La Opinión
¿Miami Heat o Miami Cavaliers?
Pau Rodríguez  | 05.06.2013 - 16:43h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar el artículo ]

'Fue como volver a mis días en Cleveland... sólo para ver si los chicos me seguían, para liderarlos de la mejor manera posible', dijo LeBron James después del quinto partido de la final de la Conferencia Este ante Indiana. En ese encuentro, Miami ganó 90-79 ante los Pacers gracias a un tercer cuarto espectacular de James, sumando 16 tantos en esos minutos. Lo que no se esperaba el actual MVP de la NBA era que sus palabras revolucionarían a los periodistas y aficionados de la mejor liga del mundo. Y los comentaristas de la televisión americana no tardaron en rebautizar la franquicia de South Beach con un ingenioso juego de palabras: los Miami Cavaliers.


LeBron sumó 30 puntos, capturó ocho rebotes y repartió seis asistencias. Los otros dos integrantes del 'Big Three', Dwyane Wade y Chris Bosh, consiguieron entre los dos 17 puntos y nueve rebotes. Y es por el rendimiento de estos dos jugadores que James se quejó de que se sentía solo, como en sus tiempos en Cleveland. Cuando el ‘rey’ firmó con Miami en verano de 2010 no lo hizo para que Chalmers, Haslem e incluso Andersen fueran sus principales acompañantes de batalla.





Sobre las palabras de James se debe analizar por qué el juego de los Heat se ha parecido al de los Cavaliers de la era LeBron. No es momento de especular si el hijo pródigo volverá a Cleveland o se quedará en South Beach. Y, aunque a primeras no lo parezca, la versión de Chris Bosh en estas ECF ha sido similar a Antawn Jamison. Y la aportación de Dwyane Wade, más o menos igual a la de Mo Williams o Delonte West.


Con estos argumentos, los lectores me podrían tildar de demagógico. Bosh y Wade están arrastrando problemas físicos que no les permiten jugar como deberían. El primero sufrió una torcedura del tobillo derecho en el tercer periodo del cuarto partido de la serie. El segundo se lesionó de nuevo la rodilla, esa que le ha dado últimamente tantos dolores de cabeza, el pasado 18 de marzo, en un partido contra Boston.


Mientras que Bosh se centró en jugar desde el exterior, tirar triples y no usar su rapidez para sacar faltas, Wade no pudo ser explosivo, una de las bases del juego del escolta nacido en Chicago. Y esta es una de las razones por la que las dos estrellas de los Heat han promediado en la final de la Conferencia Este, entre los dos, 26.2 puntos y 8.9 rebotes – capturando más rechaces el escolta que el pívot – con unos promedios muy bajos.


Pero, de nuevo, estaría haciendo demagogia e incluso menospreciaría a Indiana si no destacara el papel del entrenador, Frank Vogel, y de los jugadores de los Pacers. Tácticamente, el equipo estuvo sublimemente diseñado, sabiendo dónde se debía atacar a Miami, y George, West, Hibbert y compañía ejecutaron las órdenes a la perfección. Por la intimidación y la superioridad de los interiores de Indiana, Bosh estuvo desaparecido. Por la buena defensa de los Pacers, Wade jugó una de las peores series que se le recuerdan.


Una diferencia que hay entre estos Heat y los Cavaliers de, por ejemplo, 2010, es que Miami tiene mejor banquillo. Los jugadores que dieron un paso al frente en la ausencia de Bosh y Wade fueron Allen, Cole y Andersen como suplentes y Haslem y Chalmers como titulares habituales, aunque normalmente no desempeñan un papel tan importante como lo han hecho en estas series. Incluso Mike Miller, que no había contado con demasiados minutos durante la temporada regular, fue en el sexto partido un escape a los problemas de la franquicia de Florida.





Una vez pasada la pesadilla, y después de un séptimo partido sublime de Miami como equipo, recordando a los Heat de la temporada regular y la racha de 27 victorias – también sirvió para que Wade reapareciera –, toca esperar qué versión nos brindará el 'Big Three' en las Finales de la NBA ante los San Antonio Spurs. Esa franquicia que formó una dinastía en la primera década del siglo XXI. Ese mismo equipo que, en 2007, la última vez que ganaron el anillo, barrieron 4-0 a los Cavaliers de un joven LeBron James.


Hay esperanzas para que el juego de Miami Heat vuelva a divertirnos, como lo hizo en el séptimo partido de la final de la Conferencia Este y durante gran parte de la temporada regular. Han demostrado que, cuando se ponen al 100%, son el mejor equipo de la liga. Ya se sabía que una serie contra Indiana, tan superior en el juego interior y con una buena defensa, sería dura. Ahora toca esperar cómo prepara las Finales Popovich para frenar a Miami. Porque no nos engañemos, los hombres de Spoesltra son los favoritos. Aprendieron de 2011, cuando Dallas se quedaron a dos victorias del anillo. Y esta vez tienen el factor cancha a favor.


El 'Big Three' de Miami solo se ha enfrentado dos veces desde que se formó en 2010 al trío de San Antonio, con un balance de una victoria y una derrota para los de Florida. Las lesiones no nos han permitido ver más encuentros de estas características, pero ahora, en las Finales, se espera de nuevo una serie apasionante. Probablemente, si los hombres de Spoelstra juegan como saben, están un poco por encima de los Spurs. Y estoy seguro de que en la pista del American Airlines Arena y más tarde del AT&T Center veremos a los Miami Heat. Ahora, los Miami Cavaliers ya son historia.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por Pau Rodríguez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8006

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

BasketMe busca colaboradores y corresponsales




BasketMe © 2018 Todos los derechos reservados. BasketMe no se hace responsable del contenido de sitios externos.
Aviso legal   |   Contacto   |   Créditos   |   Desarrollada por XGS