Sábado, 16 de octubre de 2021
06.11.2009 - 19:48h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Euroliga: Crónica de la segunda jornada



Hogar, dulce hogar. Olympiacos regresaba a su pista tras el varapalo sufrido en Málaga. En el Carpena el conjunto griego se vio totalmente superado. La rotación de Yannakis fue confusa, varias de las estrellas del equipo no aparecieron y para completar el cuadro dramático la última pincelada la dio Ioannis Bouroussis. El pívot heleno terminó por romperse y el Olympiacos perdía a una de sus referencias por 2-3 semanas. La entidad de El Pireo recibía en la tercera jornada de competición a un Lietuvos que había iniciado la Euroliga mostrando un buen nivel colectivo y con un balance inmaculado de 2-0. Olympiacos no tenía otra vía que la victoria sino quería empezar a descolgarse de la lucha por la primera plaza del grupo. Y los helenos volvieron a mostrar su poderoso paso, su cara mas cruel. Apisonadora. Sacaron sin contemplaciones del partido a los lituanos jugando a un nivel físico muy alto y aprovechando la calidad de unas estrellas que sí aparecieron esta vez. Josh Childress realizó un buen partido mientras que Linas Kleiza volvió a enseñar su pulida muñeca. El lituano agrade jugar como local. En los dos partidos disputados en la Paz y la Amistad correspondientes a la Euroliga, Kleiza promedia 21,5 puntos 7,5 rebotes y un estratosférico 70% de acierto en tiros de 2. Tras abandonar Estados Unidos después de una larga formación académica y un contrato profesional con Denver Nuggets, Linas ha comenzado la temporada europea a un alto nivel, tanto en Euroliga como en la competición doméstica. Solo un borrón, el cometido en Málaga, irregular en el tiro e incapaz de liderar a sus compañeros hacia un escalón competitivo que les permitiese no ser apalizados por el Unicaja. El lituano se encuentra de momento más cómodo jugador entre los muros del Coliseo ateniense. Hogar, dulce hogar.

No hubo partido frente al Lietuvos. El Olympiacos salió en tromba y usando toda su reserva física. Childress y Kleiza marcaron unas primeras diferencias que pasarían a ser definitivas de cara al desarrollo posterior del partido. Los griegos dominaban por 11 puntos ya al final del primer cuarto. A ambos aleros se unió la efervescente aparición de Patrick Beverley sobre el parquet y el buen tono que esta exhibiendo Nikola Vujcic en este inicio de temporada. El jugador norteamericano realizó una notable actuación contribuyendo en varios aspectos del juego. Beverley presionó en defensa, uso su velocidad de manos y piernas para recuperar balones frente a un Bojan Popovic desquiciado y fue la punta de lanza de un trabajo defensivo que permitió a los griegos continuar distanciándose en el marcador. Resultado al descanso 52-31 y partido completamente decidido. Los lituanos apenas encontraban respuesta en el acierto de Milko Bjelica mientras que echaban de menos a su pareja exterior. Popovic era una fuente de perder balones y Gecevicius se mostraba errático en su faceta mas destacada, el tiro exterior. Además el pívot Baynes fue eliminado al cometer su quinta personal en solo diez minutos que dispuso sobre el parquet. La segunda mitad apenas tuvo historia. El partido se igualó al bajar sus revoluciones el Olympiacos y permitió no hacer mayor la ventaja contraída tras los primeros veinte minutos. Las defensas se relajaron y jugadores como Wafer, Jomantas o Teodosic encontraron caminos claros hacia canasta, mientras otros como Kleiza disfrutaron de un largo descanso durante el último cuarto completo. La profundidad de la plantilla griega es inmensa y Yannakis pudo ocupar el puesto de ala-pívot con Vasilopoulos. Los lituanos anotaron 42 puntos en la segunda mitad y el partido concluyó 97-73. El equipo griego tuvo un día excelente en el tiro firmando un 68% en t2 y un 53% en t3. Linas Kleiza sumo 20 puntos y 6 rebotes en 26 minutos de juego. Childress por su parte contribuyó con 18 puntos y un excelente 7/8 en tiros de campo. Destacar también los 12 puntos y 4 asistencias que sumó Teodosic, asentado en la rotación principal de Yannakis al inicio de esta nueva temporada. En Lietuvos el pívot Bjelica mostró sus condiciones ofensivas y aprovechó las largas ausencias de Baynes por problemas de faltas. Sumó 16 puntos y forzó seis faltas, siendo el principal quebradero de cabeza de la defensa griega. Jomantas y Babrauskas le acompañaron desde el exterior con 15 y 12 puntos respectivamente. Olympiacos logra una importante victoria para sus intereses y la próxima semana tendrá ocasión de mostrar su potencial bajo la protección de El Pireo frente al EFES Pilsen.

Lucha descarnada por un billete. La muestra aun es pequeña. Tres partidos en una liguilla que disputará un total de 10 para alcanzar su resultado final no dejan de ser un indicio. No obstante en el grupo D la tendencia parece clara. En esta tercera jornada el calendario arrojaba unos enfrentamientos que ayudaban a contrastar sobre el parquet las hipótesis o ideas entorno a qué clubes ocuparían el tercer y cuarto puesto del grupo, que concediese acceso al TOP 16, se pudiesen tener. El Oldenburg visitaba la pista del Khimki mientras que el Prokom buscaba estrenar su casillero de victorias recibiendo al AJ Milano, todo ello con el enfrentamiento estelar entre Real Madrid y Panathinaikos como telón de fondo. El conjunto español y el griego poseen dos billetes asegurados. Restan otros dos y son cuatro los equipos que se los disputan. El Khimki, con su victoria inicial ante el Real Madrid tomó una ventaja que ratificó remontando un complicado partido ante los alemanes, parece un candidato sólido a una de ellas. Prokom, Milano y Oldenburg, con sus diferencias estructurales, su irregularidad, luchan en igualdad por el último billete. Cada enfrentamiento entre ellos es una batalla extenuante, con carácter de final. Oldenburg, en su debut, parecía un rival débil pero ya ganó en Polonia y cedió una derrota ajustada ante Milano como local. El conjunto polaco del Prokom, por su parte, doblegó al AJ Milano, logrando así situar un triple empate a 1 victoria en la cuarta posición del grupo D. Esa que tiene como premio un billete para el TOP16. Será la tónica principal del grupo.

Khimki recompuso filas tras la dura derrota sufrida en Atenas frente al Panathinaikos. El equipo ruso logró vencer en un partido extraño al Oldenburg. La primera parte se escribió en guiones opuestos, separados abruptamente primer y segundo cuarto. El conjunto ruso comenzó dominando el encuentro con un gran Paulius Jankunas y bajo la acertada dirección de Raúl López. El equipo entrenado por Sergio Scariolo quería lavar de forma rápida la imagen dada en Atenas y terminaba el primer cuarto con 15 puntos de ventaja. El equipo alemán mostraba todas sus debilidades y parecía presa fácil en manos de los locales. Nada más lejos de la realidad. Un sorprendente segundo periodo del Oldenburg dibujó un parcial de 12-33 y ventaja de seis puntos al descanso para los visitantes. Todo sucedió de forma extraña. El mejor jugador en este inicio de la euroliga en el Oldeburg, Jekel Foster, estaba desacertado en el tiro, y el otro gran anotador, Rickey Paulding, tampoco daba señales de vida. Fue Milan Majstorovic, bien secundado por Scekic, quien encabezó la rebelión germana. El Khimki tuvo que volver a luchar por un partido que creyó ganado. Y sufrieron lo indecible para conseguirlo. El Oldenburg contó con un acertado Foster en esta segunda mitad y junto a otro norteamericano, Josh Carter, fueron respondiendo a cada parcial que efectuaba el Khimki. Un partido incómodo que tuvo que decidirse en el último cuarto tras llegar empatados a 55 ambos equipos. El buen funcionamiento de la pareja Jankunas-Javtokas y la pequeña ayuda procedente del despertar anotador de Langford supusieron dos elementos claves para que los rusos asentaran su victoria, finalmente conseguida por un estrecho 77-72. En el conjunto alemán Milan Majstorovic con 14 puntos y 5 rebotes junto a Josh Carter, 13 puntos y 5 capturas, fueron los hombres mas destacados. Cabe resaltar también los 17 puntos y 6 asistencias de Foster pero con un horrible 6/17 en tiros de campo, y los 10 puntos en 15 minutos que anotó Scekic, castigado por las faltas personales. En el Khimki Scariolo además de la victoria puede sacar otra conclusión muy positiva. Paulius Jankunas firmó una extraordinaria actuación con 23 puntos y 7 rebotes, siendo pieza clave en la formación moscovita. Pero sobre todo firmó un excelso 70% en tiros de campo y especialmente un prometedor 3/4 desde la línea de triple. Ya es un avance. A pesar de no mejorar en su visión de juego y encontrar a su compañero interior, el lituano va evolucionando en su tiro de media-larga distancia, hecho que debe ser vital para el Khimki, que necesita un “4” abierto que alimente de espacio a sus poderosas figuras interiores. Precisamente Robertas Javtokas fue otro de los destacados. El pívot lituano fue autor de 12 puntos y 4 rebotes. Vitaly Fridzon, 12 puntos y 4 asistencias, aportó solvencia y conocimiento desde su puesto secundario.

En el otro enfrentamiento directo en la particular lucha que se disputa en el grupo D, Prokom logró inaugurar su casillero de victorias en un partido igualado donde el acierto final de los interiores polacos unido a Logan decantaron la balanza hacia el lado local. Igual que sucedió en Moscú, la primera mitad tuvo dos partes diferenciadas. El primer cuarto correspondió al AJ Milano. El equipo italiano se apoyó en el acierto inicial de Alex Acker junto a la extraordinaria labor que hizo Marijonas Petravicius durante los 40 minutos. Excelente labor ofensiva ya que en la otra zona fue superado por sus pares. Milano dominó el primer cuarto por 16-25 y trataban de amplificar y secundar la victoria conseguida en su visita a tierras alemanas. De lograr vencer también en Polonia les acercaría de forma clara el acceso al TOP16. Pero David Logan se interpuso en su camino. El talentoso exterior norteamericano con pasaporte polaco entró en ebullición y con un reguero de puntos metió en el partido a su equipo. Apareció también en esa primera parte la figura de Adam Hrycaniuk, quien fue el secundario de lujo de Logan. Qyntel Woods estuvo desesperado durante todo el partido y terminó por ser devorado vía demonios interiores, los que a menudo visitan a un jugador con un potencial demoledor. Encontró respuesta física en los aleros del conjunto italiano y se desesperó. Tanto Maciulis como Mancinelli jugaron bien sus cartas. Tras alcanzar el descanso con ligera ventaja polaca, 43-39, la segunda mitad iba a discurrir en un clima de práctica igualdad, siendo los minutos finales los que decidirían el choque. Solo cambiaron los protagonistas. Algunos. Petravicius continúo siendo la referencia interior de los italianos y a Acker le sustituía Finley en la tarea de anotador exterior. El base norteamericano debe jugar cada minuto de partido dada la falta de recambios tras la lesión de Bulleri y realizó una fenomenal actuación en tierras polacas. En el Prokom apareció Pape Sow, con cuentas pendientes ante la gerencia milanesa, y sus canastas junto al acierto de Jagla fueron vitales para acompañar a Logan y firmar la primera victoria del Prokom, necesaria para seguir manteniendo esperanzas e ilusión en alcanzar el TOP16. David Logan terminó con 23 puntos, 6 rebotes y 5 faltas recibidas en 37 minutos de juego, absorbiendo la total responsabilidad de conducir a su equipo a la victoria tras la “ausencia” de Qyntel Woods. El fino exterior despliega mayor relevancia sobre el parquet que la del tópico simple tirador adjudicado a él con generosa frecuencia. Estuvo bien secundado por Sow, 15 puntos y 10 rebotes, así como Jagla, 16 puntos 6 rebotes y 4 asistencias. La conexión entre ambos interiores demolió el espíritu milanés en el último cuarto. En filas italianas Petravicius con 20 puntos y 5 rebotes, junto a Finley, 25 puntos, fueron los mas destacados. Especial mención a los exteriores milaneses y su completo trabajo. Acker anotó 18 puntos, Mancinelli capturó seis rebotes mientras que Maciulis repartió 5 asistencias. Polivalencia entre sus piezas.

Debilidad francesa. El basket galo sigue acumulando derrotas en la máxima competición continental. El balance victorias-derrotas acumulado en las dos pasadas temporadas al nivel Euroliga es escalofriante. Diez victorias por 38 partidos perdidos. Y el inicio de la 09-10 no ofrece visos de mejora. El ASVEL Villeurbanne como campeón de Francia obtuvo el pase directo a la competición mientras que el modesto Orleans debutaba en Europa obteniendo uno de los dos billetes que concedía el torne previo de acceso. Allí los franceses demostraron tener nivel suficiente para merecer alcanzar un puesto entre los mejores pero el comienzo no ha sido esperanzador. Ambos equipos han perdido sus tres partidos y apuntan a caer eliminados en la primera fase. Desde la 06-07, coincidiendo con la última presencia antes de su derrumbe del Pau Orthez, Francia no introduce un equipo en el TOP 16. El baloncesto francés se sitúa a nivel europeo en un escalón competitivo discreto. El proyecto que plantea el club de Lyon aun se encuentra en su fase inicial y esta Euroliga llega demasiado pronto. Es la consecuencia de un gran inicio como fue conquistar el título nacional tras un lustro de ausencia, pero el ASVEL aun debe de continuar dando pasos en la formación de todo el talento joven con el que trabaja y obtener mayores ingresos que le permitan potenciar su primera plantilla. Todo en un marco de desarrollo con varias escuelas de formación, la entrada en su capital de Tony Parker y el traslado a una moderna instalación con capacidad para alrededor de 15.000 personas. La Entente Orleanaise por su parte cumple un sueño. Se trata de un club modesto que ha experimentado una meteórica carrera y sorprendió logrando el subcampeonato la campaña anterior, además de eliminar a la Benetton Treviso en la eliminatoria que decidía una de las plazas para la Euroliga. Aprender y disfrutar de la experiencia puede parecer un objetivo poco ambicioso pero la realidad del club francés no proporciona capacidad para un reto mayor.

El ASVEL disputó un partido frente a Siena que dejó varias sensaciones positivas. Los verdes disputaban su segundo encuentro como locales y tras haber forzado la prórroga ante el Fenerbahçe (ausente Curtis Borchardt) iniciaban el primer periodo a un nivel excepcional. Tal fue el estado de gracia que atravesaba el Villeurbanne que arrasó durante los primeros diez minutos a un conjunto poderoso como la Montepaschi Siena. Sobreponiéndose a la lesión de Curtis Borchardt, los franceses abrieron el partido con un parcial favorable de 29-10, con Dixon y Traore liderando la exhibición. Las esperanzas de lograr la primera victoria aumentaban y la afición asistía con una mezcla de alegría e incredulidad al derroche de los suyos. Hasta que apareció Romain Sato. El poderoso alero redobló esfuerzos y dada su polivalencia ocupó en determinados momentos la posición de ala-pívot en sustitución del lesionado Ksistof Lavrinovic, dando descanso a Stonerook. El centroafricano además se convirtió en la principal arma ofensiva sobre la que se sustentó la espectacular remontada de Siena. Los italianos lograron imponer su presión defensiva y devolvieron con un contundente parcial de 3-21 los pies del ASVEL a la tierra. El partido alcanzaba el descanso igualado. Tras la reanudación todo continuó del mismo modo. A Sato se unieron buenos momentos de Hawkins y el acierto exterior de Domercant, para poner fin a las aspiraciones francesas. El parcial durante los últimos treinta minutos dibuja con claridad lo que sucedió en el partido. El ASVEL encajó un 36-72 brutal, sin poder encontrar respuesta al ritmo italiano tras la exhibición del primer cuarto. Solo Bobby Dixon encontraba el aro rival con cierta frecuencia, 65-82 final para Siena. Romain Sato fue la figura del encuentro, autor de 33 puntos con un espectacular 4/6 en triples, a los que 6 rebotes. Domercant con 14 puntos y también 4/6 en triples y las diez asistencias que repartió Terrell McIntyre fueron otros apartados destacados en la victoria italiana. En el ASVEL Dixon con 20 puntos y Traore con 11 puntos y 5 rebotes fueron sus mejores hombres. Completo partido también de Mindaugas Lukauskis, 5 puntos 6 rebotes 4 asistencias.

Orleans por su parte visitaba la siempre complicada pista del Partizan. El Pionir y Belgrado son un marco tradicional dentro del basket europeo y los franceses debían hacer frente a un conjunto local ansioso por estrenar su casillero de victorias tras perder frente a Unicaja y EFES Pilsen. Un partido donde ambos conjuntos comenzaban a jugarse la opción de no quedar eliminados de forma temprana. Orleans mostró desde el inicio la intención firme de disputar el partido hasta sus últimas consecuencias. El primer cuarto fue una muestra clara de la igualdad predominante a lo largo de los 40 minutos. El Partizan comenzó imponiéndose en la pintura, donde Maric y Vesely causaban estragos en la defensa francesa, metiendo en problemas de personales a Ryvon Covile. La pareja partisana también abandonó rápido el parquet por problemas con las faltas. Fueron dos ala-pívot que gustan de jugar abiertos, Doellman y el joven Dekic, quienes mantuvieron a sus respectivos equipos conectados al partido y facilitando la igualdad, constante, en el marcador. Empate a 22 al término del primer cuarto. La incorporación de un acertado Kecman y los puntos que obtenía el veloz McCalebb desde la línea de personal abrieron las primeras ventajas, no muy importantes, de los locales. Al descanso Partizan llegaría 5 puntos arriba en el marcador. Ventaja que la aparición de Ludovic Vaty sumado los puntos exteriores de Banks reduciría durante el tercer periodo llegando en práctica igualdad al decisivo acto final. La tensión y los nervios florecieron en ambos equipos y dio como resultado un último cuarto tan emocionante como intrascendente en cuanto a acciones técnicas, dado el bajo nivel. La aparición de Maric y los puntos del dúo McCalebb-Kecman terminaron por conquistar el partido para el Partizan, 78-71. El conjunto balcánico inauguraba el casillero de victorias mientras que dejaba a Orleans como último de grupo. Maric con 18 puntos y 9 rebotes fue piedra angular de la victoria partisana, bien secundado por Kecman, 14 puntos, y McCalebb, 15 puntos y 4 asistencias. En el Orleans sus hombres interiores tuvieron un papel relevante. Doellman con 16 puntos y 8 rebotes junto a Vaty, 14 puntos y 7 rebotes, fueron los jugadores mas destacados. Desde el exterior Cedric Banks contribuyó con 11 puntos.

Clásicos reunidos. Como si de una colección de películas con temática Western, o el recopilatorio de las mejores canciones de la década, se tratara, objetos que la próxima campaña navideña intentará vendernos, la Euroliga se adelantó y en su tercera jornada, a inicios de Noviembre, nos ofrecía una remesa de clásicos sin parangón. Dos partidos que enfrentaban a los cuatro equipos mas laureados de la competición, y un tercero entre dos equipos de vitrinas menos exuberantes pero parte activa de la historia europea. En los pabellones de Madrid y Tel Aviv se juntaban hasta 24 entorchados de la máxima competición continental. Historias entrelazadas. Maccabi se enfrentaba al CSKA en una dualidad que a mitad de la presente década significó un cambio de mando en el basket europeo. El conjunto ruso, en dos épocas bien diferenciadas a través de la Historia, mantuvo dos fuertes rivalidades con los equipos que se daban cita en Madrid, el Real y el Panathinaikos. Real-CSKA fue el clásico de la década de los ’60 y una de las primeras grandes rivalidades europeas. Panathinaikos-CSKA significa la presente Euroliga. Ambos equipos se han repartido equitativamente los 4 últimos trofeos de campeón de Europa. El partido entre madrileños y atenienses enfrenta también a Obradovic y Messina, la lucha intestina que disputa la Euroliga durante la última década. Zeljko, 7 copas de Europa, y Ettore, 4 copas de Europa, marcan el ritmo táctico continental y al frente de alguna de las potencias europeas han ido repartiéndose títulos y finales, con la escuela yugoslava gravitando entorno a la pareja, como marco donde se encuadra una rivalidad que se estudiará como un clásico de la competición. Sí, yugoslava, también adjetivo válido para Ettore Messina.

Ambos partidos tuvieron un claro color local. El Maccabi arrasó al CSKA delante de 11.000 personas que abarrotaban el Nokia Arena. El equipo amarillo impuso su ritmo desde el inicio e inició el partido con un parcial 10-0 frente a un conjunto ruso que no encontraba modo de penetrar en la defensa israelí. Las pérdidas de balón se sucedían y el CSKA pasó más de seis minutos sin anotar una sola canasta, racha que rompió Vorontsevich. De mano de la conexión Eidson-Lasme el cuarto finalizaría con 12 puntos de ventaja para el Maccabi. Una renta que resultaría decisiva para el posterior desarrollo del encuentro. El segundo cuarto también tuvo color local pero la igualdad pasó a convertirse en la tónica general. CSKA reaccionó de la mano de Siskauskas y el buen trabajo de Khryapa, a pesar de sus pérdidas de balón, y pudo nivelar fuerzas con el Maccabi. Al descanso se llegaba con un marcador 40-25 favorable a los locales. La segunda mitad tuvo el desacierto y el nulo control sobre el balón como notas predominantes. Maccabi no encontraba anotación fluida en las manos de Anderson o Wisniewski y solo Lampe aparecía como una opción sólida. CSKA encontraba un nivel mayor en su juego pero el desacierto desde el triple y las constantes pérdidas de balón, terminarían con 24, no permitían reducir la diferencia. El marcador global de la segunda parte nos deja un exiguo 31-29 que habla de forma clara del desarrollo de los últimos veinte minutos. Un partido igualado por errores donde Maccabi se limitó a mantener su renta ante un conjunto ruso que sigue sin encontrar el rumbo. En el Maccabi Tel Aviv cuatro hombres llevaron el peso principal del partido. Anderson, 13 puntos 3 rebotes 3 asistencias, Lasme, 14 puntos 6 rebotes, Eidson, 16 puntos 2 asistencias, y Lampe, 15 puntos 5 rebotes, fueron los más destacados. También notable y completo fue el partido del base Doron Perkins, autor de 7 puntos 7 rebotes y 6 asistencias. En el CSKA, Siskauskas con 12 puntos y Khryapa con 7 puntos y 8 rebotes, a pesar de las 7 pérdidas, fueron los referentes.

En Madrid el partido tuvo un desarrollo diferente. El Panathinaikos presentó galones de inicio y a bordo de la inspiración de Spanoulis pasó por encima del Real Madrid. Una puesta en escena perfecta por parte de Obradovic, que dispuso de la pareja Spanoulis-Nicholas para dirigir al equipo, pudiendo atacar frontalmente a Prigioni-Bullock. Spanoulis lograba penetrar una y otra vez para asistir a Pekovic o un tiro abierto de Fotsis. Un parcial 12-21 marcaba la superioridad helena. El Real Madrid con la entrada de Kaukenas, Llull y la clarividencia de Velickovic subió dos palmos en intensidad y físico logrando desarbolar la defensa del Panathinaikos. El Real, igual que en Bilbao durante el fin de semana, desató un huracán en el segundo cuarto y doblegó en un parcial de 22-7 la resistencia helena. El equipo local llegaba al descanso con seis puntos de ventaja y en plena ascensión con un ritmo mayor y una circulación de alta escuela. La segunda mitad tuvo un parcial mas igualado tras las diferentes versiones vividas en los primeros veinte minutos, siempre con ventajas madridistas. Llull y Kaukenas lograban dinamizar el juego blanco mientras que la figura de Pekovic se hizo enorme bajo tableros. El partido finalizó con 80-70. El escolta lituano con 17 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias, Llull con 12 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias, fueron los motores del vendaval blanco. Nikola Pekovic con 22 puntos y 7 rebotes, junto a un Drew Nicholas muy acertado, 6/9 en tiros de campo, autor de 16 puntos, mantuvieron al Panathinaikos en el partido. Un conjunto el griego que notó la desaparición de Spanoulis tras un primer cuarto primoroso.

En un plano secundario durante esta espectacular jornada europea aparece el Zalgiris y el FC Barcelona. Un clásico menor referido a los cuatro colosos anteriores pero con mucho encanto. En la mítica pista dedicada a los dos malogrados aviadores se daban cita dos viejos conocidos. Recuerdos blaugranas agradables procedentes de Grenoble ’86, donde se impusieron en la final de la Recopa a un Zalgiris de gigantesca talla, a imagen y semejanza de Arvydas Sabonis. Dos clubes ambos con una Copa de Europa en su vitrinas, significando la de Zalgiris algo mas que un simple título. Actualmente la realidad marca dos escalones diferentes. El FC Barcelona que entrena Xavi Pascual es una de las plantillas mas poderosas del continente mientras que Zalgiris, resucitado tras un año complicado, lucha por no quedar eliminado en primera ronda. Solo su pabellón, la eterna presencia de Sabonis a pie de parquet y Krapikas al mando del banquillo de Kaunas nos recuerdan a tiempos de gloria ya pretéritos. A pesar de las diferencias el partido transcurrió igualado. La pareja Begic-Watson se encargaron de dominar los tableros y nivelaron la balanza. Ambos pívot realizaron un excelente partido. Por parte barcelonista Mickeal con sus puntos intentaba ocultar la importante baja de JC Navarro, unida a la de Gianluca Basile, mientras que Lakovic a través del tiro exterior logró encabezar el principal estirón visitante durante el tercer cuarto. Un partido que terminó decantándose en los últimos instantes del lado barcelonista al contar con una mayor resolución individual, excelentes Mickeal y Lorbek, y una defensa que ahogó la inspiración del Zalgiris. Solo Marcus Brown, eterna estampa del anotador norteamericano en Europa, lograba ver aro a través de tiros de difícil ejecución, y también forzaba faltas con suma sutileza. 70-77 fue el resultado final que permitía al Barcelona seguir en la carrera por la primera posición a dilucidar contra los italianos del Montepaschi Siena, en dos jornadas de cierre de ambas vueltas que prometen ser espectaculares. Mickeal con 22 puntos, Lakovic con 11 tantos y el completo partido de Ricky Rubio, 8 puntos 6 rebotes 5 asistencias, fueron lo más destacado en el FC Barcelona. El dúo interior formado por Mirza Begic, 20 puntos 7 rebotes, y Travis Watson, 12 puntos 10 rebotes, fue el sostén del equipo lituano. Marcus Brown con 17 puntos y Kalnietis con 13 y 6 asistencias aportaron solvencia exterior.

Estrellas ahogadas en el Bósforo. La difícil compenetración y convivencia de jugadores relevantes cambia el panorama y el juicio realizado a priori sobre algunas de las plantillas más extensas presentes en la Euroliga. Falta de adaptación a una nueva situación, problemas personales o un reto no en exceso motivante empujan a tomar soluciones drásticas y que alteran el paisaje dibujado para la temporada. Dos asuntos que atañen a dos jugadores importantes afectan a cada uno de los equipos más importantes de Turquía, EFES y Fenerbahçe. El fondo de ambas cuestiones admite interpretaciones y es propicio a rumores, no entraremos en eso, solo en reflejar que tanto Bostjan Nachbar como Willie Solomon no estaban participando de un modo normal en la dinámica de sus equipos. La jornada de Euroliga era esperada para ver como actuaban ambos clubes. Lo hicieron de forma distinta. Tanjevic no contó con Solomon en la convocatoria y dio entrada al veterano Damir Kaan, antes Mrsic, mientras que Ataman otorgó responsabilidad a Bostjan Nachbar y le dio un papel relevante en la rotación de su equipo.

El Fenerbahçe logró una importante victoria ante la Cibona en Estambul. Sumada a la conseguida en tierras francesas tras una prórroga, el equipo turco endereza el rumbo tras la contundente derrota sufrida en la primera jornada ante el FC Barcelona. Sin Solomon fuera de la convocatoria, el equipo dirigido por Tanjevic supo sobreponerse a un mal inicio donde la pareja exterior Gordon-Graves y el poderío interior del joven Leon Radosevic situaban a una seria Cibona en franquía, 11-18. En el segundo cuarto y de mano del acierto exterior de Onan y la aparición bajo aros de Oguz Savas, Fenerbahçe aumentó su nivel de acierto y niveló el partido llegado el descanso. La tendencia se mantuvo durante el tercer periodo y con la misma receta, Asik se unía al dominio interior de Savas, el equipo turco aumentaba su ventaja. La Cibona mejoró la imagen ofrecida ante los dos ogros del grupo y no perdió en ningún momento la esperanza de luchar por la victoria. Apoyados en Gordon y en el joven Radosevic, el equipo entrenado por Perasovic discutió hasta el final el triunfo local. Los tiros libres de Lynn Greer terminaron por decantar la balanza hacía el Fenerbahçe. El norteamericano no estuvo especialmente acertado y Tanjevic, ante el problema generado por el affaire Solomon, dio minutos a Damir Kaan así como dejó parte de la dirección del equipo en manos de Preldzic, acompañante desde el puesto de alero del dúo Onan-Kinsey. Savas con 14 puntos y 10 rebotes, Onan con 11 puntos y Asik con 8 puntos y 5 rebotes fueron los más destacados en el Fenerbahçe. En la Cibona su pareja norteamericana estuvo acertada en tareas de anotación. Jamont Gordon sumó 15 puntos, además de 5 rebotes y 6 asistencias, mientras que Graves aportó 14 puntos. Interesante la actuación del joven pívot Leon Radosevic, autor de 10 puntos y 6 rebotes en 35 minutos de juego, aprovechando la ausencia de Bagaric y pasando en la rotación a Andric.

Por su parte el EFES Pilsen cayó derrotado en la siempre difícil visita al Martín Carpena malagueño. Un partido decidido en la prórroga por el buen hacer de Carlos Jiménez y el puntual acierto de Taquan Dean. El cuadro verde sigue a un gran nivel en competición europea, contrapunto a la pésima imagen mostrada en la liga ACB, donde aun no conoce la victoria. Ataman contó con Bostjan Nachbar y de inicio el esloveno aprovechó sus oportunidades para convertirse en el mejor jugador del equipo turco. Su amenaza ofensiva causaba estragos en la defensa ordenada por Aito. El esloveno permitió a su equipo llegar al descanso con una desventaja inferior a la decena de puntos. Luego en la segunda mitad cedió su protagonismo a Thornton y, sobre todo, Kaya Peker, quienes permitieron al EFES igualar el partido y enviarlo a un periodo extra donde Unicaja supo decantar de su lado un final igualado. Dean, la dirección de Cook o el acierto puntual de Berni Rodríguez fueron clave para imponerse a un equipo turco que se apoyó en la anotación de Charles Smith durante la prórroga. Al final victoria local por 93-88. En Unicaja el pívot Joel Freeland, autor de 15 puntos y 9 rebotes, junto a los 17 puntos anotados por Taquan Dean fueron lo más destacado. En el EFES por su parte Thornton, 19 puntos 6 rebotes 3 asistencias, Peker, 17 puntos 7 rebotes, y Nachbar, 17 puntos 2 rebotes, fueron los jugadores más acertados. Cabe destacar en ambos equipos la dirección de Cook y Arslan, autores de 10 y 8 asistencias respectivamente.

El coleccionista. Romain Sato se convirtió en el MVP de la tercera jornada de la temporada 2009-20010. El alero de la Montepaschi Siena realizó una gran actuación en la que sumó 33 puntos, 6 rebotes y 5 faltas recibidas para una valoración de 37 en 35 minutos de juego.

El alero centroafricano fue la pieza fundamental de la remontada de Siena ante un ASVEL que inició el partido de forma magnífica. Sato aumentó su esfuerzo en pista para paliar la baja por lesión de Ksystof Lavrinovic y realizó una excelente actuación. De nuevo la trabajadora y secundaria estrella cuando el guión lo requiere dio un paso al frente ante la adversidad y guió a su equipo hacia una remontada espectacular, y a mantener su casillero de derrotas en cero.








Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 3635

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos