Martes, 17 de septiembre de 2019
La Opinión


14.12.07 | Juan Manuel Muñoz (5037 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
¿Qué quiere la afición del baloncesto femenino?


En mis anteriores artículos me he referido a los problemas que en mi opinión tiene el baloncesto femenino profesional en España y los múltiples aspectos en los que se debe mejorar.


Leyendo recientemente un mensaje en un foro sobre baloncesto femenino llegué a la conclusión de que había olvidado un aspecto importante: la afición. Me refiero a la afición que actualmente sigue el baloncesto femenino, no a la afición que potencialmente podría surgir por el crecimiento del baloncesto femenino si éste llega a producirse.


En dicho mensaje se anunciaba que un grupo numeroso de aficionados que pretendía desplazarse a una ciudad cercana para animar a su equipo cancelaba el viaje porque la directiva del club local había decidido fijar el precio de las entradas en la prohibitiva cantidad de 10 euros, según parece con un motivo benéfico de por medio.


No entro a valorar si el aumento del precio era más o menos justificado porque este caso es una simple anécdota. Sin embargo este caso y otros similares me hacen reflexionar sobre el perfil del aficionado al baloncesto femenino.


En algunos casos los aficionados al baloncesto femenino lo son también al baloncesto masculino pero en otros casos el masculino queda en un segundo plano bien porque no hay un equipo de élite en su ciudad o por otras circunstancias.


Después de un tiempo siguiendo el baloncesto femenino y acudiendo a los pabellones creo que el encanto que tiene para mucha gente el baloncesto femenino es esa sensación de proximidad y de cercanía con las jugadoras que no existe en deportes con aficiones masivas como el baloncesto masculino. Es una mezcla entre lo profesional y lo amateur. Se pueden ver partidos de la máxima categoría nacional en un ambiente casi familiar en la mayoría de los pabellones, a precios simbólicos, en un ambiente normalmente pacífico y evitando las incomodidades que se tienen en eventos multitudinarios. Son partidos de baloncesto de nivel profesional que se pueden vivir con la cercanía y las comodidades de los partidos amateur. Los precios son simbólicos e incluso en el caso del mejor equipo de España, el Ros Casares de Valencia, los abonos para toda la temporada son gratis. Esta es la situación con la que se encuentra actualmente el aficionado al baloncesto femenino.


La pregunta que me hago es: ¿Qué estaría dispuesto a sacrificar el aficionado al baloncesto femenino para que éste crezca? Me explico: el aficionado generalmente reclama mayor protagonismo del baloncesto femenino en la prensa, más partidos televisados, más patrocinadores que apoyen a los clubes, mayor compromiso de la FEB con la Liga Femenina...en resumen, un crecimiento del baloncesto femenino. Si esto que el aficionado reclama se produce no pueden ignorarse las consecuencias. Sería un baloncesto femenino distinto al que tenemos ahora, más multitudinario, y se perdería en gran parte ese ambiente casi familiar y esa cercanía que se siente actualmente con el equipo y las jugadoras cuando se acude a los pabellones. Este crecimiento y mayor profesionalización también repercutiría en el precio de las entradas y los abonos.


¿Estaría dispuesto el aficionado al baloncesto femenino a pagar 100 euros por el abono de una temporada? En comparación con el precio actual parecería una cifra desorbitada pero si se compara con la máxima categoría de otros deportes que sí tienen esa repercusión mediática que reclama el aficionado al baloncesto femenino sería incluso barato.


La cuestión que planteo es: ¿Cuál es el baloncesto femenino que el aficionado quiere: el de la poca repercusión mediática,ambiente casi familiar y precios simbólicos (el actual) o el de mayor repercusión mediática, más profesionalizado, más multitudinario y más caro? En resumen, si se quiere igualdad con otros deportes esta igualdad se debe asumir en todos los aspectos. No se puede pretender tener todas las ventajas de lo minoritario y de lo mayoritario al mismo tiempo.


El crecimiento del baloncesto femenino es algo que depende fundamentalmente de la FEB y de los clubes pero si algún día se ponen los medios a nivel institucional para que ese crecimiento se produzca, los aficionados tienen que entender que deberán aportar su parte y si no lo hacen habrán tenido simplemente lo que se han merecido: un deporte minoritario,de escasa repercusión y ambiente casi familiar,eso sí, muy barato.



OTRAS OPINIONES DE Juan Manuel Muñoz
 La misma Liga Femenina de siempre (10.11.09)
 La lucha por la permanencia en la Liga Femenina (21.03.09)
 La Copa de la Reina en Salamanca no fue una fiesta (15.03.09)
 La Euroliga de Gotera y Otilio (20.12.08)
 Comienza la Liga Femenina 2008-2009 (04.10.08)
 Balance de la Euroliga Femenina (21.04.08)
 Crisis de jóvenes estrellas en el baloncesto femenino (11.02.08)
 ¿Qué quiere la afición del baloncesto femenino? (14.12.07)
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (20.11.07)
 El estancamiento de la Liga Femenina (05.11.07)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 Ante Tomic, el blando (T.C. Mo Sweat )
 Munich 1972: Tres segundos que marcaron la historia (I) (Marc Bret)
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (Juan Manuel Muñoz)
 La abducción de Walter Herrmann (Santiago Salas)
 El estancamiento de la Liga Femenina (Juan Manuel Muñoz)
 Reflexiones: el equipo ideal de la historia del baloncesto español (T.C. Mo Sweat )
 La gran oportunidad de Vitor Faverani (Nacho Doña)
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9303

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos