Jueves, 13 de agosto de 2020
25.03.2011 - 05:54h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
NCAA March Madness: Sweet Sixteen (Florida vs BYU y Wisconsin vs Butler)


SOUTHEAST


#2 Florida 83 vs #3 BYU 74

El partido se ha dividido en dos fases partidas por el descanso, mientras en la primera parte ha imperado el orden táctico, en la segunda poco a poco se han ido aflojando las pizarras debido al cansancio y han cobrado más importancia otros factores.

La primera parte ha empezado con Florida como dominadora del juego. BYU ha plantado una zona 2-3 que buscaba colapsar las ideas de los Gators, pero sin embargo estos han sabido responder con paciencia, moviendo la pelota y situando a Parsons (16 puntos 9 rebotes 7 asistencias) en el poste medio para distribuir. La defensa de BYU ha visto como su zona era rota con facilidad otorgando las primeras ventajas amplias a Florida (20-10) tras un triple de Boynton que suponía que los 5 jugadores de Florida habían anotado ya antes de los 6 minutos de juego, aunque Walker era el más acertado con 14 puntos al descanso.

En el otro lado, los Gators trataban de centrarse en Fredette con un gran trabajo de Boynton sobre él y cediendo tiros abiertos al resto de los Cougars, pero los secundarios sabían responder, sobre todo un Jackson Emery que anotaba 3/3 en lanzamientos de 3 en estos primeros minutos, y aguantaban el tirón a pesar del 0/6 de Fredette.

Con la marcha de Boynton al banquillo y la falta de oxígeno de Parsons, a los 12 minutos de juego ha empezado a venir el bajón de Florida, que ha dejado de estar tan fluida en ataque y ha visto como Fredette poco a poco se iba haciendo con el mando del partido, tanto a base de puntos como de asistencias. Del 0/6 en los primeros minutos ha pasado a un 5/8 hasta llegar al descanso. Florida por su parte no conseguía imponerse en el rebote y lo pagaba con el acercamiento de BYU tras múltiples pérdidas y tiros errados.

La paciencia y confianza de BYU en su juego daba resultados y Hartsock empataba el partido a 27 mediante la línea de personal. Hasta el descanso intercambio de triples por parte de Florida, una vez recuperado el tino, y de acciones de Fredette para BYU hasta establecer el empate a 36 con el que se llegó al descanso.

Al final de la primera parte ya se empezó a notar el cansancio en las piernas de los Cougars, y esto se acusaría también en la segunda, donde de un juego equilibrado pasaron muchos minutos a depender exclusivamente de Fredette (32 puntos y 5 asistencias al final, aunque con 11/29 TC , incluido un 3/15 en triples), y en defensa pasaron de la zona de la primera parte a defender en individual hasta el final del partido.

Florida cogía ventajas cortas, pero a pesar de que BYU fallaba sus tiros, se mantenía muy cerca de los Gators con puntos de Fredette, incluso con fortuna. Hasta pasados 5 minutos y medio tras el descanso no fue que otro jugador de BYU anotó (triple de Magnusson que les ponía a dos, seguido de otro de Hartsock que les ponía un punto por delante)
BYU había pasado una primera crisis, y estaba por delante en el marcador. Preocupante para Florida, pero los Cougars no estaban entrando en un juego fluido y el ritmo cada vez se aceleraba más como le gusta a Florida, aunque las pérdidas y malas decisiones eran continuas. Se puede decir que en ambos lados.

A falta de 10 minutos, Florida ha cambiado el chip y ha empezado a jugar más con los interiores, algo que no había podido hacer durante los primeros 30 minutos, excepto con un Tyus que funcionaba a base de su tiro en suspensión. Los siguientes 9 puntos vendrían de los interiores, con un Macklin activo, pero Fredette estaba enfrente y eso era suficiente para empatar el partido a 63 con un triple lejanísimo y nada más comenzar el ataque a falta de 5 minutos para el final.

En estos 5 minutos, Tyus (19 puntos 17 rebotes) se ha hecho un coloso en los aros, completando un gran partido, pero ni unos ni otros conseguían ventajas significativas y había más fallos que aciertos. Empate a 67 marcaba el electrónico a dos minutos y medio del final, y solo lo han movido un tiro libre por cada lado. BYU renunció a hacer falta en los últimos segundos ya con empate a 68, conformándose con la prórroga y con 14 segundos la penetración de Parsons no encontró la red, con lo que el partido fue al tiempo extra.

La prórroga comenzaba con un triple errado por Parsons, pero un enorme rebote ofensivo de Tyus daba la primera ventaja del tiempo extra a los Gators, en una acción que pudo cambiar el devenir del choque. Boynton anotaría de nuevo, pero BYU recortaría tras una falta ofensiva de Tyus en el rebote que dio dos tiros libres a Abouo.

Un espejismo, porque en una prórroga irregular, con más errores que aciertos, Florida demostró que estaba más entera y un triple de Boynton tras un dentro-fuera con Macklin y otro de Parsons le dieron a Florida 7 puntos de ventaja que eran casi definitivos. Fredette lo intentó, pero sus tiros a la desesperada y no siempre bien seleccionados, le impidieron anotar y cerró la prórroga sin anotar. Se marchó del campo a pocos segundos del final en medio de una ovación, pues el partido ya era de Florida que avanza hasta Elite Eight.

El partido ha sido muy disputado, con una gran defensa de Florida sobre Fredette que ha acabado decantando el partido, así como la altura y mayor profundidad de banquillo de los Gators. Aún así, BYU merece un aplauso, no olvidemos la baja de Davies (expulsado del equipo) y unas cuantas más en el verano pasado.


#5 Wisconsin 54 vs #8 Butler 61

Duelo esperado por muchos amantes del baloncesto, ya que en ambos banquillos se sentaban dos de los mejores entrenadores de la competición, el veterano Bo Ryan y el pipiolo Brad Stevens. Y se puede decir que el jovencito ganó al maestro y parece el digno heredero del respeto que genera Ryan en los círculos universitarios. Lo cierto es que Stevens ya genera de por sí bastante respeto con esa sangre fría y sensación de tener todo bajo control.

Aterrizando ya en el partido, la primera parte ha sido dominada por una Butler muy acertada y que conseguía dejar en evidencia al ataque de Wisconsin. El partido ha comenzado a un ritmo lento, con ambos equipos buscando sus opciones, y aunque un triple de Jon Leuer ha puesto un 5-1 inicial para Wisconsin, solo ha sido un espejismo, pues 5 puntos de Mack y 5 de Vanzant daban la vuelta al marcador (11-8) con menos de 7 minutos disputados.

Ambos equipos trataban de hacer caer al rival en sus trampas defensivas, pero era Butler quien conseguía imponer tanto su ataque como su defensa. Howard castigaba el aro rival, y un Vanzant inspirado le secundaba hasta el 18-11. Aunque Nankivil respondía con un triple, todo el juego de Wisconsin venía de circulación exterior y tiros abiertos ante la impotencia de destejer la tela de araña de los Bulldogs. Además estaban cometiendo muchas pérdidas (hasta 8 al descanso, demasiado para un equipo como ellos acostumbrados a cuidar el balón) y eso permitía a Butler correr y anotar canastas fáciles.

Por su parte los Badgers no querían que Howard recibiese en la zona con una defensa por delante, pero los secundarios también sumaban y un triple de Stigall, más un par de canastas de Smith y Marshall ponían a Butler con una ventaja de 6 puntos de nuevo.
El partido entraba en una fase de desacierto ofensivo solo remendado mediante tiros libres, y que se rompía con un triple de Howard saliendo de dentro a fuera para poner un cómodo 33-24. Quedaban aún casi 2 minutos de juego, pero el marcador no se movería hasta llegar al descanso.

Se veía a Butler más fresca, ejecutando sus ideas, y con cierto acierto, que también es necesario en estos partidos tan trabados tácticamente. No necesitaban a Mack (4/13 en el partido), pero a cambio tenían a Vanzant y Howard (20 puntos 12 rebotes al final del partido). Por su parte Wisconsin contaba con el acierto de Jarmusz y sobre todo Nankivil, pero necesitaba más de Jordan Taylor y Jon Leuer.

La segunda parte parecía que iba a sobrar según transcurría el juego en la misma, pero finalmente no ha sido así. Y parecía que sobraba porque Wisconsin era incapaz de deshacerse de la defensa de Butler y los tiros exteriores que ya les habían dejado de entrar en la primera parte tampoco lo hacían en la segunda. Hasta once minutos y cuarenta segundos ha estado Wisconsin sin anotar en juego entre ambas partes del partido (de hecho en los 6 primeros minutos de la segunda parte, tampoco desde la personal). Esto lo ha aprovechado Butler para coger 18 puntos de ventaja, y parecía que lo que más tenían que lamentar era la lesión de Smith en un rebote (aunque ha podido volver a pista). Bruesewitz ha roto la sequía con un 2+1, pero era un espejismo pues de nuevo otro parcial de 5-0 y una diferencia de 20 puntos (47-27) a 10 minutos del final.

El partido era de Butler si lo sabía controlar. No solo por la diferencia en el marcador, sino también por las sensaciones de su rival. En estos últimos 10 minutos Jordan Taylor hacia un intento a la desesperada para compensar su desacierto anterior y conseguía rebajar la ventaja hasta los 11 puntos a 2 minutos gracias a la sequía de Butler, incapaz también de anotar.

Quizá el relax del equipo que se sabe superior y deja acercarse a su rival en el marcador en un partido resuelto. Sin embargo, ha podido ser mucho más. Un par de robos de Tim Jarmusz y un tapón de Leuer (le han echado mucho de menos en ataque, 1/12 TC) que ha acabado en triple de Taylor ha devuelto la tensión al partido. Ahora la diferencia era solo de 4 puntos (53-49) y quedaban 100 segundos por jugarse.

Mack anotaba una suspensión sobre la bocina de posesión que se sumaba a un tiro libre de Vanzant, pero Taylor (22 puntos para él, aunque merced a un 6/19 en TC) respondía con otro triple y la diferencia se mantenía en 4 puntos a 40 segundos del final, pero los tiros libres dictarían sentencia.

Mack fallaba su segundo intento, pero Howard reboteaba en ataque y metía sus dos oportunidades para establecer unos insalvables 7 puntos en el marcador. Shelvin Mack ha dado una pequeña oportunidad a Wisconsin al cometer dos pérdidas en sendos saques de banda, pero ya ha sido imposible que Wisconsin los aprovechara.

Dos tiros libres de Howard han puesto el definitivo 61-54. El partido ha sido ganado por Butler con más facilidad de la esperada (a pesar de los apuros finales), han demostrado así que lo del año pasado no fue casualidad y que su defensa está preparada para nuevos retos (30% de acierto de su rival hoy)

Tienen en Elite Eight la oportunidad de vengar la derrota de hace un lustro del equipo que por entonces lideraba A.J.Graves y que perdió en Sweet Sixteen ante una Florida que después saldría campeona.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Jorge Diez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9225

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos