Martes, 30 de noviembre de 2021
14.12.2009 - 19:44h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Eurocup: Türk Telekom, la plantilla.



Ankara ha observado profundos cambios en el seno de su club, el Türk Telekom ha variado de protagonistas, no así tanto en su patrón de juego y señas de identidad marcadas desde la gerencia, con una planificación similar a la realizada durante la campaña anterior, con una plantilla donde varían los nombres pero no los recursos y las diferentes estructuras que pueden formarse. El cambio más significativo ha llegado en el banquillo. El histórico entrenador Ercument Sunter abandonaba la disciplina capitalina tras una década al frente de su dirección táctica, y el Türk Telekom optaba por otro entrenador otomano, Murat Ozyer.

El nuevo técnico procede de Estambul. Su completa formación y bagaje al frente del banquillo se ha desarrollado a orillas del Bósforo. Ozyer se formó académicamente en el Liceo Galatasaray, donde además se hizo cargo de las categorías inferiores del carismático club, en su primer contacto con el baloncesto. Obtuvo fama como formador de jóvenes talentos y la progresión lógica le llevó a convertirse en asistente del primer equipo. Desde el Galatasaray saltó a uno de los clubes referencia del país, el Ulker, también de Estambul. En calidad de asistente, aún sin experiencia como primer entrenador. Pasó una década intensa, acumulando méritos desde un plano secundario. Tuvo el honor de formar parte del cuadro técnico medallista de plata en Turquía’2001, contempló la ascensión del Ulker al primer escalón del basket turco, fue testigo de su fusión con Fenerbahçe, y conquistó el campeonato liguero de 2006, en sustitución del entrenador dimitido, Ergin Ataman. Mostró capacidad para reconducir la situación, llevar al equipo hasta el título nacional e inauguró su hoja de servicios como primer técnico. A finales de la presente década a Murat le llegó la oportunidad de regresar a casa con plenos honores. El Galatasaray le reclamaba para ocupar el banquillo del primer equipo. En 2008 alcanzó las semifinales de la ULEB Cup tras eliminar en un agónico cuarto de final al Besiktas de Ataman, antiguo maestro de Ozyer, su otro gran éxito en su corta carrera como técnico. El hijo pródigo del “Galata” era una de las pizarras más prometedoras del basket otomano. El Türk Telekom apuesta por él para continuar su progresión.

Murat Ozyer cuenta con una plantilla renovada en cuanto a nombres pero que mantiene el estilo y la esencia marcada por el extenso trabajo del entrenador Sunter al frente del banquillo capitalino. Un juego orientado al tiro exterior, la acumulación de amenazas exteriores desde el puesto de base hasta el pívot, con un center que puede trabajar bajo canasta o, dependiendo de la estructura en pista, pueda incluso anotar desde la media-larga distancia. El Türk apuesta permanentemente por, al menos, 4 jugadores del quinteto con capacidad para desarrollar su juego abiertos. Tiro, velocidad y competitividad basada en la intensidad, irregular, que condena al equipo a recibir notables parciales y ser permeable en una defensa que se ajusta en exceso a enfrentamientos individuales, faceta no destacada en varios de los jugadores. Solucionar las pérdidas de actividad es uno de los principales objetivos de Ozyer al frente del Türk. Desarrollar un juego rico en variantes colectivas, fluido en su circulación de balón, equilibrado el balance interior-exterior de sus acciones ofensivas, se antoja un reto demasiado complicado y, posiblemente, muy difícil de afrontar dada la estructura y composición de la plantilla turca.

Una plantilla similar en recursos a la formada la campaña anterior pero con protagonistas cambiados. El puesto de base indica los valores que dispone este Türk Telekom 09-10, siendo fiel reflejo de las premisas que ordenan el juego otomano: tiro exterior y versatilidad. Demond Mallet y Tutku Acik forman la pareja de directores. El diminuto base procedente del Joventut llega a Estambul para aportar anotación, huérfana desde que abandonaron la nave turca El-Amin y Blackney, y profundizar el peligro exterior, latente a lo largo de todo el elenco exterior del Türk. El base Acik es el encargado de dotar al puesto de “1” de dirección y centímetros. Su 1’94 permite a Acik crear problemas a rivales de menor talla y le ofrece al entrenador Ozyer varias opciones a la hora de formar su juego exterior, pudiendo jugar junto a otro base, liberando a Mallet de subir el balón y dedicarse exclusivamente a tirar. El poder ofensivo se completa con Andre Owens, Serkan Erdogan y Bekir Yarangume. Un trío cuya capacidad anotadora está fuera de duda y funciona a modo de termómetro del equipo turco. El acierto exterior es vital para el Türk Telekom y, sobre todo, el dúo Erdogan-Yarangume es muy peligroso desde el 6’25. La polivalencia sigue siendo una de las señas de identidad más presentes y Yarangume, con su 1’98, puede ocupar la posición de alero. Un rol reforzado con el fichaje de Umit Sonkol, procedente del Mersin, que aporta diferentes variables. Una de ellas los centímetros, 203 de vital ayuda en el rebote, y la diversidad que sus acciones ofensivas generan.

Unida a la pareja de bases, otra de las características de la plantilla se ubica en la posición de forward, entre el puesto de “3” y “4”. El Türk Telekom cuento con dos jugadores que pueden compartir pista, siendo complementarios, o por condiciones físicas compartir también posición. Lamayne Wilson y Erwin Dudley alternan radios de acción sobre el parquet, pudiendo intercambiar pares defensivos, situaciones interiores-exteriores, confundiendo a la defensa rival. Dudley es uno de los jugadores más reconocidos por la afición y gerencia turca. Un extranjero establecido en Ankara y participe en el reciente exitoso trienio del equipo. Poderoso físicamente, corto de centímetros, defecto que intenta suplir con agresividad y concentración, actúa con mayor comodidad en la cercanía de aro, en penetración o buscando el rebote ofensivo, y se conjuga perfectamente con Wilson. Lamayne es un alero que supera escasamente los dos metros, todo talento ofensivo, móvil, veloz y de amplios recursos en la ejecución, que le gusta moverse entre la media y larga distancia, siendo habitual verle lanzar desde la línea de triple. Procede de una experiencia en Euroliga donde mostró su capacidad ofensiva pero también su irregularidad e indolencia. Desarrolla su juego con mayor confianza partiendo desde la posición teórica de ala-pívot. Entre Wilson y Dudley funden los puestos de alero y ala-pívot, siendo costumbre en la disciplina turca la versatilidad. De la conexión entre ambos nace parte de las esperanzas del Türk Telekom. No debería suponer excesiva labor ya que Dudley dispuso la temporada anterior junto a Kenan Bajramovic, otro interior de corta estatura que hace fluir su juego principalmente desde el tiro exterior y la distancia.

El último condicionante lo ofrece la pareja de pívot. Kris Lang y el veterano Huseyin Besok forman la parcela principal de las referencias interiores turcas. Dos jugadores que acostumbran a variar la fisonomía del quinteto en pista. Lang ofrece mayor actividad, entrega y trabajo oscuro en la cercanía del aro. No es un jugador de cualidades excelsas pero que, desde un nivel medio, sabe hacer casi cualquier cosa sobre una cancha de baloncesto. Anotar, rebotear y trabajar, a veces con exceso de intensidad que ayuda a descubrir defectos. Besok, sin embargo, es un pívot veterano, clásico en las formaciones turcas, que ofrece experiencia, centímetros, posicionamiento correcto y anotación. Evolucionando hacia el exterior, ajeno ya al contacto físico, acrecentando en la última etapa de su carrera una cualidad que siempre tuvo, la buena muñeca. Besok lanza casi tanto o más desde la distancia que bajo canasta. Ocupa el rol de veterano que antes tuvo Asim Pars en el Türk Telekom. Ambos jugadores, tan diferentes en su expresión sobre el parquet, alteran las formaciones del equipo. Con Lang suele ser Wilson quien desarrolla puestos de ala-pívot, dejándole espacios al interior norteamericano, mientras que Besok es quien se abre para permitir las penetraciones o juego al poste de Dudley o Sonkol. El Türk altera, siempre con la intención de tener 4 amenazas exteriores en pista, su estructura dependiendo de las cualidades del pívot que en ese momento esté sobre la cancha. Un equipo irregular, con talento y amenaza ofensiva, que lucha por lograr una de las dos plazas de acceso al Last 16. Mejor diríamos por la plaza restante ya que la superioridad del Bilbao Basket en este grupo está siendo notoria.




Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 5994

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos