Sábado, 16 de octubre de 2021
15.05.2014 - 14:27h. [ Comenta la noticia ]
0 comentarios
Final Four 2014: Análisis del Maccabi Tel Aviv, por Iván Fernández


Tres años después del subcampeonato en Barcelona, el Maccabi de Tel Aviv regresa a una Final Four y lo hace de la misma manera que en aquella ocasión: salvando la eliminatoria de cuartos de final con el factor pista en contra. Una clasificación para la Final Four que llega en el que probablemente haya sido uno de los años más complicados de la historia reciente, y en el que incluso llegó a especularse con la destitución del ahora reforzado David Blatt.

DESCARGA GRATIS LA GUÍA BASKETME EUROLEAGUE FINAL FOUR 2014

Ajeno a la gran cita europea y tras perder las última final liguera, el Maccabi comenzaba la temporada con dudas en la competición doméstica, hasta el punto de acumular cuatro derrotas en los primeros nueve partidos en lo que suponía el peor arranque de su historia.

En cambio, y pese a arrancar con derrota, el cuadro israelí lograba en Europa firmar una muy buena primera fase, liderando su grupo con tan sólo dos tropiezos. Con una propuesta de juego heterodoxa y fiando su solvencia interior al gran papel de de Shawn James, la lesión del estadounidense supuso un gran mazazo que la contratación de Andrija Zizic apenas llegó a maquillar. Obligado por las circunstancias, Blatt optaba por ampliar la rotación rescatando a jugadores como Pnini o Tyus, incrementando la apuesta por un estilo de juego eléctrico, intenso y de pocos centímetros.

Convertido en un equipo atípico e incómodo, el Maccabi paseaba por el Top 16 con problemas ante sus iguales y sin ser capaz de arañar ni una sola victoria en los cuatro enfrentamientos ante CSKA y Real Madrid. Con el Hapoel endosándole la peor derrota de su historia como local (65-93) finalmente el Maccabi lograba espantar los fantasmas venciendo en Munich. Intratables en su pista, la fe en el primer partido en Milán en el que fueron capaces de levantar 14 puntos en los últimos instantes define bien la clase de equipo que ha construido un David Blatt que parece llegar en el mejor momento tanto de juego como de química a la cita lombarda.

¿Qué cabe esperar entonces del Maccabi? Vistos sus resultados, especialmente lejos de Tel Aviv, el cuadro amarillo parece sin duda el de menor potencial de los cuatro en liza. A cambio, su ausencia de presión, su irregularidad y su particular estilo sin referentes claros y con cuatro o cinco jugadores abiertos puede llegar a atragantarse a cualquier rival.

PALMARÉS DEL MACCABI TEL AVIV


Palmarés del Maccabi Tel Aviv

Campeón de Europa: 5 (1977, 81, 2001 2004 y 2005)
Subcampeón de Europa: 9 (1980, 82, 87, 88, 89, 2000, 06, 08 y 11)
Final Four: 12ª (1988, 89, 91, 00, 01, 02, 04, 05,06,08,11,14)
Otros títulos europeos -
Ligas: 50 Israel, 1 Liga Adriática
Copas: 41

- Esta temporada

Fase regular: 1º Grupo D (8-2)
Top 16: 3º Grupo F (8-6)
Playoff: 1-3 Milano
Total: 17-11

LA PLANTILLA


Pese a presentar unos números ofensivos inferiores a los del curso pasado, bien puede decirse que la influencia de Yogev Ohayon ha vuelto a crecer en el juego del Maccabi. Más maduro aunque quizás con un punto menos de chispa en su juego, Ohayon es un jugador altamente espectacular que destaca por su velocidad, imaginación en el pase y una muy buena decisión cuando busca el aro. Eléctrico como pocos, ha ido mejorando en el tiro exterior y si bien sigue mostrándose irregular y con problemas de selección, ha dado pasos adelante en especial en cuanto a la rapidez del mismo. Más intenso que buen defensor, el internacional israelí tendrá que intentar manejar también las pausas en un equipo muy poco predispuesto al juego estático.

Fundamental en el primer triunfo en la serie ante el Milán, Ty Rice aparece como un perfecto revulsivo para el puesto de base. De considerable bagaje europeo (Panionios, Dragons, Lietuvos…), su gran año en el Bayern le abrió las puertas de un Maccabi donde ha encajado a la perfección. Pequeño pero incisivo, Rice gusta de manejar el balón protagonizando grandes cambios de ritmo. Gran anotador aunque irregular en el triple, su velocidad le permite ir con frecuencia al tiro libre donde goza de grandes porcentajes. Con un punto individualista y las dudas que genera su aparente fragilidad, Rice puede ser de gran valor gracias a su capacidad de generar juego en especial en su conexión con Tyus.

Liberado para oficiar en la mayoría de ocasiones como escolta, Ricky Hickman está viviendo sus mejores días en el Maccabi. Único jugador del cuadro de Blatt que supera los 10 puntos por noche en Euroliga, su espectacular tramo final en el primer partido en Milán tiene buena parte de culpa de la presencia del Maccabi en la Final Four. Liviano e inteligente, el ex de Scavolini utiliza con destreza su cuerpo para colarse en las defensas rivales. Más intuitivo que tenaz en defensa, Hickman muestra intuición en los rebotes largos, posee buena visión de juego y, aunque irregular, es un buen triplista.

Fundamental en la primera parte de la temporada, Joe Ingles ha visto cómo su papel en el Maccabi sufría un progresivo declive, pese a lo cual no es descartable que tenga un rol importante en la cita italiana. Polivalente y versátil, Ingles puede lanzar desde fuera, penetrar de izquierda o generar juego pero tiene problemas para gestionar los tiempos adoleciendo en ocasiones de falta de pausa en su juego, en especial cuando es capaz de encadenar varias acciones correctas. Más cómodo cuando puede partir desde el centro del ataque, el australiano está sufriendo para adaptarse a un rol distinto al de principio de curso.

En la que es su segunda temporada en Tel Aviv, Sylvan Landesberg sigue sin conseguir plasmar lo que apuntaba en su paso por Haifa. De excelsa planta e indudables condiciones ofensivas, su tendencia a amasar el balón y su irregularidad en el tiro exterior minimizan sus posibilidades. Mejorado en defensa, si entra en racha puede tener un rol importante.

Proyecto de futuro, Arad Harari está alternando su testimonial papel en el Maccabi con su desempeño en el Eitzur Ramla. Por hacer físicamente, Harari deja destellos de clase siendo ante todo un buen tirador.

Pieza clave para David Blatt, Devin Smith puede pasar perfectamente como el alma del Maccabi. Usado incluso como falso '4', el ex virginiano crea desequilibrios y es un dechado de inteligencia en la pista. Máximo reboteador del equipo, su buen manejo del balón compensa su falta de explosividad, mientras que defensivamente su uso de las manos y su actividad revitalizan al cuadro de Blatt. Buen tirador, mejora sus prestaciones cuando actúa como ala-pívot.

Tras una temporada anterior marcada por la polémica, Guy Pnini ha ido recuperando espacio en la rotación de Blatt. Pieza básica en el tiro exterior israelí gracias especialmente a su certera muñeca y muy efectivo a pies parados, Pnini ha ganado en recursos cerca del aro y en solidez defensiva, pero sigue estando un tanto limitado por su flojo manejo de balón y por un físico un tanto exento de explosividad que le ha llevado a especializarse en demasía en el triple. Natural de Tel Aviv, tras una interesante carrera en Israel pasó por el Zeleznik y por el baloncesto chipriota antes de establecerse en el Maccabi. Al igual que a Smith, no será extraño verle minutos como falso '4'.

De vuelta a las canchas tras tomarse un año sabático, David Blu es otro de los jugadores que ha ido ganando importancia con el paso de la temporada. Definitivamente establecido como '4', Blu goza de una de las más estéticas y precisas suspensiones del viejo continente teniendo además una notable velocidad de ejecución y un amplio rango de tiro. Potente en su primer paso, el 13 macabeo es de gran ayuda en el rebote defensivo pero peca cada vez más de cierta unidimensionalidad.

Fichado por el Maccabi tras un gran Preeuropeo con Israel y una interesante temporada en Cantú, Alex Tyus ha ido ganando sitio hasta el punto de convertirse en vital tras la lesión de James. Felino y espectacular, es ante todo un finalizador dotado de increíbles muelles. El estilo rápido de Blatt y la proliferación de buenos pasadores favorecen a un jugador explosivo y con una facilidad innata para volar hacia el aro. Buen reboteador y capaz de intimidar gracias a su buena capacidad taponadora, Tyus transmite intensidad en defensa destilando actividad. Por lo demás, su falta de muñeca (en torno al 50% en tiros libres) limita su acción ofensiva a las cercanías del aro, lo que unido a su falta de capacidad de pase le convierten en un jugador que puede ahogarse en partidos estáticos, aunque ha mejorado atacando el aro a través del bote.

Llegado, en buena parte por su buena relación con Vujcic, para cubrir la baja de Shawn James, Andrija Zizic está teniendo un papel testimonial en la Euroliga. Sobrio y eficaz en la media distancia, el croata sufre en el 1x1 pero conserva solvencia para cerrar el rebote, interesantes movimientos en el poste bajo y cierta capacidad de pase por lo que en caso de emergencia puede echar una mano.

Máximo anotador de la Euroliga por minuto jugado, Sofoklis Schortsanitis ha vuelto a reencontrarse con su mejor juego en la que es su segunda etapa en Tel Aviv. Condicionado por su estado físico y por su tendencia a cargarse de faltas, el pívot griego es la principal via de juego del Maccabi en los minutos que permanece en pista. Relativamente ágil para su peso y tamaño, 'Big Sofo' usa con sentido su cuerpo en el poste bajo y presenta una notable mejora en el tacto de sus semiganchos, lo que ha hecho crecer su juego de espaldas al aro. Discreto en el rebote y con problemas en el tiro libre, debe mejorar en su capacidad de pase cuando le saltan al 2x1.


EL ENTRENADOR


Convertido en todo un trotamundos desde que comenzase su carrera en los banquillos en el Galili Helion, David Blatt llega a Milán reivindicando su status tras un curso en el que llegó a sonar como posible su destitución. Estadounidense de origen israelí, Blatt vive su segunda etapa como entrenador principal en el Maccabi de Tel Aviv, consiguiendo por tercera vez llevar al equipo a la Final Four. Formado como jugador en la universidad de Princeton, la mayor parte de su carrera se desarrolló ya en el baloncesto israelí (Maccabi Haifa, Hapoel Jerusalem, Netanya, Galil Helion y Hapoel Tel Aviv…). Amante de las rotaciones continuas, no es dogmático en los planteamientos de partido y suele mostrarse ágil en la dirección de partido apostando por la versatilidad y la velocidad. A estas características ha unido una positiva simplificación del juego de un Maccabi que la temporada pasada por momentos abusaba de las alternativas. Algo caprichoso y temperamental, por lo general apuesta por equipos heterodoxos con un juego muy abierto.

A las órdenes de Pete Carril, Blatt cierra su ciclo universitario en Princeton en 1981 participando en los Juegos macabeos lo que acaba de abrirle la puerta del basket israelí, siendo su primera parada un Maccabi Haifa en el que permanece tres temporadas. Tras varios intentos de volver al basket USA a través de ligas menores regresa a Israel de la mano del Hapoel Jerusalem, iniciando una nueva etapa que le lleva a pasar por el Maccabi Natanya, y un año después por un Hapoel Galil Elyon con el que alcanza el subcampeonato liguero de la temporada 89/90.

Un año después vuelve a Jerusalem, disputando la Korac con el Hapoel, para cerrar su etapa como jugador en el Ironi Nahariya y el Maccabi Hadera. Con excelentes relaciones con el Hapoel Galil Elyon, Blatt pasa directamente de la pista al banquillo para sustituir a un Pini Gershon que acaba de llevar a los norteños a un sorprendente título de liga. Con una base formada por jugadores como Séller, Kennedy, Gibsono o Leaf el Galil alcanza además las semifinales de la Recopa donde cae ante el Efes Pilsen. En su debut como entrenador, Blatt no es capaz de alcanzar la final liguera viviendo sus mejores días en una Recopa en la que, a base de exhibiciones anotadoras de Mike Ansley, sólo un triple empate con Aris y Chalet le apea de las semifinales.

Con Gershon de vuelta, Blatt se queda como ayudante, para un año después volver a ocupar el cargo de primer entrenador durante cuatro temporadas más, siendo su mayor logro el subcampeonato de la 97/98, año en el que alcanza además los octavos de final de la Copa Korac. Asistente tanto en la selección absoluta como en la U22, Blatt deja el Hapoel para volver a trabajar como asistente de Gershon esta vez en el Maccabi.

Subcampeón de Europa en el 2000 y campeón en el 2001, la temporada 2001/02 produce un nuevo relevo con Gershon dejando de nuevo su puesto a un Blatt que logra meter al Maccabi en la Final Four de Bolonia y suma el título liguero. En la 2002/03, Blatt repite campeonato en Israel, pero un inverosímil triple de Tyus Edney entierra sus opciones de repetir Final Four, y se queda a las puertas del triunfo en la Liga Adriática, víctima de una de esas tardes gloriosas de Marco Popovic

Una vez más, Gershon vuelve al banquillo macabeo y Blatt al puesto de asistente. Campeón por segunda vez de Europa en calidad de segundo, tras un breve paso por la selección de Israel, el técnico de Boston emigra por primera vez a Rusia para dirigir al Dinamo de San Petersburgo. Con un bloque en el que destacan jugadores como Ed Cota, Steffanson, Askrabic, Nelly McCarthy o Veeremenko, el club de la ciudad del Ermitage logra alzarse con la FIBA Cup tras imponerse en la final al Kyiv de Kresimir Loncar, Incola, Marcus Norris, Chikalkin y compañía.

Ese triunfo le abre las puertas de una Benetton de Treviso en la que permanece tres años logrando una LEGA y una Coppa, antes de comenzar la que quizás es su etapa más gris como entrenador de club. Efes Pilsen, Dinamo Moscú o Aris resultan las siguientes paradas sin excesivo éxito, antes de que en 2011 empiece su actual etapa macabea.

Entre medias, el bombazo en el EuroBasket 2007 y las medallas de bronce en el de 2011 y en los Juegos de Londres reavivan su cartel… el mismo que muy probablemente le lleve al CSKA el próximo curso.

LOS NÚMEROS


Puntos: 79'21
Hickman 12'1, Schortsanitis, Smith y Blu 9'8

Rebotes: 31'57
Smith 5'4, Tyus 4'8, James 3'3*

Asistencias: 17'85
Ohayon 3'3, Rice 3'3, Ingles 3'1

Robos: 5'82
Hickman e Ingles 0'8

Tapones: 2'5
James 1'5*, Tyus 0'8

Valoración: 85'78
James 12'2*, Hickman 11'3, Smith 10'8

Tiros de 2: 55'5%
James 67'7%*, Schortsanitis 62'9%

Tiros de 3: 38'8%
Pnini 43'7%, Ingles 42'9%

Tiros libres: 71%
Smith 84'4%

*Lesionado, no disputará la Final Four.

- Quintetos más utilizados (minutos juntos)

Ohayon-Hickman-Smith-Blu-Tyus (55 minutos)
Ohayon-Hickman-Smith-Pnini-Schortsanitis (45 m)
Rice-Hickman-Smith-Blu-Tyus (39 minutos)

- ESTADÍSTICAS MACCABI EN LA EUROLIGA 2013-14:
http://goo.gl/GvqObh

EL JUEGO: ATAQUE


HETERODOXIA: Aunque en ocasiones pueda ser también un factor de debilidad, no cabe duda de que una de las cosas que ha llevado al Maccabi a Milán es su poco común propuesta de juego. Con 4 o incluso hasta 5 hombres abiertos, Maccabi pasa de cargar el juego de inicio sobre Schortsanitis a jugar con un falso '4' e incluso en ocasiones con David Blu como teórico hombre grande. La continua amenaza exterior, y tres o cuatro jugadores intercambiando su posición son algunas de las bazas para desconcertar al rival.

RITMO: Sin llegar al nivel de la época Gershon, el actual Maccabi vuelve a ser un equipo con gusto por jugar en transición, en especial cuando cuenta con Tyus en la pintura.

TIRO EXTERIOR: Tercer mejor equipo de la Euroliga en porcentaje de tres puntos, no es el Maccabi un equipo que abuse mucho del tiro de tres, pero sin embargo sus mejores momentos ofensivos han llegado ligados a rachas triplistas. Al margen de especialistas como Blu o Pnini, la cantidad de jugadores que pueden anotar puntualmente desde el triple pude ser un factor a tener en cuenta.

EL JUEGO: DEFENSA


ALTERNATIVAS: Marca de la casa de David Blatt, el Maccabi pasa por ser uno de los equipos de la competición que más alternativas defensivas utiliza. Presión, distintas zonas... si habitualmente la Final Four es territorio para pocas aventuras, el Maccabi puede ser la excepción.

INTENSIDAD: Sin grandes especialistas defensivos, el Maccabi vive sus mejores momentos cuando sube su nivel de intensidad. Sin miedo a los cambios defensivos, el uso de las manos y las continuas ayudas buscan llevar los partidos a un caos en el que los israelíes se sienten muy cómodos.

CERRAR EL ARO: "Superados" tan solo por el Anadolu Efes, el Maccabi ha sido el segundo equipo que más rebotes ofensivos ha concedido de media en la Euroliga con casi 12 por partido. Minimizar la sangría de segundas opciones puede ser fundamental para los de Blatt.

BALANCE: Otro de los aspectos a vigilar por el conjunto de Tel Aviv es su capacidad de repliegue, ya que en algunos momentos de la temporada ha encajado excesivos contragolpes.


DESCARGA GRATIS LA GUÍA BASKETME EUROLEAGUE FINAL FOUR 2014


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Noticia publicada por BasketMe

BasketMe

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 1980

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos