La Opinión
Juego de tronos
Iván Díez  | 30.06.2015 - 20:16h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar el artículo ]

Hay dos cosas que mueven el mundo: la política y el deporte. En la primera, la ciudadanía ha soportado durante muchos años lo que llamamos bipartidismo. Dos partidos han gobernado alternativamente nuestras ciudades. Ellos lo han decidido todo, pero lo han hecho tan mal que en las últimas elecciones los ciudadanos han roto este bipartidismo y han dado poder a unos nuevos y jóvenes políticos. La gente se ha cansado de ver a los mismos arriba. Sobre todo, insisto, porque lo han hecho muy mal.




En baloncesto, muchos querían que el bipartidismo de los últimos años cambiara; no querían ver un duelo Barça-Madrid en la final, pero deberán esperar. Tanto Valencia como Unicaja lo han intentado y han estado cerca, sobre todo los malagueños, que han hecho este año una semifinal contra el Barça para enmarcar. Pero no. Los dos grandes no se han dejado sorprender.







Saben jugar eliminatorias, saben utilizar sus armas: el banquillo, el rebote, la defensa y la veteranía. Los Navarro, Llull, Oleson y Reyes son aún jugadores voraces, con ganas de más. No están cansados de llegar a las finales. Siempre quieren más. No se conforman con lo ganado. Quieren más.



Esta podría ser la gran diferencia entre nuestros políticos y nuestras estrellas. Mientras los primeros se creen que ganando las elecciones ya lo tienen todo hecho, nuestros ídolos del parquet no se conforman. Cada jugada para ellos es un punto/voto que ganar.




Ellos, el Barça y el Madrid sí lo han hecho bien a diferencia de nuestros políticos. Más el Madrid que el Barça… pero los dos siguen ahí luchando un año más para dirimir cuál de los dos es el mejor.



Compartir noticia:  Facebook |  Twitter |  Menéame |  Digg |  Del.icio.us |  Technorati |  Yahoo! My Web   


Artículo publicado por Iván Díez

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 3649

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot: