La Opinión
La versión impaciente del Real Madrid
Roberto Tamayo (Baloncesto sin red)  | 16.11.2012 - 11:35h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar el artículo ]

La riqueza de un equipo puntero reside en la retahíla de combinaciones que es capaz de ofrecer. Cuantos más registros domine, mayor será su cuota de éxitos. El plan del Real Madrid se enquistó ayer en Atenas sin que jugadores ni entrenador acertaran a imponer la cordura necesaria para desatascar la tarde noche más sombría del curso. Respaldados por el recital de puntería que protagonizaron hace unos días, el Madrid se confundió de camino en Atenas. La hoja de ruta en ataque fue calcada; la ejecución se situó, sin embargo, en las antípodas.


El equipo blanco aterrizaba en el majestuoso OAKA con la etiqueta de favorito después de incontables odiseas griegas. Ese cartel, apoyado en una trayectoria fabulosa y en la diáspora de talento que ha sufrido el conjunto ateniense este verano, se confirmó durante los primeros siete minutos (9-16). A pesar del resultado, las sensaciones ya eran inquietantes. El Madrid se obcecó en tirar triples (3 de 10 en el primer cuarto) y Llull no solo no supo frenar ese concurso sino que contribuyó al caos general. El equipo de Pablo Laso perdonó a un rival sin lucidez. Y aquello fue su tumba. El Panathinaikos, obligado por su glorioso palmarés, compensó sus carencias multiplicando las revoluciones en defensa hasta desconectar al mejor ataque de Europa.


Laso, sin respuestas


El entrenador merengue, brillante en tantos planteamientos, naufragó ayer con una rotación inusual y sin poder terciar en la dinámica destartalada de sus jugadores. No descarto que Lasoaprovechara una cita importante pero no decisiva para lanzar una advertencia a algunos jugadores. El órdago más sorprendente fue mantener a Rudy en el banquillo durante el último cuarto. El escolta, empeñado en firmar tiros más acrobáticos que efectivos, mostró su versión más gris del curso durante tres cuartos, pero hasta ahora nunca se había discutido su presencia en los minutos transcendentales. ¿Toque de atención?


Otro de los castigados fue Sergio Rodríguez, que apenas jugó 5 minutos. El base canario, que dispone de menos crédito que Llull cuando vienen mal dadas, pagó caro ser el director en los peores momentos de su equipo en el segundo cuarto.


La defensa del Madrid neutralizó a Schortsanitis por primera vez en los últimos años, pero le creció otro enano gigante: Stephane Lasme. El pívot, que ya había castigado al conjunto blanco cuando jugaba en el Maccabi, emergió como referencia interior y firmó una actuación perfecta en ataque, siempre bien asistido por Diamantidis. El base griego volvió a demostrar que se puede dominar un partido sin la necesidad de anotar. El juego interior blanco, tan importante en otros encuentros, no supo contrarrestar el coraje de sus adversario y pasó inadvertido en ataque.


El único que sale reforzado en el plano personal de esta derrota esCarlos Suárez, cuyas prestaciones son tan inexistentes como apáticas esta temporada. Sería altamente recomendable para el Madrid que su único alero eleve su nivel y sea una amenaza en ataque.


Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por Roberto Tamayo (Baloncesto sin red)

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 5927

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot: