Jueves, 21 de octubre de 2021
05.05.2011 - 14:13h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Guía Final Four 2011: Análisis del Panathinaikos, por Iván Fernández





- Palmarés del Panathinaikos

Campeón de Europa: 5 (1996, 2000, 02, 07 y 09)

Subcampeón de Europa: 1 (2001 Suproliga)

Final Four: 10ª (1994, 95, 96, 2000, 01, 02, 05, 07, 09 y 11)

Otros títulos europeos: -
Ligas: 31
Copas: 12


- Esta temporada

Fase regular: 1º Grupo D (7-3)
Top 16: 2º Grupo E (4-2)
Playoff: 1-3 al Barcelona
Total: 14-6


Prosiguiendo con la particular ciclotimia de las últimas temporadas, el Panathinaikos vuelve, fiel a su cita con los años impares, a una Final Four y lo hace tras derrotar en una apasionante serie de cuartos de final a un Barcelona que a su condición de vigente campeón aunaba la de casi unánime favorito.

La salida del jugadores de la talla de Vasilis Spanoulis o Nikola Pekovic, así como la poca adaptación y lesión posterior de Aleks Maric, auguraban una temporada complicada para el club del trébol, que sin embargo ha logrado salir a flote cuando una vez más muy poca gente contaba con ello. De la mano de un Obradovic que, como bien afirma Juanan Hinojo, autor del ya imprescindible “Sueños robados. El baloncesto yugoslavo” (www.baloncestoyugoslavo.com), parece manejarse mejor en las situaciones de teórica inferioridad, el Panathinaikos ha desarrollado un juego de enorme solidez (la mayor derrota de la temporada fue por una diferencia de siete puntos) donde la ausencia de Spanoulis ha hecho de la necesidad virtud, logrando un estilo de juego mucho más equilibrado y mucho menos tendente a la “sobrecirculación” de balón que tan previsible hacía el juego ofensivo ateniense la temporada pasada. Con un Diamantidis estelar y un grupo de jugadores perfectamente conocedores de sus respectivos roles, el PAO vuelve a ser temible y aspira a lograr su sexta Euroliga.


- La plantilla

Probablemente el candidato más claro a MVP (en la liga griega ya lo ha sido tres veces, la primera de ellas en 2004 con el Iraklis) de este temporada, Dimitris Diamantidis, ha aprovechado la salida de Spanoulis para consolidar su condición de líder único en un Panathinaikos donde el zurdo de Kastoria es la perfecta continuación de Obradovic en la pista. Enorme defensor, su envergadura y rapidez le permiten defender a jugadores de muy distinto perfil, teniendo además una especial habilidad para la defensa colectiva. En ataque marca perfectamente el ritmo de su equipo, guarda el equilibrio interior y es capaz de generar ventajas al poste bajo. Por si fuera poco esta temporada está siendo una amenaza más considerable desde el triple. Aunque su porcentaje es menor al del año anterior (gran 51%) el aumento en el rango, la velocidad de ejecución y la confianza con la que se está levantando han supuesto un nuevo paso adelante en su repertorio ofensivo (de los 31 triples intentados en Euroliga la temporada pasada ha pasado a los 92 de ésta). Líder en asistencias del torneo, su casi 88% en el tiro libre es otra de sus garantías dada su facilidad para sacar faltas.

En el relevo de Diamantidis, aunque por momentos coincidan en pista, aparecen Nick Calathes y Milenko Tepic. El ex de Florida llega tras vivir sus mejores momentos en el PAO en la eliminatoria de cuartos de final, donde su excelsa defensa sobre Juan Carlos Navarro terminó por ser un factor decisivo en el devenir de la serie. Buen manejador de balón y rápido en campo abierto, peca de falta de continuidad en el tiro exterior y de cierta precipitación en el ataque estático. Por su parte, Tepic es capaz de ocupar cualquiera de las tres posiciones exteriores, aunque tras la llegada de Sato cada vez es más usual verle oficiando como base. Sobrio y capaz de aportar en diferentes facetas (defensa, rebote…) sus pobres porcentajes de tiro y su falta de explosividad están limitando su juego hasta el punto de llegar a parecer intrascendente, dando la impresión de necesitar muchos minutos para rendir satisfactoriamente. De hecho se da la paradoja que frente a sus escasos 10 minutos de media en Euroliga, el serbio es el jugador más utilizado por Obradovic en la competición domestica donde sus números aumentan exponencialmente.

Al igual que sucediera hace dos temporadas, el despertar de Drew Nicholas ha coincidido con los mejores momentos de un Panathinaikos para el cual la muñeca del norteamericano es poco menos que fundamental. Especialista más claro del equipo en el tiro exterior, Nicholas es capaz de generarse también tiros cómodos en la media distancia gracias a su inteligencia sin balón. En defensa, pese a su rapidez de piernas tiene problemas en el uno contra uno cuando se enfrenta jugadores de primer paso potente.

Pese a tener un rol de menor jerarquía ofensiva que en Siena, Romain Sato está cumpliendo en su primer año en Atenas. Muy potente físicamente, es un buen defensor que ayuda de manera fundamental a los pivots y que contribuye a controlar el rebote defensivo. Ofensivamente es muy potente al atacar el aro y puede anotar de tres si dispone de espacio.

Junto al centroafricano, Stratos Perperoglou ha recuperado el nivel de hace dos temporadas volviendo a aparecer como un jugador todoterreno de gran presencia defensiva. Sin ser un buen tirador, goza de buenos porcentajes exteriores por su buena selección y es un peligro en campo abierto, en especial cuando captura el rebote defensivo. Hábil en los espacios jugando sin balón, le falta un punto de decisión para dar un paso más en su juego y terminar de apuntalar lo que su última temporada en el Panionios parecía apuntar.

Clave en la extraordinaria temporada pasada del Maroussi, Kostas Kaimakoglou esta viviendo en cierta medida una situación análoga a la de Tepic. Capaz de jugar tanto de alero como de falso ‘4’, su presencia en Euroliga raya lo testimonial mientras que en la HEBA es el cuarto anotador del equipo sólo por detrás de Nicholas, Sato y Vougiukas. Intenso e inteligente, le falta un punto de rapidez en sus acciones tanto de tiro como de penetración para acabar de ser un ‘tres’ de primer nivel, pero su carácter en el rebote y su innegable facilidad ofensiva le convierten en una baza que puede ser rentable en partidos de carácter cerrado.

Pieza fundamental en los esquemas de Obradovic, Antonis Fotsis vive un momento de absoluta madurez rayando al que, quizá junto a su paso por el Dinamo de Ivkovic, puede que sea su mejor nivel como profesional. Frío en los momentos calientes, Fotsis ha ganado en solvencia reboteadora y sigue siendo un buen taponador, mientras que en ataque resulta clave por su facilidad triplista y su capacidad para generar espacios.

Unos espacios que resultan claves para un Mike Batiste que, dejando de lado episodios tan lamentables como su pisotón a Ozbolt, esta completando una excelente temporada. Definitivamente asentado como ‘5’, Batiste interpreta como nadie el pick’n´roll con Diamantidis, bien para completar alley-hoops o para abrirse y lanzar a 4-5 metros. Buen conocedor del juego, Batiste hace gala además de una gran intensidad y un excelente uso del cuerpo que junto a su potencia le permiten postear y generarse espacios en el poste bajo como pocos jugadores en Europa.

El primer relevo interior llega por parte del veterano Kostas Tsartsaris, quien está realizando una campaña notable (ha pasado de 2´7 puntos el año pasado a algo más de 6 de media ésta). De carrera peculiar (su estreno profesional tuvo lugar en el Grindavik islandés), Tsartsaris es otro de los jugadores que mantiene el aspecto granítico de la rotación ateniense. Capaz de abrirse para tirar o de poner el balón en el suelo, su experiencia le permite aportar en pocos minutos en pista e incluso esta temporada ha ocupar posiciones teóricas de pivot puro.

En el puesto de cinco, la gran incógnita es el estado de Aleks Maric, quien tras su lesión habría de llegar en buenas condiciones a la cita barcelonesa. No obstante, y problemas físicos aparte, el serbo-australiano no ha acabado de integrarse en los esquemas de Obradovic viéndose superado en la rotación por Vougioukas. Grande y difícil de desplazar en el rebote, Maric encontró en el Partizan un juego que gravitaba en torno a su figura, desde la cual explotar sus recursos al poste bajo bien para anotar o bien para distribuir, pero su falta de explosividad y velocidad están resultando un hándicap hasta el momento en su etapa ateniense, aunque si está recuperado su papel en el desgaste (facilidad para provocar faltas) y control del rebote pueden ser vitales.

El bajo rendimiento de Maric ha abierto las puertas a un Ian Vougioukas que, tras su fugaz paso por Olympiacos, vive su segunda oportunidad en un club grande. De formación USA (St. Louis), Vougioukas es un 2´11 con facilidad ofensiva en especial a través de semiganchos, aunque peca de manos blandas y aún le quede por trabajar en los aspectos menos vistosos del juego.

Oro en el Europeo sub 20 de 2009, Giorgos Bogris apenas está contando dada la amplitud de la rotación interior, pero se trata de un buen proyecto de jugador en especial por sus condiciones taponadoras y defensivas.


- El entrenador

Intentar explicar con números o datos una carrera suele ser tan injusto como incompleto, pero en el caso de Zeljko Obradovic las cifras son tan desbordantes que dibujan una idea de la trascendencia del personaje. Presente con la de este año en 12 Final Four con cinco equipos distintos (Partizan, Joventut, Madrid, Benetton y Panathinaikos), ha ganado 7 de ellas con cuatro conjuntos diferentes. Entre medias, sus dos únicos años fuera de la primera competición continental se saldan con otros tantos triunfos (Real Madrid 97 y Benetton 99), mientras que con la selección yugoslava suma un oro y un bronce europeos, un oro mundialista y una plata olímpica. Ajeno a la gloria doméstica en su paso por la ACB o la LEGA, en Grecia ha subsanado el desliz con 10 títulos ligueros y 6 de Copa que se unen a los conseguidos con el Partizan en 1992.


- Los números

Puntos: 78´3 (Batiste 12´8, Diamantidis 12´6, Nicholas 9´9)

Rebotes: 33´4 (Batiste 5´3, Fotsis 5´2, Diamantidis 3´3)

Asistencias: 13´9 (Diamantidis 5´7, Nicholas 1´7, Sato 1´2)

T/2 %: 52´5
T/3 %: 37´5
Tiros Libres %: 76´6

Valoración: 87´9 (Diamantidis 17´8, Batiste 13´9, 11´6 Fotsis)


- El juego: ataque

- Ritmo: El que marca Diamantidis, por lo general controlado apostando por el estático y con gran sincronización de movimientos. Aunque pese a ese preponderancia por el 5 contra 5, el PAO no renuncia a correr si tiene oportunidad.

- Tiro exterior: Punto flaco de los últimos años, esta temporada el daño se ha minimizado y, aunque no sea un gran factor, al menos el equipo esta tirando con decisión, evitando los problemas de unos años anteriores donde las excesivas fintas y pases extras acababan por generar un juego excesivamente barroco y predecible.

- Pick’n´roll: Punto clave, sobre todo con las conexiones de Diamantidis con Batiste.

- Equilibrio: El equipo tiene menos talento que el año pasado (Spanoulis, Pekovic), pero juega bastante mejor y mucho más equilibrado. Más fluidez y un Diamantidis que se ha erigido en el líder claro. Está a su mejor nivel en los dos lados, en ataque postea muy a menudo y está tirando mejor que nunca no tanto por sus porcentajes, sino que se le ve con más confianza, con una mecánica más rápida y siendo capaz de anotar en rachas.

- Apagones: Hasta ahora el Panathinaikos ha competido en todos los partidos (su mayor derrota fue por tan sólo 7 puntos), pero no es raro verles con pájaras bastante prolongadas que ya le han costado partidos clave o les han hecho sufrir más de lo previsto. Sin ir más lejos, en casa perdieron con Lietuvos Rytas o con Olympiacos en liga, y necesitaron de una prórroga ante el Olimpija…

- Tiros libres: El Panathinaikos es el equipo de la Euroliga que más ha frecuentado la línea del 4´60 y haciéndolo además con un buen 76´6%.


- El juego: defensa

- Diamantidis: Desde que se concede el galardón de mejor defensor de la Euroliga, y con la excepción de Khryapa la temporada pasada, Dimitris Diamantidis ha copado de manera tiránica el palmarés. Intenso, rápido e inteligente, su envergadura además le permite ayudar en situaciones cercanas al aro. Pero más allá de sus condiciones, la labor del base heleno crece al ver su influencia en el entramado defensivo ateniense, no siendo extraño que Obradovic le sitúe sobre alguno de los jugadores de menos mordiente ofensivo para así cerrar huecos al resto de compañeros con su inusitada facilidad para las ayudas.

- Físico: Equipo con una defensa muy física. Cuando en el perímetro coinciden Sato y Perperoglou los espacios se cierran y tienden a alejar al contrario del aro, cerrando el centro y atacando al hombre de balón o cerrando las líneas de pase.

- Rotaciones “Express”: Aunque la rotación básica esté bastante delimitada, no es raro ver a Obradovic introducir a jugadores para unos pocos minutos y en distintas fases, asegurando la máxima intensidad sin miedo a las faltas.

- Rebote: Gran concentración para cerrar el rebote defensivo, donde hasta los exteriores ayudan (de nuevo fundamental Diamantidis).

- Alternativas: Para nada descartables en un Obradovic que este año ha utilizado multitud de recursos zonales, aunque siempre en períodos cortos de tiempo.

VÍDEO: DEFENSA EQUIPO 24 SEGUNDOS
http://youtu.be/0uCv4SbHGeQ


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Iván Fernández

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 4614

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos