Martes, 30 de noviembre de 2021
01.12.2009 - 04:03h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Eurocup: Perfil de Goran Suton (Spartak St. Petersburg)


Es curioso para un jugador de baloncesto, pasar de la guerra en el país donde naciste, a seguir en otro continente los pasos deportivos de Magic Johnson, al menos hasta el verdadero salto al vacío: la NBA.


Goran Suton nació en la antigua Yugoslavia en 1985, concretamente a las afueras de Sarajevo, donde vivían y habían crecido su padre (un odontólogo de origen croata y cristiano ortodoxo) y su madre (una farmacéutica de origen serbio y católica). Un cóctel demasiado explosivo para unos tiempos tan convulsos como los vividos en Bosnia a partir de 1992. Y esa fue la principal razón que les llevó a coger un vuelo a Belgrado para escapar de los horrores de la guerra. Unas imágenes que Goran nunca olvidará y que le vienen insistentemente en rápidos flashback que el baloncesto le ayuda a borrar.

Él era muy pequeño cuando tuvieron que marcharse de Sarajevo entre el sonido de las bombas, pero recuerda como agarraba fuerte la mano de su madre, buscando quizá el alivio de una mano amiga cuando no entiendes lo que sucede para tener que marcharte y dejar atrás una infancia feliz. Siete años después volverían a su antigua casa que encontrarían con grandes desperfectos y un jardín donde la maleza había crecido más de un metro. Un lugar nada idílico, pero donde Darijan, el hermano mayor de Goran, y él mismo seguían jugando al baloncesto y al fútbol, a no ser que el balón se fuera lejos. El miedo a las minas les impedía ir a recogerlo. Quizá en este ambiente fue donde se forjó el poco interés e intensidad inicial de Suton por el baloncesto. Había visto las consecuencias del enfrentamiento bélico, el baloncesto era solo un juego para un adolescente.


Con 14 años y a pesar de que Goran Suton ya apuntaba maneras en el mundo del baloncesto (jugando con Bosnia Sub 14), era el momento que el cabeza de familia había elegido para emprender un largo viaje. Tras un año en Croacia, una nueva meta. Esta vez el destino era la tierra de las oportunidades, Estados Unidos, donde olvidar las penurias vividas, donde dejar atrás los cráteres creados por las bombas y el miedo permanente a posar el pie sobre una mina que siegue las esperanzas de una vida.

La nueva residencia elegida era Michigan, donde el padre de Goran tenía un hermano y una hermana. Un lugar donde los dos hijos de la familia pudieran sacar adelante sus aspiraciones.

Allí fue recomendado Suton por un entrenador bosnio para jugar en el Everett High School de Lansing, el mismo instituto en el que Magic Johnson había deslumbrado hace más de 30 años. Con el equipo fue creciendo hasta convertirse en el mejor pívot del Estado de Michigan, pero estando un poco fuera de los focos a nivel nacional.

Como no podía ser de otra forma, llegó la llamada de Tom Izzo para formar parte de Michigan State, máxime cuando su hermano Darijan está graduado en la misma universidad. De nuevo el mismo camino que en su día tomó Magic Johnson, pero en un jugador muy distinto y al que Tom Izzo siempre ha comparado con la némesis de Magic: Larry Bird. No hay motivos para escandalizarse, el entrenador de los Spartans hacía referencia al aspecto reboteador en concreto, donde ni Bird ni Suton son jugadores atléticos, pero ambos tienen un gran sentido de la posición y consiguen hacerse con una cantidad apreciable de rechaces.


En su primera temporada decidió pedir el año como redshirt, lo que le permitió jugar hasta la temporada pasada en Michigan State. A priori una buena decisión viendo lo ocurrido.
Y es que en su primera temporada Tom Izzo se encontró a un jugador blando (el tan manido adjetivo soft) al que poco a poco ha ido modelando en la dureza mental y física que le caracteriza. Para ello, la guerra volvió a entrar en la vida de Suton, pero esta vez de forma mucho más amable, a través del “War Drill”, que no es más que un juego que Izzo utiliza con los Spartans para mejorar el rebote y la dureza de sus chicos. El juego es simple: no existen reglas, más allá de evitar las agresiones y consiste en que el entrenador lanza el balón al aire, mientras los dos equipos se pegan (casi literalmente) por obtenerle. En palabras del ex base de los Spartans Drew Neitzel, un juego muy intenso donde es habitual ver los labios y la nariz de los jugadores ensangrentados.


Unos entrenamientos llenos de dureza, que unidos a la pérdida de peso de Suton (y de grasa) gracias a la dieta del staff técnico y a que puso todas sus fuerzas en el baloncesto para devolver a sus padres el esfuerzo en las penurias vividas, hicieron de Suton un jugador cada día mejor, cada día más centrado, hasta configurar el jugador que actualmente es: duro, competitivo y mucho más intenso de lo que lo fue nunca en su juventud. Un pívot rocoso, un hombre nuevo.

Y eso que su andadura universitaria no empezó muy bien, pues en su primer año tras ser redshirt, falló una bandeja a falta de 4 segundos en un partido contra la Gonzaga de Adam Morrison, que se había ido ya a 3 prórrogas y que gracias a ese fallo se llevaron las Zags.
Un perdedor, así se consideraba Suton mientras las lágrimas recorrían su rostro. Había perdido la oportunidad de escribir su nombre con letras de oro en uno de los partidos históricos de la NCAA. Sin embargo el baloncesto le daría otra oportunidad y su importancia en un equipo ganador como los Spartans fue creciendo hasta su año de senior.


En este año senior fue el eje del equipo en la pintura,además de un componente muy querido por la plantilla de MSU, y como tal se mostró, siendo elegido en el segundo equipo de la Big Ten y nombrado MVP de su región en el Madness, tras dar el pase a los Spartans hacia la Final Four con un gran partido ante Louisville. La gorda naranja le devolvía lo que un día le arrebató, quizá para que aprendiese que nada es fácil en la vida. Y él lo sabe bien.

Esa victoria fue, como dijo el pívot, un rayo de esperanza para la económicamente golpeada Michigan, y es que el Estado que le acogió se había convertido en su hogar. Quizá eso le impulsó a obtener la nacionalidad americana en 2006. El resto de la Final Four es conocida, alcanzaron la final pero perdieron ante North Carolina y Goran Suton consiguió que su nombre figurase en el draft como número 50 por parte de los Utah Jazz.


Sin embargo no se logró hacer un hueco definitivo en la plantilla, siendo cortado y teniendo que buscar en Europa su primer contrato profesional. Otra vez dificultades, como en Bosnia, como contra Gonzaga. Pero Suton ya no es un jugador que se rinda, sabe que la vida puede ser difícil, pero que en cualquier momento puede trocar su mueca sarcástica por sonrisa.

Y eso busca en Rusia, concretamente en un Spartak St. Petersburg que parece ofrecer de todo menos serenidad. Un equipo al que se ha incorporado tarde, pero en el que busca asentarse, quizá esperando cotas mayores si la vida le vuelve a sonreír.

Hasta que llegue ese momento, la polémica sobre la selección que se pueda aprovechar de su juego (Serbia, Bosnia, Croacia o improbablemente Estados Unidos) ha quedado meridianamente zanjada. Suton es ambicioso, y ama Bosnia, sabe que fue su hogar, pero ha afirmado que nunca jugará con ellos y parece decidido a hacerlo por la selección dálmata, con la que se llegó a especular que jugaría el Eurobasket de Polonia.


Sea en el equipo que sea, Suton aportará todo el trabajo que lleva acumulado y que ha configurado un pívot rocoso, reboteador e intenso pero con buena mano desde el exterior, con algunos movimientos al poste bajo y una visión de juego importante para un interior.

Un jugador que se ha ido construyendo así mismo en el sudor del esfuerzo. Un jugador que ha crecido en la guerra, tanto humana como baloncestística, y sabe que el verdadero miedo no es lo que se experimenta en una cancha de baloncesto.

Disfruten de él, como él disfruta de la vida baloncestística que se ha ganado a pulso.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Jorge Diez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 1861

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos