Lunes, 25 de octubre de 2021
05.05.2011 - 14:01h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Guía Final Four 2011: El perfil de... Rimantas Kaukenas, por Iván Fernández





“En Comala comprendí
que al lugar donde has sido feliz
no debieras tratar de volver…”


Es posible que los versos de Sabina atinen al plasmar la desolación que aguardaba al bueno de Juan Preciado en una Comala tan distinta a la idílica dibujada por su querida madre Dolores, pero, al menos, en el caso de Rimantas Kaukenas, no es menos cierto que la vuelta a Siena ha devuelto la sonrisa a uno de los exteriores más completos del panorama cestita europeo.

Avezado trotamundos en una carrera de cocción lenta, el lituano encontró en sus cuatro temporadas en Siena el hábitat ideal para desarrollar su juego, el de un potente escolta tan capaz de tirar como de volar en campo abierto. Hasta tal punto alcanzó la identificación del escolta con la afición toscana que, tras su salida del club rumbo a Madrid, la entidad sienesa optaba por retirar su camiseta, a la par que el jugador, emocionado, afirmaba con sincera convicción que el día de mañana estaría dispuesto a volver a la entidad “incluso para barrer el parquet”. El destino es caprichoso, y tras unos primeros meses a gran nivel, su paso por Madrid se tornó en un calvario hasta el punto de que, con la llegada de Morris Almond, Kaukenas se caía del equipo. Ahora, y con su camiseta retirada, el lituano es el guía de un Siena al que lidera en anotación tanto en la LEGA como en Euroliga, a la par que afronta la que será su primera Final Four “activa” tras su baja por lesión en la de 2008.

Adorado por su público y con un papel clave en el mantenimiento de la idiosincrasia de la Mens Sana, todo apunta a que Kaukenas apurará su carrera en Siena apadrinando a Pietro Aradori y quién sabe si a la excelente camada de jugadores que empieza a despuntar en las categorías inferiores, poniendo un broche de oro a una carrera peculiar.

Natural de Vilnius, la carrera de Rimantas Kaukenas comienza a perfilarse, como la de tantos otros compatriotas -Jasikevicius, Songaila, Timinskas…- en USA en un flujo deportivo (de ida y vuelta incluso si tenemos en cuenta la trayectoria vital del MVP del EuroBasket de 1937 Frank Lubinas) para nada desconectado de la realidad social del país báltico*. Tras pasar por el Prattsburgh Central High School, Kaukenas acepta la oferta de Seton Hall pasando a defender durante cuatro años la camiseta de “los piratas”, como tan sólo unos años antes había hecho otro lituano ilustre: Arturas Karnisovas.

Un tanto lastrado por sus problemas en el tiro exterior en sus dos primeros años (porcentajes en torno al 25%), su mejora a partir de su temporada sophomore relanza su rol en el equipo de New Jersey estabilizando medias anotadoras por encima de los 13 puntos, aderezadas con buenos porcentajes en el triple y frecuentes, y productivas, visitas a la línea de tiros libres. Paralelamente Kaukenas entra en la dinámica de las distintas selecciones lituanas de categorías inferiores, disputando sucesivamente el Mundial junior de 1995, el Mundial sub22 del 97 y el EuroBasket U22 del año siguiente (junto a Javtokas, Songaila o Slanina), en el que quizás es su mejor torneo, en un campeonato donde Lituania es quinta y el oro es para Yugoslavia (37 puntos de Rakocevic en la final bien secundado por Jaric o Stanojevic) tras vencer a Eslovenia (Lakovic, Brezec, Maravic…) por 92-73.

Terminado su periplo universitario, Kaukenas comienza su andadura europea recalando en el Hapoel Galil Elyon. En el club de Kfar Blum (primer equipo no asentado en Israel que se proclamó campeón liguero… en el año 1993 con Pini Gherson en el banquillo), Kaukenas eleva sus medias anotadoras hasta los 18 puntos, pese a lo cual sigue pasando desapercibido para el gran público europeo, y eso que su papel en la Copa Saporta es realmente llamativo superando con asiduidad los 20 puntos (48 en el doble enfrentamiento con Pamesa por ejemplo), situación que no se traslada a Lituania, donde el escolta de Vilinius es convocado para el EuroBasket de Turquía, donde raya a buen nivel.

Pese a su buena actuación individual, el flojo rendimiento de una selección que un año antes había estado a punto de voltear la historia con su espléndida semifinal olímpica ante USA vuelve a alejar los focos de su verdadero nivel.

Y es que, pese al gran, y sorprendente, papel lituano en el último Mundial, la trayectoria de la selección báltica siempre ha tenido como verdadero leiv motiv el sueño olímpico.

Si se repasa la historia baloncestistica de Lituania tras su independencia, se puede observar que su gran objetivo han sido siempre los Juegos Olímpicos y, por extensión, los Europeos previos. Tras su emancipación de la URSS, los lituanos se alzaron con un meritorio bronce en Barcelona, pero después de este exitazo ni siquiera se clasificaron para el EuroBasket de Alemania, quedando como consecuencia fuera del Mundial de Canadá. En el 95, con el billete a los Juegos en disputa, se alzaron con la plata tras la maravillosa final de Atenas, dando paso a un nuevo bronce en Atlanta’96. Al año siguiente, en el Europeo de Barcelona volvieron a ausentarse las estrellas, aunque esta vez sí se logró el billete mundialista.

En el Mundial de Grecia’98, nuevas ausencias y un único resultado notable (precisamente su victoria ante USA). En el 99, con los Juegos en el horizonte, volvió Sabonis y, pese a la derrota ante España en cuartos, el equipo se rehizo clasificándose para Sydney sumando su tercer bronce en unos Juegos. En Estambul, más ausencias y resultado nefasto que les dejaba fuera de otro Mundial.

Pero la historia es cíclica, y en 2003 no sólo conseguían el pase olímpico sino que se alzaban con el título europeo, con un despliegue ofensivo de primer nivel y sin ceder ni un solo encuentro. Tras alcanzar las semifinales en Atenas, el Europeo 2005 alcanzó el récord de ausencias (sólo acudió Siskauskas entre los grandes), pese a lo cual tuvieron un digno papel. Tras un discreto Mundial, de nuevo la sombra de los Juegos movilizó al basket lituano, que con un equipo de gala logró un bronce que abría de par en par las puertas de los Juegos.

Una prueba más del interés olímpico lituano lo encontramos en la candidatura para organizar el EuroBasket. Cuando la FIBA otorgó el EuroBasket 2007 a España, Lituania y Polonia fueron las finalistas. Dada la calidad de sus propuestas la Federación internacional decidió otorgarles los dos próximos torneos. Lituania sólo puso una condición: acoger el de 2011... que servirá de clasificatorio para los Juegos de Londres.

Semifinalistas olímpicos en China y nueva decepción en el siguiente EuroBasket donde de nuevo se quedaban sin plaza para el Mundial, al menos de manera directa. Finalmente, y gracias a la concesión de una de las wild cards de la FIBA, Lituania estaría en Turquía…

Ajeno al desaliento, Kaukenas vuelve a casa para enrolarse en las filas de un Lietuvos que, si bien comienza la temporada con la decepción de verse fuera de la Euroliga al caer en la previa ante el KK Split (88-71 para los lituanos en la ida pero que terminaban por caer por 88-71 en tierras dálmatas tras llegar a gozar de ventajas cercanas a los 10 puntos), termina por completar un año fantástico llevándose el título en la fortísima NEBL (con representación esa temporada de hasta 19 paises) y su segundo triunfo en la liga lituana tras la disputa de una apasionante serie ante el Zalgiris que habría de decidirse en la prórroga del séptimo encuentro (86-78 final con 31 puntos de Macijauskas, 25 de Siskauskas y 9 del propio Kaukenas). En la Copa Saporta además llegan hasta cuartos de final y se permiten el desquite destrozando al Split en los octavos, incluyendo un espectacular 67-100 en Croacia con 16 tantos del propio Rimantas.

Tras el éxito en su ciudad, Kaukenas coge de nuevo las maletas para enrolarse en el Oostende belga, donde vuelve a mostrar un gran nivel y además tiene la ocasión de volver a disputar competiciones europeas, ya que, como vigente campeón liguero, el club disputa la Copa ULEB.

Parte importante con casi 10 puntos de media en la clasificación para el EuroBasket, una lesión de rodilla le deja fuera de la lista definitiva para el EuroBasket de Suecia, donde Lituania hace historia de la mano de un basket preciosista y marca la primera de las muchas ausencias de un Kaukenas que sólo volverá a la selección en el Europeo de 2007 (bronce siendo el cuarto máximo anotador del equipo) y a los Juegos de Beijing (semifinalistas siendo de nuevo el cuarto mejor realizador).

Tras su paso por Bélgica, Kaukenas da el salto a la Bundesliga de la mano del Telekom Bonn, con el que llega a las semifinales ligueras y se proclama MVP del All Star. La temporada en Alemania le sirve de plataforma para aterrizar en la LEGA, de la mano de un Cantu al que lidera en anotación llevando a la mítica escuadra a los play-off en un equipo el que también destacan la prodigiosa zurda del neozelandés Phil Jones, el pequeño Shawnta Rogers, Albert Miralles o un Shaun Stonerook que ese verano da el salto a Siena junto a un Kaukenas que ya en la ciudad toscana encontraría finalmente la estabilidad tanto tiempo anhelada.

* Quien quiera profundizar en el tema puede recurrir al excelente trabajo de Juan Carlos Gallego en sus “Crónicas lituanas”:

http://www.basketme.com/noticia.php?id=37800

O visitar esa pequeña del cine independiente de los años 70 llamada “Reminiscences of a Journey to Lithuania”:

http://www.imdb.es/title/tt0069172

http://youtu.be/3p57X5dqYM0


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Iván Fernández

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 4385

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos