Inicio » Noticias de EUROPA
Euroleague Final Four 2024: La crónica del domingo, por Marc Bret
Marc Bret  | 27.05.2024 - 23:28h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar la noticia ]

Con una segunda parte primorosa (y un hundimiento poco esperado), el Panathinaikos se ha proclamado campeon de Europa por séptima vez. Hace poco más de un año, el laureado equipo griego languidecía en las profundidades de la clasificación, tras más de una década sin presencias en la Final Four. El golpe de efecto fue el fichaje de Kostas Sloukas, estandarte del odiado rival ateniense, y la llegada del entrenador turco Ergin Ataman, doble campeón con el Anadolu Efes en 2021 y 2022. Con un equipo totalmente renovado, los atenienses han superado a un Real Madrid que parecía invencible durante una buena parte de la temporada, alargando la maldición del campeón de la fase regular. Y es que desde el cambio al actual formato en la campaña 2016/17 ningún equipo que ha liderado dicha fase regular ha terminado levantando el título.

La jornada se iniciaba con el fatídico partido por el tercer puesto, en el que el Olympiacos superaba al Fenerbahçe con el desangelo habitual de ese encuentro. Un triple de Sanli podria haber mandado el partido a la prórroga, pero su tiro fue confirmado como fuera de tiempo tras la revisión.



Ya con ese trámite hecho, saltaban a cancha los dos pretendientes al título. Como ya viene siendo habitual, la presencia blanca en las gradas era discreta, mientras que los verdes dominaban el ambiente después de que buena parte de aficionados del Fenerbahçe y del Olympiacos no hicieran acto de presencia.


Una vez más, Chus Mateo decidía dar entrada de inicio a N´Diaye junto a los nombres más habituales (Campazzo-Musa-Hezonja-Tavares). La apuesta del coach blanco pagaba dividendos inmediatamente, ya que el joven jugador anotaba los primeros ocho puntos del equipo, incluyendo dos triples, y el Madrid conseguía las primeras ventajas (10-3). Al igual que en la semifinal, los blancos salían en tromba apoyados en el acierto exterior. Apoyado en el buen trabajo de Musa, el Madrid se llevaba un zurrón de 11 puntos de ventaja tras unos diez primeros minutos de locura ofensiva (36-25), y la sensación que el PAO a duras penas se agarraba al partido. No todo eran buenas noticias para los de Mateo, ya que Tavares se cargaba de faltas, pero el buen trabajo de Vincent Poirier dejaban ese contratiempo en un mal menor.



A diferencia de la semifinal, el Madrid no lograba incrementar la ventaja, y con la bajada del acierto exterior los griegos se empezaban a acercar. La entrada del trío de veteranos (Chacho, Rudy y Llull) no daba resultado, y con Sloukas y Lessort haciendo daño, más un triple de Vildoza, el marcador se ajustaba al máximo (46-45). En ese momento aparecían Campazzo y Musa para darle un poco de aire al real Madrid, que se iba con una ventaja de cinco puntos al descanso (54-49). Había sido un maravillosa primera parte de baloncesto.


Tras la vuelta de vestuarios, las malas sensaciones se acrecentaban en el seno blanco. Inoperancia ofensiva, abuso del triple, esta vez sin acierto, y problemas de faltas para Campazzo y Tavares, que se ponían al borde de la eliminación. El partido bajaba al barro y, pese a no estar particularmente acertados, el Panathinaikos lograba ponerse por delante por primera vez con un triple de Kendrick Nunn (56-58). Era la primera vez que el Madrid iba por detrás en el marcador en esta Final Four. Al final del tercer cuarto, los blancos solo habían anotado unos míseros siete puntos, y el porcentaje en triples había descendido de manera alarmante: tras haber empezado con 5/7, estaban ahora ya en un paupérrimo 8/27. La ventaja griega era tan solo de tres puntos con diez minutos por delante todavía (61-64), pero la sensación es que los griegos estaban lanzados.



De la mano de Nunn (22 puntos), el Panathinaikos empezaba a abrir brecha, pero dos triples de Llull -sus únicos puntos del partido- ajustaban el marcador de nuevo (71-73). Fue un mero espejismo: dos triplazos seguidos de Sloukas disparaban de nuevo a los verdes, y el intento de Chus Mateo de usar una zona como la del año anterior salía rana. Un triple de Mitoglou a falta de tres minutos incrementaba la ventaja hasta los diez puntos (76-86), prácticamente sentenciando el choque. Los últimos minutos solo acrecentaron la diferencia, y es que el PAO llegó a ganar por hasta 18 puntos antes de que un postrero triple blanco dejara el marcador final en 80-95.


Se hace difícil negar que Ataman le acababa de ganar la partida a Chus. El genial técnico turco, campeón en tres de las últimas cuatro ediciones, había sacado jugo de su plantilla. Más allá del trío Sloukas-Nunn-Lessort, jugadores como Mitoglou (ocho puntos con dos triples asesinos en el último cuarto) o el tan criticado Juancho (seis puntos e importante en tareas defensivas) habían aportado su granito de arena. Mientras tanto, en el Madrid no hubo nadie que respondiera una vez la cosa se empezó a torcer, y es que el parcial de la segunda parte deja poco lugar a dudas: 26-46. Varios jugadores habían estado muy por debajo de las expectativas: Hezonja (3/11 en tiro), Llull (2/9) y Tavares (4 puntos y 4 rebotes, desquiciado con las faltas), mientras que otros como Campazzo y Musa, que habían empezado bien, se diluyeron como un azucarillo en la segunda mitad. Se podría argumentar que el Madrid "merecía" más esta Euroliga que la del año anterior por el altísimo nivel de juego mostrado durante toda la temporada. Así es el deporte. Mateo tendrá que levantar a los suyos para afrontar la difícil semifinal de liga ACB ante el Barcelona.



El público griego coreaba el nombre del técnico turco, y es que Ataman, con su estilo directo, ya se había ganado el corazón de los aficionados. Mientras tanto, Sloukas celebraba su cuarta Euroliga (con tres equipos distintos) siendo elegido MVP con toda justicia tras completar un partido casi perfecto (24 puntos con 6/6 en tiros de campos y 8/9 en tiros libres). La reconstrucción del Panathinaikos no podría haber salido mejor.


Eso ha sido todo en esta edición de la Euroliga. La post temporada a buen seguro traerá temas interesantes, incluyendo la posibilidad de movimiento en los equipos que forman parte de la competición.






Compartir en Facebook la noticia    Twittear la noticia


Noticia publicada por Marc Bret

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 5804

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot: