Martes, 25 de junio de 2024
La Opinión


14.08.09 | Alejandro González (3770 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
Eslovenia y el síndrome Rasmussen


En el tour de 2005, el danés Michael Rasmussen, que competía por segunda vez en la ronda gala, llegaba como tercer clasificado a la penúltima etapa, una contrarreloj individual. Como escalador puro que era, parecía fácil que pudiese perder su posición de privilegio de cara al pódium de los Campos Elíseos. La presión, el miedo a perder, una excesiva frialdad…nunca sabremos exactamente el motivo, pero Rasmussen protagonizó uno de los mayores derrumbes psicológicos que servidor haya visto en el deporte de alta competición. Dos caídas inexplicables, dos cambios de rueda, otros dos de bicicleta y trazadas erróneas en multitud de curvas. Finalmente, el corredor del Rabobank acabó 77º en la etapa y cayó hasta la 7º posición en la clasificación general definitiva.





En el deporte de alto nivel, el componente psicológico es tan importante (en ocasiones lo es más) como las aptitudes técnicas y físicas. Las expresiones de los jugadores de los San Jose Sharks (NHL) en los playoffs de las últimas temporadas o el rostro de Andrey Shevchenko justo antes de lanzar el penalti decisivo de aquella final de Champions ante el Liverpool (aún con el increíble fallo ante Dudek en la prórroga en el recuerdo)…el “síndrome Rasmussen” se extiende implacable a lo largo y ancho del deporte internacional. Y una de sus paradas preferidas parece ser la selección de baloncesto de Eslovenia.


Tras la escisión de la antigua Yugoslavia, Eslovenia debutó en competición oficial en el Eurobasket de Alemania de 1993. El equipo dirigido por Janez Drvaric y encabezado por jugadores como Jura Zdovc, Teoman Alibegovic, Boris Gorenc o Marko Tusek acabó último en la cita germana. Durante sus diez primeros años de vida, la selección consiguió acudir con asiduidad a los sucesivos europeos, aunque siempre caía en las primeras rondas. Los resultados deportivos no eran los mejores, pero se estaba generando, desde las categorías inferiores, un grupo de jugadores de tremenda calidad. Así, la selección absoluta fue incorporando poco a poco a hombres como Marko Milic o Radoslav Nesterovic en un primer momento, y poco después aparecieron los Beno Udrih, Matjaz Smodis, Jaka Lakovic, Sani Becirovic, Primoz Brezec, Erazem Lorbek, Bostjan Nachbar, Uros Slokar o Goran Dragic. Eslovenia se había convertido en unos pocos años en unos de los países que mayor número de jugadores de baloncesto de élite generaba por habitante y en una selección, por los nombres reunidos en la plantilla, muy a tener en cuenta.


Nos trasladamos pues a 2003. El Eurobasket de Suecia podría considerarse la primera gran cita a la que Eslovenia acudía en busca de protagonizar un papel relevante. En la sede de la bella ciudad de Luleå, los eslovenos acababan segundos de grupo tras derrotar a Bosnia e Italia y caer, no sin pelear hasta el final, ante Francia. Con esas buenas sensaciones, el equipo que entrenaba Slobodan Subotic encaraba como favorito el partido de ronda preliminar ante Israel. Los eslovenos comenzaron el encuentro imponiendo su superioridad técnica, pero en cuanto Israel tiró de casta y coraje para recomponer la situación, Eslovenia comenzó a descomponerse. Los israelíes consiguieron llegar a un final igualado, y allí Eslovenia vio, atenazada, como Tal Burstein sentenciaba el partido (78-76) y les mandaba de vuelta a casa. La novatada, quizás.


El Europeo de Belgrado en 2005 podría haber sido la oportunidad perfecta para la redención. Eslovenia firmó una brillante primera fase, venciendo con comodidad a Bosnia, Grecia (68-56) y Francia (68-58), éstas dos últimas a la postre medallas de oro y bronce respectivamente. Tras semejante demostración de poderío, el partido de cuartos de final ante Alemania tenía color verde. Pero la historia volvió a repetirse. De nuevo los eslovenos salieron descentrados y temblorosos. Los tiros no entraban y Alemania se iba creciendo al ritmo en que Nowitzki entraba en juego y su defensa se crecía. Los triplistas germanos acabaron sentenciando el partido a falta de seis minutos. Las caras (Shevchenko´s face) de los eslovenos volvían a acompañar la crónica de un Eurobasket de los periódicos eslovenos. Esta vez, al menos, consiguieron clasificarse para el Mundial.


Y allí viajamos. Mundobasket 2006, en Japón. De nuevo, Eslovenia acude con una gran plantilla y muchas esperanzas. El grupo, con sede en Sapporo, no es fácil, y caen ante Italia y Estados Unidos, aunque solventan sin problemas los choques ante Puerto Rico y Senegal. El último partido de la primera fase les mide a China. Un partido que debían ganar y que, inexplicablemente acabaron perdieron por dejar con vida a una China que necesitaba la victoria para continuar en el torneo.





Eslovenia acababa tercera de grupo y se debía medir a Turquía en el partido estrella de octavos de final. Un partido igualado, de anotación alta, pero que se disputó en un maremágnum de errores, dudas e imprecisiones. Ganaría el menos débil mentalmente. Y Eslovenia volvió a temblar, a atropellar sus ataques y a fallar tiros libres en los minutos decisivos. Turquía vencía por 90-84. Ales Pipan, el seleccionador, se lamentaba tras el partido de la falta de concentración y solidez mental de sus jugadores, que se desmoronaron en los minutos finales fallando tiros libres una y otra vez.


Como la esperanza es lo último que se pierde y la plantilla seguía siendo de lujo, Eslovenia afrontaba el Eurobasket de 2007, en España, con gran ilusión y formando parte del ramillete de elegidos para la lucha por las medallas. El grupo de Alicante era complicado, con Italia, Francia y Polonia como rivales. El equipo esloveno pudo con todos, superando por sólo un punto de diferencia a galos y transalpinos en sendos finales apretados. ¿Había aprendido por fin Eslovenia a competir bajo presión?


En la segunda fase de grupos, las victorias ante Turquía y Alemania (ésta por 30 puntos de diferencia) y una derrota lógica ante Lituania, dejaban a Eslovenia como candidato a subirse al pódium. Eso sí, en cuartos de final les esperaba un escollo importante, la subcampeona del mundo, Grecia. Los eslovenos dominaron el partido y se mostraron muy superiores a los helenos. Pero, en los minutos finales….bueno, para que explicarlo:





Tremendo batacazo de nuevo y las medallas que volvían a quedar lejos. El único consuelo era la obtención de una plaza para el Preolímpico de Atenas. Para el torneo disputado en la capital griega, Eslovenia aparecía en casi todas las quinielas que pronosticaban quienes se apoderarían de las tres plazas en juego para Pekín 2008. Croacia, Grecia y Alemania parecían ser sus grandes rivales. Aunque con bajas, allí acudieron los Lakovic, Becirovic, Nesterovic, Dragic, Slokar, E. Lorbek y Preldzic. Eslovenia cumplió el trámite del grupo con cómodas victorias ante Korea y Canadá. Llegar a semifinales era el objetivo, pues allí se repartían los tres pases olímpicos para tan sólo cuatro equipos, y era sólo cuestión de ganar uno de los dos partidos restantes. Pero antes quedaban los “amados” cuartos de final, esta vez ante Puerto Rico. Y una vez más, derrumbe esloveno en la segunda parte. Malos tiros, fallos absurdos y derrota por 81-70 ante los centroamericanos que, por cierto, acabaron siendo los que se quedaron fuera de Pekín. El sueño de la primera Olimpiada se borraba de golpe para el baloncesto esloveno.


Para el Eurobasket 2009 de Polonia, que ya se avecina, Eslovenia vuelve a estar arriba en las apuestas. Jure Zdovc, uno de los integrantes de la primera selección eslovena allá por 1993, estará en el banco. Sólo faltan Sani Becirovic, que se queda fuera por lesión, y Rasho Nesterovic. Están Udrih, Vujacic, E.Lorbek, Smodis, Nachbar, Brezec, Lakovic, Dragic… Un equipazo. O bueno, una gran plantilla. ¿Conseguirán ser un equipazo? Para empezar, la fase de grupos, que tan bien se les da, les trae a España, Reino Unido y Serbia como rivales. Después… ¿gloria o Rasmussen?



OTRAS OPINIONES DE Alejandro González
 Viaje al Portsmouth Invitational Tournament 2013 (23.04.13)
 Montenegro: el imparable ascenso de un recién nacido (24.11.09)
 Eslovenia y el síndrome Rasmussen (14.08.09)
 Desde Rusia con amor... y talonarios (22.09.08)
 Esta noche arranca el sueño olímpico (09.08.08)
 Fila 10, asiento 19: diario de un redactor (y II) (07.05.08)
 Fila 10, asiento 19: diario de un redactor ( I ) (03.05.08)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Las Historias de Sunara: 75 años del KK Split (Iván Fernández)
 Munich 1972: Tres segundos que marcaron la historia (I) (Marc Bret)
 Las Historias de Sunara: Ranko Zeravica y Boris Kristancic, in memoriam (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Hvala Ante! (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: 50 años del Estonia - USA (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Danilovic - Ginobili... What if? (Iván Fernández)
 Dream Team 1992: Nunca habrá otro equipo igual (José Antonio Sánchez)
 Las Historias de Sunara: Juve Caserta - Varese (Copa Korac 1986) (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Dusan Ivkovic, in memoriam (Iván Fernández)
 Las Historias de Sunara: Previa de la final y partido por el bronce (Iván Fernández)
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9653

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos