Inicio » Noticias de EUROPA
Crónica Euroliga: La insaciable revancha de la Fonteta (91-53)
Diego Gómez  | 28.10.2017 - 01:31h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar la noticia ]

Unicaja Málaga, indiferente ante el vendaval local, acusó en exceso la ausencia de Nemanja Nedović. El juego coral de Valencia Basket, que rozó la perfección en el primer tiempo, terminó por cerrar la herida que la Eurocup había abierto en la Fonteta.


Ni la primera liga de su historia. Ni una Supercopa casi por sorpresa. Ni siquiera un comienzo esperanzador en la Europa más deseada. Nada ni nadie había podido borrar el castigo que Unicaja había infringido en la final de la Eurocup. Hasta hoy. Valencia Basket saltó a la cancha con una misión que iba más allá del propio choque. Olvidar para siempre. Y vaya que si lo consiguió.


Diot, Sastre, San Emeterio, Williams, Augustine y Nedović. Bajas como para dudar de cualquier predicción. Y más si tenemos en cuenta los antecedentes de este clásico del baloncesto nacional, curiosamente inédito en Euroliga.


No iba a durar demasiado la igualdad inicial, en la que Green y McCallum se repartían los primeros 8 puntos del encuentro. Unicaja equilibraba por última vez el marcador tan solo tres minutos y medio después de echar a andar el balón (7-7). En ese instante, la segunda falta personal de Guillem Vives, renqueante desde Vitoria, parecía una opción para los malagueños.


Pero Erick Green, un día más en la oficina y martillo en mano, fue desmontando la defensa local con total impunidad. No hay duda, su repertorio de puntos ha llegado para quedarse; 19 al descanso y la sensación de que, si quiere, te mata. Dos triples de Bojan Dubljevic terminaron por abrir la primera vía cajista, 17-9 en el ecuador del primer cuarto. El montenegrino, bien protegido por Pleiss, fue muy superior a la pareja Musli-Shermadini; inexplicable derroche de centímetros en el sistema de Joan Plaza. Tiempo muerto.


Ya con la segunda unidad en pista, Valencia Basket desplegó todo su arsenal colectivo. El buen hacer de Doornekamp, generoso en ambos lados de la pista, lanzaba a los suyos. Imponente en el tres y multiplicado en las ayudas defensivas, olvidó por completo sus problemas físicos para acercarse un poco más al corazón de la Fonteta. Coraje y cabeza.


Unicaja, que había cometido su primera falta personal a falta de 1:43 para finalizar el primer cuarto, entró en barrena. Ni siquiera el bonus taronja les sacó del atolladero. Con Nedović en Málaga, la referencia ofensiva cajista era inexistente. La Fonteta rumiaba su primera gran noche europea. Un más que correcto Sam Van Rossom (8 asistencias) comandó el parcial que iba a romper el partido. 24-4 en tan solo cinco minutos.


31-11 para concluir el primer cuarto y la afición local en pie para reconocer el esfuerzo de sus jugadores. Todo un EQUIPO. Quedaba más. Estaba escrito en sus caras. El cansancio y jugar de nuevo en 48 horas no son excusas cuando hay que devolver una afrenta; llegar hasta el final era la consigna.


La intensidad local creció para enseñar las vergüenzas de la indiferencia malagueña. Con Green y Dubi de nuevo en pista, los valencianos avanzaron hasta el 36-11 en los dos primeros minutos del segundo cuarto. El equipo de Plaza era una caricatura en zona de ataque, cada canasta suponía un suplicio. El rebote solo tenía un dueño, el equipo de Txus Vidorreta.


En pleno segundo cuarto, el banquillo local iba a proporcionar la última pieza del concierto. Alberto Abalde se sumó al festival desde el 6,75 y con 6 puntos consecutivos inició el cierre de partido. 46-17 a falta de 3:34 para el descanso. Sublime. Descomunal. El campeón de Liga estaba definitivamente de vuelta.


Abalde en pleno éxtasis


Solo la tímida zona de Plaza y cuatro puntos consecutivos maquillaron el marcador al descanso, 57-25. Valencia Basket culminaba 20 minutos de basket total. Con porcentajes por encima del 70% en tiros de campo (8 de 11 en triples) y una defensa asfixiante, el equipo taronja presentaba su candidatura a todo lo imaginable.


El intento malagueño tras la reanudación lo paró en seco Valencia Basket gracias al aliento de sus dos capitanes (65-30). Rafa Martínez, también acertado en el lanzamiento exterior, alcanzó los 11 puntos evitando bajar los brazos. Él fue uno de los señalados en la final de la Eurocup; esta vez se encargó de mantener el camino. El catalán se convirtió además en leyenda al alcanzar los 1500 puntos en competiciones europeas. La revancha de la Fonteta era ya insaciable. Liga, Supercopa y golpe en la mesa.


Con las defensas en velocidad de crucero, el partido entró en el habitual intercambio de golpes. La bajada de tensión general hizo resentir el acierto del equipo local. En esa apatía apareció de nuevo Abalde. Disparó repetidamente desde el 6,75 y estableció el 73-42 cuando solo restaban 10 minutos por jugarse. El gallego parece asentarse en la rotación taronja tras superar sus problemas físicos. 18 puntos y 19 de valoración, con un repertorio cada vez más variado e incisivo.


Entre los visitantes, solo Waczynski era capaz de dar réplica (15 puntos), manteniendo la ventaja local en torno a los 30 puntos (82-51) a falta de cinco minutos para la conclusión. Tiempo para la celebración. Ovación para los héroes y cariño para los más jóvenes. Puerto y Hlinason disfrutaron de minutos y rindieron por encima de sus homólogos malagueños. 91-53.


Valencia Basket, candidato de pleno derecho a Play Off europeo, recibirá el domingo a Herbalife Gran Canaria; el objetivo, seguir sumando en Liga Endesa y cerrar con nota su primera semana maratoniana. Lejos debe quedar el susto de Murcia, resuelto con algo de fortuna y empujón arbitral. Rudez en la banda ya se frota las manos; a buen seguro llegar y aportar. Con San Emeterio, Diot y Sastre a la vuelta de la esquina el equipo no parece tener techo.


Los malagueños por su parte, tratarán de volver a la senda correcta frente a Movistar Estudiantes. El efecto de la victoria frente a Fenerbahce se ha ido diluyendo y Europa queda ahora más lejos para los de Plaza.


VALENCIA BASKET 91 (31+26+16+18): Green (19), Vives (-), Thomas (9), Doornekamp (5), Dubljevic (11); Abalde (18), Puerto (4), Van Rossom (4), Pleiss (5), Martínez (14), Hlinason (2).


UNICAJA MÁLAGA 53 (11+14+17+11): McCallum (8), Waczynski (15), Brooks (4), Salin (6), Musli (4); Dani Díez (6), Soluade (-), Okouo (2), Suárez (4), Milosavljevic (2) y Shermadini (2).


Árbitros: Mogulkoc (Turquía), Hordov (Croacia), Ambrosov (Ucrania).


Partido correspondiente a la cuarta jornada de la fase regular de la Euroliga. Pabellón Fuente de San Luis de Valencia. 8.000 espectadores.





Compartir en Facebook la noticia    Twittear la noticia


Noticia publicada por Diego Gómez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 1830

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

BasketMe busca colaboradores y corresponsales




BasketMe © 2018 Todos los derechos reservados. BasketMe no se hace responsable del contenido de sitios externos.
Aviso legal   |   Contacto   |   Créditos   |   Desarrollada por XGS