Martes, 19 de octubre de 2021
10.05.2013 - 11:41h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Final Four 2013: Análisis del Real Madrid, por Iván Fernández


Confirmando su magnifica temporada hasta la fecha, el Real Madrid se convertía el martes 16 de abril en el primero de los equipos que certificaba su paso a la Final Four de Londres, logrando así su segundo billete en tres años, lo que en buena parte viene a enterrar fantasmas recientes. Aferrados a un ideario de juego rápido, vistoso y de fuerte predominio exterior, los blancos vivieron una plácida primera parte de la temporada donde a la solvencia europea, en especial como locales, unían un claro dominio en la liga ACB.

DESCARGAR LA GUÍA BASKETME EUROLEAGUE FINAL FOUR 2013

El desequilibrio en el peso ofensivo del juego interior y cierto bajón en las prestaciones de jugadores como Llull o Rudy Fernández provocaron una caída del rendimiento entre los meses de febrero y marzo, coincidiendo con el devenir de un Top 16 en el que los resultados iban por delante del juego. Los triples ganadores ante Zalgiris o Brose, las prórrogas ante el CSKA o el propio equipo lituano en Kaunas tapaban en cierto modo los problemas de un equipo que bajaba notablemente sus números ofensivos. Paralelamente, la eliminación copera ante el Barcelona y, en menor medida, las derrotas ante Canarias y Unicaja despertaban aún más dudas… unas dudas que, demostrando aquella vieja máxima de que se aprende más en las derrotas, el cuadro de Pablo Laso disipaba con su convincente partido final del Top 16 ante el Efes y con una autoritaria serie de cuartos de final ante el Maccabi de Tel Aviv.

Con Llull recuperando su mejor versión y un Rudy en apariencia más fresco, el conjunto blanco presenta un cuadro exterior demoledor en el que la mejora en el tiro de Sergio Rodríguez y la dinamita de Jaycee Carroll ponen la guinda. Con la necesidad de involucrar a un Begic que parece llegar en buen momento para complementar la facilidad ofensiva de Mirotic y a un Carlos Suárez muy necesario por su “rareza” en la composición de la plantilla, el Real Madrid llega a la cita londinense sin renunciar a nada y con el aval de una clara mejora defensiva (en especial a nivel de concentración). Si a esa capacidad de manejar otros ritmos el cuadro de Laso logra sumar su capacidad de correr y de dominio del rebote, bien pudiera estar ante una oportunidad histórica de volver a saborear el triunfo.


- La plantilla

Tras una muy buena serie de cuartos de final ante el Maccabi, Sergio Llull llega a su segunda Final Four con ganas de subir un escalafón en su jerarquía continental. Después de un excelso inicio de temporada y algunas dudas posteriores, el jugador balear ejerce ya sin discusión como base titular, aunque a lo largo de los partidos simultanee su presencia en el puesto de '2'. Dotado de un espectacular tren inferior, Llull es poco menos que imparable en campo abierto y muy agresivo en sus penetraciones, aunque en ocasiones su falta de pausa en el juego le lleve a hacer la guerra por su cuenta. Tirador de sensaciones, presenta mejores porcentajes en la competición doméstica (45%) que en una Euroliga (32%) donde le ha costado algo más manejar el timón blanco. Intenso defensivamente en el marcaje individual, le cuesta más interpretar las defensas colectivas, donde sus despistes y su tendencia a pasar los bloqueos por detrás terminan en ocasiones complicando a los interiores blancos, por lo que su capacidad de concentración en esa faceta y en la de la selección de tiro pueden ser vitales.

Con la inercia de sus excelentes play-offs y estimulantes Juegos Olímpicos, Sergio Rodríguez aparece en Londres tras haber estallado definitivamente como un jugador total. Capaz de generar un caudal de juego y puntos en un solo instante, a su habitual creatividad el tinerfeño ha unido un tiro exterior cada día más notable, algo más palpable en su confianza y en las sensaciones que en los porcentajes (30% en triples en Euroliga frente al 45% de la ACB). Sin haber solucionado sus carencias defensivas, el “Chacho” se muestra más cómodo en la defensa de escoltas, aunque en general su actitud y predisposición parecen mejoradas. Cómplice perfecto para las salidas de los aleros o las (escasas) continuaciones de los interiores, Rodríguez deberá intentar no abusar del bote si los partidos derivan hacia el tono físico.

Pese a la pérdida de protagonismo con el paso de las jornadas, Dontaye Draper sigue mostrando una estimable capacidad de adaptación a un rol muy diferente al que disfrutaba en el Cedevita. Sin gran peso ofensivo más allá de algún tiro abierto, el croata de Baltimore tiende a ejercer como revulsivo defensivo subiendo la agresividad de la línea exterior. Con una capacidad de avalado anotador en las penetraciones, la falta de continuidad le ha abocado a un triste 9/34 en tiros de 2 en la Euroliga.

Llegado para poner la guinda al proyecto que ya se insinuara durante el lockout de la temporada pasada, Rudy Fernández está mostrando su mejor cara en una Euroliga en la que parece clara su motivación. Sexto jugador más valorado del torneo (entre los exteriores sólo ha sido superado por Bobby Brown), si Rudy llega a salvo de sus problemas físicos puede ser el factor decisivo de este Real Madrid. Algo limitado en el bote, su capacidad de generar tiros o atacar el aro se han visto reforzadas con una cada vez mejor lectura de juego (3'1 asistencias por partido), aunque lo que realmente acaba de definir su juego es su capacidad de mantener la intensidad en ambos lados de la pista. Incansable en defensa y mucho más que un parche frente a '3' físicos, la actividad del mallorquín, sus largas ayudas e incluso su presencia en el rebote (3'8 en Euroliga, siendo el tercer reboteador del equipo) elevan la solvencia defensiva de los de Laso varios grados. Con la necesidad de controlar su carácter y mantener la cabeza fría ante partidos broncos, Rudy tiene en su mochila el haber sido el MVP de sus dos finales europeas.

Saliendo desde el banquillo, pero sin necesidad alguna de continuidad, Jaycee Carroll sigue confirmándose como uno de los mejores tiradores de Europa. Espectacular triplista, el ex jugador de Teramo y Gran Canaria arma el brazo con una velocidad pasmosa y en las más diversas circunstancias. Buen manejador de balón y con tacto en los tiros cortos, Carroll muestra además facilidad para conducir el contraataque. Defensivamente correcto y con rapidez de manos, la capacidad de generar juego y la dureza mental cuando se enfrenta a defensas cara a cara y de contacto son sus asignaturas pendientes.

Único '3' puro del equipo en la competición europea, Carlos Suárez está viviendo una temporada complicada, pese a lo cual en las últimas semanas parece haber ganado en presencia. Buen triplista cuando está abierto, Suárez está presentando en cambio problemas esta temporada con porcentajes pobres en Euroliga no ya sólo en los triples (12/47) sino también en los tiros libres (56'5%). Buen reboteador, especialmente cerrando el defensivo, Suárez debe cargar el aro rival e intentar sacar provecho de su juego al poste. Con buenos conceptos, su falta de claridad y fuerza le privan de ser una amenaza ofensiva pero por el bien del equilibrio ofensivo de su equipo ha de ser cuanto menos capaz de invertir balones para desahogar a los exteriores.

Con pasos lentos pero seguros y firmes, el montenegrino Nikola Mirotic prosigue su camino hacia el estrellato firmando una temporada notable, pese a que en algunos momentos el polarizado juego madrileño le ha tenido un tanto apartado. Líder en valoración durante varias semanas de la ACB, en Europa ha vuelto a dejar huella con actuaciones tan estelares como la protagonizada en Kaunas. Maduro y serio en la pista, Mirotic goza de una naturalidad ofensiva reservada a unos pocos elegidos. Capaz de generar desde fuera hacia dentro con un buen bote, el ala-pívot ha ido ganando juego al poste a la par que ha profundizado su amenaza exterior (Laso ha llegado a probarle como '3' en varias ocasiones), en especial desde las esquinas. Mejorado también en el rebote y de extrema fiabilidad en los tiros libres, defensivamente su tamaño ayuda a cerrar la zona pero le falta fuerza en el poste bajo y concentración en las ayudas, lo que junto a una mayor producción en el pase (la visión la tiene) puede ser el próximo paso del montenegrino en su consagración como jugador de primer orden.

Con un papel menos protagonista pero con su habitual solvencia, Felipe Reyes sigue siendo la principal baza interior blanca desde el banquillo. Algo más errático que en los últimos años en el tiro, Reyes sigue siendo en cambio un impagable aval en el rebote, especialmente en el aro contrario, donde su continua brega tiene un impacto no sólo estadístico sino moral. Heterodoxo pero eficaz en sus penetraciones, en especial al lado derecho, el cordobés puede ser un perfecto punto de aguante si los blancos se encuentran con un partido trabado.

Llamado a subir la temperatura del termómetro defensivo interior, Marcus Slaughter suple su falta de centímetros con agresividad y capacidad de intimidación. Espectacular en su juego y, paradójicamente, más cómodo cuando ejerce de '5', el ex del Bamberg es utilizado en ocasiones como punta de lanza de una zona presionante. Con un rol ofensivo muy limitado, su presencia se limita a algún rebote ofensivo o a las continuaciones finalizadas en mate gozando de una conexión especial con Sergio Rodríguez. Siempre intenso, el estadounidense deberá prestar atención a su paupérrimo porcentaje desde el 4´60 (16/42 en la Euroliga).

Clave por su condición de '5' puro, Mirza Begic parece llegar a la cita londinense en el mejor momento de la temporada. Favorecido por un ritmo algo más controlado y por una aparente mayor voluntad de equilibrio, el bosnio/esloveno está gozando de más balones en un poste bajo donde es un jugador aprovechable. Con cierta mano en tiros cortos, un aceptable reverso y cierta facilidad finalizadora, Begic puede ser una buena punta de lanza al menos en los inicios de partido. Blando de manos y falto de fuerza, le cuesta repetir esfuerzos y pude salirse fácilmente de los partidos. En el apartado defensivo sigue teniendo problemas de continuidad pero es un muy buen taponador y la mejor baza de los de Laso en la pintura.

Con más oportunidades en el último tramo liguero, Pablo Laso parece estar buscando la integración de un Rafa Hettsheimeir que no ha acabado por ser un factor en el juego merengue. Visiblemente más lento que en su versión anterior, el brasileño sigue teniendo capacidad para correr la pista y parece haber ampliado su rango de tiro frontal, pero por el contrario sigue teniendo problemas defensivos y parece necesitar de más presencia para rendir, algo a día de hoy complicado en el actual Real Madrid.

Sin Pocius lesionado y sin la posibilidad de inscribir a Darden, la hipotética duodécima plaza quedará reservada presumiblemente para Guillermo Hernangómez.


- El entrenador

Siguiendo lo que bien podría considerarse ya un proceso clásico (Luyk, Plaza tras Maljkovic…) el Real Madrid parece haber vuelto a encontrar la estabilidad tras la salida de un técnico de primer nivel y la llegada de un hombre de un perfil a priori más modesto. En esas coordenadas, el fichaje hace un par de veranos de Pablo Laso por la casa blanca era recibido con escepticismo por una buena parte del entorno. Temporada y media después, la incuestionada permanencia del vitoriano en el cargo es la primera prueba de éxito de la empresa.

Apostando por la naturalidad y la confianza en la posición natural de los jugadores, Laso lograba la temporada pasada dibujar un Real Madrid fresco y veloz que cautivaba por juego y que lograba además romper su maldición copera de la mejor manera posible, venciendo con rotundidad al Barcelona en su propio hábitat. La posterior eliminación en el Top 16 de la Euroliga con los varapalos ante Siena y Bilbao reabrían unas dudas reforzadas tras una final liguera en la que los blancos llegaron a paladear el triunfo. Mantenida la apuesta en el presente curso y reforzado el equipo con la llegada de Rudy a tiempo completo, el progreso de Mirotic o Sergio Rodríguez contribuían a un inicio de curso espectacular, donde al triunfo en la Supercopa se le unía una impecable marcha liguera en la que el Real Madrid aseguraba un solvente liderazgo de la fase regular, al tiempo que se manejaba con solvencia en las aguas europeas. La derrota en los cuartos coperos ante el Barcelona y los problemas en el Top 16 significaban las primeras piedras en una trayectoria que, no obstante, sigue siendo encomiable.

Respaldado por el público más generalista, club y prensa, Laso se encuentra algo más cuestionado en la labor táctica, sembrando dudas por su escasa utilización del juego interior y por cierta improvisación en las rotaciones. No obstante, la serie de cuartos ante el Maccabi (confirmando la línea del Top 16) dejaba ver a un Madrid menos eléctrico pero a la vez más concentrado en defensa y equilibrado en ataque, en lo que bien pudiera ser una evolución más posibilista de una apuesta sin duda muy atractiva.


- El juego: ataque

AL ATAQUE:
Seña de identidad madridista desde la llegada al banquillo de Pablo Laso. Sin ánimo de especular, el Madrid tiende a buscar el ritmo alegre, las transiciones rápidas y la velocidad de ejecución. Líder de largo en la ACB en anotación con más de 87 puntos por noche, en la Euroliga las prestaciones blancas bajan al 79´25… siguiendo una tendencia decreciente (83'2 en la primera fase, 77'5 en el top 16 y 74'3 en los play-off).

RACHAS: Uno de los puntos que ha diferenciado al Madrid de buena parte de sus rivales es su capacidad para encadenar grandes parciales de acierto ofensivo.

TIRO EXTERIOR: Otra de las grandes bazas de un Real Madrid que en ocasiones ha polarizado en demasía su ataque. La progresión de Sergio Rodríguez, unida a la dinamita de los Llull, Rudy, Carroll o Mirotic dotan a los blancos de un arsenal casi ilimitado. Con todo, y por ahí ha venido parte de la tendencia decreciente en la anotación, el conjunto blanco presenta cierta disparidad entre la Liga ACB y la Euroliga (6º peor equipo en porcentaje, superando sólo a Besiktas, Olimpija, Lietuvos, Partizan y Cedevita). Mientras que en la competición doméstica el cuadro de Laso presenta unos porcentajes superiores al 40%, en Euroliga apenas pasa del 33%. Llama la atención que en el torneo europeo únicamente Jaycee Carroll supere el 40%, mientras que jugadores como Mirotic (de 47 a 32%), Llull (de 44 a 31%), Sergio Rodríguez (44 a 30%), Carlos Suárez (40 a 24%) o Draper (38 a 26%) sufren un claro retroceso en su puntería en la competición europea. De la capacidad del Madrid para lucir su artillería puede depender buena parte de sus opciones.

EQUILIBRIO: Poco logrado hasta la fecha, parece que la intención de involucrar a Mirza Begic en el juego ofensivo ha sido una de las constantes en las últimas semanas. La constancia para hacerlo no sólo de inicio puede ser otra de las claves junto a la presencia cada vez más habitual del pick&roll o del aprovechamiento de los bloqueos indirectos.


- El juego: la defensa

SOLVENCIA:
Pese a las apariencias el Real Madrid, gracias en buena parte a la evolución del tramo final, presenta grandes números defensivos hasta el punto de que se trata del tercer conjunto que menos puntos encaja de la competición, sólo superado por Barcelona y Panathinaikos.

CONCENTRACIÓN: Con picos de intensidad notable, la mejor versión defensiva de los blancos ha llegado cuando ha conseguido constancia. El papel de un Llull tan exuberante como tendente al despiste puede ser clave en la línea exterior.

ALTERNATIVAS: Capaz de solventar grandes parciales adversos, el Madrid ha mostrado alternativas claras en los momentos de mayor apuro. La intensidad de Draper o la zona con Slaughter presionando en la cabeza son parte de las más visibles, aunque no es descartable que la 1-3-1 o la 1-2-2 vuelvan a cobrar la presencia que tenían el curso pasado.

FACTOR RUDY: Plenamente motivado, si el escolta balear llega en buen tono físico a Londres puede ser uno de los factores clave… y también en defensa. Intuitivo en el robo, su contagiosa actividad y sus ayudas kilómetricas serán fundamentales para que el Madrid encuentre su mejor cara.

INTIMIDACIÓN/ACTIVIDAD: Pese a la falta de talla en alguno de sus hombres clave, el Madrid se presenta en Londres como el equipo que más tapones pone de los cuatro “finalistas”, así como el que más balones recupera.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por Iván Fernández

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 6184

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos