Domingo, 24 de octubre de 2021
06.05.2011 - 20:29h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Euroliga Final Four: Crónica Panathinaikos 77 - 69 Montepaschi Siena


Año impar, tiempo de Panathinaikos. El campeón griego vuelve a la final de la Euroliga tras derrotar al Montepaschi Siena en un partido muy duro e intenso, nada brillante, en el que la consistencia grupal de los de Obradovic y los destellos de calidad individual de la pareja Calathes-Batiste acabaron por desequilibrar la balanza.

El inicio del partido no quiso engañar a nadie, esto iba a ser una batalla dura, física y nada espectacular. La fluidez se iba a dejar para otro momento. Pianigiani intenta agobiar a los guards griegos desde el principio con presión sobre la subida del balón y mucha agresividad y cambios una vez situados en estático. Calathes y Diamantidis sufrían pero conseguían superar la primera arremetida rival, plantando cara a la afrenta. El joven base ex de la universidad de Florida respondía bien a las primeras exigencias. Los pívots toscanos cargaban el rebote ofensivo y conseguían segundas oportunidades para un ataque que no acababa de carburar excesivamente, y los propios hombres altos (Lavrinovic y Rakovic) aportaban los primeros puntos, abriendo huecos para las suspensiones de Kaukenas que otorgaban las primeras ventajas a los italianos. Panathinaikos respiraba a través de Diamantidis, encargado de generar las pocas opciones ofensivas exitosas de un conjunto que arañaba puntos desde la línea de tiro libre. Tensión, primeros encontronazos, muchas protestas y Obradovic desgañitándose desde bien temprano. Punto álgido en la canasta (bien) anulada a Batiste. Una canasta en suspensión sobre la bocina de Nikos Zisis pone cuatro arriba a Siena (21-17) al final del primer periodo.


Más tensión y más espesura para un partido farragoso, poco vistoso pero muy atractivo a su manera. Sato, muy activo desde el principio contra su ex equipo, recibe la falta antideportiva por culpa de sus inquieto codos, y permite a Siena conseguir la que sería la mayor ventaja de la primera parte, siete puntos (17-24). Pero los italianos comienzan a tener muchísimos problemas ofensivos. Los tiros exteriores ya no entran, Rakovic y Akindele fallan las pocas opciones claras que encuentran y el equipo se desespera un poco. Ni siquiera la temprana quinta falta helena ayuda a sumar puntos de forma medianamente regular al marcador transalpino. El segundo campo atrás de los suyos obliga a pedir tiempo muerto a Pianigiani a falta de cinco y medio para el final del cuarto. PAO mientras tanto seguía estrellándose contra el muero de Pianigiani. Pero dos penetraciones seguidas, una de Perperoglou y otra de McCalebb (éste con tiro libre adicional incluido) supieron tanto a gloria que soltaron lastres, despejaron horizontes y las canastas comenzaron a llegar. En el nuevo panorama Panathinaikos se sentía mejor y comenzaba a recuperar terreno. Un triple de Perperoglou daba la primera ventaja a los verdes (35-32). Lavrinovic y Rakovic,mientras, se cargaban de faltas (tres cada uno) y se convertían en un asunto demasiado preocupante. Calathes sigue entonado y brilla por momentos, tirando de su equipo, que acaba llegando al descanso cuatro arriba (40-36) y se marcha con buenas sensaciones a los vestuarios tras sufrir mucho al comienzo del partido.


Variaciones en ambos equipos tras el descanso (Nicholas, Perperoglou y Batiste en PAO; Stonerook in Siena), y es que los dos necesitaban cambios para buscar otra dinámica de juego. Nuevos protagonistas, pero mismo inicio. O peor, pues ambos equipos sumarían una sola canasta en juego en los primeros siete minutos del tercer periodo. El partido no es bonito, pero la lucha es tremenda, y ambas aficiones lo agradecen y armonizan con sus cánticos desde las gradas. Los aficionados saltan y cantan mientras los cuerpos ruedan por el parquet en cada balón dividido. Una mezcla de intensidad y descontrol, para ser realistas. No hay canastas pero sí ayudas, dureza y un taponazo de Moss como adorno al “espectáculo alternativo”. Tenía que ser Calathes quien se abriese paso entre las nubes para anotar el tercer tiro de campo del periodo. Al base le sigue Batiste. Destellos de calidad individual que marcan la diferencia. Poco a poco Panathinaikose se marcha en el marcador (49-38) y va tiñendo la semifinal de verde. Siena sólo anota desde el tiro libre, y un inspirado Fotsis desde el triple firma la máxima renta helena (52-40). Los italianos no se rinden y presionan tras anotar (siempre desde el tiro libre). Tenía que ser Calathes, como no, quien pusiese broche final al cuarto finalizando de forma cómoda un contraataque (56-47).


Los de Pianigiani no iban a doblar la rodilla, eso estaba claro. Pero tampoco daba la sensación de que PAO fuese a dejar escapar el partido. Dirigidos por Calathes y Diamantidis, movían el balón sin problemas e iban sumando y manteniendo a una distancia “segura” a su rival. Tremendo partido de Calathes, que sería posteriormente nombrado mejor jugador del partido por la organización. Con tiros exteriores Montepaschi se acercaba en un par de ocasiones (64-57) pero los griegos siempre respondían. Por si no fuera poco para los toscanos, Lavrinovic cometía la quinta falta personal y se quedaba fuera. Kaukenas con un tres más uno representa otro ramalazo entre la agonía. La pareja Calathes-Batiste no iba a permitir milagros. El pívot americano con dos acciones interiores y Siena a cinco decidía el partido (72-63). El triple fallado por Hairston certificaba la victoria griega.


Panathinaikos ha sido un equipo más sólido. Ha sabido no perder la compostura en los difíciles minutos iniciales y una vez por delante en el marcador ha controlado el encuentro a la perfección. Victoria, en una peculiar forma, de cierta autoridad. Obradovic a un paso de reinar en Europa de nuevo.


Panathinaikos (17+23+16+21): Diamantids (8), Calathes (17), Sato (6), Fotsis (14), Vougioukas (6); Perperoglou (5), Batiste (16), Nicholas (3 y Tsartsaris (2).

Montepaschi Siena (21+15+11+22): Jaric (-), Moss (6), Hairston (12), Lavrinovic (7), Rakovic (10); McCalebb (7), Zisis (4), Carraretto (2), Kaukenas (13), Ress (-), Akindele (4), Stonerook (4).


Árbitros: Mitjana, Ziemblicki y Lottermoser. Eliminado por cinco faltas K. Lavrinovic.


Incidencias: Primera semifinal de la Final Four de la Euroliga 2011 disputada en el Palau Sant Jordi de Barcelona ante unos 11.000 espectadores.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Alejandro González

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 3524

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos