Lunes, 18 de octubre de 2021
23.10.2009 - 15:01h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Crónica jornada 1º Euroliga



Rickey I, Rey Teutón. La vida de la localidad de Oldenburg, ciudad de 160.000 habitantes y situado al norte del país, en la cercanía de Bremen, se alteró cuando el equipo de baloncesto de la ciudad decidía contratar a Rickey Paulding durante el verano de 2007. El poderoso exterior americano de 1,96 y 98 kilos ha hecho del campeón alemán suyo y del basket teutón su reino. Paulding completó una destacada etapa universitaria en Missouri y aterrizó en Alemania procedente del baloncesto francés, como siguiente paso a una trayectoria que le ha guiado en el basket FIBA por Jerusalén, Lyon, Dunkerque y ahora Oldenburg. No parece que Rickey pretenda detenerse en este nivel dentro de su evolución. Revolucionó un modesto club sin título alguno en su palmarés y que hasta el inicio de nuevo siglo no empezó a asentar su nombre entre los equipos principales de Alemania, después de su desanexión con la sociedad de la que constituía una sección. En su primera temporada llevó al equipo ya bajo la mano del entrenador Predrag Krunic hasta semifinales donde perdieron frente al posterior campeón, ALBA Berlín. Su nivel ascendió durante la pasada campaña y se convirtió en el estilete determinante del gran trabajo táctico llevado a cabo por Krunic. Situó al club de Oldenburg en la elite. Todo creció de manera exorbitada. Rickey Paulding incluido. Con el norteamericano convertido en una amenaza ofensiva sin respuesta dentro del campeonato germano, el EWE Baskets de Oldenburg conquistó su primer título y estrenó su palmarés con el campeonato de Liga. Derrotando en la final al Bonn, antiguo equipo del técnico Krunic. Predrag mantenía activa la senda de éxitos cosechados por entrenadores balcánicos en la Bundesliga, brillante bajo el férreo dominio de Pesic o los recientes triunfos de Sasa Obradovic al frente del Köln y Luka Pavicevic, responsable de devolver al ALBA la gloria. Durante la postemporada Paulding fue el hombre mas destacado. En la semifinal ante el Brose Basket tuvo el extraño honor de promediar más de 40 minutos de media, símbolo de su importancia, y en la final frente al Bonn estalló con 19 puntos de media, 5 rebotes y un porcentaje superior al 50% en triples. Rey Sol. El norteamericano juega cada minuto, vital para mantener conectado a su equipo, dentro del partido. Cúspide. La temporada terminaba de nombre Bundesliga y apellido Euroliga.

Oldenburg no se ha reforzado en exceso, ajustado a un presupuesto económico bajo dentro de la máxima competición continental. Afrontan su debut apoyados en el trabajo realizado durante la campaña anterior, algún pequeño retoque, Josh Carter, para endurecer una plantilla que se verá expuesta a los rigores de un ritmo competitivo tan salvaje como desconocido para el club alemán, y la figura de Rickey Paulding como elemento principal. El hombre formado en Mizzou tiene en esta primera fase de Euroliga el ansiado escaparate para mostrar su juego al más alto nivel. Su gran oportunidad. Y no ha podido comenzar de mejor modo, ayudando a su equipo a debutar con victoria en su desplazamiento a tierras polacas. Oldenburg debutaba con victoria a domicilio. Competida, necesaria, sorprendente. El rival era el Prokom. Problemas de siempre. Trío de norteamericanos por encima de los 30 minutos de juego, problemas interiores para controlar el rebote y juego orientado a la solución individual. El equipo alemán obtuvo un importante porcentaje desde el triple, aguantó la superioridad del Prokom en el apartado de calidad individual y terminó, en un final apretado, lograr una victoria histórica para la entidad alemana. El partido transcurrió igualado hasta su desenlace, siempre con los alemanes administrando pequeñas ventajas en el marcador. Un magnífico Jekel Foster en el tiro y la dirección del equipo hacía que no se notase la baja de Jason Gardner, además Jasmin Perkovic aportaba solidez bajo tableros ganando su duelo frente a Sow, Burrell o Jagla. Tan solo Ronnie Burrell fue capaz de hacer daño en la pintura alemana en el último cuarto. Prokom sobrevivía del talento de Qyntel Woods y David Logan. Ambos llevaban el peso anotador y además el jugador nacionalizado polaco conseguía desbordar en 1x1 y asistir tras bote, encontrando tiros para sus compañeros. No era suficiente y a pesar de la exhibición individual de Woods, Oldenburg seguía por delante del marcador, acertados, anotando tiros lejanos clave y con muchísimo trabajo sobre la pista. A Perkovic se le unió el buen hacer de Majstorovic y aun ofrecieron mayor estabilidad y balance al equipo germano. Pacesas, técnico de los locales, decidió pasar a Woods a la posición de ala-pívot e intentar ganar la partida física situando un trío exterior formado por Brazelton-Logan-Ewing, velocidad y soluciones individuales. No dio resultado. Rickey Paulding anotaba alcanzado ya el último minuto un triple, cómo si no, decisivo, en una segunda parte mas entonada de la estrella norteamericana. El partido iba a finalizar 81-87. Victoria histórica en su estreno para el Oldenburg. Triunfo que les permite seguir soñando con una clasificación imposible. Panathinaikos y Real Madrid, además de Khimki y Milán forman un cuarteto de plantillas lejos del alcance alemán. Jekel Foster con 22 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, junto a Paulding quien, a pesar de sus 7 pérdidas, firmó 23 puntos con 5 triples y 4 capturas. La pareja interior Perkovic-Majstorovic ambos con 9 puntos y 8 rebotes dotaron de fortaleza al juego teutón. En el Prokom Woods realizó un memorable partido, autor de 23 puntos y 14 rebotes, bien secundado por Logan, 15 puntos y 6 asistencias, junto a la presencia interior de Burrell, 10 puntos y 7 rebotes.

Atenas, ciudad ilusión. Jornada cargada de emociones, esperanzas y sueños cumplidos, la vivida el miércoles en la ciudad de Atenas. Desde el Norte avanzando hacia el Sur, hacia el azul del Egeo, discurrió un día histórico para dos clubes. A pies de la Acrópolis debutaban en la Euroliga Maroussi y Orleans, ambos equipos llegados desde el torneo previo de acceso. Dos supervivientes. Ahora disfrutan del trabajo realizado durante tiempo, de cada segundo del que gozan en la estrenada competición. El inicio deparaba dos colosos europeos como rivales, plenos de tradición e historias derramadas en cada confín de Europa, a modo de homenaje para los recién llegados. Maroussi recibía en su casa prestada, el OAKA, al conjunto ruso de CSKA, mientras que Orleans visitaba una de las canchas más inhóspitas de la competición para enfrentarse al Olympiacos. Duelos desiguales. El CSKA ha debido acostumbrarse a un nuevo ciclo, táctico y con una plantilla sometida a renovación. Eugeni Pashutin remplazaba a Ettore Messina al frente del banquillo ruso y el juego interior, tras la baja de Lorbek y la ausencia por lesión de Smodis, había sido remodelado. Un rival en formación, debilitado por el estado físico de alguno de sus jugadores y que concedía ciertas opciones teóricas a Maroussi. Olympiacos por su parte ha reforzado su poderosa plantilla más si cabe. Sin resentirse su potencial económico, el equipo de El Pireo fichó en verano a jugadores como Linas Kleiza o Von Wafer y presenta un conjunto robusto, muy profundo y un test que convertía el inicio de Orleans en poco menos que una odisea en tierra helena, una tortura. Dulce por otra parte, al consagrar el sueño de debutar en la mejor competición continental.

El desarrollo de los partidos cumplió con el guión que parecía dibujarse en la previa. Maroussi estuvo a punto de sorprender en un vacío OAKA al campeón ruso. La reducida afición del Maroussi, perdida en la infinidad de la majestuosa instalación, no daba apenas crédito al momento que estaban viviendo. Lograron superar en fechas pasadas dos eliminatorias previas para sellar el histórico acceso a la Euroliga. Y a falta de décimas por desgranar en el segundero vencían al no menos histórico CSKA, dos puntos arriba. El partido tuvo una primera parte convulsa. El arranque fue moscovita, con Khryapa ejerciendo de perfecto catalizador a la vez que Sokolov y Langdon ejercían de estiletes. Trajan estaba muy acertado en el tiro mientras que el pívot convertía cada continuación a canasta. El segundo cuarto alteró el paisaje dibujado. La entrada y mayor presencia en pista de Kaimakoglou y Mavroeidis supuso una mejora notable para el equipo griego. CSKA notó defensivamente el cambio de un sólido Sokolov por Radenovic, que se vio superado constantemente por el interior griego, único en la partitura que marcaba Bartzokas desde la banda ya que Kaimakoglou tuvo minutos como ala-pívot abierto. Tras dos periodos bien diferenciados, uno para cada equipo, Maroussi y CSKA llegaban en práctica igualdad al descanso, 34-32 favorable a los locales. El juego se detuvo y se llenó de imprecisiones durante los segundos veinte minutos. El conjunto heleno se apoyaba en la solidez de Mavroeidis, dueño de la pintura, y las anotaciones irregulares de Keys y Kaimakoglou. Por parte rusa apareció la vieja guardia. Fueron Holden, Siskauskas y Langdon los encargados de interpretar un papel al que deben acostumbrarse durante esta temporada, en el nuevo CSKA que dirige Pashutin. Viktor Khryapa seguía siendo el hombre clave dando sentido al juego de su equipo y desde el exterior llegaban las anotaciones. Un partido espeso, pleno de fallos, propios del debut esperemos, y abocado a un final ajustado. Que fue de infarto. Billy Keys lograba un triple cuando el tiempo expiraba que parecía convertirse en definitivo. La primera victoria tan cerca….que se esfumó en el tiro mas largo, caído del cielo, entre nubes que dibujaron los sueños de triunfo de los aficionados locales. Viktor Khryapa cerraba su magnífico partido con un triple imposible. Bueno, imposible no porque demostró que podía anotarse, pero la ejecución fue extraordinaria, increíble. El único lanzamiento de tres que anotó el jugador ruso de los 4 intentados. En el momento justo. CSKA se imponía 65-66 y daba la primera victoria a su técnico en la competición. Khryapa con 5 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias, 4 robos de balón y 3 tapones firmaba un esplendido partido con tiro ganador inclusive. Estuvo bien acompañado por Langdon, 18 puntos, Holden 16 tantos y Siskauskas 12 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias. Por parte de los griegos Mavroeidis con 13 puntos y 9 rebotes fue su jugador más sólido mientras que Keys con 14 puntos y Kaimakoglou con 15 fueron sus soluciones ofensivas.

Nada mas terminar el thriller vivido en el OAKA, al Sur de la ciudad, Orleans debutaba a orillas del Egeo, en El Pireo. Desapacible, tormenta teñida de rojo y blanco. Olympiacos presentaba su suntuoso proyecto a Europa y lo hacía en modo devastador. Veloces, físicos, profundos, inalcanzables. Un cuarto resistió el conjunto francés, el primero que terminó 18-15. Apoyados en el buen trabajo bajo tablero de Ryvon Covile y los puntos de un irregular Nichols. Olympiacos aun no había cogido el ritmo al encuentro y solo Teodosic, titular en su primer partido tras su magnífico Eurobasket, y Kleiza, que ya enseñaba parte de lo que se avecinaba, encontraban acierto. La rotación helena, la entrada de Wafer y una actividad mayor en Childress desde el puesto de alero comenzaron a abrir ventajas decisivas. Linas Kleiza en su primer partido a nivel de clubes en Europa seguía aportando sencillez ofensiva, basada en su superioridad buscando el aro gracias a un poderoso físico, y rebote. Debutó también Patrick Beverley, que lo hizo como escolta acompañando a Papaloukas. Durante el segundo periodo Olympiacos firmó un parcial 26-15 y dejó la diferencia al final de la primera parte de 14 puntos, una losa ya demasiado grande para la moral del equipo galo. Tras la reanudación el partido volvió a igualarse. Yannakis seguía rotando a sus hombres, jugaron al menos cinco minutos los 12 componentes del equipo griego, pero el ritmo anotador no descendía. Volvieron a anotar por encima de los 20 puntos durante el tercer periodo, aunque Orleans fue capaz de mantener el ritmo con la aparición de Banks y el reguero anotador de Nichols. Linas Kleiza continuaba vistiendo sus mejores galas, presentándose en sociedad, ante La Paz y La Amistad. El lituano iba a finalizar el partido con 23 puntos, 9/11 en tiros de 2, y 9 rebotes, siendo el jugador mas destacado de Olympiacos. Los griegos cerraron el último cuarto con 28 puntos anotados y Vujcic absolutamente lúcido en los minutos que dispuso en cancha. El marcado final reflejaba un contundente 94-72, brusco despertar del sueño francés, una quimera mejor expresado. El rodillo de doce hombres heleno fue demasiado para uno de los conjuntos mas modestos de la competición. Y es que el equipo de Yannakis promete emociones fuertes. Kleiza no pudo empezar mejor la competición y Childress mostró también un gran nivel, 15 puntos con 7/9 en tiros de 2. Esperanzas para atentar contra el imperio del Panathinaikos, en liga griega y en euroliga. Como diría el recordado Montes, algo se mueve al sur de la ciudad. Por parte de la Entente Orleanaise el pívot Ryvon Covile realizó una sólida actuación firmando 18 puntos y 6 rebotes. Banks con 14 puntos y Nichols con 18 pero 6/15 en tiros de campo fueron otros de los destacados de un trío americano que fue la referencia del equipo galo sobre el parquet.

Martynas. La primera jornada de esta Euroliga 09-10 lleva nacionalidad lituana. Por muchos motivos. De nombre queda bautizada como Martynas, de apellido indiscutible Lavrinovic. Y ambos equipos lituanos presentes en la competición, el de la capital del país, Lietuvos, el de la capital del baloncesto, Zalgiris, comienzan ganando sus partidos como locales. Motivos que celebrar. Ambos equipos lituanos han atravesado, a distinta escala, penurias económicas recientes que han llevado a variar el rumbo de sus proyectos. Zalgiris lo acusó gravemente, con incluso el futuro del club muy comprometido. Han conformado un equipo corto en su rotación principal, han visto como sus dos jugadores mas representativos, Jankunas y Maciulis, volaban a otros clubes Euroliga, y han apostado por una nueva remesa de jugadores lituanos, gran parte de chicos jóvenes y algún veterano como Klimavicius. Lietuvos no padeció de forma tan crítica el golpe económico aunque su plantilla si ha sufrido una drástica remodelación en el periodo de 2 temporadas. Lejos queda el equipo que unía a nombres nacionales como Lukauskis, Jasaitis o Petravicius jugadores de la talla de Hollis Price, Matt Nielsen o Chuck Eidson. Precisamente la pareja que el año pasado les llevó a conquistar la Eurocup, Eidson-Petravicius, han abandonado el club durante el verano. También lo hizo el veterano Lukauskis. El equipo de Vilna ha confiado en el trabajo táctico de Rimas Kurtinaitis y ha conformado una plantilla de menor gasto y menor soltura. Sus dos refuerzos principales llegan en el puesto de base con Bojan Popovic y en el de pívot con Aaron Baynes. Jugadores por contrastar al máximo nivel continental.

En ambos conjuntos destacan en este inicio de temporada dos jugadores exteriores, de diferente concepción del juego pero cierto parecido en sus condiciones físicas. Ambos han logrado en este inicio de Euroliga trasladar las buenas sensaciones de liga báltica. Ambos de nombre Martynas. Pocius ha vuelto tras su periplo norteamericano en H.S. y en la Universidad de Duke a su país, a Zalgiris Kaunas. Jugador exterior fuerte, de 1.96 y 23 años, capaz de jugar como alero apoyando la labor creativa del escolta, asumir tiros en buena posición y asegurar rebote y defensa. Gecevicius juega en Lietuvos, formado en Vilna, en la escuela de Marciulonis. Escolta de 1.93 y 21 años, buena capacidad física y un constante quebrado de cabeza para la defensa rival a causa de su facilidad anotadora. Con los recortes producidos en ambas plantillas, los dos jugadores ocupan papeles relevantes que tornarán en básicos de seguir demostrando un nivel elevado de juego. La urgencia económica agudiza el ingenio y los clubes lituanos miran hacia su mercado interior. Otras dos perlas bálticas aparecen en el escaparate europeo.

Lietuvos recibía la visita de un renovado EFES, que presenta una plantilla extensa y plagada de jugadores expertos en el máximo nivel continental. Una dura prueba para el equipo de Kurtinaitis, solventada con buena nota. El equipo de Vilna a pesar de que los problemas de faltas no tardaron en aparecer en su juego interior, Baynes y Bjelica, se llevó por delante al conjunto turco, desunido y con mucho trabajo aun por hacer para solventar las deficiencias estructurales que presenta la plantilla. La buena labor desarrollada por Zavackas hizo que las tempranas ausencias interiores no se notasen en exceso, mientras que un acertado Popovic guiaba al equipo lituano en pista. A ello se unió el acierto anotador de Gecevicius, constante durante todo el partido, y el resultado al descanso reflejaba un contundente 38-25 favorable a los lituanos. EFES Pilsen tan solo había logrado anotar 9 puntos en el segundo cuarto. Tras la reanudación la historia fue distinta. El tercer periodo fue un intercambio demoledor de anotaciones que no conducían al equipo turco a la senda de la remontada. Lietuvos agradecía el acierto ofensivo de Baynes y lograba mantener su ventaja, incluso aumentarla al final de cuarto, 62-46. El periodo final confirmó lo apuntado en el acto anterior. El conjunto turco había encontrar pulso anotador y realizó un último periodo magnífico. Thornton lograba generar juego y lo agradecía Mario Kasun, quien anotaba con comodidad en la pintura lituana. Se unieron los puntos de Rakocevic y el desacierto de Bojan Popovic, soberbio durante todo el encuentro pero que cometió varias imprecisiones al inicio del último periodo que sembraron de dudas a Kurtinaitis. Tiempo muerto solicitado y de nuevo Gecevicius como arma para solventar cualquier atasco. El partido terminó con una importante victoria para Lietuvos por 77-70. Gecevicius jugó 38 minutos en los que anotó 21 puntos con un excelente 8/12 en tiros, a los que añadió 3 rebotes y 2 asistencias. Popovic jugó la totalidad del encuentro en el puesto de base y aportó 11 puntos y 10 asistencias, siendo el motor del equipo. Por dentro Baynes con 14 puntos y Zavackas con 15 fueron los más destacados. En el equipo turco destacaron los 12 puntos de Shumpert, la completa actuación de Thornton con 8 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias, así como la labor interior de Kasun, autor de 9 puntos y 5 rebotes.

Zalgiris por su parte no encontraba problemas para deshacerse de un desacertado ASVEL Villeurbanne. El retorno de los franceses a la Euroliga fue un desastre presidido por su falta de acierto exterior, terminaron con un horrible 20% en el tiro triple. La defensa lituana rayó a buena altura y no permitió a los franceses pasar de los 15 puntos anotados por cuarto. El acierto inicial de Pocius unido a Marcus Brown y el buen hace bajo tableros de Watson era suficiente para maniatar al ASVEL. Los franceses solo encontraron respuesta a través de su referencia interior Curtis Borchardt. El pívot norteamericano cuajó un excelente debut en Euroliga y firmó 20 puntos y 7 rebotes. Una racha de triples final de Kalnietis puso el definitivo 71-52 en el marcador. El base lituano jugó 36 minutos y sumó 17 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. Pocius aportó 16 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias mientras que Watson contribuyó con su mejor faceta, capturó 14 rebotes. Zalgiris logra una victoria necesaria en el inicio de la Euroliga para pelear por una plaza de un grupo A que presenta a Siena y Barcelona como principales dominadores, Fenerbahçe en un escalón inferior y Cibona, ASVEL y el propio equipo lituano luchando por la plaza que de acceso al TOP 16.

Golpe de autoridad. El grupo A nos ofrecía dos claros candidatos a luchar por la primera plaza, Barcelona y Siena, además de la inquietante presencia de un remodelado Fenerbahçe y un equipo croata como la Cibona que, ya entrenada por Velimir Perasovic, realizó una magnífica campaña la temporada anterior. La primera jornada clarificó el panorama. Los dos equipos de acostumbrada presencia reciente entre los 8 mejores del continente mostraron su cara mas ruda, poderosa, desnuda, descarnada. Abrieron la competición en Estambul y Zagreb y no se inmutaron, el golpe efectuado aun fue mayor. Barcelona ansía retornar a la Final Four y la inversión ha sido generosa. Siena continúa en su línea de trabajo, han ganado una rotación válida más en puestos exteriores pero aun su plantilla es breve, alejada de los transatlánticos más suntuosos de Europa. La diferencia la pone el trabajo táctico, una plantilla con roles bien definidos y jugadores que encajan a la perfección dentro de las señas de identidad propuestas, además de Terrell McIntyre. Decisivo en la creación, el pequeño base es todo para Siena. Ritmo, pulso y dinamismo. La vuelta de tuerca, el desequilibrio, cambio de velocidad para concluir. Ambos equipos lograron sendas victorias amplias, cómodas, enviando una señal inequívoca, el liderato se dirimirá, como la temporada anterior, entre ambos.

Zagreb acogió el inicio de Siena en la competición. Delante una Cibona renovada, desde la base. Perasovic apostaba de salida por una línea exterior nueva y plena de físico, para combatir los ritmos que marca Pianigiani desde la banda, McIntyre desde el parquet. Dispuso de Jamont Gordon-Marko Tomas-Bojan Bogdanovic, llevando la batalla al apartado físico, el talentoso Graves tenía que esperar su oportunidad desde el banquillo. No hubo opción. De mano de un incontrolable Hawkins en los primeros compases de partido y con el base McIntyre dando un recital de pases y robos, Siena acogió las primeras grandes ventajas, 13-21 al finalizar el primer cuarto. La defensa italiana se le atragantaba a un ataque aun no muy desarrollado del equipo croata. El segundo cuarto fue diferente, Cibona seguía sin encontrar el camino hacia el aro pero logró detener el vendaval toscano. Los segundos diez minutos terminaron en un pírrico 11-14. Los croatas mantenían aun un fino hilo de vida dentro del partido. Hilo que quedaría definitivamente roto en un tercer cuarto colosal de Montepaschi. La versión más afinada del nivel que pueden alcanzar. Presión defensiva, robos de balón, y anotación fluida. Ksistof Lavrinovic realizo una segunda parte impresionante. En su papel versátil, interior-exterior, combinando con acierto ambas suertes. Aseguraba el rebote y corría la pista como un demonio. McIntyre organizaba el festín dedicándose a asistir y Sato aprovechaba el juego en transición para anotar a la carrera. La Cibona se esfumó perdida en unos porcentajes de tiro horribles, 31% en t2 y 12% en t3. El parcial de la segunda parte refleja un demoledor 16-50 difícil de comprender. La diferencia final 40-85 en una exhibición tanto ofensiva como defensiva del equipo entrenado por Pianigiani. Ksistof Lavrinovic con 26 puntos y 8 rebotes fue el jugador mas acertado, bien acompañado por Sato con 14 puntos. Terrell McIntyre estuvo espléndido en su labor de organizador. 6 puntos tan solo tirando 4 veces a canasta pero 11 asistencias y 7 robos de balón. Desequilibrante.

El Barcelona por su parte visitaba Estambul y al Fenerbahçe, en un desangelado Abdi Ipekçi. La extensa plantilla azulgrana ponía a prueba el remodelado proyecto turco que dirige Bogdan Tanjevic. El inicio marcó el partido. Los de Xavi Pascual cerraron de forma magnífica las opciones interiores turcas y el Fenerbahçe no encontró un día acertado de sus exteriores, salvo la racha inicial de Willie Solomon. Allí se diluyó un desacertado y poco competitivo equipo turco, superado una y otra vez en defensa por Pete Mickeal y el juego entre Lorbek y Fran Vázquez. Los dos primeros cuartos fueron idénticos. Barcelona anotó 19 puntos en ambos y Fenerbahçe 11 y 10 respectivamente. Los diecisiete puntos de desventaja que acumuló el Fenerbahçe eran ya un obstáculo insalvable para el posterior desarrollo de partido. Encontraron acierto exterior durante el tercer periodo y, sobre todo, al final con el partido convertido ya en canastas de ida y vuelta y un mayor acierto de Greer o Savas dentro de la pintura. La diferencia final se ajustó en 23 puntos, 59-82, que aun pareció mayor viendo la superioridad blaugrana sobre el parquet. Expresada en Pete Mickeal. El alero se convirtió en el estilete ofensivo de los sistemas que ordenaba desde la banda Pascual y encontraba sin oposición y con gran acierto el aro turco. Terminó el partido con 26 puntos, 9/10 en tiros de campo, y 9 rebotes. El completo partido de la pareja principal interior Lorbek (6 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) y Fran Vázquez (8 puntos y 7 rebotes), y el acierto en la dirección de Rubio (9 puntos y 9 rebotes), terminaron por descoser a los otomanos. Un equipo donde Solomon fue su referente con 16 puntos y Savas maquilló números en el parcial final y se fue hasta los 11 tantos con 5/7 en tiro. Barcelona dejaba una imagen igual de poderosa que Siena para comenzar el duelo que ambos mantendrán por el primer puesto del grupo A.


Táctica italiana. El partido disputado en Rusia no podía, antes de su salto inicial, tener más ingredientes. El Khimki debutaba en Euroliga y alcanzaba con su proyecto la máxima competición. Además enfrente esta el nuevo Real Madrid confeccionado por Ettore Messina, antiguo enconado rival de Khimki siendo entrenador del CSKA. Nos ofrecía un duelo entre dos técnicos italianos, Messina y Scariolo. Unidos por un cordón umbilical invisible, modernizaron durante los años 90 el libreto táctico italiano y junto a Simone Pianigiani son los referentes transalpinos en materia técnica y táctica. Ettore, dos años mayor que Sergio, debutó como primer entrenador en la temporada 89/90 al frente de la entonces Knorr Bologna, la Virtus, igual que Scariolo lo hizo recogiendo el legado del Vate en Pesaro, al frente de la Scavolini. Ambos bautizados en el éxito, Messina logró la Recopa ante el Real que hoy dirige, mientras que Scariolo llevó a Pesaro a su segundo scudetto. En la primera jornada de Euroliga ambos volvían a verse las caras. Otro ingrediente iba a ser como plantear la batalla interior. El conjunto ruso iba pleno de centímetros y kilos con dos pívot tan poderosos como Javtokas y Mozgov. Escasos del alto conocimiento de juego que presentaba el maltrecho elenco de interiores que tenía a su disposición Messina. Contraposición, fuerza-potencia vs talento-inteligencia. Las ausencias de Reyes, Van den Spiegel y la comprometida situación de Axel Hervelle mermaban la zona interior blanca. Otro aspecto a tener en cuenta iba a ser la zona exterior, con el físico de Langford, de Cabezas, frente a la lucidez de Bullock o Prigioni. Una previa de contrastes que ofrecía un partido muy interesante.

Y en efecto fue un duelo ajustado, tenso, donde los desequilibrios hicieron mella a lo largo de los 40 minutos más el periodo extra disputado. El juego entre Messina y Scariolo se sucedió durante todo el choque. De inicio Khimki aprovechó su mayor presencia física, atacando el rebote ofensivo madridista con Langford y McCarty, y la superioridad inicial que demostraron Javtokas y Mozgov sobre un Real que había comenzado el partido con Garbajosa y Velickovic como pareja interior. Desacertado Jorge desde el exterior, sufría frente a la intensidad de Jankunas y ese dominio interior puso las primeras ventajas favorables al Khimki. Prigioni y Bullock no funcionaba desde el exterior y ahondaban en la sensación de ahogo de la ofensiva blanca. Dos lituanos salieron al rescate. Ettore introducía a Rimantas Kaukenas y alteraba la fisonomía de su quinteto con la presencia de Darjus Lavrinovic. También alteró el paisaje del partido. Los parciales empezaban a sonreír al Real Madrid. La presencia de los centímetros de Darjus y, sobre todo, su variedad ofensiva doblegaban a los centímetros y la potencia de los interiores amarillos bajo aros. Kaukenas, aunque irregular en el tiro de media-larga distancia, suponía una mejora física respecto a Bullock y un afluente de puntos desde el exterior con sus vitales penetraciones. La diferencia rusa al finalizar el primer tiempo se situaba en 7 puntos, 39-32. El segundo tiempo se apoyó en las mismas variantes planteadas en la previa. Un acertado Lavrinovic hacía estragos en la defensa rusa, inutilizando a un Mozgov que se cargaba de faltas con una celeridad pasmosa. Canastas de todos los estilos aprovechando su muñeca, movilidad y rango de tiro. Además el lituano comenzaba a dominar el tablero también en rebotes. Los dos lituanos, Darjus y Rimantas, sostenía al Real en el partido ante el desacierto colectivo. Khimki por su parte se apoyaba en la superioridad física de Cabezas para crear a partir de él y solo el desacierto en el lanzamiento triple impedía que cogiesen ventajas más amplias. Lo que nos abocó a un partido cerrado que Velickovic se encargó de llevar a la prórroga, esencial aparición la del joven serbio al final del tiempo regular, con empate a 72. Carlos Cabezas se mantuvo espléndido dirigiendo la ofensiva moscovita y el carrusel final de tiros libres decidía el partido para el Khimki por 84-81. La presencia de Darjus Lavrinovic, autor de 32 puntos, eclipsó el resto de actuaciones. En el Real Kaukenas con 22 puntos fue otro de los destacados. Por parte rusa Cabezas con 20 puntos y la pareja interior lituana formada por Jankunas, 10 puntos 11 rebotes, y Javtokas, 11 puntos 8 rebotes, fueron los mejores hombres del equipo de Scariolo. Khimki lograba una peleada primera victoria en la Euroliga y abría el camino que debe conducirles hasta el TOP16.

El coleccionista. Darjus Lavrinovic se convirtió en el MVP de la primera jornada de la temporada 2009-20010. El pívot del Real Madrid realizó una gran actuación en la que sumó 32 puntos, 11 rebotes y 11 faltas recibidas para una valoración de 49 en 35 minutos de juego.

El pívot lituano aprovechó las ausencias del juego interior blanco para convertirse en la principal referencia de su equipo y con su versatilidad destrozar la defensa del Khimki. Desde el tiro exterior, 2/2 en triples, cerca del aro o en penetración rebasando con su movilidad a pívot mas pesados. Darjus retornaba a la máxima competición continental y lo hizo de un modo impecable, firmando una actuación demoledora. Además superó, con creces, la gran actuación que su gemelo, Ksystof, realizó el día anterior. El otro Lavrinovic fue el hombre mas destacado con 26 puntos, 8 rebotes y 34 de valoración estadística. Impresionante suma colectiva de los dos hermanos en este comienzo de competición.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 7102

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos