La Opinión
La NBA visita Londres
Ignacio Morejón  | 17.01.2014 - 03:56h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar el artículo ]

La NBA está de vuelta en Londres para un nuevo partido de liga regular fuera de Norteamérica. El programa NBA Global Games trae un interesante Brooklyn Nets Atlanta Hawks al magnifico O2 londinense, y como corresponsal de BasketMe he tenido la oportunidad de asistir al día de entrenamientos abiertos a los media. Os cuento lo que dio de sí.


El programa del día era:


10:00: Entrega de credenciales y apertura de la sala de prensa 12:00 – 12:30: entrenamiento de los Atlanta Hawks con acceso libre para acreditados 12:30 – 13:00: Atlanta Hawks atiende a la prensa 13:15 – 14:15: NBA Cares Clinic con jugadores de ambos equipos disponibles 14:15 – 14:45: Brooklyn Nets atiende a la prensa 14:45 – 15:15: Entrenamiento de los Brooklyn Nets con acceso libre para acreditados


Los alrededores del O2 Arena estaban decorados con carteles gigantes de la NBA preparando el ambiente: jugadores destacados de ambos equipos a lo largo de la historia (Bob Pettit, Dominique Wilkins, Julius Erving o Petrovic entre otros), el palmarés de la competición, la historia de los NBA Global Games y fotos de las actuales estrellas de ambos equipos.





Al ser un miércoles laboral, el enorme complejo donde está el O2 estaba virtualmente desierto. Una vez conseguida la acreditación, me indicaron que esperase en una habitación acondicionada para los periodistas que cubríamos el evento. Debíamos ser unos 50 en total (4 de medios españoles) y me sorprendió que la media de edad anduviese entre los 30-35 años.


Sobre las 12:15 nos avisaron que podíamos pasar a la pista, donde los Hawks iban a hacer un entrenamiento suave durante unos 30 minutos antes de hablar con los medios de comunicación. Los jugadores se dividieron en dos equipos (azul y blanco) y empezaron un partidillo. El cuerpo técnico les dejó a su aire al principio para luego, a medida que iba transcurriendo el juego, dar más instrucciones, tanto generales como individuales. En todo momento intentaron mantener las interrupciones al mínimo. Tras una breve pausa alrededor del entrenador se reanudó el partido y al acabar hubo ronda de tiros libres, todo sin forzar demasiado.


Terminada la sesión, los jugadores se desperdigaron por la cancha, sentándose en las butacas de pie de pista para atender a la prensa. El único que se siguió entrenando fue un Kyle Korver que se puso a hacer todo tipo de ejercicios de tiro. Las metía prácticamente todas a pesar de ejecutar los movimientos a mucha velocidad y tener oposición. Uno de los entrenadores asistentes le daba algunas indicaciones y se aseguraba de que corregía los pequeños detalles.





Prácticamente todos los jugadores se pusieron bolsas de hielo en las rodillas a pesar de lo suave de la sesión. Los que concitaron más atención fueron Elton Brand, Pero Antic y el mismo Korver cuando acabó las sesiones de tiro. Todos (y los jugadores de los Nets después de ellos) repetían como un mantra que volar a Londres no era problema, que se tardaba casi lo mismo que a San Francisco, y que no suponía una molestia jugar aquí, más bien un honor. Éramos unas 150 personas sobre el parqué del O2 y el ambiente era distendido y cómodo para poder hablar con los jugadores.


Tuve la ocasión de entrevistar en más profundidad al ex ACB Gustavo Ayón. Sobre su temporada comentó que ha tenido altibajos por su lesión de hombro pero que espera mantenerse sano e ir a más en la rotación a partir de ahora. Hablando de su trayectoria desde que llegó a la liga (4 equipos distintos en dos temporadas y media), cree que hay que ser fuerte mentalmente para adaptarse a tanto cambio, no sólo de compañeros, entrenadores y estilos de juego, sino en el plano personal, ya que es difícil vivir a salto de mata en lugares tan dispares como Nueva Orleans y Milwaukee por ejemplo. Su principal objetivo es conseguir estabilidad en una franquicia y progresar en ella (acaba contrato a final del curso). A pesar de que guarda un inmejorable recuerdo de España y la ACB, su prioridad es la NBA.





En cuanto al mejor jugador de la liga, lo tiene claro: LeBron James está varios escalones por encima del resto, con Kevin Durant en segundo lugar. El jugador de su posición con el que más sufre es Carlos Boozer: “es muy muy fuerte, usa mucho su físico y al acabar de jugar contra él siempre me duele todo”. Sobre la posibilidad de que la NBA se expanda hacia México, su respuesta es tajante: ahora mismo lo ve imposible. No cree que haya nivel económico suficiente en la gente de a pie para pagar entradas caras 2 o 3 veces a la semana, llenar un pabellón grande y hacer el equipo viable.


Ahondando sobre la situación del baloncesto en su país, me dice que hay mucha afición pero que por motivos económicos las infraestructuras son pésimas, aunque espera que mejoren en un futuro cercano. Para terminar, hace una reflexión interesante: en México los equipos intentan sobrevivir a base de ayudas gubernamentales e institucionales. Ayón cree que ese no es el camino. Hay que mirar a la NBA y los equipos tienen que encontrar la forma de generar sus propios ingresos y ser independientes. Si no, cuando se cierra el grifo de las subvenciones la competición desaparece. ¿Os suena de algo? Toda la suerte del mundo a Gustavo, un tipo humilde, tremendamente educado y de trato muy cercano.


El ex-ACB Darvin Ham es parte del cuerpo técnico de los Hawks. Al cruzarme con él le pregunto si recuerda Granada. Me dice: “Preciosa ciudad, experiencia corta pero muy divertida”. Acto seguido se vuelve a la persona con la que estaba hablando y con una gran sonrisa de satisfacción le dice: “¿has visto como la gente de España se acuerda de mí?”.





Poco a poco la calma desaparece porque llegan decenas de chicos y chicas con camisetas de “NBA Cares”, entran en la pista y se distribuyen en grupos. Con ellos vienen algunos jugadores de los Nets. Empieza el clinic y los jugadores de ambos equipos se involucran, especialmente con aquellos chavales que tienen algún tipo de discapacidad. Ajeno al bullicio a su alrededor Jason Kidd charla animadamente en mitad de la pista con Kiki Vandeweghe. El evento dura algo más de una hora y acaba en una gran foto de familia. El guapín de Korver, que me acababa de firmar un libro, me pide el bolígrafo para firmarle las camisetas al considerable número de chicas que se han puesto a hacer cola delante suya. Las adolescentes le sueltan piropos sin parar “eres muy guapo” “mi amiga está enamorada de ti (su amiga, claro)” “¿me das tu teléfono?” “no voy a lavar esta camiseta jamás”. Con su mejor sonrisa de galán, el rompecorazones de Kyle continúa firmando impertérrito durante un buen rato y al acabar me devuelve el boli.


Una vez han salido los chavales de la cancha se abre la ronda oficial de entrevistas con los jugadores de los Nets. Me siento con Jason Terry y, dado que no hace tanto que jugaba en Dallas, le pregunto por la lamentable situación del Este. Su respuesta es sorprendente: el nivel es igual en ambas conferencias, el Este también es muy duro, los equipos son buenos. Le recuerdo que los resultados cantan, pero él se sigue enrocando y se mantiene en su opinión. Al final menciona las lesiones como causa principal, algo que han hecho todos los jugadores cuando les han preguntado (Elton Brand, Jeff Teague, Reggie Evans…).


El jugador que parece que lo está pasando mejor de todos es Andray Blatche. Le han puesto un arnés con una cámara en el pecho para NBA TV y anda corriendo de un lado para otro bromeando constantemente con jugadores y prensa. El polo opuesto es Kevin Garnett. Apenas concede unos pocos minutos y se pone a hacer ejercicios de tiro para que no le molesten. Él y Joe Johnson son, con diferencia, los dos jugadores que más imponen físicamente. JJ responde a las muchas preguntas que le hacen con gesto serio y formal. A una pregunta sobre su racha de canastas ganadoras sobre la bocina responde que la clave es aislarte de todo, mantener la cabeza fría y no dudar de que la vas a meter. Con distintas palabras todos dicen que los Nets van a ser el equipo de la segunda parte de la temporada en el Este.





Me cruzo con otro ex-ACB, Alan Anderson, que está tirando a canasta y me contesta “always man” cuando le pregunto si se acuerda de Barcelona. Y añade mientras me da la mano: “y la Copa del Rey es la mejor competición de todas”. No me extraña que guarde buenos recuerdos.


La última charla del día es con Mirza Teletovic. Comenta que no tiene ninguna duda de que van a acabar la temporada bien y que se van a clasificar para PO. Explica lo difícil que es hacerlo bien desde el principio teniendo tantos jugadores nuevos y varios de ellos teniendo que cambiar el rol de estrellas a jugadores de equipo. El entrenador nuevo (y novato aunque no lo mencione) es también parte de un puzzle en el que las piezas están empezando a encajar ahora. Sobre su evolución en el equipo del fondo del banquillo a titular ocasional y con más protagonismo, dice que espera seguir progresando y ganarse la confianza de coach Kidd para, cuando la plantilla esté de nuevo al completo, poder seguir siendo importante. “Echas de menos Vitoria” “Claro, allí todo es más tranquilo”. ¡Mucha suerte Mirza!





El entrenamiento de los Nets es más ortodoxo. Calentamiento inicial en grupo, contraataques, ejercicios de tiro, 3x3… todo bastante relajado. Son algo más de las 15:30 y el staff de prensa de la NBA nos dice que el tiempo se ha terminado. Antes del partido habrá una conferencia de prensa de Stern o Silver, aún está por concretar quien. Como resumen general, mi impresión es que la organización fue magnifica: todo bajo control pero en un ambiente muy calmado en el que no te sentías presionado o vigilado. Mucha libertad para moverte y acceso total para fotos, videos y entrevistas. Está claro que saben cómo hacer las cosas en cuanto a marketing se refiere.




Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por Ignacio Morejón

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 2432

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot: