Sábado, 27 de noviembre de 2021
02.12.2009 - 04:02h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Crónica Eurocup: Bilbao Basket se asienta en la comodidad (85-62)



La Eurocup regresaba a Bilbao y lo hacía con la disputa del partido entre el Bilbao Basket y el Spartak St Petersburgo. Ambos conjuntos habían logrado vencer en la jornada inaugural de la competición, ante el Spirou Charleroi y el Turk Telekom respectivamente, y se disputaban el liderato del grupo. Las noticias desde Turquía narraban una victoria contundente del equipo de Ankara, y situaba al Turk como el equipo que luchará junto a bilbaínos y rusos por las dos plazas de acceso a la siguiente fase, el Last 16. El Bilbao Basket quería afianzar la victoria lograda en tierras belgas con una actuación convincente frente al Spartak, y reafirmar, apenas dos días después, la buena actuación lograda ante el Joventut en la ACB. El Bizkaia Arena vestía galas europeas para acoger a un equipo en plena reconstrucción, aunque pueda sonar extraño dado lo temprano de la temporada. El Spartak había sustituido a Aleksandar Trifunovic por Zvi Sherf al frente de su banquillo, y jugadores como James White o Goran Suton aterrizaban en Bilbao como piezas en pleno proceso de adaptación. El triunfo era objetivo ineludible para los locales ya que en una fase tan corta un traspié en casa puede suponer un contratiempo grave.

Cuando Seibutis encontró a Banic (II). Dos días después, crónicas casi consecutivas, podemos tomar el pulso al partido europeo desde el punto donde lo dejamos el domingo. El BEC estrenaba la Eurocup y lo hacía con el equipo bilbaíno al mismo ritmo y acierto que en las dos últimas fechas ACB como locales, ante Alicante y Joventut. Parecía que Seibutis y Banic no habían abandonado el parquet tras su excelente actuación del fin de semana, continuaban en la misma clave, pulsando la tecla que suma canastas. Vidorreta apostaba por el quinteto titular más utilizado, uniendo a Javi Rodríguez, Alex Mumbru y Damir Markota, la pareja de moda compuesta por el lituano y el croata. Zvi Sherf, por su parte, situaba sobre el parquet el quinteto que mayores garantías le ofrecía, con Levance Fields al mando de las operaciones, Pashutin-White como aleros, y en la parcela interior Yahor Meshcherakou y Milovan Rakovic, dejando en el banquillo a la joven promesa Goran Suton. El inicio del partido correspondió a Seibutis y Banic. Mismo guión que frente al Joventut. Seibutis anotó los cuatro primeros puntos de Bilbao, que eran respondidos por James White, con dos tiros libres tras una falta personal provocada en transición, exhibiendo sus condiciones atléticas, y un triple desde su posición favorita, la esquina. El partido comenzó a decantarse hacia el lado local cuando apareció Banic. El pívot croata disfruta de la libertad y espacios que le concede la “ausencia” de Markota en el espacio central de la pintura. En sendas continuaciones fugaces, Seibutis distribuía para Banic y el croata anotaba en uno de sus movimientos favoritos, suma de fortaleza y decisión. El propio Banic encontraba a Markota y le asistía para una conversión sencilla, sumando un 8-0 de parcial que llevaba el marcador hasta el 14-7. Las primeras ventajas iban acumulándose en el bagaje vasco. La tímida reacción rusa llegó de manos del veterano Zakhar Pashutin, con una penetración plena de clase. El Spartak logró reducir la desventaja pero los primeros cambios introducidos por Sherf no causaban el efecto esperado. Markota castigaba desde el exterior a Suton anotando un triple desde la esquina, bien asistido por Moïso. El duelo del pívot francés frente a Rakovic ofreció un par de acciones plenas de fuerza, incluso el pívot serbio se movió con inteligencia diáfana, asistiendo a la perfección a James White. La rotación vasca se completaba con la puesta en funcionamiento de la pareja Vázquez-Conley. El veterano escolta dio comienzo a su gran noche con un triple en los últimos instantes que fijaba el 22-15 con el que se alcanzó el final del primer cuarto. La pareja interior Markota-Banic sumaba en combinación 9 puntos mientas que James White, con 7 tantos, era el jugador más destacado del equipo ruso.


Dominio interior. El Bilbao Basket continuó descosiendo la resistencia rusa, no muy exigente, desde la pintura. Vidorreta solo mantenía a Markota como integrante del quinteto que inició el partido, mientras que Zakhar Pashutin era el único vestigio que restaba en el quinteto del Spartak. Los bilbaínos juntaban a Blums-Vázquez-Conley-Moïso con Markota, mientras que Sherf, poco dado a amplias rotaciones, alteraba su hoja de ruta para intentar reconducir la situación y remodelaba su quinteto con la aparición de Kolesnikov, Zozulin, Suton y Dedushkin. La entrada de Guardia consumido el primer minuto del segundo acto completaba la rotación de los locales. Moïso situaba con un poderoso 2+1 la ventaja en los diez puntos y el segundo triple de Vázquez obligaba a Sherf a buscar soluciones. El técnico giró la fisonomía de su quinteto hacia un perfil más físico y juntó a White y Zozulin. Ambos aleros no supieron imponer su poderío y fue Vázquez quien con su tercer triple sin fallo continuaba agrandando la ventaja local. Las faltas personales de Moïso devolvieron a Banic al parquet, y Sherf devolvía a pista a Fields, buscando un mayor grado de inspiración en el base norteamericano para desatascar su ofensiva. El Spartak encontraba con irregularidad el aro bilbaíno, siendo los interiores Suton y Rakovic los hombres más acertados a mitad del segundo cuarto. El pívot bosnio mostraba sus buenas maneras consiguiendo una difícil canasta en gancho tras reverso, mientras que Rakovic creaba problemas con su movilidad. Fue un espejismo. Un triple de Blums llevaba la ventaja bilbaína hasta los 15 puntos, 34-19, y la recta final de cuarto correspondió a un nuevo clinic de Banic en la continuación y la destreza para encontrar el espacio libre. El pívot croata anotaba seis puntos casi consecutivos, solo respondidos por el triple de Zozulin, contra tablero sobre la bocina en difícil escorzo, y la suspensión de seis metros de Kolesnikov, con la que se cerraba el segundo acto. El marcador reflejaba una ventaja local de 14 puntos, 41-27. Paco Vázquez con seis puntos y Marko Banic con otros seis dominaron la anotación vasca en los segundos diez minutos. El pívot croata sumaba al descanso 10 puntos y 3 rebotes. Aleksey Zozulin había anotado sus 5 puntos en el segundo cuarto y era uno de los destacados junto a White, anclado en siete puntos, y Rakovic, autor de seis puntos. El Bilbao Basket decantaba el duelo en la pintura, dominaba el rebote 17-9, y asentaba su ventaja en un mayor acierto desde el triple.

La chaqueta de Sherf. La figura del técnico israelí Zvi Sherf pasa por ser una de las más reconocidas de los banquillos europeos en las últimas décadas. Su extensa trayectoria y la dirección táctica de equipos como el Maccabi convierten a Sherf en un histórico. No es menos característico lo volcánico de su carácter, la intensidad que refleja a cada minuto de partido y la alta temperatura a la que se ve expuesto. La chaqueta del traje, el formalismo, no tarda en desaparecer. Posiblemente la fría noche bilbaína calmó los impulsos del entrenador hebreo, o su equipo aún en formación no lleve al máximo su derroche tanto físico como mental, de pie durante los 40 minutos juega su propio partido en la banda, quizá sean los años, de experiencia, de vivencias, pero Sherf no se despojó de su chaqueta hasta mediado el tercer cuarto del choque que les enfrentaba al Bilbao Basket. No fue para menos. Txus Vidorreta apostaba por su quinteto titular para regresar tras el descanso, salvo el cambio Banic-Moïso. Sherf actuaba de similar modo, con sus titulares al completo. El inicio de cuarto reflejó un intercambio de canastas que en nada favorecía al Spartak. Moïso convertía puntos con facilidad en la maltrecha zona rusa y Seibutis seguía acertado, esta vez anotando sobre la bocina en una posición complicada. En el equipo ruso fue Yahor Meshcherakou quien les mantuvo en los primeros instantes, jugando al poste y por fuera, anotando un triple y provocando otra canasta sencilla en robo sobre Markota. Tras unos primeros minutos igualados aparecieron las estrellas locales. Mumbru asestaba dos zarpazos desde la línea de triple, que Banic reforzaba con una canasta esta vez exterior, desde una posición habitual, lateral, cuando el croata se encuentra con confianza, acertado, dando muestras de su total repertorio ofensivo. El cuadro terminó de pintarlo Seibutis, y desató la ira de Sherf. Los rusos perdían su enésimo balón de forma estúpida, pésimo partido del base Levance Fields, y Seibutis anotaba con comodidad. Habían transcurrido seis minutos del tercer periodo, el marcador reflejaba un contundente 57-34, y la chaqueta de Sherf pasaba a mejor vida, expulsada del cuerpo del israelí. Renaldas ha recuperado su mejor juego y respondido a la obligación de suplir la baja de Warren. El lituano aún sería protagonista de una última positiva acción en el cuarto. Daba la bienvenida al parquet con un 2+1 al joven exterior ruso Vasily Zavoruev, que recogía el testimonial testigo sustituyendo a Zakhar Pashutin, toda una vida entre ambos. Zvi Sherf modificó la estructura de su quinteto y decidió ajustarse a una formación en la que sentirse cómodo. El Spartak formaba con Fields-Zavoruev como pareja exterior, junto a la combinación de White y Zozulin en los puestos de forward, dejando a Meshcherakou como un center móvil y con opciones de lanzar abierto. Un esquema “4+1” donde los cinco jugadores podían amenazar desde el exterior. El tercer cuarto se cerró con el marcador en 65-39, con un parcial de 24-12 favorable a los locales en el penúltimo acto. Seibutis, Banic y Mumbru, todos con seis puntos anotados en el cuarto, consumieron cualquier esperanza rusa y dotaron al Bilbao Basket de una ventaja lo suficientemente cómoda como para reservar fuerzas en el último periodo. Zozulin, autor de 5 puntos en el tercero, fue el único jugador ruso acertado.


Felicidad completa. El último cuarto dejó inmejorables sensaciones a una parroquia local que comenzaba a disfrutar del equipo, camino de cosechar su tercera victoria en el Bizkaia Arena en un breve periodo de tiempo, ante Alicante, Joventut y Spartak. Las tres de forma rotunda. El peso del marcador se dejaba sentir en el quinteto con el que Vidorreta empezó el acto final. Salgado, Vázquez, Conley, Markota y Guardia eran los elegidos para afrontar del mejor modo posible los últimos instantes del encuentro. Sherf seguía apostando por el esquema “4+1” y dibujaba un quinteto con Kolesnikov, Zavoruev, White, Zozulin y Meshcherakou. Una de las sorpresas agradables para Sherf la supuso Evgeny Kolesnikov. El base ruso sustituyó a un desacertado Fields y el equipo mejoró con él en cancha, no de modo notable, pero sí en actividad, trabajo y coherencia sobre la pista. El último cuarto fue un intercambio de canastas, ajeno al ritmo competitivo y la intensidad. Bilbao Basket seguía disfrutando de su dulce matrimonio con la distancia y la pareja Salgado-Vázquez anotaba tres triples casi de forma consecutiva en los primeros minutos del cuarto periodo. Kolesnikov, un White dedicado a correr la pista y sumar en su planilla estadística, y la fortaleza física de Zozulin eran partes destacadas en el arsenal del Spartak. Zakhar Pashutin enseñaba en otra penetración una lección de cómo moverse sobre la cancha, buscar el aro y desde dónde atacarlo. Secretos de veterano. Al buen partido de Vázquez se unió el retorno de Chris Warren mediado el cuarto. El Bizkaia Arena recibía en pie el regreso del panameño, consciente el público de su importancia futura. El partido aún aguardaba el último guiño que dibujase la sonrisa plena en el rostro bilbaíno. Warren se destapó, ya con el partido muerto, con varias acciones procedentes de su mejor repertorio, al lado de dos tiradores como Blums y Vázquez. En penetración, forzando faltas o con un triple lateral. Suspiros de confianza al volver a ver anotar a un jugador llamado a ser protagonista y que los percances físicos están castigando en su aventura vasca. Marko Banic se destapaba con un nuevo tiro lateral mientras que James White dejaba constancia de su exuberancia física con un “sencillo” mate tras rebote ofensivo. Un triple de Warren selló el 85-62 final. Paco Vázquez con 15 puntos, 5/5 en triples, Banic con 18 puntos y 4 rebotes, junto a Seibutis y Mumbru, ambos con diez puntos, fueron los jugadores más destacados del cuadro local. En el Spartak, White con 17 puntos y 7 rebotes, Meshcherakou con 11, Zozulin con 10 puntos y la completa actuación de Zakhar Pashutin, 6 puntos 4 rebotes 3 asistencias, sobresalieron en un partido paupérrimo firmado por los rusos.

Sin respiro, Bilbao Basket recibe la amplia victoria ante el Spartak como oxígeno puro de cara a enfrentarse al Lagun Aro Gipuzkoa el Jueves, en la celebración del partido suspendido debido a la Gripe A. Los bilbaínos se sitúan con claridad al frente de su grupo en Eurocup, y no parece que la senda deba complicarse en un futuro próximo. La exigente semana se cierra con la disputa de otros 3 encuentros en siete días, que completarán un total de 6 en la última quincena. El equipo vasco parece haber encontrado sus mejores sensaciones en el momento oportuno, tras un dubitativo inicio de temporada. La senda en ACB continúa corrigiéndose mientras que el camino abierto en la Eurocup permanece inmaculado, con dos victorias contundentes ante Charleroi y Spartak.


85 - Bizkaia Bilbao Basket (22+19+24+20): Javi Rodríguez (-), Seibutis (10), Mumbru (10), Markota (7) y Banic (18) -cinco inicial-; Salgado (3), Blums (4), Paco Vázquez (15), Warren (6), Conley (3), Guardia (2) y Moïso (7).

62 - Spartak de San Petersburgo (15+12+12+23): Fields (3), Pashutin (6), James White (17), Rakovic (6) y Meshcherakou (11) -cinco inicial-; Kolesnikov (7), Zozulin (10), Dedushkin (-), Suton (2), Zavoruev (-) y Levter (-).


Árbitros: Shmuel Bachar (ISR), Luis Lopes (POR) y Nicola Maestre (ITA).

Incidencias: Unos 8.000 espectadores en el Bizkaia Arena.

Rueda de prensa








Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 6982

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos