Martes, 30 de noviembre de 2021
25.02.2010 - 00:33h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Eurocup: Bilbao Basket logra su billete a cuartos (76-66)



Un partido peligroso. Así lo definió en rueda de prensa el entrenador local Fotis Katsikaris. Complicado en todas sus vertientes. El Bizkaia Arena, aún con la forma y cicatrices de la reciente Copa, acogía la vuelta a la competición europea de un Bilbao Basket que buscaba sanar heridas. Regreso al oasis de la Eurocup, donde los vizcaínos permanecen invictos, para retomar el pulso al triunfo, a la habitual competición, alejada de un formato tan especial como la Copa. El partido no era el más cómodo o indicado para reencontrarse con sensaciones, relación con sus aficionados, nivel competitivo. El rival, los alemanes del Brose, acostumbra a jugar en claves de ritmo bajo, control absoluto y escasas concesiones. Una plantilla de calidad inferior cuya principal baza para competir habla de frenar, contagiar al rival e igualar defectos. Partido difícil incluso para el aficionado. Sin brillo, ritmo depresivo para una ciudad que había sido convertida en centro neurálgico de la actividad baloncestística durante el pasado fin de semana, sin la menor atracción, tal como registró la baja entrada al recinto, a pesar de la oportunidad bilbaína de sellar su pase a la eliminatoria de acceso a la fase final que se celebrará en Vitoria. El Bilbao Basket hacía frente al Brose Baskets y a la depresión post-copa.

Envidia. Sentimiento común. Un pecado que los congregados en el Bizkaia Arena no pudieron evitar cometer. Bilbao salía de una extraña semana grande celebrada en Febrero, reuniendo alrededor del baloncesto a entre 13.000 y 15.000 aficionados en un largo fin de semana. La Copa había dejado un sabor amargo en lo referente al plano deportivo pero había sido una grata experiencia global. Costaba reencontrarse con las competiciones habituales, y el partido de la Eurocup no era el más atractivo. Diez largos minutos donde se envidiaba, se añoraba, el nivel visto sobre el parquet, y también fuera de él, apenas unas horas antes, en un BEC de aspecto desangelado en su graderío para recibir al Brose. Katsikaris ordenaba saltar a pista con un quinteto formado por Javi Rodríguez-Blums-Warren-Hervelle-Moïso, intentando encontrar agilidad y tiro en las alas, dominio interior. Los alemanes iniciaban el encuentro con Gavel-Goldsberry-Jacobsen-Suput-Pleiss, en un formato habitual con 4 jugadores abiertos y una sola referencia interior. Predrag Suput aprovechaba esa tesitura para buscar el espacio a media distancia, aprovechar las cualidades de su muñeca e inaugurar el marcador con una cómoda suspensión. Los hombres de Katsikaris reaccionaron utilizando el dominio bajo tablero de Moïso, quien con cuatro puntos consecutivos daba la primera ventaja a los locales, aumentada por un triple de Blums, 7-2. El desacierto exterior iba a inclinar los siguientes minutos hacia el juego interior. Un activo Moïso continuaba haciendo daño en la pintura alemana, incluso en la bilbaína ya que entre el interior galo y Pleiss anotaban en el aro local. Duelo de gigantes bajo canastas, donde el joven teutón conseguía otra anotación. Suput y Hervelle, desde la línea de tiro libre, decoraban el predominio interior y situaban el marcador en un estrecho 11-7, consumida la mitad del cuarto. El escenario cambió, no en su desarrollo ya que la igualdad predominaba, pero sí de protagonistas. Warren y Jacobsen anotaban en penetración, mientras que Javi Rodríguez desde la dirección estiraba las ventajas bilbaínas hasta los siete puntos de diferencia, 18-11. La rotación alemana dio sus frutos y fueron los suplentes quienes devolvieron la igualdad al marcador. El debutante Mark Worthington mostraba su calidad ofensiva en penetración, Elton Brown causaba molestias severas con su movilidad y oficio, mientras que el eléctrico Brian Roberts anotaba desde el exterior. El partido quedaba igualado a 18, solo roto con un triple final de Alex Mumbru, situando el marcador en 21-18 al término del primer acto. Jerome Moïso con 6 puntos y 2 rebotes dominaba la pintura, acompañado de Axel Hervelle, autor de 4 puntos. En filas alemanas también sus jugadores interiores eran los más acertados, con Pleiss y Elton Brown autores de cuatro puntos cada uno.

Avaricia. El segundo periodo se jugó en escaso margen. Cinco hombres, dos por parte bilbaína y tres por parte alemana, coparon la anotación conjunta del cuarto. Un grupo de avaros que absorbieron la totalidad de la actividad ofensiva. El Bilbao Basket había completado una rotación casi completa y solo Moïso repetía presencia en el quinteto, junto a Salgado-Vázquez-Mumbru-Markota. En el cuadro alemán Elton Brown y Roberts, artífices de la igualdad en el marcador, seguían pista, junto a Tadda-Jacobsen-Suput. El segundo acto daba inicio a imagen y semejanza del primero, con Moïso destrozando el tablero rival, activo en el rebote ofensivo y demoledor en la posterior continuación. Cuatro puntos consecutivos llevaban el marcador al 25-18, amenazando ruptura por parte bilbaína, pero Roberts, con 4 puntos y muy acertado, mantenía a los alemanes dentro del enfrentamiento. Damir Markota castigaba a los alemanes con su versatilidad, y encestaba cuatro tiros libres en acciones consecutivas, mermados en el Brose por la entrada a pista y la pasividad de Pleiss. El joven center, 21 años, cometía su tercera falta en apenas siete minutos de juego, hecho que iba a producir un punto de inflexión en el cuarto. A Pleiss le sustituía Elton Brown, que entraba a la pista junto a Robert Garrett, veteranía en la línea exterior. Ambos jugadores se convertían en esenciales para igualar el cuarto y mantener al Brose con vida. El pívot norteamericano trabajaba en ataque con acierto sobre un inoperante Moïso, incapaz de detener los movimientos de Brown, finalizados con excelente tacto cercano a aro. El poderoso francés mantenía la cara en su duelo particular gracias a su acierto ofensivo, autor de una canasta sobre la bocina y firmando una extraordinaria asistencia para Markota, sobre la puerta atrás del croata. Garrett por su parte, y gracias a los espacios exteriores creados por la atención sobre Brown, anotaba con comodidad sus tiros, igual que Brian Roberts. El segundo acto se cerraba con el marcador situado en 38-35, un parcial igualado en los segundos diez minutos de 17-17. En el Brose sólo tres hombres anotaron en ese espacio de tiempo. Brown (4 pts), Garrett (5 pts) y Roberts (8 pts), mientras que por parte bilbaína Moïso y Markota se combinaron para aportar 12 de los 17 puntos de su equipo.

Pereza. El descanso colaboró a adormecer más si cabe el ritmo del encuentro. El tercer periodo se perdió en imprecisiones, poco acierto exterior y posesiones extenuantes, agotadas al filo de los 24 segundos. Los alemanes interpretaban su libreto con la máxima fidelidad, sabedores de que las opciones pasaban por ese curso de los acontecimientos. El equipo local, seguro y tranquilo merced a su magnífico balance, dejaba hacer, introducido en una dinámica poco productiva pero carente de excesivo riesgo. Katsikaris repetía el quinteto con el que inicio el partido salvo el cambio de Mumbru en lugar de Warren, mientras que Fleming introducía también un solo cambio, Elton Brown en lugar de Tibor Pleiss. Un parcial 0-4 de salida firmado por las anotaciones de Jacobsen y Goldsberry situaban a Brose por delante en el marcador tras largo tiempo, y avisaba de las intenciones germanas. El cuarto iba a moverse en diferencias estrechas. Otro parcial de 4-0 dirigido por Javi Rodríguez, canasta en penetración y asistencia para Moïso, devolvían las ventajas al cuadro vasco. Respondido por un triple de Goldsberry, que situaba el marcador en empate a 46 transcurrida la mitad de cuarto. 8-11 en los cinco primeros minutos. Los siguientes cinco iban a ofrecer aún una versión más tacaña para con el baloncesto. Lo más destacado fue un acalorado intercambio de impresiones en medio de la zona entre Marko Banic y Elton Brown. Unido a los 4 puntos finales con los que Ronnie Seibutis cerraba el tercer periodo, deshaciendo el empate a 48 y dejando el tanteador en 52-48, finalizados 30 minutos de partido. La segunda mitad de cuarto se cerraba con un parcial de 6-2, lo que arrojaba como resultado el 14-13 con el que se concluyó el tercer acto. Goldsberry con 5 puntos apareció en el partido por parte alemana para destacar en estos terceros diez minutos. En las filas del Bilbao Basket fue Alex Mumbru el jugador más destacado, con 4 puntos anotados, para un total de 9 en el partido, segundo máximo anotador tras los 14 puntos de Moïso.

Ira. Todo desembocó en un cuarto de desenlace previsible. Y válido para el equipo local. Ley del mínimo esfuerzo. Apenas dos gotas de calidad y una pizca de intensidad bastaron para derrocar la oposición teutona. El Bilbao Basket apostaba por emparejar en los puestos de alero a Seibutis y Warren, con Salgado al frente de la dirección y la pareja croata, Markota-Banic, componiendo el frente interior. Por su parte, el Brose formaba con Goldsberry-Roberts-Jacobsen-Worthington-Pleiss. Bilbao Basket salió sin al último periodo sin conceder tregua. Markota asistía a Banic para inaugurar el marcador del cuarto y Warren completaba un parcial de salida 7-0. El norteamericano encontraba libertad, y acierto, en su posición favorita, la línea de fondo, las esquinas de ambos lados ofensivos. Anotó una magnífica media penetración concluida en suspensión y un posterior triple, con espacio, tiempo, calma, donde su porcentaje se dispara. Ello sirvió para reventar un partido que se había movido durante más de dos cuartos en guarismos pobres, exiguos. Seibutis, muy activo, retomó el protagonismo de Warren, colaborando en todas las facetas ante el lucimiento de sus compañeros, especialmente en las recuperaciones. La pareja croata terminó por romper el partido. Katsikaris colocó sobre el parquet a Mumbru para hacer frente a la potencia de un Jacobsen que estaba creando problemas tanto desde la distancia como cerca de aro, y Markota-Banic, con sendos triples, llevaron la ventaja hasta los trece puntos, culminada con una penetración de Seibutis que dejaba el marcador en 72-57. Los últimos instantes de partido fueron testimoniales. Un parcial de 4-9 favorable a los alemanes ajustaba el marcador y cerraba el partido con el resultado de 76-66. Solo tres jugadores anotaron durante el último periodo por parte del Brose, Jacobsen (8 puntos)-Roberts (7 puntos)-Elton Brown (3 puntos). En el Bilbao Basket Seibutis y Warren sumaron 11 puntos entre los dos, mientras que Banic encestaba 8 de sus nueve puntos totales. Jerome Moïso, autor de 14 puntos y 4 rebotes, fue el mejor jugador bilbaino numéricamente.

76 - Bizkaia Bilbao Basket (21+17+14+24): Javi Rodríguez (4), Blums (3), Warren (7), Hervelle (6) y Moiso (14) -cinco inicial-; Salgado (-), Mumbrú (11), Banic (9), Markota (9), Seibutis (10), Vázquez (3) y Hampl (-).

66 - Brose Baskets (18+17+13+18): Goldsberry (5), Gavel (-), Jacobsen (12), Suput (5) y Pleiss (4) -cinco inicial-; Brian Roberts (18), Elton Brown (13), Tadda (-), Garret (5) y Worthington (4).

Árbitros: Lovsyn, Zashchuck, Nuran.

Incidencias: 4.968 espectadores.







Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Kantauri

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 4425

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos