Jueves, 22 de agosto de 2019
La Opinión


05.09.08 | Juanjo De Miguel (2334 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
Seattle Supersonics: 1967-2008 R.I.P.


Tras 41 años, la ciudad de Seattle queda huérfana de baloncesto. Finalmente Clay Bennett y sus cuatreros de Oklahoma City lo consiguieron. Recordemos que Clay Bennett fue la figura clave en la recolocación de los Hornets en Oklahoma City tras la catástrofe del Katrina. La NBA quedó impresionada con el recibimiento, asistencia y audiencias que registraron los Hornets, y esto hizo que Bennett, presidente de la empresa de inversiones Dorchester Capital, se plantease la compra de alguna franquicia en apuros.


Por entonces, Howard Shultz, dueño de los Sonics y presidente de Starbucks, lidiaba con las autoridades locales para conseguir un nuevo pabellón. Los otros equipos profesionales de la ciudad, Mariners de baseball, y Seahawks de fútbol americano, lo consiguieron, pero los Sonics llegaron tarde y las negociaciones acabaron fracasando. Ante esta coyuntura, llegó Bennett con 350 millones de dólares, precio muy por encima de los 200 millones que pagó Shultz, y Mr. Starbucks acabó vendiendo, con la condición que Bennett y los suyos tratasen "de buena fe" de mantener el equipo en la ciudad. Bueno, los equipos, porque incluia a las Storm de la WNBA. Pero nada más hacerse oficial la compra, Bennett y sus secuaces se empezaron a cruzar emails sobre el nuevo nombre de la franquicia cuando estuviese en Oklahoma, si esa temporada tenía que ser la última en el Noroeste, etc. Dichos correos saldrían posteriormente a la luz, dándose un "emailgate" en toda regla. Donde estaba la buena fe? Aún la están buscando.


Bennett había hecho un gran trabajo con la reubicación de los Hornets, y había llegado la hora de que tito Stern le devolviese el favor. Ya sabemos todos, que en esta vida nada es gratis. La familia de la esposa de Bennett, son los fundadores del periódico "The Oklahomian", y en dicho periódico, Bennett se despachaba a gusto sobre la franquicia, autoridades e incluso gentes de Seattle. Luego en el estado de Washington, su discurso cambiaba. La gente de Seattle le tenía ya poco aprecio, pero tras ver claramente lo que se avecinaba y que jugaba con dos barajas, cuando aparecía por el Key Arena, las pitas eran tremendas, y en la web oficial de la "resistencia": www.saveoursonics.com, le fueron sacando todo tipo de trapos sucios. Para lavar algo su imagen, nombraba vicepresidente de operaciones a Lenny Wilkens, leyenda viva de la franquicia. Sin embargo, Lenny no sería más que un bulto, y al poco tiempo dimite, viendo que su papel es simplemente ninguno.


Para mas inri, en el Seattle City Council, máxima autoridad local, llegaba al poder Nick Licata, conocido por su oposición a dar fondos a franquicias deportivas. Como hemos visto, Mariners y Seahawks lo consiguieron para sus estadios, no sin gran esfuerzo, y eso si, tras sendas exitosas temporadas. Los Sonics, por su parte, se quedaron en 31-51. Las negociaciones con las autoriades locales, iban a ser más duras aún, y Bennett, por supuesto, encantado.


Llegamos al verano de 2007, y aqui ya Bennett y compañía se quitan la careta, si en algún momento llevaron alguna. En la prensa de Oklahoma, Audrey McClendon, mano derecha de Bennett, salía con unas declaraciones diciendo aquello de "no hemos comprado el equipo para mantenerlo en Seattle". Stern le pegaría un tiron de orejas en forma de multa de un cuarto de millón, calderilla. Bennett, mientras ponía todo trabas en Seattle, negandose a cualquier remodelacion del Key Arena, y sólo aceptando un nuevo pabellón en Renton, con un coste de 530 millones de dólares, que le convertiría en el pabellón más caro de la NBA. Aparte, en Oklahoma se despachaba a gusto, expresando, al más puro estilo Jesús Gil, que él y su grupo estaban listos para hacerse cargo de todos los costes generados del traslado del equipo, remodelación del Ford Center de Oklahoma, y llegado el caso, en unos años, de todos los costes de un nuevo pabellón....en Oklahoma, de Seattle, ni hablar.


Los Sonics tenían firmado un contrato de arrendamiento con el Key Arena hasta el 2010. Este empezaba a ser el único y último nexo de unión entre los propietarios y la ciudad de Seattle. En Seattle, ya en el primer partido, todo tipo de pancartas contra Bennett y su grupúsculo. La organización SaveOurSonics (SOS), iba montando shows, como fletar una avioneta en el All Star, camisetas, conciertos, reuniones, y haciendo se oir todo lo que podía. Bennett permanecía tranquilo en su rancho, sabiendo que el tiempo jugaba a su favor...y los de SOS, que digan misa, aunque ya ex jugadores como Gary Payton, que no quiere que le retiren su camiseta en Oklahoma, Xavier McDaniel, Shawn Kemp, Deflef Schermpf o Freddie Brown, se posicionan para que los Sonics no abandonen Seattle...pero son solo palabras y el tiempo corre en favor de Bennett. Todo lo que olía a Seattle, se desmantelaba de la franquicia: sus dos jugadores franquicia, Ray Allen y Rashard Lewis, eran traspasados, los asistentes Detlef Schrempf y Jack Sikma, tenían que hacer las maletas, e incluso hasta personal de las oficinas eran fulminados...


Para entrar en 2008, Bennett se deshizo del juguete que no quería y vendió las Seattle Storm, a un grupo de inversoras locales por 10 millones de dolares. Cuando Bennett compró Sonics y Storm, dijo que el destino de ambas franquicias sería el mismo...otra mentira de Clay. Este era el lastre que tuvo que aceptar como parte del trato, y consiguió quitarselo. Bennett seguía en Oklahoma sesgando la información, con estudios de cuan grande será el impacto económico en el area, las plusvalias que se iban a generar, inflandolas en OKlahoma, y minimizandolas para la ciudad de Seattle. Para Bennett, el impacto económico de los Sonics en Seattle, la séptima ciudad de U.S.A., y una de las de mayor renta per capita, era quasi nulo....y ya ponía sobre la mesa 26.5 millones de dolares para romper el incordioso leasing que unía a los Sonics con el Key Arena, pero el alcalde de la ciudad, Greg Nickels, rechaza la propuesta y expresa que los contratos están para cumplirlos, y que los Sonics hasta el 2010, como minimo jugarán en Seattle.


Así llegamos a febrero, cuando Steve Ballmer, uno de los jefazos de Microsoft y oriundo de Seattle, ofrece 150 millones para remodelar el Key Arena. Tras las risas de Stern, que ya como hemos visto, no contemplaba dicha posibilidad, se ofrece a recomprar la franquicia a Bennett para que permanezca donde pertenece, pero Bennett no quiere ni coger el teléfono a Ballmer. Otra iniciativa local que aparece, tras desaparecer Ballmer, es la "B2 inc", un consorcio liderado por el ex jugador Fred Brown, que ponen 1 billón de dolares para hacer un mega centro deportivo: "The Emerald City Center", donde jugarían los Sonics, sería centro de convenciones y de conciertos, e incluso se plantea la posibilidad de alguna franquicia de la liga NHL, la liga de hockey hielo, deporte con gran arraigo en toda la zona fronteriza con Canadá. Pero dicho proyecto tampoco llegó a ningun lado, y Bennett ya contempla ir a juicio para que en noviembre del 2008, su equipo juegue ya en Oklahoma, y se fija el 16 de junio como fecha de inicio del juicio. Los propietarios del resto de los equipos aprueban por 27-2 la recolocación inmediata, sólo Mark Cuban y Paul Allen, dueño de los Blazers y nativo de Seattle, se oponen. Esto era un mero trámite, y ya sólo queda el juicio. En lo deportivo, los Sonics acaban con el peor record de su historia: 20-62, con Kevin Durant elegido R.O.Y.


El juicio se llega a celebrar...pero finalmente, el alcalde Nickels, el mismo que dijo que los contratos son para cumplirlos, cede a la última propuesta de Bennett, de 45 millones, más 30 opcionales si la ciudad hace un pabellón y no tiene equipo NBA, 30 millones que tiene toda la pinta que se va a ahorrar. La decisión de la jueza que llevaba el caso? Pues solo ella la sabrá, pero el caso es que tras 41 años, los Sonics ya descansan en paz. El trofeo de campeón del 79, y todos los "banners" y camisetas retiradas permanecerán en el museo de Historia e Industria de Seattle. 41 años que han visto a cracks de la altura de Spencer Haywood, Dennis Johnson, Gus Williams, "Downtown" Freddie Brown, Jack Sikma, Dale Ellis, Tom Chambers, Xavier McDaniels, Shawn Kemp, Gary Payton, Nate McMillan, Detlef Schrempf, Lenny Wilkens, Ray Allen, Shard Lewis, Kevin Durant...la NBA no será la misma sin los Sonics, sin el verde y oro en las canchas. Una vez más, el dinero triunfa en la cuna del ultracapitalismo. Mr Starbucks, en un desesperado y patético intento, quiere que le devuelvan la franquicia, ya que ha quedado más que demostrado que Bennett and CO, no han actuado "de buena fe", como acordaron, pero este intento desesperado no pasa de pataleta que hace reir al personal.


Ahora Bennett ya solo tiene que preocuparse del nuevo uniforme de su equipo, y del nombre. Manejaban 6 opciones: Thunder, Bison, Energy, Wind, Marshalls y Barons, y al final el elegido ha sido Oklahoma Thunder. La imaginación está claro que no es su fuerte. Malos tiempos para la lirica.



OTRAS OPINIONES DE Juanjo De Miguel
 Summer League 2012: Notas finales (24.07.12)
 ¿Quién manda en las franquicias, coach Westphal? (11.01.12)
 Los Heat fallaron el penalty (04.06.11)
 Los Kings, rumbo al sur.. (24.02.11)
 El partido maldito de los Cavaliers (23.01.11)
 NASH - STAT: ¿QUIEN ECHA DE MENOS MAS A QUIEN? (26.11.10)
 ¿Quién será el ROY? (28.03.09)
 Draft 2006: uno de los peores en mucho tiempo (05.03.09)
 Brandon Roy, un LeBron menor (22.11.08)
 El extraño caso Gerald Green (15.10.08)
 Seattle Supersonics: 1967-2008 R.I.P. (05.09.08)
 Las dudas de Rudy (18.03.08)
 Scola, Moon, Navarro... los rookies "especiales" (22.01.08)
 La clase del 2007 (22.12.07)
 600.000 dólares a la basura (08.11.07)
 Vacaciones europeas de unas locas franquicias (12.10.07)
 Danny "Nitroglicerina" Ainge (26.08.07)
 Amigo Nate (12.07.07)
 Draft 2007 (25.06.07)
 Una franquicia en peligro (06.06.07)
 Jugador más desmejorado (14.05.07)
 Sam Mitchell... Entrenador del año??? (28.04.07)
 La mutación de Memphis (20.04.07)
 Greg Oden, el nuevo Mesías? (13.04.07)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 Ante Tomic, el blando (T.C. Mo Sweat )
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (Juan Manuel Muñoz)
 La abducción de Walter Herrmann (Santiago Salas)
 El estancamiento de la Liga Femenina (Juan Manuel Muñoz)
 La gran oportunidad de Vitor Faverani (Nacho Doña)
 Reflexiones: el equipo ideal de la historia del baloncesto español (T.C. Mo Sweat )
 Baron Davis: Made in America (Juan Manuel Sánchez)
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8931

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos