Sábado, 16 de octubre de 2021
06.05.2011 - 16:31h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Guía Final Four 2011: Maccabi Tel Aviv, el apunte histórico, por Iván Fernández




La generación perdida

Nacido, al igual que Siena o Panathinaikos, en el seno de una entidad polideportiva, el Maccabi de Tel Aviv toma forma como club de baloncesto en 1932, aunque no es hasta 1954 cuando, con el nacimiento de la liga israelí (Ligat Ha'al), el conjunto macabeo comienza a labrar su leyenda. Vencedor en las primeras cinco ediciones ligueras, el Maccabi encontraría su única excepción en sus vecinos: un Hapoel tel Aviv que se alzaría con los 5 títulos que el Maccabi no copaba entre ese 1954 y 1969… ya que en 1970 el club amarillo iniciaría una racha que le llevaría a conquistar de manera consecutiva todos los campeonatos ligueros hasta 1993 (desde el 94 hasta nuestros días sólo ha perdido otros dos, curiosamente en las tres últimas temporadas).

A nivel copero, el dominio del Maccabi es igualmente tiránico, con el Hapoel arañando los títulos de 1962 y 1969 y con la enorme sorpresa que supuso la ausencia por primera vez del Maccabi en una final y el triunfo en 1976 de un Hapoel Gevat/Yagur (90-76 ante el Hapoel Tel Aviv) que ya el año anterior había conseguido acceder a la final.

Con estos precedentes de tan abrumador dominio, no es de extrañar que la verdadera dimensión del Maccabi como club, y en buena parte como embajador del deporte israelí en Europa, habría que encontrarla en su periplo por las competiciones europeas… un viaje que se inicia con la participación macabea en la primera edición de la Copa de Europa.

Tras ser eliminados por el CCA Bucarest en esa primera intervención, el primer logro del club hebreo a nivel europeo llega con la recién creada Recopa (temporada 66/67), donde tras eliminar al Joventut en cuartos de final y al BK Botev en semifinales el Maccabi accede a una final donde termina cayendo ante el Varese. En un formato de final a doble partido, los italianos vencen en el primer duelo como locales por 77-67 con 25 tantos de Stan McKenie (27 de Tal Brody en el conjunto macabeo), haciendo estéril la victoria del Maccabi en la vuelta 68-67.

En los 70 el club se asienta entre los habituales de la liguilla de cuartos de final y poco a poco comienza a subir su rendimiento, con un primer aviso claro en 1976 donde sólo una derrota en la última jornada en la pista de Cantu priva a los israelíes de disputar la primera semifinal de su historia… algo que tampoco harían la temporada siguiente, aunque en esta ocasión poco les importara.

La 76/77 trae consigo una importante novedad en el formato de la competición, de tal manera que tras la liguilla de cuartos de final entre los seis mejores conjuntos del torneo, los dos primeros acceden de forma directa a la final. En un marco de enorme igualdad donde sólo el Brno se queda atrás, la última jornada de la liguilla se presenta con el Varese como primer clasificado y con tres aspirantes a la otra plaza en la final. Por un lado un Madrid con 5 triunfos recibe al Maccabi con una victoria más, mientras que el CSKA, con el mismo registro que los blancos, recibe al Varese. Con los italianos de paseo por Moscú, el Real Madrid cumple su parte venciendo al Maccabi por 106-94 con 31 puntos de John Coughran y recupera el average… pero la desidia italiana fuerza un triple empate donde el beneficiado es un Maccabi que accede a su primera final en la máxima competición.

La polémica estaba servida ya que el Maccabi había logrado dos de sus triunfos por la negativa de soviéticos y checoslovacos a jugar en tierra israeli, mientras que en las respectivas vueltas tanto CSKA como Spartak de Brno había tenido que jugar como supuestos locales en tierras belgas. Por si fuera poco, la sede de la final, suponía un nuevo quebradero de cabeza para la FIBA pues la elegida había sido Belgrado, capital de una Yugoslavia que no mantenía como país relaciones diplomáticas con Israel. A esta circunstancia había que añadir la importante presencia de estudiantes árabes y palestinos en Belgrado, parte de los programas educativos de un Tito clave en el desarrollo del Movimiento de países no alineados, hasta el punto que la Conferencia de Belgrado en 1961 se puede considerar como el impulso definitivo a un movimiento que aún hoy engloba a 117 países.

Pese a la zozobra previa, la intercesión del secretario general de la FIBA, el yugoslavo Borislav Stankovic, fructificaba en un acuerdo por el que se permitía la llegada de seguidores israelíes (tanto desde el propio país hebreo como de los cuatro rincones de Europa), garantizando una final ajena a las polémicas extradeportivas y que tendría como inmejorable marco la sala Pionir. Construida apenas dos años antes (su primer gran evento fue un concierto de Deep Purple en marzo del 75), el Pionir había sido la sede del EuroBasket de 1975, saldado con la segunda medalla de oro consecutiva de Yugoslavia en el EuroBasket tras su triunfo dos años antes en Barcelona. En un torneo sin final estrictamente dicha, la liguilla que había de decidir el título desembocó en un enfrentamiento directo en la última jornada entre las dos únicas selecciones invictas: la URSS y la propia Yugoslavia. Dirigidos por Novosel, los anfitriones terminarían llevándose el triunfo por un 90-84 en el que brillaban los 22 puntos de Kikanovic y los 16 de Cosic frente a los 29 de Sergei Belov en el lado soviético.

Pese al claro favoritismo de un conjunto italiano que afrontaba su octava final consecutiva y que además se había impuesto en los dos precedentes previos de esa misma temporada, el Maccabi lograba llegar al descanso con nueve puntos de ventaja. En la segunda parte la presión varesina llegaba al punto de que, a falta de siete segundos, los hombres de Sandro Gamba se veían un solo punto abajo y con la posesión de balón… aunque finalmente no la llevaban a buen puerto dejando en bandeja el definitivo 78-77 que coronaba al Maccabi como campeón de Europa con 26 tantos de Jim Boatwrigt y 17 de un Mickey Berkowitz que dos años después volvería a hacer historia.

VÍDEO: FINAL COPA DE EUROPA 1977
MACCABI TEL AVIV - MOBIGGIRGI VARESE
http://youtu.be/A-E43Au8HUc

Según a quien se consulte, la fecha del 11 de junio puede ser la efeméride de muchas cosas (la proclamación de la Primera República española, la muerte de Roger Bacon o el nacimiento de Costeau), pero si a baloncesto nos referimos podríamos calificarlo como el día de las sorpresas.

El Europeo de 1979 (Italia) se había dividido en tres grupos, donde los dos primeros de cada uno pasaban a una liguilla conjunta donde se arrastraban los resultados de la primera fase. Tras las dos primeras jornadas todo parecía estar gobernado por la más pura lógica… y sin embargo, en la última jornada todo estalló.

Para empezar, Francia caía ante Polonia (hasta entonces inédita) y necesitaba que Yugoslavia se impusiera a Israel. No parecía nada difícil, y más teniendo en cuenta que Yugoslavia necesitaba la victoria para pasar como líder e invicto. Al descanso Yugoslavia dominaba, pero en la segunda parte el técnico hebreo (Ralph Klein) desarrollaba una estrategia defensiva feroz y dejaba a Israel a rebufo. A falta de 20 segundos Berkowitz robaba un balón y anotaba la canasta de la victoria ante la incredulidad plavi y francesa. Pero no acababa aquí la cosa: Italia, anfitriona y favorita, caía ante Checoslovaquia y cedía el primer puesto... al igual que la URSS, que se veía derrotada ante la joven España. Sin duda todo aquel revolcón fue algo inesperado y tuvo una consecuencia clara: pese a la normalización de la siguiente liguilla la final terminaba por ser un URSS-Israel que si bien no tenía color (98-76 con 22 puntos de Tarakanov y Belov) deparaba una histórica medalla de plata para el basket del país de la estrella de David.

Tras el subcampeonato de 1980, ya comentado en los precedentes, el Maccabi regresaba a una final en 1981 para sumar su segundo título de nuevo ante un equipo italiano, en esta ocasión el Synudine Bolonia y de nuevo por un solo punto (83-82). El encuentro se disputó en la bella Estrasburgo y el conjunto boloñés acabó protestando amargamente por una falta en ataque de Marco Bonamico (máximo anotador del partido con 26 tantos) decisiva en el desenlace final del encuentro.

VÍDEO: FINAL COPA EUROPA 1981
MACCABI TEL AVIV – SYNUDINE BOLONIA
http://youtu.be/9BQ7aafz6_0


El siguiente título continental macabeo habría de esperar hasta 2001, en una final ante un Panathinaikos que reeditaba la del año anterior, entonces saldada con victoria helena, abriendo así una década en la que el Maccabi sumaría otras cuatro finales con dos títulos. Los Anthony Parker, Jasikevicius, Vujcic o un Derrick Sharp que con su milagroso triple ante el Zalgiris abría la puerta de la Final Four de 2004, protagonizaban alguno de los momentos más sublimes de los últimos lustros desplegando un baloncesto ágil, dinámico y enormemente atractivo para el espectador. En lo anecdótico, el Maccabi se convertía además en el primer equipo FIBA en derrotar a uno NBA a domicilio, entroncando con alguna de las hazañas ochentenas que tan bien plasmó Javier Gancedo en sus “Expedientes X”:

http://www.acb.com/redaccion.php?id=6480

VÍDEO: MACCABI – PHILADELPHIA 76ERS
http://youtu.be/rsJsbriWC8I


Y es que, resaltados los primeros éxitos y bien conocidos los más recientes, en medio queda un período de más de poco menos de 20 años en el que el Maccabi no se llevaría ningún título europeo, pero que a su vez sería injusto olvidar.

Tras rozar la final del 85 (se quedaron a un triunfo del Madrid en la liguilla semifinal) el Maccabi vuelve a una final europea en 1987 cayendo por tan sólo dos puntos ante un Tracer de Milán donde los 23 tantos de Premier y los 21 de Bob McCadoo se imponían a los 24 de Lee Johnson y los 16 de Kevin Magee.

VÍDEO: TRACER MILAN – MACCABI (FINAL 1987)
http://youtu.be/TZmFl5F9m6o

Un año más tarde, en el marco de la primera final four de la era moderna, un Maccabi que se había colado como cuarto invitado se deshacía del líder de la liguilla, el talentoso Partizan de Divac, Grbovic o Paspalj, que acababa por pagar su inexperiencia. De nuevo final ante el Tracer, con Ken Barlow cambiando de bando rumbo a Tel Aviv y con la sensación de que la envejecida Olimpia de Milano sería esta vez presa fácil… pero sin embargo, en un partido de perfil más ofensivo que el año anterior (90-84 final) el Tracer volvía a imponerse con un McCadoo perfectamente acompañado de Ricky Brown y Mike D´Antoni.

En ocasiones analizar a un jugador faceta por faceta puede llevar a engaño, hasta el punto que la suma de sus cualidades sea mayor al todo o viceversa. Con 24 puntos en esa final, 16 en la anterior, Dorom Jamchy, al que muchos veían como una versión mejorada (al menos en lo técnico) de Berkowitz (mejor físico, mejor tiro…) comenzaba a labrar su particular leyenda negra marcada por la sombra del mejor jugador israelí de todos los tiempos. En la 88/89 y con el Tracer fuera del torneo a favor de la Scavolini de Daye, Gracis o Magnifico, el Maccabi completaba una extraordinaria liguilla terminando como líder con 10 victorias en 12 partidos, una más que un Barcelona que sorprendentemente, al menos en ese momento, caía en las semifinales ante la joven Jugoplastika de Split. Con todo a favor, el Maccabi habría de sufrir su tercera decepción consecutiva en una final. Un Radja dominante, un Ivanovic infalible en la media distancia y un Kukoc en su mejor nivel de aquella temporada terminaban sepultando de nuevo a un Maccabi donde los 25 tantos de Jamchy quedaban de nuevo condenados al olvido.

Tras quedar fuera de la gran cita en el 90, el Maccabi volvía al asalto en Paris en 1991, pero en un partido de infausto recuerdo (jugado en la polémica fecha que tanto ha dado que hablar este año) para los amarillos, un espectacular Jose Montero (5/5 en triples) ponías las bases para un contundente 101-67 que dejaba al Maccabi sin final por primera vez en cuatro años.

Un año después nacía la nueva liga europea, y con ella un nuevo formato en el que la competición se abría a la posibilidad de que hasta tres equipos de un mismo país participaran en el torneo. La otra gran novedad llegaba con la implantación de una eliminatoria de cuartos de final previa a la Final Four, en formato de playoff con el equipo peor clasificado jugando como local el primer encuentro.

En el marco de una temporada irregular, el Maccabi terminaba tercero del Grupo A tras un triple empate en cabeza con la Knorr de Bolonia y el FC Barcelona. Pese a no gozar del factor pista, el favoritismo parecía recaer en un conjunto macabeo cuyo rival del Grupo B resultaba ser el sorprendente Estudiantes, quien conseguía la segunda plaza de su grupo gracias al average que una canasta de Juan Aisa había salvado en la visita a Milán.

Así, cuatro días después de que el Estudiantes lograra su segunda Copa del Rey y de que Alberto Herreros brindara “por los que se habían ido al Madrid a ganar trofeos”, la serie arrancaba en Tel Aviv con un gran encuentro donde los locales necesitaban de una prórroga para llevarse el triunfo por un ajustado 98-97. A nivel individual Mitchell y Jamchy destacaban con 28 y 27 tantos por parte hebrea, mientras que en el lado colegial Winslow con 32 y un gran Aisa con 20 eran los más acertados de cara al aro.

Ya en Madrid, el segundo acto carecía de historia y los del Ramiro barrían al conjunto amarillo por un claro 98-74 con una impecable dirección de Don Ignacio Azofra de La Cuesta, pero con la sensación de que un mucho más experimentado Maccabi se había dejado ir en la segunda mitad de partido. El tercer, y definitivo, encuentro habría de moverse por parámetros diametralmente opuestos y desembocando en un 55-54 en el que mucho había tenido que ver un resbalón de Dorom Jamchy en el momento crucial.

Un año después, el Maccabi tocaría fondo quedando en la última posición de su grupo de cuartos de final de la Euroliga y, lo que era más grave, viéndose por primera vez en su historia fuera de la final liguera… lo cual acarreaba la ausencia de la siguiente Euroliga, cuya Final Four iba a disputarse en Tel Aviv. Una Euroliga en la que el Maccabi no volvería a llegar a los cuartos de final hasta el año 2000 (donde Jamchy perdería una nueva final), cerrando la que sin duda es la página menos lustrosa de su historia reciente.

VÍDEO: TRIPLE DE DERRICK SHARP ANTE ZALGIRIS
http://youtu.be/R2-McbenSbc


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Iván Fernández

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 5866

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos