Miércoles, 22 de mayo de 2019
La Opinión


07.04.13 | Iván Fernández (2003 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
Cuartos de final Euroliga: Previa Barcelona-Panathinaikos


Dos años después de que el Panathinaikos alejará al conjunto blaugrana de “su” Final Four, atenienses y blaugranas se vuelven a encontrar en una eliminatoria de cuartos de final con aroma a revancha. Con únicamente seis jugadores repitiendo eliminatoria (sólo Diamantidis y Tsartsaris en el PAO), la principal diferencia estará en los banquillos con la ausencia de un Zeljko Obradovic que con su planteamiento de colapso de la zona y flotamiento a los bases escribió en aquel duelo otra página más de su infinito manual de soluciones tácticas, metiendo de paso al Barcelona de Xavi Pascual en una dinámica de dudas y miedos de la que parece haber salido tan sólo hace unos meses.


Y es que, si hablamos de metamorfosis, la vivida por el Barcelona a lo largo de esta temporada puede ser una de las más notorias. Pese a su gran primera vuelta en la Euroliga, el cuadro culé comenzaba la temporada pleno de dudas en especial en una ACB donde a cierto problema con la configuración de los cupos y un calendario exigente se añadía un baloncesto excesivamente encorsetado y jerarquizado que llegaba incluso a poner en peligro su participación en la Copa del Rey. Sin embargo, a partir de la debacle ante el Estudiantes, la autocrítica (empezando por la famosa reunión de los jugadores) y, al igual que en la final del año anterior, la capacidad de Xavi Pascual para rectificar en los momentos complicados daban sus frutos con el título copero y una nueva imagen de un equipo más flexible, de mayor vocación ofensiva y unos roles mucho menos predeterminados.





Con esas premisas, el Barcelona llega a los cuartos de final con el aval de un Top 16 en el que ha mostrado una autoridad casi desconocida y en el que se ha convertido en el conjunto más anotador del torneo. Esa trayectoria podría indicar un favoritismo que se torna menos claro por los problemas físicos que asolan las posiciones de escolta/alero, ya que al varapalo que supone, curiosamente como hace dos años, la baja de Pete Mickeal se le ha unido la de Xavi Rabaseda, por lo que el estado físico del siempre dudoso Juan Carlos Navarro cobra una importancia capital al no estar inscrito Brad Oleson.


Enfrente, y sin mucho que perder, el Panathinaikos se presenta en Barcelona en lo que bien pudiera ser su mejor momento de la temporada. Titubeantes de inicio, sólo el fiasco de Jason Kapono ha enturbiado la cohesión de un grupo que parece haberse encontrado definitivamente en las últimas semanas. Bajo el indiscutible liderazgo de un Dimitris Diamantidis algo más irregular que en cursos pasados, el crecimiento de Roko Ukic en la parte decisiva y la solidez de Mike Bramos o Jonas Maciulis se unen a un juego interior activo y dinámico en el que se ha echado en falta una mayor continuidad de Sofoklis Schortsanitis. Con un balance mucho más discreto que el del cuadro catalán, el Panathinaikos ha sabido mostrar su mejor cara logrando sacar adelante los partidos claves y haciéndolo además a domicilio (las victorias en la parte final en Kaunas, Madrid o Bamberg), en una dinámica que se podría extrapolar incluso al ámbito doméstico, donde pese a acumular ya cuatro derrotas ligueras (la última tan sólo hace una semana ante el Panionios de los excelsos Pappas y Jankovits), incluido el doble enfrentamiento con su némesis del Pireo, fue capaz de alzarse con el título copero.


Con estas premisas, la presumible ventaja barcelonista deberá pasar el filtro de una eliminatoria que a buen seguro pasará por un elevado tono físico y donde la concentración y la frialdad pueden ser claves…





CLAVES, CURIOSIDADES…



PRECEDENTES: Hasta 23 veces se han enfrentado Barcelona y Panathinaikos en la copa de Europa con un saldo de 14 victorias para los blaugranas y 9 para los atenienses. Su cara a cara más reciente se remonta a la Final Four del pasado curso donde, en el siempre inane partido de consolación los de Xavi Pascual se imponían por 74-69. En cuanto al primer duelo, habría que remontarse a la temporada 81-82 con el Barcelona venciendo en Atenas por 79-89 con 26 puntos de Sibilio en el cuadro de Antoni Serra, mientras que Woolfolk y Galakteros lideraban a los de Kostas Politis. En la historia particular de enfrentamientos, el conjunto heleno sólo ha sido capaz de vencer dos veces en el Palau. Una en el segundo partido de la ya recordada serie de 2011 y la otra en la temporada 2007/08 por un exiguo 55-56 en un gran partido de Tsartsaris. En cambio el conjunto barcelonista ha conseguido llevarse la victoria a domicilio hasta en cinco ocasiones.





Con todo el precedente más recordado entre ambos es la final de 1996, en un curso donde el Barcelona había conseguido imponerse al conjunto verde en los dos enfrentamientos de temporada regular, destacando su partido en el OAKA, donde el conjunto de Aito se imponía por un contundente 74-95 con 23 puntos de Xavi Fernández y 17 de un Manel Bosch que además destacaba en la defensa de Dominique Wilkins. Sin embargo, ya en París y con la eterna polémica Maljkovic-Aito flotando en el ambiente, la final habría de tener un sino totalmente distinto: Dotado de unas condiciones innegables para el juego pero indolente hasta la desesperación, Stojan Vrankovic fue el protagonista de la jugada más polémica de la historia de la Final Four, cuando en un acto impensable dada su habitual desidia, se levantaba de su caída en medio campo para correr hasta su aro y poner el tapón más famoso que se recuerde.


La historia había arrancado mucho antes con el morbo en el duelo entre Maljkovic y Aito, que parecía tener controlado el primero con su juego lento y pausado. Pero a falta de unos pocos minutos y con 10 puntos abajo, García Reneses, muy conservador hasta el momento, daba entrada a dos bases y conseguía cambiar el ritmo del partido. Así, a falta de unos segundos Montero robaba el balón decisivo, trastabillaba, cometía unos pasos que no se señalaban y cuando dejaba la bola de la victoria en el tablero aparecía el enorme brazo de Vrankovic para hurgar más en la vieja herida culé. El tapón fue manifiestamente ilegal, pero lo más curioso del caso es que nada de aquello debería haber valido porque en el anterior ataque, los griegos habían consumido 34 segundos sin que nadie se percatara de que la bocina hubiera saltado. La indignación fue grande e incluso la FIBA dio la razón al Barcelona, pero el trofeo voló a Atenas.





RITMO: Aunque hace tan sólo unos meses pudiera parecer una contradicción, hoy parece que un ritmo alto de juego puede ser una de las premisas por las que pasan las opciones de un Barcelona frente a un Panathinaikos mucho más cómodo en partidos de devenir tranquilo.


NÚMEROS: Si de verdad dijeran algo, el favoritismo blaugrana sería mucho más notorio.


Barcelona - Panathinaikos


Puntos: 80'2 - 72'87


Rebotes: 35'08 - 34'25


Asistencias: 16'91 - 15'95


Valoración: 95'29 - 739'12


Tiros de 2: 57'8% - 53'9%


Tiros Libres: 76'3% - 67'1%


Tiros de 3: 37'5% - 35'9%


DEFENSA: Como siempre, cuanto más avanza la competición, más determinante se vuelve el aspecto defensivo. En ese sentido la serie se presenta muy igualada. Fiel a su estilo reciente, el Barcelona vuelve a presentar una actitud defensiva encomiable muy meritoria si se tiene en cuenta la configuración de una plantilla menos explosiva en la pintura y sin grandes especialistas en el exterior. Sin la agresividad en líneas de pase de hace un par de temporadas, el conjunto blaugrana ha conseguido desarrollar un entramado eficaz con buenas ayudas, un buen grado de efectividad e incluso en ocasiones alternativas zonales. Enfrente, el conjunto de Pedoulakis presenta un juego interior donde Gist y Lasme ponen la intimidación siendo clave la figura del segundo. En el exterior, la habitual solvencia de Diamantidis se une al tono físico de Banks, Maciulis o Bramos.





TIRO EXTERIOR: Hace dos años la falta de pólvora blaugrana fue una de las claves en la eliminatoria previa a la Final Four de Barcelona. A diferencia de entonces, el Barcelona llega al cruce con mejores sensaciones en una faceta que ha incrementado su solvencia a la par que llegaba el incremento de ritmo. Más allá de la aparición de un Navarro que, al margen de sus problemas físicos, deberá superar sus sensaciones en partidos trabados, el acierto de jugadores como Ingles, Wallace o Lorbek puede ser determinante. Por parte helena, la falta de un especialista claro ha llevado al conjunto verde a algunas lagunas claras durante varios partidos.


JUEGO INTERIOR: Dos estilos antagónicos. Por un lado el Panathinaikos intentará imponer su mayor explosividad y explotar al poste bajo los minutos de un Sofo que puede ser clave si logra meter en faltas a Ante Tomic. El croata está firmando una temporada maravillosa y a su facilidad ofensiva en el poste bajo esta uniendo una capacidad de pase que le lleva a formar una pareja letal con Lorbek. Precisamente del estado físico del esloveno dependerán buena parte de las opciones culés.


REBOTE: El Barcelona presenta mejores números globales, pero puede sufrir para cerrar su aro dada la capacidad de los atenienses para atacar el rebote ofensivo.


CIRCULACIÓN: Otro de los aspectos en los que ha dado un salto cualitativo el Barcelona. De su capacidad para mantenerla ante las trampas defensivas y el uso de las manos atenienses dependerá otro de los caudales ofensivos.





JUGADORES: Por muchas claves que se definan, a final los dueños del juego pueden cambiar su sino. El estado físico de Navarro, la dupla Tomic-Lorbek o un Jasikevicius que suele aparecer en los momentos clave frente al siempre inmenso Diamantidis, al crecido Ukic o a la madurez de un Maciulis que llega como máximo anotador de los suyos. Ojo también al papel de los tapados…





PRONÓSTICO: Barcelona 60% - Panathinaikos 40%



OTRAS OPINIONES DE Iván Fernández
 Las Historias de Sunara: David Blatt, Ronen Ginzburg y los pasos atrás (15.04.18)
 Las Historias de Sunara: Sabit Hadžić, in memoriam (30.03.18)
 Las Historias de Sunara: Yugoslavia - Croacia, un What If Olímpico (03.02.18)
 Las Historias de Sunara: Recordando a Fréderic Forte (04.01.18)
 La Esquina de Sunara: El análisis de octavos de final (EuroBasket 2017) (09.09.17)
 Las Historias de Sunara: Liberación yugoslava en Montreal (12.04.17)
 Las Historias de Sunara: Mónaco, Ronen Ginzburg y los pasos atrás (19.01.17)
 Las Historias de Sunara: Aquellos años 70... (02.10.16)
 Las Historias de Sunara: De Sarajevo a Bar, de Podgorica a Florida (28.08.16)
 La Esquina de Sunara: 30 años junto a Argentina (18.08.16)
 Las Historias de Sunara: Ivkovic y Djordjevic, dos viejos ¿amigos? (y II) (26.02.16)
 Las Historias de Sunara: Ivkovic y Djordjevic, dos viejos ¿amigos? (I) (23.02.16)
 La Esquina de Sunara: Primera jornada de Euroliga (17.10.15)
 Euroliga 2015/16: La previa, por Iván Fernández (y II) (15.10.15)
 Euroliga 2015/16: La previa, por Iván Fernández (I) (12.10.15)
 Dusko & Zeljko: What if...? (04.12.14)
 Copa del Rey: Análisis del Laboral Kutxa (05.02.14)
 Historias de Sunara: La primera metamorfosis de Toni Kukoc (17.12.13)
 Las Historias de Sunara: Matjaz Smodis, el último vals (02.06.13)
 Cuartos de final Euroliga: Previa CSKA - Caja Laboral (09.04.13)
 Cuartos de final Euroliga: Previa Barcelona-Panathinaikos (07.04.13)
 Las Historias de Sunara: Zan Tabak (05.12.12)
 Análisis del Preeuropeo 2013 (16.08.12)
 Las Historias de Sunara: Dusko Vujosevic vuelve a Belgrado (30.06.12)
 Las Historias de Sunara: Jasmin Repesa (07.06.12)
 Las Historias de Sunara: In Kazlauskas we trust (15.05.12)
 Las Historias de Sunara: Zalgiris vs. CSKA (16.10.11)
 Las Historias de Sunara: El agua envenenada (15.08.11)
 Las Historias de Sunara: La rivalidad Cantu - Milan (01.06.11)
 Las Historias de Sunara: Dusan Hauptman (17.01.11)
 Las Historias de Sunara: Zoran Sretenovic (22.12.10)
 Las Historias de Sunara: El PAOK de Salónica (14.12.10)
 Las Historias de Sunara: La rivalidad Cibona - Zadar (08.12.10)
 Las Historias de Sunara: Benacek, Sokk y Kuusma (30.11.10)
 Bostjan Nachbar (13.12.08)
 Los rivales de España (y 3): GRAN BRETAÑA (02.12.08)
 Los rivales de España (2): SERBIA (24.11.08)
 Los rivales de España (1): ESLOVENIA (14.11.08)
 David Andersen vuelve a Siena (05.11.08)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 Ante Tomic, el blando (T.C. Mo Sweat )
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (Juan Manuel Muñoz)
 La abducción de Walter Herrmann (Santiago Salas)
 El estancamiento de la Liga Femenina (Juan Manuel Muñoz)
 La gran oportunidad de Vitor Faverani (Nacho Doña)
 Baron Davis: Made in America (Juan Manuel Sánchez)
 Reflexiones: el equipo ideal de la historia del baloncesto español (T.C. Mo Sweat )
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 5385

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos