Inicio » Noticias de EUROPA
Final Four 2018: La Crónica, por Marc Bret
Marc Bret  | 21.05.2018 - 23:19h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar la noticia ]

Pese a un ambiente infernal, con un Stark Arena de Belgrado que parecía Istambul, el Real Madrid se proclamó brillantemente campeón de Europa tras superar al Fenerbahçe, vigente campeón hasta ayer, por 85 a 80. Tras una temporada llena de contratiempos, los de Pablo Laso ofrecieron su mejor versión de la temporada en el momento clave y, con un baloncesto quizás menos exhuberante pero altamente efectivo, consiguieron la ansiada Décima.

- PRIMERA SEMIFINAL


La Final Four inició su andadura el viernes a las 18:00, con la primera semifinal entre el Zalgiris Kaunas y el Fenerbahce. Fue un partido un tanto extraño, los de Zeljko Obradovic fueron claramente superiores durante la mayor parte del choque pero no lograron zafarse de un correoso Zalgiris que se agarró al partido. salieron en tromba y con una tremenda intensidad defensiva.



Los lituanos, sorpresa de la temporada en la Euroliga, se vieron claramente superados por la situación en estos primeros instantes, y tras cinco minutos de juego sólo habían logrado sumar un único punto en su casillero. Sin embargo, la poca puntería ofensiva del equipo turco (siete puntos en estos minutos iniciales) impedía malos mayores. Poco a poco, los de Sarunas Jasikevicius fueron entrando en el partido con Kevin Pangos como faro ofensivo, si bien la presión defensiva provocaba una sangría: hasta doce pérdidas de balón en los primeros veinte minutos. De una manera un tanto inexplicable, el Zalgiris se iba se iba al descanso con una desventaja de apenas seis puntos (39-33). Otra salida en tromba del Fenerbahce en la reanudación estiraba la ventaja turca hasta los trece puntos (50-37), pero los lituanos, con Pangos y Davies muy entonados, respondieron inmediatamente con un parcial de 0-11 que casi igualaba el partido. Con el Zalgiris envalentonado, se anticipaba un último cuarto igualadísimo, pero entonces apareció la figura de Bobby Dixon, que con 10 puntos seguidos estiraba la ventaja hasta los diez puntos de nuevo (62-52). Los de Kaunas no bajaron los brazos pero ya no lograron acercarse más que a cinco puntos. Victoria final del Fenerbahçe, que jugaría su tercera final consecutiva de Euroliga.


- SEGUNDA SEMIFINAL


La segunda final era el plato fuerte del día para la mayoría de aficionados españoles. Los dos equipos más laureados del continente se enfrentaban por primera vez en un partido de Final Four (obviando el anecdótico enfrentamiento por la tercera y cuarta plaza de la temporada pasada). Los de Dimitris Itoudis salieron más enchufados, con un Cory Higgins muy acertados (9 puntos en los primeros minutos), mientras que saltaban chispas en el duelo entre Sergio Rodríguez y Facundo Campazzo. Con un ritmo de anotación mucho más alto que en la primera semifinal, el CSKA jugaban a placer y encontraban situaciones óptimas para martillear el aro blanco. Un triple de Will Clyburn sobre la bocina ponía el 30-20 en el marcador tras los diez primeros minutos. Sin embargo, no todo eran buenas noticias para los moscovitas, que perdían a Vorontsevich por una lesión y veían como su ya algo maltrecho juego interior se cargaba de faltas personales ante la presión de Ayón y Thompkins. El segundo cuarto se iniciaba con unos minutos mágicos del Real Madrid: hasta 17 puntos en tres minutos, con triples de todos los colores ante la impotente defensa rusa. Los de Pablo Laso le daban la vuelta al marcador y lograban su primera ventaja (36-37). La mayor intensidad defensiva frenaba la fluidez del conjunto ruso y el partido se marchaba con una ligera ventaja para el Madrid (46-47).



El tercer cuarto empezaba con un pequeño parcial del CSKA, pero fue un espejismo. El Madrid empezaba a martillear en la debilitada zona de los moscovitas, con Felipe Reyes jugando sus mejores minutos del choque. La pareja Sergio Rodríguez-De Colo está inoperante ante el gran trabajo defensivo de los blancos, con Taylor excelso en ese aspecto. Dos triples seguidos de Causeur y Doncic elevan la diferencia hasta los nueve puntos (51-60). El CSKA se agarra al partido de la mano de Hines, el mejor de los suyos con 16 puntos, pero a mediados del último cuarto un triple de Thompkins coloca un 73-61 que huele a sentencia. Una vez más, la casta de Hines, Clyburn y Kurbanov devuelve al CSKA al partido, que llega a ponerse a tres puntos (76-73). Los de Laso responden de la mano de Llull y Ayón para pegar otro estirón, y castigan la propuesta small-ball de Itoudis con varios rebotes ofensivos que logran amarrar el choque por 92-83. El Real Madrid jugará la final contra el vigente campeón


- TERCER Y CUARTO PUESTO


El duelo de consolación nos deparaba un clásico: Zalgiris-CSKA. Se recuerdan las seis finales consecutivas de la liga que jugaron ambos equipos entre 1983 y 1988. Se advertía ya de entrada que los aficionados lituanos se tomaban este partido mucho más en serio que sus análogos rusos, con los verdes abarrotando su zona en las gradas mientras que la presencia roja era casi testimonial. Eso se traduce en el campo, con un Zalgiris más metido que circula el balón con criterio y castiga el maltrecho juego interior moscovita buscando insistentemente a Kavaliauskas y White en el interior. Al final de la primera parte, 41-35 para los lituanos, con la curiosidad de que el árbitro Hierrezuelo anula un triple sobre la bocina de Kulagin desde su propio campo por pasos previos.



El tercer cuarto confirma la sensaciones vistas en la primera parte, pero esta vez el Zalgiris si consigue hacer daño de verdad: parcial de 17-2, con Pangos y Micic muy acertados, y la ventaja llega a alcanzar unos sonrojantes 24 puntos. Hines deja ver su frustración con un codazo a Micic. El partido parece decidido, pero en los últimos minutos un atasco monumental del Zalgiris y las heroicidades de Fridzon y sobre todo Kulagin reducen la diferencia a sólo dos puntos, con los moscovitas disponiendo de hasta tres opciones de empatar o ganar el choque. Sin embargo, los fallos de Kulagin acaban dando la victoria al Zalgiris por 79-77 ante el delirio de su afición, que celebra la victoria como si de una final se tratase.


- FINAL


Ambiente fantástico en las gradas, con la afición turca llenando de amarillo el Stark Arena y solo un pequeño atisbo de resistencia española que intente hacerse oír. Espoleado por el ambiente, el Fenerbahçe empieza con un parcial de 5-0, rápidamente respondido por Luka Doncic. El chaval no parece acusar la presión del momento, pero parece hacerse daño en el tobillo... ¿fantasmas de la final del Eurobasket? Con ocho puntos de un sorprendente Duveriouglu, titular inesperado en ambos partidos de esta Final Four, el Fenerbahçe coge una primera ventaja de 15-11 cuando estamos cerca del final del primer cuarto. La respuesta blanca llega desde el triple, con un muy inspirado Causeur liderando de manera sorprendente la anotación de su equipo. El acierto exterior dispara a los blancos, que amenazan con escaparse en el marcador (17-25), pero entonces aparece la figura de Nicolo Melli: 11 puntos casi seguidos del italiano igualan de nuevo el choque (28-29), que se mantendrá así hasta el descanso (40-38).


Como es esperable, la intensidad defensiva es altísima, los de Laso han logrado sobreponerse al típico órdago inicial de los de Obradovic y obstaculizar su juego de ataque. El tercer cuarto empieza con un parcial de 7-0 para los blancos, el Madrid coge una ventaja que ya no soltará. Con Felipe Reyes haciendo daño en la zona y Doncic en el exterior los blancos amenazan con escaparse, pero Wanamaker y Melli dan, unas vez más, la respuesta. Al final del tercer periodo, el Madrid pega un pequeño estirón (63-55) gracias a Causeur, que será el máximo anotador de los suyos con 18 puntos. El Real contemporiza bien su ventaja y mantiene al Fenerbahçe en una distancia que oscila entre los seis y ocho puntos, pero un arreón final del Fenerbahçe coronado con un triplazo de Bobby Dixon reduce la diferencia a tres (81-78) a falta de 20 segundos. De manera inesperada, Causeur falla los dos tiros libres, pero un salvador Thompkins captura el rebote ofensivo y lo anota, finiquitando el partido. Los de Laso vengan así la derrota de la temporada pasada en semifinales ante ese mismo equipo y ganan merecidamente un nuevo cetro continental.



- LAS CLAVES DE LA VICTORIA:


* Un EQUIPO. Suena a tópico, y ciertamente lo es, pero dadme una oportunidad. En ambos partidos el Real Madrid de Laso utilizó a sus doce hombres. En la final, el jugador menos utilizado fue Campazzo con 9 minutos, mientras que Doncic, el que más, jugó 28. Pese a los contratiempos en forma de lesiones, Laso ha sido capaz de encajar las piezas y sacar pleno provecho de su plantilla. El factor Doncic, jugador más destacado con 15.5 puntos de media, no ha impedido que otros jugadores entrasen en juego y aportasen su granito de arena.


* Superioridad interior. Si bien el Madrid de Laso ha tenido como seña de identidad la pólvora exterior, en esta Final Four la rotación interior formada por Felipe-Thompkins-Ayon-Randolph-Tavares ha sido clave para superar al CSKA y al Fenerbahçe, sobre todo en los finales de partido. Se recordará el rebote ofensivo de Thompkins para sentenciar la final, pero todos han tenido su momento: la anotación de Felipe Reyes en el tercer cuarto, la inesperada aportación de Tavares en la final, cerrando la zona, el trabajo en el rebote ofensivo de AyónLaso cargó el juego en sus interiores de inicio y la cosa surtió efecto: tanto Vesely como Hunter se cargaron rápidamente de faltas.


* Rebote ofensivo: intimimamente relacionado con el punto anterior. Cuando el CSKA y el Fenerbahçe apretaron al final del partido, el Madrid se valió de su superioridad en el rebote ofensivo para conseguir posesiones extra y desesperar a sus rivales, que veían como su trabajo defensivo terminaba sin recompensa.


* Tercer cuarto y solidez. En ambos partidos, el Madrid cogió una ventaja al poco de la reanudación. Una ventaja que ya no dejarían escapar pese a los arreones rivales.





Compartir en Facebook la noticia    Twittear la noticia


Noticia publicada por Marc Bret

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8321

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

BasketMe busca colaboradores y corresponsales




BasketMe © 2018 Todos los derechos reservados. BasketMe no se hace responsable del contenido de sitios externos.
Aviso legal   |   Contacto   |   Créditos   |   Desarrollada por XGS