los de Chicago terminaron la fase regular con un más que aceptable balance de 55 victorias y 27 derrotas, y cayeron en siete partidos en las Finales de Conferencia contra los Knicks de Pat Ewing. Por su parte, Pippen firmaba unas medias por partido de 22.0 puntos, 8.7 rebotes, 5.6 asistencias y 2.9 robos de balón, que le auparon al tercer puesto de las votaciones para el premio MVP de la regular season. No era casualidad que éstos, los mejores registros de toda su trayectoria deportiva, tuvieran lugar precisamente durante esa temporada, liberado de la supremacía de Jordan.


Image and video hosting by TinyPic


Scottie Pippen acredita unos promedios por partido de 16.1 puntos, 6.4 rebotes, 5.2 asistencias y 2.0 robos de balón. Impresionante. Al margen de los seis famosos anillos ganados con los Bulls (los dos three-peats de 1991-1993 y 1996-1998), formó parte del legendario Dream team que ganó la medalla de oro en los JJ.OO. de Barcelona ’92, y repitió con el Dream team III en Atlanta ’96. Fue incluido en siete ocasiones (de 1992 a 1998) en el equipo ideal de la NBA, más un total de ocho en el quinteto defensivo. Participó en siete ediciones del All Star, ganando el premio MVP en la de 1994. Además, en 1996 fue nombrado uno de los 50 mejores jugadores de la historia de NBA con motivo del 50 aniversario de la liga. Se retiró a los 39 años de edad y vio izada su camiseta con el mítico número 33 al techo del United Center de Chicago el 9 de diciembre de 2005, en una ceremonia a la que no faltaron Jordan, Phil Jackson, Charles Oakley, Horace Grant, Dennis Rodman, Kukoc y otros tantos compañeros de equipo de distintas épocas de su carrera.


Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic


La entrada en el Naismith Basketball Hall of Fame era, pues, el único reconocimiento que faltaba por inscribir en su impecable historial. Y esa distinción se hizo realidad la noche del pasado jueves, 12 de agosto, en Springfield.


Image and video hosting by TinyPic


La presentación de Scottie corrió a cargo de, ni más ni menos, Michael Jordan. “No podría pensar en otra persona más adecuada para hacerlo, y si alguien merece estar en el escenario conmigo, es él”, decía el número 33. Quizá la mejor asistencia de la vida de Jordan. Por una vez, “Air” permaneció en un segundo plano, a la izquierda de Scottie, quien comenzó su discurso de esta manera: “¿quién hubiera sabido que el número 23 estaría aquí 23 años después para presentarme?”. Y volviéndose hacia él, pronunció una frase de lo más emotiva: “MJ, has tocado la vida de muchas personas, pero ninguna tanto como la mía”. Unas palabras cargadas de sinceridad que, lejos de restarle protagonismo, ensalzaron aún más su figura. Grande, Scottie... Ambos cracks se fundieron en un abrazo al concluir su exposición, plagada de agradecimientos a quienes intervinieron en su carrera profesional de directa o indirectamente.


Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic


Aparte de Pippen, la otra gran estrella de la Clase de 2010 fue Karl Malone, “El cartero”, el segundo mayor anotador en la historia de la NBA con 36.928 puntos, por detrás de Kareem Abdul Jabbar (38.387) y por delante de Jordan (32.292). A título póstumo se homenajeó también a Dennis Johnson, de quien Larry Bird dijo que “fue el mejor compañero que tuve”.

Todo esto en lo que concierne a distinciones individuales. En lo relativo a las colectivas, destacó el ingreso de dos equipos olímpicos históricos americanos: el de los Juegos de Roma de 1960, con Jerry West, Oscar Robertson y compañía en sus filas, y el de los de Barcelona’ 92, el archiconocido y eternamente venerado Dream team, considerado por propios y extraños como el mejor equipo de baloncesto que jamás se haya compuesto. He aquí una imagen de sus doce miembros en el escenario del teatro:


Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic


Querido Andrés Montes, hasta allá donde quiera que estés, “¡¡Scooooooooottie!!” te manda recuerdos.

Muchas gracias por vuestra atención.


Alejandro Asensi


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Alejandro Asensi

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 3075

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos