Inicio » Noticias de EUROPA
Crónica Eurocup: Thomas se exhibe y la Fonteta acaricia el título (89-75)
Diego Gómez  | 10.04.2019 - 00:31h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar la noticia ]

Will Thomas, imparable en el poste bajo, desarboló una y otra vez la defensa del Alba de Berlín (25 tantos de valoración). Los de Ponsarnau despegaron en un formidable tercer cuarto (30-15) gracias al acierto de Matt Thomas y Sam Van Rossom. El potencial de Valencia Basket ha explotado en el momento clave de la temporada.

En la previa, la familia de Valencia Basket se había conjurado para acompañar a sus héroes. El calor de la caldera taronja sobrevoló la mente del conjunto teutón. Pero la Fonteta reconoce siempre a uno de los suyos. Con la batalla a punto de estallar, el pabellón se puso en pie para rendir pleitesía al eterno Luke Sikma. Referente en el tiempo, una seña de identidad, para bien o para mal. Cultura del Esfuerzo.


Con Tobey y Sastre en el quinteto inicial, el ataque local parecía evitar el paso por la pintura. Los nervios equilibraban un duelo que se jugaba al son del emparejamiento Sikma-Thomas. El de Baltimore neutralizó el ritmo del Alba de Berlín a base de talento (9-7). Rebote ofensivo, defensa, transición, canastas al poste y 9 puntos consecutivos, incluyendo una diana desde el 6.75. 14 puntos y 18 créditos de valoración al descanso. Descomunal. Cuando calienta el sol...


 El duelo Sikma-Thomas (Fuente: eurocupbasketball.com)


El triple de Sikma no fue suficiente para desactivar la intensidad de la segunda unidad valenciana. Con Doornekamp, Abalde y Dubljevic sobre la pista, la defensa de los anfitriones asfixió la frescura del cuadro dirigido por Aíto García Reneses (17-10). Dubi encontró además la segunda falta personal de Nnoko. La ruptura en la pintura alemana generó espacios abiertos para Matt Thomas. Valencia estaba castigando a los berlineses con su propia medicina (20-13).


Hasta 8 capturas ofensivas habían cazado los de Ponsarnau en el periodo inaugural. Las opciones extra daban un poder sobrenatural al equipo español. La amenaza exterior de Matt Thomas (16 puntos) creció entonces por partida doble; se alargaba por momentos la distancia (26-15). El Alba tuvo que esforzarse cerca del límite para retomar el control del rebote y regresar al encuentro (31-25). Sikma y Siva estabilizaron la ofensiva foránea revirtiendo la dinámica de juego (35-35).


Peyton Siva ante Sam Van Rossom (Fuente: eurocupbasketball.com)


El descanso de los Thomas colapsó de repente el ataque de Valencia Basket. Con la ausencia de Will, los de Aíto encontraron además un camino libre hacia el aro. Solo los intangibles de Tobey evitaron que Berlín alcanzara el mando en el marcador. San Emeterio compensó sobre la bocina el acierto en el perímetro de Hermannsson y mantuvo la ventaja antes de enfilar el túnel de vestuarios (41-38).


En la reanudación, la velocidad de las hostilidades continuó aumentando. Un escenario vertiginoso que facilitaba el impacto de Peyton Siva y Rokas Giedraitis (49-49). El miedo no iría más allá. Will Thomas cargó una vez más el peso de la final sobre su espalda. Con una fe desmedida en el juego de espaldas generó nuevas oportunidades para sus compañeros. Van Rossom (15 puntos) no desaprovechó el resquicio y relanzó para siempre el factor Fonteta (58-49).


San Emeterio, otra vez clave (Fuente: Juanjo Ripollés / BasketMe)


Los problemas con el crono obligaron a parar el choque durante unos minutos. El ansia de victoria no supo detenerse. San Emeterio dibujó un breve manual de veteranía y amplió el parcial hasta el 13-0. El delirio llegó con un nuevo fogonazo de Matt Thomas y con un tiralíneas que nació en las manos de Antoine Diot y que culminó con behemencia Louis Labeyrie. El tercer cuarto se había convertido en una obra de arte (71-53). Valencia Basket estaba reescribiendo su relación de amor en el viejo continente; la Euroliga volvía a estar más cerca que nunca.


Wagner protagonizaría el último intento visitante (0-9). Toda una utopía. El aliento de la grada y un nuevo esfuerzo en el poste mandarían el partido a la lona (75-62). El precipicio era demasiado profundo para la energía alemana: la defensa de Labeyrie sobre Sikma y la lucha por el rebote (42-24) seguían repartiendo justicia. Will y Sam no se detendrían hasta conquistar el primer punto de la eliminatoria (89-75). Quién sabe si también el camino del éxito definitivo.







Compartir en Facebook la noticia    Twittear la noticia


Noticia publicada por Diego Gómez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8732

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

BasketMe busca colaboradores y corresponsales




BasketMe © 2018 Todos los derechos reservados. BasketMe no se hace responsable del contenido de sitios externos.
Aviso legal   |   Contacto   |   Créditos   |   Desarrollada por XGS