Inicio » Noticias de COMPETICIONES FEB
`¿Queremos ascender? ¡Pues fichemos a David Gil!`
FEB.ES  | 26.05.2020 - 18:31h.
Imprimir esta noticia |  0 comentarios |  [ Comentar la noticia ]
Hubo un tiempo en el que la Liga LEB Oro estuvo dominada por un base nacional al que nadie pudo detener durante su paso por la competición, un jugador de origen malagueño y 188 centímetros de altura que llegó a necesitar únicamente nueve temporadas para conquistar seis ascensos a la Liga Endesa y tres títulos como campeón de la Copa Príncipe. ¿Lo recuerdan? Su nombre no es otro que el de un David Gil que volvió locas durante años a los scoutings rivales..

Fue conocido a lo largo de su carrera deportiva como "el ascensorista de la Liga LEB Oro" y no fue para menos ya que, año tras año, David Gil acostumbraba a ser sinónimo de ascenso para aquellos equipos que pujaban con fuerza por sus servicios.

Por eso no era extraño el ver cómo la situación se repetía verano tras verano en los despachos de los directores deportivos de la competición donde la conversación entre estos y sus entrenadores solía terminar casi siempre con la misma frase: "¿Queremos ascender? ¡Pues fichemos a David Gil!".

Porque hasta en seis ocasiones llegó a lograrlo este base de origen malagueño que ejerció como el auténtico recordman de los ascensos entre el año de su retirada (2008) y el momento en el que Jorge García logró superar su marca con la conquista de su séptima promoción (2015). Toda una leyenda que, sin embargo, decidió poner el punto y final a su carrera desde lo racional anticipándose a ese momento en el que el cuerpo lanza los primeros avisos.

Una decisión que privó al aficionado de su presencia en unas pistas que dominó a lo largo y ancho de todo el país y en las que necesitó de apenas nueve temporadas para demostrar que ningún otro jugador podía ser tan efectivo como él.

Pese a ello, 12 años después de su particular "The last dance", el nombre de David Gil sigue retumbando con fuerza allí donde alguien se preste a hablar de la que siempre fue su Liga LEB Oro.

David Gil: "Que 12 años después de la retirada la gente te siga recordando es el mejor de los premios"

Regresó a su Málaga natal cuando colgó las botas allá por el año 2008 y, desde entonces, se ha mantenido al margen de un baloncesto que sigue muy presente en su hogar a través de decenas de recuerdos a modo de trofeos, medallas, redes o camisetas. Porque durante algunos años, el ya retirado David Gil, fue el jugador más determinante de una Liga LEB Oro que recuerda aún con cierto cariño.  

David, la primera pregunta es obligada, ¿qué fue de aquel jugador que era casi infalible en la lucha por los ascensos a la Liga Endesa?

"Pues ahora mismo tengo muy pocoque ver con el David Gil de por aquel entones porque apenas hay baloncesto enmi vida. Resido en Málaga desde el mismo año en el que me retiré y aquí comencéa trabajar como teleoperador. De ahí pasé a ser comercial de una editorial y,finalmente terminé trabajando para HotelBeds, el operador de turismo con elmayor número de camas a nivel mundial. Después de cinco años en esa empresadecidí montar la mía propia y a eso es a lo que me dedico ahora mismo, a un sectorturístico que nos tiene estos días un poco parados por todo lo relativo alCovid-19, pero que tratamos de impulsar desde Transfer & Experiences".

Te lo habrán preguntado muchas veces,pero... ¿por qué el jugador más determinante de la competición decidió retirarsecon apenas 30 años?

"Fue una decisión que tomé en elaño 2008, España entraba en una crisis económica fuerte y eso afectó también albaloncesto. Los contratos se resintieron, algunos equipos tenían problemas parapagar y el fichar en un lugar lejanos a tu casa comenzaba a no ser tan rentablecomo antes. Eso me ayudó a reflexionar junto a mi mujer a lo largo de aquelverano, pusimos sobre la mesa nuestra situación y me di cuenta de que, con doshijos y sin estudios de ningún tipo, iba a ser mejor el poder iniciar una vidalaboral cuanto antes. Hubiera seguido jugando, pero estirar mi carreraprofesional en el baloncesto hubiera hecho que luego todo fuera mucho máscomplicado a los 40. Buscarte una vida en el mundo del deporte después de laretirada es complicado así que decidimos afrontar esa situación cuanto antes,una decisión complicada, pero de la que no me arrepiento".

Imagino que no fue una decisión sencillade tomar...

"Ni mucho menos, hasta el punto deque los dos primeros años lo pasé muy mal a nivel psicológico. Había estadojugando durante 13 años como profesional y, de la noche a la mañana, tuve queasumir que todo eso debía quedar a un lado. Volver a la realidad fue muy duro,de repente me vi en casa, sin poder ir a entrenar, sin saber muy bien cómocomenzar, hacia dónde dirigirme... Por suerte fue en el momento justo, porque con30 años es un poco más sencillo que con 38 o 40 y yo tuve la suerte de poder llegara tiempo para encontrar una nueva vida más allá del baloncesto".

¿Y si hubieras podido alargar tucarrera, hasta dónde crees que podrías haber llegado?

"Es algo sobre lo que hereflexionado muchas veces porque físicamente me encontraba perfecto y creo queeso me hubiera podido permitir el jugar unos cuántos años más. Siempre fui unjugador muy competitivo, me gustaba estar en equipos de arriba y el intentarluchar por los títulos de copa o los ascensos, así que creo que hubiera podidoconseguir seguro alguno que otro más. Por desgracia, eso es algo que ya nopodremos saber así que intento ser positivo y quedarme con la gran cantidad debuenos recuerdos, con todo lo vivido y con todo lo que me ha ido dejando con elpaso del tiempo".

Cuesta comprender que alguien que logróseis ascensos no pudiera encontrar continuidad en su día en la Liga Endesa...

"El deporte profesional es así,yo fui un jugador muy importante en la Liga LEB donde cada año me llegabanofertas importantes de equipos que querían que les ayudara a ascender, peropara poder asentarte en ACB necesitabas continuidad y confianza y eso es lo quea mí me faltó. Quizá si hubiera tenido un poco más de confianza por parte dealguno de mis entrenadores ahora podríamos estar hablando de un final de carreramuy diferente, pero las cosas se dieron así".

Viendo los casos de bases como CarlesMarco, Pedro Rivero o Rafa Monclova, seguro que David Gil tampoco hubiera idomal entrenador. ¿Nunca te atrajo esta posibilidad?

"Pues mira, precisamente el otrodía estaba hablando de baloncesto con mi mujer y me hizo esa misma reflexión. Síque hubo un momento en el que me lo llegué a plantear porque no me hubieradisgustado, pero eso quizá hubiera sido una opción más real si hubiera dejadoel baloncesto unos años más tarde. Cambiar en ese momento las pistas por losbanquillos hubiera sido como permanecer en una situación similar y, para eso,hubiera seguido jugando".

En una casa llena de recuerdos del mundodel baloncesto, ¿suele haber momentos para la nostalgia?

"Sí, porque yo tuve la suerte deque mi mayor fan durante mi carrera fuera mi hermano quien fue guardando todoslos recortes de periódico que iba encontrando. En ocasiones tiramos dehemeroteca, vemos a algún partido o echo un vistazo a los trofeos. Para mí estodo un orgullo el poder decir que tengo seis títulos de Copa Príncipe y seisascensos en la Liga LEB Oro, pero uno de los que guardo con mayor orgullo es eltrofeo del Preeuropeo Cadete que disputé en León con la Selección Española ydonde me nombraron mejor jugador del campeonato".

Estos días hemos visto también muchocariño en las redes sociales hacia tu persona por parte de aficiones como ladel Breogán o el Gipuzkoa Basket...

"Las redes sociales juegan hoy endía un papel muy importante y a los jugadores nos ayudan mucho a la hora depoder recordar tiempos mejores. Habitualmente me llegan muchos mensajes de cariñode los aficionados y más esos días en los que, como recordabais en @CompeticionFEB,han sido los aniversarios de algunos de los ascensos que conseguí y eso es todoun orgullo. Que doce años después de haberme retirado, la gente me sigarecordando con ese cariño, es el mejor de los premios".

¿Y de todos aquellos ascensos? ¿Cuál esel que recuerdas con un mayor cariño?

"Todos tuvieron un sabor especialpor diferentes motivos, pero el primero con el Breogán en 1999 fue realmenteespecial. Yo tenía apenas 18 años, era la primera vez que salía de casa, estabaen un auténtico equipazo y tuve la posibilidad de ser yo quien decidiera elascenso ante Melilla con dos tiros libres. El ver cómo se celebró en la pista ycómo lo vivió la gente después de tantos años en LEB fue muy especial".

El de Alicante, un año después, tampocoestuvo nada mal...

"Aquel ascenso ante 7.000personas tuvo magia. Nosotros éramos un equipo muy joven con gente como José M.Calderón, Francis Sánchez, Guille Rejón, Jorge García, Horton, Fox... Íbamos detapados, pero hicimos una temporada espectacular en la que llegamos a sentirnosinvencibles a lo largo de muchos momentos. Llegamos a la final de los Playoffscontra un equipazo como Lleida, pero a falta de 3-4 minutos para acabar eltercer cuarto, perdíamos en casa por 12 puntos. Andreu Casadevall me pidió queentrara en pista por Calde y en ese momento se me apareció la virgen para anotartres triples seguidos. Al empezar el último cuarto, metí otros tresconsecutivos y me fui hasta los 21 puntos y ahí se acabó el partido. Era elprimer ascenso de Alicante así que, imagínate la fiesta que se montó, unaauténtica locura...".

¿Qué le enseñó aquel año el joven DavidGil (20 años) a un José Manuel Calderón aún más joven (18 años) y que vivía sutemporada de debut profesional?

"¡Menudo año me dio el tío! Teníasólo 18 años pero la intensidad que le ponía a los entrenamientos era brutal.Teníamos una rivalidad deportiva realmente grande porque era muy difícil elpoder aguantar el nivel de exigencia que ponía en su día a día. Compartíamosmuchos momentos dentro y fuera de la pista y siempre le dije que era un jugadorque iba a llegar allí donde se propusiera, pero muy pocos hubieran podidoimaginar que iba a convertirse en un auténtico fuera de serie. Siempre fue unportento físico que se cuidaba como el que más y, aunque aún le faltabanalgunas tablas, creo que casi me enseñó más él a mí que yo a él. Lo importantees que ambos terminamos haciendo una buena pareja de bases y que eso nospermitió llevar al equipo a poder lograr el ascenso".

Con tantos y buenos recuerdos...¿volveremos a ver algún día los característicos rizos de David Gil cerca de unpabellón?

"Es complicado porque ya hemosperdido los rizos y ganado canas, pero en esencia sigo siendo aquel chico alque le encantaba el baloncesto y que sigue disfrutando aún hoy en día mucho conél por lo que no podría descartarlo del todo. Voy siempre que puedo al Carpena,lo veo en la Tele, lo sigo en internet... Uno nunca sabe qué le puede deparar sufuturo así que, quién sabe, quizás algún día volvamos a encontrarnos por ahí denuevo".

Trayectoria deportiva - David Gil:



Categoríasde formación: Unicaja

1994/96: Unicaja (Junior) 

1996/97: UnicajaBenalmádena (Liga EBA) 

1997/98: Unicaja (Liga EBA) 

1997/98: Unicaja (LigaEndesa) 

1998/99: BreogánUniversidade (LEB Oro) 

1999/00: Lucentum Alicante(LEB Oro) 

2000/01: Lucentum Alicante(Liga Endesa) 

2001/02: Lucentum Alicante(LEB Oro) 

2002/03: Unelco Tenerife(LEB Oro) 

2003/04: Unelco Tenerife(Liga Endesa) 

2004/05: BaloncestoFuenlabrada (LEB Oro) 

2005/06: BaloncestoFuenlabrada (Liga Endesa) 

2005/06: Leche Río Breogán(Liga Endesa) 

2005/06: CB Ciudad deHuelva (LEB Oro) 

2006/07: MelillaBaloncesto (LEB Oro) 

2007/08: UB La Palma (LEBOro) 

2007/08: Bruesa GBC (LEB Oro) 





Compartir en Facebook la noticia    Twittear la noticia


Noticia facilitada por FEB.ES

FEB.ES

0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 7493

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


 

Síguenos en nuestro Instagram