La Opinión
Seúl 88: El comienzo del final
José Ramón Sanchís  | 22.12.2009 - 22:11h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar el artículo ]

Estados Unidos estaba recuperando la hegemonía en el baloncesto de selecciones tras los buenos resultados conseguidos en Los Angeles 84 (con ausencia del bloque soviético por razones políticas) y, sobre todo, en el Mundobasket de España’86. Contra pronóstico los chicos de Lute Olson lograban el Oro tras derrotar a la Yugoslavia de Petrovic –enorme Tyrone Bogues- y superar a la URSS de Sabonis en una memorable final. David Robinson, Armon Gilliam, Kenny Smith, Charles Smith, Tyrone Bogues o Derrick McKey se convertían en los nuevos ídolos.








El fracaso de los Panamericanos de Indianapolis ‘87 ante Brasil de Oscar debió tomarse como un serio aviso pero entonces fue considerado como una anécdota.


Dos años después llegaba la cita de Seúl, en los primeros –y únicos- juegos que organizaba Corea del Sur, que se desmarcaba políticamente de su homónima del norte y daba un paso hacia la modernidad. John Thompson tomaba el relevo de Lute Olson, que seguía con las riendas de Arizona. Thompson significaba una vuelta a LA’84 dirigida por el polémico Boby Knight. Hablamos de un técnico con mucha personalidad, amante de la defensa, gran reputación y miembro de la élite de coaches, aunque también había protagonizado alguna que otra polémica. El jefe técnico de Georgetown se había convertido en el primer entrenador afroamericano en conseguir un título de la NCAA. En 1984 la Georgetown de Patrick Ewing conseguía el cetro universitario ante los Cougars de Houston, liderados por Hakeem Olajuwon . Thompson había sido anteriormente jugador secundario en los Celtics donde ejercía de reserva de Bill Russell… Bebió pues de uno de los mejores jugadores defensivos.





Si Bobby Knight confió en su pupilo Steve Alford y Lute Olson lo hizo en Steve Kerr, Thompson no era menos y apostaba por su pupilo Charles Smith IV, un correcto director de juego y buen defensor en Georgetown pero lejos de la élite de jugadores universitarios. Fue una decisión muy criticada y pronto asistiríamos a lo erróneo de su decisión. Otro gran defensor incorporado al roster fue Stacey Augmon, estrella de UNLV junto a Larry Johnson, Anderson Hunt y Greg Anthony, pero que tuvo poco peso en este combinado. Thompson apuntaló un buen juego interior. Los galones de la selección los volvió a ostentar David Robinson, todavía amateur porque estaba cumpliendo con el Tio Sam. Junto a él se incorporaron otras estrellas universitarias como Danny Manning -todavía sano-, Charles Smith –otro que dio buen resultado en España- y el interior de North Carolina, JR Reid. No tenía mala pinta, desde luego. El juego exterior contaba con la presencia del tirador Hersey Hawkins, la figura de Iowa, Jeff Grayer, con la estrella emergente Mitch Richmond, el polivalente Willie Anderson y los menos conocidos Vernell Coles –más conocido como ‘Bimbo’- y Dan Majerle. En la conformación del juego exterior es donde le llovieron más críticas. Jugadores como Rex Chapman (estrella en Kentucky), David Rivers (Notre Dame) , Rod Strickland (DePaul) o incluso Derrick Chievous (Missouri) tenían más cartel aunque carecían del componente defensivo que exigía el coach de los Hoyas. También por la preferencia en la preselección por Alonzo Mourning (aunque no acudió a la cita de Seúl), que era jugador de instituto, en vez de la gran estrella universitaria del momento, Danny Ferry. Se habló de racismo en alguna toma de decisión.


Empezó el torneo con victorias muy claras –algunas inconcebibles hoy en día- ante España (97-53), Canadá (76-70), Brasil (102-87) –la herida estaba curada- China (108-57) y Egipto (102-35). En cuartos de final se cruzaron con Puerto Rico y Danny Manning se erigía como figura. Ganaron bien (94-57) pero el miedo se les metía en el cuerpo. Les esperaba la Unión Soviética.





En semifinales se produjo el descalabro contra la URSS, tal vez el mejor combinado nacional tras el Dream Team del 92. Sabonis, Kurtinaitis, Marciulionis, Belostenny, Homicius, Goborov, Volkov, Tikhonenko, Sokk, Tarakanov, Miglinieks y Pankrashkin….Su mejor tirador, Hersey Hawkins, no acudía a la cita por lesión. Había miedo y pronto se demostró. Los enamorados al baloncesto americano nos quedamos perplejos ante la exhibición de los chicos del otro lado del telón de acero. El empuje de David Robinson (19 puntos y 12 rebotes) y Dan Majerle (15 ptos) , que sería máximo anotador de la selección con 14 puntos de media, unido a los problemas de personales de Manning, fue insuficiente ante la exhibición soviética (82-76). Era un partido de revanchas. Los soviéticos querían el título tras pinchar en la final del Mundobasket del 86 y los americanos recuperar el oro olímpico que injustamente perdieron ante la URSS en Munich 72.Ya saben, la canasta fantasma de Belov. Rimas Kurtinaitis, con 28 puntos (4/10 en triples) se encargaría de devolver a los soviéticos al primer lugar del baloncesto. Después le invitarían al concurso de triples del All Star en el que fracasó estrepitosamente, algo que sació en parte las ganas de vendetta.





Estados Unidos machacaría a Australia (78-49), con Gaze como máximo exponente. Se colgaban el bronce pero el fracaso fue absoluto. El aluvión de críticas hacia Thompson fue considerable tanto por el estilo de juego como por la composición de su roster.





Algunos jugadores como Dan Majerle aprovecharon su buena olimpiada para salir de su ostracismo universitario y conseguir una buena elección en el draft. Majerle fue uno de los triunfadores al desarrollar una carrera muy sólida en la NBA. Richmond, Hawkins, Charles Smith, Stacey Augmon y Willie Anderson hicieron buenas temporadas en la NBA, sobre todo el primero, quien logró el ROY, llegando a ser all star en seis ocasiones. David Robinson forma parte de los mejores pívots de la historia moderna de la NBA pero otros jugadores no tuvieron tanta suerte como JR Reid, Bimbo Coles, Jeff Grayer y sobre todo Charles Smith IV, uno de los fracasos más sonados de un Thompson que ha modelado a alguno de los mejores pívots de la historia reciente de la NBA (Ewing, Mourning, Mutombo).





Smith jugó una temporada completa en los Celtics y al inicio de la segunda se vio envuelto en un accidente de vehículo en el que mató a dos estudiantes y se dio a la fuga tras un detenerse en un primer momento. Esto hizo que fuera cortado al inicio de su segunda temporada y no volvió a jugar hasta el 95. Smith pasó a ser trotamundos, no sólo de las ligas menores de EEUU, llegando a jugar en el Xacobeo Ourense 99 en el curso 98-99, donde promedió 18 puntos por partido. En la NBA intentó jugar en los Wolves pero su aventura se redujo a seis partidos.


En el Mundial de Argentina (1990) –con Billy Owens, Zo Mourning y Kenny Anderson de estrellas- volverían a caer. El baloncesto no estadounidense había crecido considerablemente y empezaba a aflorar una carencia en talento técnico entre los jugadores USA. Todos conocen cual fue la solución para volver a marcar las diferencias pero difícilmente vuelvan a igualar los hitos conseguidos por aquel equipo de ensueño.


- Links de descargas


* JJOO Seúl’88. Semifinal URSS-USA


http://descargasbasket.blogspot.com/2009/10/urss-usa-semifinal-seul-1988.html


* Juegos Panamericanos Indianapolis ’87. Final Brasil-USA


http://descargasbasket.blogspot.com/2009/10/descargar-con-megaupload-parte-1.html


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por José Ramón Sanchís

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 1431

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot: