Martes, 19 de octubre de 2021
14.04.2009 - 22:13h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Final Four 09: Breve historia de la Copa de Europa


Como este año se cumplen 50 años de las competiciones europeas, es buen momento para dar un breve repaso a la historia de la Copa de Europa.

En 1954, el periodista francés Gabriel Hanot había acudido a cubrir para el periódico L´Equipe el encuentro de fútbol entre el Honved de Budapest y el Wolverhampton y, emocionado por lo visto, decidió proponer a su director la organización de un torneo europeo entre clubes. La idea resulto todo un éxito, y de esa particular manera surgió la Copa de Europa de fútbol. Ante el éxito inmediato de la competición, la FIBA decide imitar el sistema y encarga a la Federación checoslovaca el estudio de una fórmula atractiva de competición. En Junio de 1957, durante el transcurso del EuroBasket de Bulgaria, se aprueba definitivamente el germen de la nueva competición que comenzará en los primeros meses de 1958. Como curiosidad hay que reseñar que el diario francés donó el trofeo que se otorgaría al campeón durante muchos años, una preciosa canasta (hoy en día se entrega al campeón de la Eurochallenge).

A lo largo de los años el sistema de competición iría cambiando y con ello su desenlace: pasando de la final a doble partido (con repetición en caso de empate) a la final a partido único o a la actual Final Four (que ya se experimentó a finales de los años 60).

En lo deportivo la competición arranca los 60 con un claro dominio soviético, el ASK Riga dirigido por Gomelsky y liderado por el gigantón Krunmich, que se alza con los tres primeros títulos y caen en la cuarta final ante el TSKA. En 1962 se disputa la primera final a partido único, que se salda con victoria de los georgianos del Dinamo de Tbilisi ante el Real Madrid. El año siguiente se recupera la final a doble partido, e incluso se necesita partido de desempate, ya que el TSKA vence en Moscú por 17 puntos, la misma renta que traía de desventaja de Madrid. En el desempate los 26 puntos de Volnov se tornan decisivos. En 1964 el Real Madrid es el primer equipo no soviético que se alza con el torneo, en parte porque los soviéticos al ser año olímpico habían declinado participar. Por fin, en 1965 un equipo de la URSS, el TSKA, es derrotado y el Madrid se alza con su segunda copa de Europa. En lo que queda de década lo haría por dos veces más (1967 y 68) completando el palmarés el Milán del “senador” Bradley (1966) y de nuevo el TSKA (1969, la única final con prórroga(s) de la historia.

Hablar de la Copa de Europa en los 70, solo puede remitir a un nombre: Varese. En una racha difícilmente igualable, los varesinos disputaron las 10 finales de la década, consiguiendo 5 títulos. Dirigidos por el mítico profesor Nikolic primero (3 títulos) y por Sandro Gamba después (2 títulos) el mítico Ignis ejerció un dominio absoluto. El sobrio base Aldo Ossola y el gran Dino Meneghin permanecieron en el equipo los 10 años (Dino se perdió la final del 75 por una lesión en la mano), y junto a ellos la rapidez del mexicano Raga, el tiro de Morse, Yelverton, Flaborea o Bisson fueron dando cuerpo a la hegemonía más absoluta que la Copa de Europa ha conocido. El Real Madrid (74 y 78) y el TSkA (71), mantuvieron su status y, a finales de la década, el Maccabi de Berkowitz y el Bosna de Delibasic se sumaron al palmarés.

Los 80 arrancan con un nuevo triunfo madridista gracias a un gran Rafa Rullán y continúan con un nuevo éxito macabeo. A los israelíes los suceden en el palmarés los italianos del Cantu, representantes de una ciudad pequeña pero para nada inexpertos, entre el 73 y el 81 habían disputado 8 finales (3 de Korac y 5 de Recopa), dirigidos por el gran Marzorati y que repetirían título en medio de la polémica. La FIBA tenía decidido suprimir la invitación de participar en la edición del año siguiente al campeón, si este no lograba plaza en su competición domestica, con el fin de evitar finales con representantes de un mismo país (a día de hoy en sus competiciones, cuando dos equipos de una misma liga llegan a una Final Four deben enfrentarse, por ejemplo Girona y Estudiantes el año pasado). Pues bien, al final decidió dilatar la medida (la idea ya había partido de Stankovic cuando Joventut y R.Madrid coincidieron en la liguilla del 79), con tanta fortuna que el Cantu (había sucumbido en la LEGA) y el Milan se encontraron en la final del 83, con una nueva victoria de los de Cantú. El dominio transalpino continuó en el 84, donde la “libélula” Wright comenzó a sentar las bases de la maldición barcelonista en la máxima competición europea). Los dos años siguientes, 85 y 86, el gran protagonista sería Drazen Petrovic que guiaba a la Cibona a dos títulos y que la nueva norma, impedía defender el tercero tras caer en la competición doméstica ante el Zadar de Sunara (tenía que decirlo). La última edición pre-final four deparó la victoria de los “viejos” del Tracer de Milan.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Iván Fernández

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 2301

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos