Domingo, 24 de octubre de 2021
15.11.2009 - 21:23h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Euroliga: Resumen de la 4ª jornada, por Kantauri


CRÓNICA EUROLIGA JORNADA 4º


Primera piedra. La Cibona Zagreb rindió a un notable nivel durante la pasada Euroliga. De la mano del recién llegado al banquillo Velimir Perasovic, el equipo croata sorprendió por su intensidad, dureza y carácter competitivo sobre cualquier parquet y ante cualquier rival. La capacidad anotadora de Earl Calloway o Davor Kus, el trabajo bajo tableros de Jared Homan, y la polémica situación de Rawle Marshall bien reconducida con el fichaje de Alan Anderson, situaron a la Cibona entre lo dieciséis mejores equipos del continente e incluso comenzaron la segunda fase ganando a Montepaschi Siena, sorprendiendo a Europa. Esta temporada no empezó con tan altas expectativas y positivas sensaciones. Mas bien al contrario. La Cibona tuvo que reinventarse, como casi cada verano, y reformar una plantilla que ahora deposita la totalidad de sus esperanzas en la línea exterior. Marko Tomas regresa a su país para reconducir su evolución y el dúo norteamericano Jamont Gordon-Antonio Graves será el encargado de aportar la brillantez que traduzca el trabajo colectivo en victorias. El calendario de Euroliga deparaba un inicio atroz. Montepaschi Siena debía visitar Zagreb y acto seguido aguardaban los viajes a Barcelona y Estambul. Dos derrotas abultadas ante las dos locomotoras del grupo hicieron saltar las señales de alarma, mas por la imagen dejada que por los resultados. El paisaje se vio corregido en tierras turcas. La Cibona plantó cara al Fenerbahçe, y solo el acierto de Oguz Savas junto al desequilibrio provocado por Lynn Greer en el último cuarto les apartó de la victoria.

La situación del grupo aun no era completamente desfavorable. Tres billetes parecen ya asignados a Barcelona, Siena y un Fenerbahçe en crecimiento, pero la última plaza para el TOP 16 será discutida hasta las últimas instancias. La Cibona recibía en la cuarta jornada la visita de Zalgiris Kaunas, con la necesidad básica de obtener una primera victoria que les permitiese aparecer en la carrera por la cuarta plaza. El partido resultante fue un cúmulo de obviedades, incluso en los bajos dígitos del marcador final, 64-52. Un enfrentamiento tenso entre dos equipos que mostraron las múltiples carencias que están provocando un inicio de temporada a nivel Euroliga muy por debajo del nivel exigible. La Cibona logró su objetivo primordial, obtener la victoria que inaugurase su casillero en la presente campaña europea. El desacierto y abuso del triple fue norma en ambos conjuntos. Los croatas lanzaron casi el mismo número de triples que tiros de 2, acumulando un paupérrimo 24% (7/29) mientras que el Zalgiris abusó también de la distancia con desacierto, un 25% (5/20). Este hecho marcó el bajo tanteador registrado y provocó una igualdad durante tres cuartos discretos, 47-44 tras treinta minutos. Un parcial final favorable a los locales de 17-8 les condujo hasta la victoria.





El partido se decidió en detalles que podían presumirse en la previa, todo bajo un guión nítido. Los de Kaunas dominaron en una zona maltrecha de la Cibona, que acusa la falta de centímetros y experiencia bajo el aro con la lesión de Dalibor Bagaric. De este modo el rebote fue dominado por los lituanos, 26-35. La pareja interior de Zalgiris que tan buen partido realizó ante el FC Barcelona fue de nuevo la mejor noticia para el entrenador Krapikas. Travis Watson, 9 puntos y 12 rebotes, junto a Mirza Begic, 14 puntos y 4 rebotes, dominaron los tableros. Otro de los factores residía en el cuidado del balón. Zalgiris tiene uno de sus puntos débiles en la dirección y el desarrollo de juego colectivo, lo que conlleva multitud de tomas de decisión individual y falta de entendimiento entre jugadores terminadas en pérdidas de balón. La defensa de la Cibona, frágil por dentro, se concentra en una línea exterior poderosa físicamente e intensa, capaz de provocar cortocircuitos en la creación rival. Se juntaron dos polos opuestos que tuvo como resultado un balance muy favorable a los croatas, 12 pérdidas por 22 el Zalgiris, con Jamont Gordon y Marko Tomas con tres balones recuperados cada uno como piezas destacadas en esta función. El buen trabajo en este aspecto del equipo de Perasovic facilitó el camino hacia la victoria. Los jóvenes Juskevicius, Pocius o Kalnietis se ahogaron en el entramado croata. Por parte de la Cibona lo más notable se concentró en sus exteriores. Jamont Gordon realizó una completa actuación firmando 8 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias y 3 robos. Bien secundado por los 14 puntos de Marko Tomas y los 10 tantos anotados por Marin Rozic. En la faceta interior Vukusic, 11 puntos, y Andric, 10 puntos, colaboraron para asentar el triunfo del club de Zagreb. Una victoria que deberá ser consolidada en el partido que cierra la primera vuelta, frente al conjunto francés del ASVEL, quienes aun no han conseguido éxito alguno. De encadenar un segundo triunfo consecutivo, la Cibona hubiese completado la mitad del recorrido planeado para alcanzar el TOP 16.


En el alero. Moscú se preparaba para recibir la visita del equipo esloveno Olimpija Ljubljana con sensaciones extrañas. Normal atendiendo a la extraordinaria década que están llevando a cabo. El CSKA venía de encajar dos derrotas consecutivas y ver su situación dentro del grupo comprometerse. Tras vencer al Maroussi en Atenas, el equipo rojo fue derrotado en su estreno como local por la Roma, y encajó un severo correctivo en su visita a Tel Aviv. Trayecto irregular y poco tranquilizador, máxime si tomamos a consideración que el triunfo que adorna su casillero fue conquistado mediante un triple caído del cielo, ejecutado por Viktor Khryapa, sobre la bocina final. De este modo el partido ante el equipo esloveno cobraba vital relevancia. Ofrecer una victoria convincente y prohibido fallar ante un rival que cuenta sus partidos por derrota. El CSKA debía apoyarse en su experimentada línea exterior y en la figura de Khryapa, quien como ala-pívot es el principal catalizador del juego ruso, para encaminar sus pasos hacia el triunfo. El elenco de pívots, huérfano de Smodis, sigue creando muchas dudas. Por su parte, el Olimpija también depositaba la gran parte de sus opciones en la pareja exterior Becirovic-Walsh. El jugador norteamericano esta realizando un fantástico inicio de temporada y ha cuajado dos actuaciones anotadoras impactantes en su doble confrontación como local. Ante Maroussi, Matt anotó 32 puntos y capturó 4 rebotes, con un extraordinario acierto desde el triple, 7/9. Frente al Baskonia la cifra de puntos fue 27 y desequilibró individualmente provocando 11 faltas personales. El arma principal del equipo esloveno y el anotador de referencia en este inicio de la Euroliga.

El partido discurrió por la senda marcada. El destino del mismo residía en el alero. Eugeny Pashutin concedió plena licencia y basó su ofensiva en el dúo Langdon-Siskauskas de inicio, con Khryapa haciendo fluir el juego colectivo desde el puesto de ala-pívot. No defraudaron, y tanto el lituano como el norteamericano realizaron un partido notable ofensivamente, muy acertado, 12/21 en tiros de campo conjunto. Ambos fueron pieza clave en un primer cuarto que definió el destino del partido. Los moscovitas iniciaron con intensidad y a tumba abierta el partido situando un primer parcial favorable de 30-15. Tan decisivo como que durante los tres periodos restantes el parcial total favoreció a los eslovenos por cuatro puntos de diferencia. La labor realizada tanto por Trajan como por Ramunas resultó decisiva para asegurar el triunfo. En el plano ofensivo, ya que Olimpija también se apoyó y encontró soluciones en sus alas. No con un Becirovic acertado sino mediante a Walsh, estelar, y a Saso Ozbolt. El alero norteamericano sostuvo durante los 40 minutos a su equipo y fue una fuente constante de problemas para la defensa rusa.





El acierto exterior y la superioridad en el rebote por parte del CSKA, de forma principal procedente de sus exteriores, mantuvieron el encuentro bajo control moscovita. La irrupción de un acertado y activo Ponkrashov mantuvo la calma en el seno del equipo rojo. Ramunas Siskauskas, autor de 18 puntos y 3 rebotes, junto a Trajan Langdon, 19 puntos 3 rebotes 3 asistencias, ejecutaron la resistencia eslovena. Ponkrashov con 10 puntos ayudó a mantener la calma y la ventaja rusa. Pero entre todos ellos destacó la completa actuación de Viktor Khryapa. El alero ruso esta desarrollando su juego desde la posición de ala-pívot y vertebra al equipo. Su visión de juego, fortaleza física y puntual acierto ofensivo están resultado decisivas dentro de los esquemas de Pashutin. Ante Olimpija Viktor aportó 10 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias. Muestra numérica de su importancia, control sobre el juego y versatilidad. Por parte eslovena Matt Walsh volvió a ser el jugador mas destacado. Imparable. 21 puntos, 4 rebotes y una infinidad de faltas recibidas con la consiguiente visita a la línea de tiros libres, donde exhibió acierto, 11/13.Estuvo bien acompañado por los 13 puntos de Ozbolt, los 11 tantos de Bavcic y una nueva actuación positiva de Gasper Vidmar bajo tableros, 8 puntos 4 rebotes y 8 faltas recibidas, a pesar de su falta de acierto desde la personal, 2/8 tiros libres.


Circo Romano. El paso de la historia introduce a la sociedad en un constante cambio, modernización y evolución, tanto positiva como negativa, de cada estrato que la conforma. El espectáculo siempre formó parte de una de sus principales preocupaciones. Buscar entretenimiento. La conservación y cuidado de obras arquitectónicas durante el paso de los siglos nos permite observar y tomar conciencia de los diversos modos, en este caso concreto, de espectáculo requeridos por la sociedad en cada momento. Con motivo de la 4º fecha de la Euroliga nos detuvimos en Roma. Allí estaba fijado uno de los partidos más prometedores de la jornada, dada las características de ambos equipos pero, sobre todo, los extraños elementos individuales que componían sus plantillas. Se enfrentaban Roma y Maccabi. La monumental capital italiana dibuja a través de sus conservados vestigios y modernas instalaciones una línea atemporal cosida a los espectáculos para sus habitantes. Desde el Coliseo al Palazzo dello Sport. En la Roma imperial el extraordinario centro de arenas acogía unos Juegos particulares por su violencia y seguimiento. Hoy es uno de los puntos de interés de la ciudad. El PalaLottomatica, también conocido tiempo atrás como PalaEUR o Palazzo dello Sport, fue la obra principal ejecutada para la celebración de otros Juegos bien diferentes, referidos al deporte y la convivencia entre razas y países, propulsores del juego limpio. Data de 1960 y fue parte principal del boom sufrido en el país italiano por el baloncesto, que abocó en el florecimiento y explosión del posteriormente mítico pallacanestro. Un moderno Coliseo separado por 20 siglos. Compartiendo ciudad.





En la moderna arena esculpida sobre un parquet, la sorprendente e imbatida Roma, aquel coche fúnebre en marcha del que hablábamos en anteriores capítulos, recibía al Maccabi, un equipo cuyo juego no conoce términos como prudencia, serenidad o moderación. A tumba abierta, alternando momentos álgidos con lúgubres, atasco y desenfreno. A imagen y semejanza de Pini Gershon. Un partido espectacular ornado con jugadores tan diferentes y de amplia calidad. El desarrollo físico de Jaaber o Alan Anderson, contrapuesto a la clase y finura de Winston o Eidson. También trabajadores como Hutson o Lasme. Una cita que ofrecía todos los ingredientes posibles. Además el posterior desarrollo de un partido que se decidió en el periodo extra y por un estrecho margen, elevó el choque a un homenaje al baloncesto y a las seis mil almas allí congregadas. Un partido de sensaciones contrapuestas, como no podía ser de otro modo. Dientes de sierra. La primera parte nacía plena de errores, ritmo bajo y anotación escasa, saltándose o discutiendo el guión prefijado. Los parciales de los dos primeros cuartos lo reflejan de forma nítida. Empate a 17 en el primero y 16-.18 en el segundo. Para hacernos una idea, el parcial de la prórroga, con la mitad de tiempo disponible, fue de 17-19. La segunda parte sin embargo correspondió a un discurso extraño. La Virtus Roma impuso su pegada y trabajo interior, el despertar de Hutson resulto providencial, para firmar un parcial favorable de 26-16, que parecía dejar el choque a punto de sentencia. Maccabi despertó al son de Wisniewski y Eidson, con Alan Anderson dando muestras ya de lo que iba a acontecer después. Los israelíes se sobrepusieron e hicieron encajar a los locales un doloroso 14-22 en el último acto que terminaba con el partido abocado a un tiempo extra. Alan Anderson con un par de acciones excepcionales y aprovechando los fallos de Jaaber desde la línea de personal había provocado el empate y resolución en la prórroga de un partido que parecía perdido.

El período extra fue una locura preciosista. Poderío ofensivo, recital por parte de ambos equipos y lucha sin tomar a consideración la integridad física. Absoluta demencia. El 17-19 cosechado en cinco minutos lo indica de modo inmejorable. El escolta norteamericano Alan Anderson resultó ser el moderno coloso, nombre que recibe la monumental construcción romana de la estatua que se ubicó junto a él, referente al Coloso de Nerón. El poderoso exterior se apoyó en el conocimiento de Eidson para asentar las claves de una prestigiosa victoria, en casa del equipo imbatido. Alan terminó con 27 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias. Eidson por su parte concluyó el partido con 14 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 3 robos de balón. Polivalente como acostumbra. Wisniewski con 13 puntos 6 asistencias y Perkins con 11 fueron otros de los destacados. En Roma cabe resaltar los 20 puntos, 7 rebotes, 4 robos de balón y 9 faltas recibidas de Jaaber. El espectacular jugador volvió a llevar el peso de su equipo. Siempre bien secundado por la solvencia de Andre Hutson, traducida ante Maccabi en 14 puntos, 3 rebotes y 9 faltas recibidas. Winston con 21 puntos compuso otra gran actuación del “big three” romano. Un espectáculo de primera clase cuyo exiguo 90-92 final tras tiempo extra aun le concede la dosis de dramatismo necesaria para elevarlo a los altares de la presente Euroliga.


Fiebre. El baloncesto no permanece ajeno a la sociedad que le rodea. Tanto en lo positivo como en otros aspectos no tan beneficiosos. La Euroliga puso en marcha una campaña a favor de “Special Olympics”, con el objetivo de apoyar y desarrollar la practica deportiva en personas con discapacidades intelectuales, acercando el baloncesto, en este caso concreto, a un sector de la población. Una campaña digna de elogio. Destinar recursos, publicidad e involucrar completamente a toda la competición, jugadores-pabellones-árbitros-entrenadores, dentro del proyecto. Una iniciativa que en anteriores temporadas también se produjo atendiendo a otros sectores de la sociedad. La nota negativa que afecta al propio desarrollo deportivo de la Euroliga hace referencia a la cepa de gripe que se propaga por el continente. Mientras Europa estornuda, el baloncesto no permanece ajeno y sus principales protagonistas, los jugadores, se ven afectados. Se han observado casos de mayor gravedad en algunas de las competiciones domésticas. La liga ACB se ha visto obligada a suspender dos partidos y modificar su calendario por los problemas en los vestuarios de Estudiantes y Bilbao Basket. En Ucrania la competición permanece parada aguardando una mejora en la epidemia que asola el país. En la máxima competición continental los casos no han alcanzado tal gravedad como para provocar la suspensión de un partido, pero en el caso del Grupo B observamos como dos de sus equipos, Olympiacos y Lietuvos, han sido sacudidos por el contagioso virus A1HN-1. Sus resultados no se han visto afectados y ambos conjuntos persiguen la estela del intratable Unicaja, intentando asaltar la primera posición del grupo.

Olympiacos padeció ya en el debut de la competición las ausencias de Sofoklis Schortsanitis y el joven Kostas Papanikolau por síntomas que se asemejan al desarrollo de la gripe. Para hacer frente a EFES Pilsen, el conjunto de El Pireo no podía contar con la presencia de Josh Childress, aquejado de idénticos síntomas. También era baja para el partido ante los turcos Von Wafer, tras viajar de urgencia a Estados Unidos para asistir a un acto funerario. Con la línea exterior limitada, Panos Vasilopoulos recibía la oportunidad de contar con galones y minutos de titular en la posición de alero, a menudo mezclándose con la de ala-pívot, dado el versátil estilo de Linas Kleiza. Ambos jugadores superaron la treintena de minutos jugados, y formaron la base principal de la contundente segunda parte donde el conjunto de El Pireo ajustició a los turcos. Junto a ellos tomaron protagonismo el dúo Teodosic-Papaloukas, compartiendo pista. Fue la opción adoptada por Yannakis para solventar las bajas de Childress y Wafer. El israelí Halperin y Patrick Beverley aun deben ganarse mayor confianza por parte del técnico heleno y cuentan con minutos de juego reducidos. Situar a los dos bases juntos en pista funcionó ya que la fluidez ofensiva aumentó y la visión de juego tanto de Theo como de Milos propició encontrar situaciones sencillas cerca del mal defendido aro turco. Allí un acertado Bourousis, 23 puntos en 12 minutos, y Vujcic, 10 puntos y 5 asistencias en 14 minutos de juego, descosieron la resistencia turca desde el puesto de “center”. Estuvieron bien acompañados por los 20 puntos y 11 rebotes de Kleiza, y la aportación de Vasilopoulos, 18 puntos (7/11 tiros de campo) y 5 rebotes. Papaloukas, 8 asistencias, y Teodosic, 7 pases decisivos, aceleraron el eficaz juego ofensivo griego. Una fiebre de puntos concluida en 105, con una segunda mitad excepcional donde lograron un parcial de 59-42 que terminó con el equipo turco. El EFES realizó una notable primera parte y llegó al descanso con 2 puntos de ventaja. Terminó con 90 anotados, un buen guarismo fuera de casa pero que no significó estar cerca de la victoria en el partido disputado ante Olympiacos. Kasun con 15 puntos y 12 rebotes mantuvo ofensivamente a los suyos, secundado por los puntos que llegaban desde el exterior. Rakocevic firmó 15 mientras que Tunceri y Thornton anotaron 13 cada uno.





En Vilna el partido siempre favoreció al Lietuvos. El equipo lituano solucionó los problemas de varios de sus jugadores, acechados por la fiebre y otras complicaciones, para hacer frente al Partizan y seguir demostrando que alcanzar el TOP16 es un objetivo tan cercano como real. Bojan Popovic y Milko Bjelica, dos de los aquejados y piezas clave en el engranaje lituano, recuperaron sensaciones sobre el parquet y ambos pudieron jugar una importante cantidad de minutos. Finalmente la fiebre solo estuvo presente en la grada lituana, donde 8.500 personas apoyaron a un Lietuvos que continua concediendo alegrías a sus aficionados, en un país donde el baloncesto es religión. Estado febril, enardecidos por la victoria cosechada sin excesivas complicaciones, 78-56, ante el Partizan. La primera parte del encuentro discurrió igualada, siempre con ventajas lituanas pero un equipo serbio que apoyado en su pareja mas solvente, McCalebb-Maric, resistía sobre el parquet. Al final de los primeros veinte minutos eran 5 los puntos de ventaja acumulados por el Lietuvos. Un tercer cuarto excepcional de los locales desató la locura en el graderío. Un parcial de 22-7 terminó por destrozar el marcador y llevar la ventaja hasta los veinte puntos, de claro tono local. Bojan Popovic se apoyó en su escudero de lujo, Gecevicius, para llevar a cabo una magistral dirección de partido, ambos repartieron cinco asistencias, que propició la arrancada y victoria cómodo lituana. La dirección del partido y una defensa presionante que causó muchos problemas en los interiores partisanos, convertidos entre nervios y desesperación en una constante fuente de pérdidas de balón. El partido concluiría con un último periodo de intensidad menor, donde Partizan siguió mostrando su desacierto en el tiro exterior, 18% en triples, y Lietuvos se limitó a dejar correr el cronómetro, rumbo a un triunfo que aclarase aun mas su situación en el grupo. Martynas Gecevicius, 19 puntos y 5 asistencias, fue el jugador mas destacado en los locales, secundado por los 12 puntos anotados tanto por Baynes como por Bjelica, además de los 13 aportados por Zavackas, excepcional desde el triple firmando un inmaculado 4/4. En el Partizan la receta habitual. Bo McCalebb, 16 puntos y 3 rebotes, junto a Aleks Maric, 16 puntos 10 rebotes, fueron los jugadores mas destacados. Rasic, con 0/8 en tiros, y Kecman simbolizaron el desacierto exterior serbio.


Sensaciones confirmadas. A falta de una jornada para concluir la primera vuelta el grupo D queda simétricamente dividido, tal como se preveía observando las plantillas y estados de desarrollo de los seis equipos. Panathinaikos, Real Madrid y Khimki dominan el grupo con un balance idéntico de 3 victorias y 1 derrota. Mientras tanto Oldenburg, Milán y Prokom firman 1 triunfo y 3 tropiezos. La victoria del conjunto moscovita en la ciudad lombarda ha delimitado o profundizado en la sensación de partición. Italianos, polacos y alemanes lucharán por el último billete que concede el grupo rumbo al TOP16. La ventaja en la segunda vuelta corresponderá a Milán, que deberá recibir la visita de Prokom y Oldenburg. En la parte alta del grupo, el Khimki peleará por discutir el liderato al diálogo previsto entre Real Madrid y Panathinaikos, entre Messina y Obradovic.

El partido celebrado en Milán entre la Olimpia y el Khimki traía la siempre interesante visita de Sergio Scariolo a su país de origen. Los rusos buscaban un triunfo que terminase por aclarar su situación dentro del grupo, y que una victoria ante el Prokom en su pista para cerrar la primera vuelta pudiese significar el pase virtual al TOP16. El partido, celebrado en ese tenso marco, siguió un guión previsto. Ambos equipos se tantearon y midieron fuerzas durante casi treinta minutos, sin querer descubrir debilidades que hicieran perder el tren de la victoria antes de tiempo. En las filas milanesas era su base Finley quien llevaba el peso ofensivo del equipo, mientras que el dúo Langford-McCarty acompañaba a Carlos Cabezas, introducido en un feroz duelo ante Finley, en el Khimki. Se llegaba al último periodo en un clima de práctica igualdad, 50-49, y allí los hombres de Scariolo mostraron un mayor acierto, válido para
poner rumbo a la victoria. Un parcial final de 18-23 empujó al conjunto ruso a una victoria por cuatro puntos, suficiente siendo a domicilio. Langford con 17 puntos, McCarty con 14 y Cabezas con 12 llevaron el peso ofensivo del Khimki, mientras que Finley con 19 puntos se encontró demasiado solo en el Armani Jeans Milano.



Real Madrid y Panathinaikos por su parte afrontaban sendas visitas a Oldenburg y Gdynia respectivamente. El equipo entrenador por Zeljko Obradovic evitó cualquier sobresalto de inicio. Un parcial de 13-25 dejó bien claro que el partido no iba a conocer otro dueño que no fuese el conjunto heleno. Otro parcial en el tercer cuarto de 11-20 permitió afrontar el último periodo al Panathinaikos con ventaja superior a los 20 puntos. Llegó la relajación y el Prokom maquilló la severa derrota fijando el marcador final en 65-75. En las filas polacas debutó Harrington, mientras que numéricamente el protagonismo recayó en los habituales. Jagla, que esta ofreciendo actuaciones regulares, firmó 17 puntos y 7 rebotes. Logan anotó 12 puntos y repartió 5 asistencias, ayudando desde el exterior junto a Woods, 15 puntos 6 rebotes, y Ewing, 16 puntos. En el Panathinaikos, Nicholas y Pekovic con 17 puntos fueron las referencias ofensivas. Dimitrios Diamantidis cuajó una completa actuación, siendo autor de 8 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 3 recuperaciones y 8 faltas recibidas. Notable también el partido realizado por el joven Shermadini, quien en 14 minutos aportó 8 puntos y 5 rebotes. El Real Madrid ofreció un auténtico recital en la pista del Oldenburg. La colectividad que persigue Messina tuvo una noche perfecta y todas las constantes vitales funcionaron a pleno rendimiento. Diez jugadores dispusieron de más de diez minutos de juego, seis sobrepasaron los diez puntos en la anotación y el equipo blanco cerró el partido con un porcentaje en tiros de dos por encima del 76%. Actuación magistral. El huracán madrileño se llevó por delante a un frágil Oldenburg que apenas pudo mostrar resistencia. Los parciales anotadores del Real fueron de 28, 30 y 27 durante los primeros tres cuartos, y terminaron con 26 asistencias totales. El marcador final, 61-104, habla del poder blanco. Entre la colectividad, Lavrinovic con 18 puntos, Llull con 14 tantos y Velickovic con 13 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias fueron los mas destacados. En el Oldenburg, Foster con 16 puntos, Paulding con 14 pero horribles porcentajes de tiro, y el trabajo de Scekic, 8 puntos y 6 rebotes, fueron las notas relevantes.


El coleccionista. Ioannis Bourousis se convirtió en el MVP de la cuarta jornada de la temporada 2009-20010. El pívot de Olympiacos realizó una gran actuación en la que sumó 23 puntos, 4/4 en tiros de 2, 2/2 en tiros de 3, 9/10 desde la línea de personal, 1 rebote, 2 tapones y 2 asistencias para una valoración de 32 en 12 minutos de juego.

Sorprendente actuación de Bourousis, al alcance de unos pocos privilegiados. En tan solo 12 minutos en pista, el pívot griego realizó un majestuoso partido que le otorgó honores de MVP de la jornada. Grata noticia para Olympiacos recuperar la mejor versión del interior heleno, aunque los 12 minutos de los que dispuso hablan de mantener aun la calma y la precaución sobre su estado físico.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9642

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos