Domingo, 5 de diciembre de 2021
14.12.2009 - 16:19h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Eurocup: Türk Telekom, mirada íntima



Un club como respuesta. Puede ser un término adecuado para definir la actual labor que desempeña el Türk Telekom dentro del baloncesto otomano. Una llamada en espera. La entidad bajo patrocinio telefónico opta a descentralizar el basket de su país y llevar a Ankara el anhelado cetro de campeón nacional, anclado en la eterna Estambul. EFES Pilsen y Fenerbahçe-Ulker han acaparado por dos décadas el trono turco y se han convertido en los representantes únicos de la Euroliga dentro de las fronteras de Turquía. Ambos clubes accedieron durante la Asamblea de la ULEB a dos licencias A que garantizan su presencia en la máxima competición continental, y amenaza con complicar la tarea emprendida tiempo atrás por el club capitalino.

En Ankara la asociación deportiva fue fundada en 1954, orientada principalmente a otros deportes ajenos al baloncesto. No sería hasta 1980 cuando tuviese creación la sección de basket, bajo patrocinio en primera instancia de PTT, empresa dedicada al sector telefónico, a inicios de los años 90, y marca que acompañó el ascenso de la capital al primer escalón del panorama nacional. Durante ese periodo, en la última década del Siglo XX, el PTT hizo de Ankara una de las zonas insurgentes ante el poder acumulado a orillas del Bósforo, junto a Bursa uno de los núcleos importantes. En la temporada 93-94 alcanzaron el tercer puesto en la clasificación, mientras que ya añadido el importante sponsor de Türk Telekom a la denominación social del club el equipo capitalino se situó en su cima histórica llegada la campaña 96-97. En Ankara mostraba su prometedora pizarra el joven técnico Ergin Ataman. Ciertos aires renovadores, estructuras atrevidas en la formación de su quinteto y el verbo refinado de su educación italiana. Un equipo asentado en las espaldas del histórico norteamericano Ricky Winslow, por aquel entonces ya ciudadano turco bajo nombre de Resat Firinciglou, y que contaba con jugadores importantes como Yilmaz, Seleskovic y Coffey. Obtuvieron el subcampeonato, y Europa fue conociendo el crecimiento de la entidad capitalina, ya convertida en habitual a través de la Korac y Euroliga.

El trabajo de Ataman encontró amplio reconocimiento entre las corrientes de opinión turcas, dado lo poco espectacular de los mimbres que poseía y el gran resultado obtenido, perdiendo el campeonato en última instancia ante el EFES de Alston, Naumoski, Turckan, Sarica, entrenado por Aydin Ors. El arsenal de recursos que prometía Ergin Ataman desde el banquillo y los nuevos retos que, de repente, se configuraban en el horizonte cercano del Türk Telekom llevaron a reforzar la cantidad presupuestaria dedicada al club y hasta Ankara llegaron jugadores de la talla de Sergei Bazarevitch y un salvaje Richard Scott, viejo conocido en la ACB y en Bilbao concretamente, pleno de facultades, convertido en una constante fuente de anotación, a finales de los ’90. Una construcción veloz que no encontró continuidad. La prometedora temporada tras el subcampeonato quedó sumergida en una línea de mayoritario color gris, y Ataman daba el salto a Estambul, que simbolizaba progreso y elite, la centralita que controlaba el basket otomano. El sueño del Türk Telekom se detuvo bruscamente tras el primer intento de convertirse en alternativa real. El banquillo fue ocupado por Ercument Sunter, quien guió al club de Ankara en la larga travesía ente la zona media del baloncesto nacional durante el primer lustro del nuevo siglo. Un trabajo vital para mantener el apoyo de la empresa telefónica, fortificar los estamentos de la entidad y poder descubrir el éxito, retornar a los primeros lugares cestísticos del país.

Una década después del subcampeonato, la temporada 2006-2007 supuso la explosión de todo el trabajo llevado a cabo por Sunter. El Türk Telekom alcanzaba la tercera posición global al final de la temporada y daba un nuevo impulso a la trayectoria del club. Yilmaz era el nexo de unión en la plantilla con aquella del subcampeonato. Tutku Acik y Muratcan Guler eran otros jugadores importantes dentro del bloque turco, y llegaba a la capital un norteamericano convertido ya en marca dentro del equipo, Erwin Dudley. El juego interior lo conformaban hombres conocidos a nivel ACB, tales como Alston, Jagla y Michael Wright. La 2006-2007 daba el pistoletazo de salida a lo que hoy es el Türk Telekom, una entidad que convierte Ankara en plaza fuerte dentro del firmamento nacional. Un club de inversión continua y sólida, a pesar de varios inconvenientes que han surgido en el camino. Un año después de regresar a las posiciones nobles del campeonato, la temporada 2007-2008 trajo consigo el fichaje del apoteósico base Khalid El-Amin. Un exceso convertido en hombre orquesta y símbolo de las ilusiones de la grada turca. El Türk añadió al núcleo formado por Acik-Dudley-Guler-Wright jugadores de calidad contrastada como Kris Lang, Chris Williams, el tirador Bekir Yarangume, coronado por el propio El-Amin. Fue una temporada inolvidable e histórica para el club de Ankara, que abarrotó de pasión y emoción el Ankara Atatürk Spor Salonu, con capacidad para 4.500 espectadores. El Türk Telekom conquistó la Copa turca y volvió a alcanzar la final del campeonato liguero, donde perdió ante el Fenerbahçe dirigido por Bogdan Tanjevic, compuesto de jugadores como Solomon, Turckan, Preldzic, Asik etc. etc. que venía de realizar una gran campaña a nivel Euroliga.

Tras el éxito alcanzado, la campaña anterior fue difícil para el Türk. Comenzó con amplias expectativas tanto en los campeonatos domésticos como en la Eurocup, y el inicio parecía confirmar la buena línea apuntada en Ankara, pero el camino fue torciéndose a medida que avanzaban las fechas. El equipo de la telefónica contó quizá con la plantilla más amplia y poderosa en su historia. Al bloque existente se añadieron Roderick Blackney, Serkan Erdogan, Kennedy Winston y el veterano Asim Pars. Además el descalabro monetario en Ucrania permitió el regreso de Khalid El-Amin y la importante incorporación de Kenan Bajramovic, siendo cierto que durante el curso perdieron a Michael Wright y Kennedy Winston. Quedó tercero en el campeonato turco el club de la capital, recomponiéndose en cierto modo del fatal Last 16 jugador en la segunda competición continental. Una temporada no mala pero complicada respecto al triunfal curso que le precedía. El eterno entrenador Ercument Sunter abandonaba la entidad tras una década y abría paso a la nueva etapa que se inicia bajo las órdenes del técnico formado en Estambul, Murat Ozyer. Una plantilla de nuevo renovada, buscando aires que permitan establecer una buena actuación europea y competir ante los dos colosos de Estambul a nivel nacional, cosa harto complicada. Pero el crecimiento y la alternativa residente en Ankara no quiere detenerse.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8085

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos