Jueves, 22 de junio de 2017
25 años del CB Murcia


23.08.10 | Pedro Serrano [ Comenta el artículo ]
1 comentario
Entrevista a Ralph McPherson

Recordemos hoy la primera temporada del CB Murcia en la ACB, y, por ejemplo, el primer partido del Real Madrid en Murcia. Fue el 25 de noviembre de 1990. Aquel día llegué tarde al pabellón Príncipe de Asturias porque no encontraba mi abono. Así, lo que empezó como un drama terminó siendo una fiesta: encontré mi carnet, fui al partido y aunque no pude sentarme (eran los tiempos en los que se excedía sobradamente el aforo máximo de la pequeña cancha murciana), asistí a la remontada y triunfo del CB Murcia sobre un club histórico. Aquí jugaba Ralph McPherson, un alero americano procedente del Taugrés, con calidad pero también con carisma. Un líder. McPherson metió 22 puntos, incluidos 5 triples de 7 intentos para dar la vuelta al marcador en los instantes finales. Nada más pudo hacer Antonio Martín con sus 28 puntos, ni tampoco Stanley Roberts, Biriukov, Llorente, Herrera o Romay. El entrenador merengue, Wayne Brabender, miraba incrédulo a la enloquecida grada murciana sin saber dónde meterse.

Cuando pensé en los protagonistas de la historia del CB Murcia, no me hizo falta recurrir a los números (por demás bastante elocuentes, los tenéis al final de esta entrevista) para acordarme de Ralph McPherson. Luego, mientras preparaba las preguntas quise conocer la opinión de Felipe Coello. Felipe fue el entrenador del primer ascenso y de la primera plantilla en ACB del equipo murciano. También fue uno de los responsables del fichaje de McPherson: "El fichaje de Ralph fue decidido muy rápido. Era el jugador sobre el que íbamos a formar la primera plantilla en ACB por su polivalencia (3 o 4), experiencia, calidad y capacidad anotadora. Era la referencia y cumplió con creces las expectativas en todos los sentidos". En opinión del técnico tinerfeño, McPherson "era muy serio para su trabajo. Guardo un excelente recuerdo de él como profesional y como persona". Al contactar con Ralph, enseguida compruebo que el sentimiento es mutuo, que el ex-jugador también guarda un excelente recuerdo de su paso por Murcia. Me queda claro por su interés en esta entrevista, por sus respuestas y por su cara mientras intenta recordar nombres y situaciones. Me siento feliz al pensar que, quizá, de pronto la llamada de BasketMe.com desde el otro lado del océano ha despertado en él una parte importante de su vida, los tres años que jugó en el CB Murcia.

Ralph y yo tuvimos que considerar la diferencia horaria entre Texas y Murcia para fijar nuestra cita ante el ordenador. Gracias al milagro de Internet, una video-conferencia une estos dos lugares tan apartados a las 9:30 horas de Texas, que son las 16:30 horas murcianas. Mientras Ralph intenta activar su webcam (el sonido me llega alto y claro desde el primer momento), nos preguntamos mutuamente por el clima. La webcam se enciende y logro ver al fin su cara. Constato que ya no lleva bigote, que no hace mucho que se ha levantado de la cama y que se conserva muy bien. Le hablo de los 25 años de historia del club y de mi idea de entrevistar a algunos de sus protagonistas. También le digo que su nombre fue el primero que me vino a la mente por ser, en mi opinión, el mejor jugador del CB Murcia. Él se ríe como si no se lo creyera, o como si pensara que mi afirmación es exagerada. Entonces me explico un poco más:

Ralph McPherson


BasketMe: Creo que has sido el mejor jugador del CB Murcia que ha permanecido aquí durante más de una temporada, ya que los otros grandes jugadores que hemos tenido hicieron un buen año, y luego se marcharon. Además, eres el máximo anotador, el segundo en rebotes, el segundo en triples, el segundo en tapones... (Para mí, sin duda, McPherson es uno de los cinco mejores jugadores de la historia del club). La primera pregunta es directa y sencilla: ¿Cómo recuerdas tu etapa en el CB Murcia?

Ralph: Para mí fue una gran época. Era una gran oportunidad para el equipo, al ser su primer año en ACB. Teníamos algunos jugadores que habían ascendido desde la segunda división para jugar en ACB, y que estaban muy felices, con mucho entusiasmo, igual que la gente de Murcia. Me encantaba jugar los partidos de casa allí, porque la afición era muy entusiasta y siempre nos hacían muy fácil jugar en Murcia. Jugar para Felipe (Coello) con mis compañeros de equipo fue simplemente una situación genial, y realmente disfruté mucho de mis tres años en Murcia –Ralph no miente, se le ilumina la cara mientras habla.

B: Has nombrado a Felipe Coello. El otro día le comenté que te iba a entrevistar (Ralph pone cara de interés, y luego de satisfacción cuando le transmito lo que me dijo el entrenador sobre él). Tú habías jugado con Taugrés durante dos años logrando números muy buenos. ¿Cómo fue tu fichaje, cómo te convencieron para venir aquí?

R: Mi agente estuvo trabajando con Felipe y con el CB Murcia, y ellos me ofrecieron un contrato de dos años para ir allí a Murcia, que era lo que yo quería, un contrato por más de un año. Cuando vas de equipo en equipo nunca sabes realmente lo que te vas a encontrar. No conocía a ningún jugador del equipo y entonces descubrí que uno de mis compañeros en el Taugrés, Julio Torres, iría también a Murcia, y yo había disfrutado mucho jugando con Julio en Vitoria. Era un gran tipo e hizo un montón de trabajo sucio para nosotros en Murcia. Fue genial tener una cara familiar cuando llegué a la ciudad.

B: Pero después hicisteis un buen grupo todos, erais una piña, se os veía muy unidos sobre la pista...

R: Sí, una de las grandes ventajas de ir a Murcia era que había jóvenes jugadores que venían a jugar en ACB, y que tenían pasión y bastante calidad, porque algunos de los partidos que ganamos, como el del Real Madrid... (Ralph se detiene un segundo a pensar). Realmente sabíamos que no había razón por la cual nosotros debiéramos ganar ese partido. Jugamos fuerte, jugamos para ganar y ellos jugaron para no perder. Hicimos jugadas... Estoy tratando de recordar su nombre pero no puedo... Este jugador que vino de Bilbao... (Ralph hace un esfuerzo, y yo le echo un cable).

B: ¿Davalillo?

R: ¡Sí! Jota Davalillo. Medía menos de dos metros, pero hizo algunas jugadas enormes en ese partido. Eso te demuestra la talla del corazón que tenían esos jugadores, jugando contra un equipo con el talento del Real Madrid...

B: Recuerdo ese partido perfectamente y tenía pensado citarlo, pero te has adelantado (sonrío, me alegra que Ralph haya recordado esa victoria antes de que yo se la nombre). Fue la primera victoria del CB Murcia sobre el Real Madrid. El partido se nos puso muy difícil al descanso, perdíamos por 11 puntos, pero de pronto apareciste tú y empezaste a meter triples. Todos mirábamos al balón por el aire y decíamos, "no será posible", pero los anotabas uno tras otro... (No puedo ocultar mi entusiasmo por poder hablar de ese partido a uno de sus principales protagonistas. Ralph se ríe). ¿Te acuerdas?

R: Sí (a Ralph tampoco se le quita la sonrisa de la cara). En el primer tiempo no me entraba nada, no estaba tirando bien, pero en el descanso Felipe me dijo algo divertido. Me miró y me dijo: "Ralph, ¿Puedes lanzar el balón aún peor?", y yo le dije: "No... no lo creo" (Ralph lo dice tal y como debió decirlo aquella tarde en los vestuarios del Príncipe de Asturias, con una mezcla de sorpresa e incredulidad). Entonces Felipe me dijo: "Bien, pues sigue tirando". En el segundo tiempo empezaron a entrarme los tiros, y con todo el mundo involucrado... ¿Sabes? fue una gran victoria y creo que demostramos a la ciudad que teníamos un buen equipo, y los aficionados nos levantaron con su apoyo también.

B: Esa primera temporada en ACB fue como un sueño, pero es que la siguiente fue aún mejor (menudo "friki" soy, que sigo recordando el quinteto titular de carrerilla: Suárez, Clavero, McPherson, Torres y Kea). Estuvimos muy cerca de hacer algo grande, de meternos en competición europea, pero León se cruzó en el camino... "Sí" (Ralph enfatiza la afirmación al recordarle el nombre del equipo contra el que perdimos. Le enseño una foto del periódico en la que aparecen Kea y él con cara de frustración; sonríe, pero luego adopta un tono más serio para hablar de aquel partido en el que Murcia se quedó a un solo punto de Europa):

R: Fue realmente descorazonador, porque habíamos ganado a León en su cancha y volvimos a Murcia, y el partido estaba en un punto para uno y otro lado, y lo perdimos justo al final. Intentamos hacer falta a alguno de sus jugadores para parar el reloj, pero los árbitros no las pitaron, así que fue bastante frustrante al final. Si hubiésemos ganado ese partido, nos habría llevado al siguiente nivel en la liga.

B: El año siguiente, en cambio, fue muy malo... (Ralph tuerce el gesto y hace una mueca de resignación).

R: Yo vine aproximadamente un mes después del inicio de la liga y entonces me lesioné en la espalda, y me perdí creo que tres semanas después de operarme. Fue un año muy loco... Cambiamos de entrenador, tuvimos un montón de jugadores diferentes, y creo que el equipo no llegó a tener nunca una química tan buena como la que había tenido los dos años anteriores.

B: Pero tú no estabas al inicio de la liga, ¿Por qué?

R: Mi contrato terminó, y cuando la liga introdujo el tercer extranjero, creo que ellos quisieron gastarse el mismo dinero que se habían gastado antes en dos extranjeros, pero dividido entre tres. Ellos simplemente decidieron hacer algo diferente inicialmente...

Ralph McPherson


B: Fue un error, en mi opinión (no puedo evitar interrumpir a Ralph, al tiempo que recuerdo el daño que nos hizo la norma del tercer extranjero. Luego los de la ACB quisieron arreglarlo con los cupos, y quizá fue peor el remedio que la enfermedad).

R: Bueno, a mí me hubiera gustado jugar algún año más en Murcia y luego volver a Estados Unidos a entrenar. Algo que siempre quise era entrenar en Europa, en Alemania o España, o donde sea. Pero sí, aquel año fue un poco malo desde el principio y nunca tuvimos esa química en el equipo.

B: Acabaste la liga, y aunque Murcia perdió la categoría en la pista contra Huesca, no hubo ascensos ni descensos por problemas económicos y el equipo se mantuvo en ACB al año siguiente.

R: Sí, pero entonces no hablamos de seguir otro año ni nada de eso, así que volví a jugar a Estados Unidos, jugué otro año en la CBA y después volví a Alemania a jugar mis últimos años.

B: ¿No tuviste ofertas en España? (mirando sus números, me parece increíble que no las tuviera).

R: No, no tuve ofertas allí en España. No sé cuáles fueron las razones... Pero yo sabía que todavía podía jugar al baloncesto y encontré equipos para jugar, y lo hice bien tanto en Estados Unidos como en mis últimos años en Alemania... Pero en mi corazón siempre he sentido debilidad por Murcia. Me gustaba la ciudad (Ralph vuelve a tener la cara iluminada. De verdad, se nota que estos años le marcaron y que le hubiera gustado colgar las botas aquí). No creo que me hubiese gustado estar en una ciudad grande como Madrid o Barcelona. Me gustaba más una ciudad más pequeña donde pudiera pasear. Yo tenía dos niños pequeños, así que Murcia fue una ciudad muy agradable para llevar a los niños andando a diferentes lugares, y la playa estaba bastante cerca, así que íbamos a la playa también.

B: Si. Murcia es una ciudad muy bonita y cómoda, aunque las cosas han cambiado bastante en los últimos años... (Pienso en las nuevas dimensiones de la ciudad, en los atascos kilométricos, en el ruido y en el deficiente transporte público mientras sigo con la entrevista). ¿Cuándo fue la última vez que estuviste por aquí?

R: (Resopla)... Creo que fue, probablemente, en 1994 ó 1995...

B: Con el nuevo pabellón, ¿verdad?

R: Sí. ¡Ese lugar es muy bonito!

B: Vale, entonces ya sé cuándo fue (le enseño a Ralph una entrada de 1994, de un partido entre CB Murcia y Salamanca, que conservo porque en la parte posterior tiene su firma): Este autógrafo debiste firmármelo aquel día, porque tú no llegaste a jugar en el nuevo pabellón...

R: Ah, sí, aquello fue bastante bueno, porque yo estaba jugando en Alemania y por entonces tuvimos un descanso de dos semanas, así que volé desde Frankfurt. Alberto Sanz (el "Chino" Sanz), tenía parte de mis cosas, las que yo le había dejado cuando me fui, así que volví para recogerlas y llevármelas a Alemania. Estuve unos días en casa de Moncho Monsalve... no sé, creo que estuve cuatro o cinco días con él.

B: Pues el otro día me tropecé con Moncho y estuve hablando con él (Ralph vuelve a poner cara de interés): "¿En serio? Oh, tío...". Sí, paseando a su perro, y estaba tan amable como siempre, saludando a todo el mundo... (Ralph asiente con la cabeza dándome la razón. Le digo que Moncho estuvo entrenando a la selección de Brasil, y que ahora sigue por Murcia, que es su casa). Volviendo con tu carrera como jugador, me intriga bastante tu curriculum: CBA, Alemania, España y Austria. ¿Y la NBA?

R: (Ralph recuerda). Fui drafteado por Dallas Maverics y me cortaron en ese campus de verano, así que fui a jugar a la CBA, con Albany, en Nueva York. No creo que estuviera preparado para la NBA en aquel tiempo, en mi primer año, así que tuve un montón de buenas experiencias en la CBA jugando contra jugadores muy buenos, y también tuve la oportunidad de jugar para Phill Jackson. Luego fui al campus de los Nicks ese verano, y quizá debí irme a Europa entonces, pero quería volver a la CBA a jugar con Phill otro año. Ganamos el campeonato ese año (entonces recuerdo que Jackson nombra esa temporada en su libro "Canastas sagradas", pero yo no sabía que McPherson había formado parte de su equipo). Firmé por San Antonio, de la NBA, pero cuando intentas entrar en la NBA es muy difícil, porque hay muchos contratos garantizados y si no te han elegido con un buen número en el draft, en aquellos tiempos, virtualmente había pocas opciones de jugar en un equipo. Y aunque yo sabía que era un buen jugador, estaba en el lugar equivocado en el momento erróneo, así que pensé en las opciones. Decidí venir a Europa y seguir con mi carrera y ver dónde podía jugar. Entonces, Alemania, y luego España durante cinco años...

B: La ACB tenía buen nivel por entonces, pero no ha dejado de mejorar. ¿La sigues?

R: Me meto en Internet y veo qué equipos siguen ahí y cómo les va, y cosas de ese tipo. Creo que todos los deportes van siempre a mejor porque los deportistas van mejorando. Allí sé que el fútbol es el número uno, pero con el entusiasmo por el baloncesto, los chicos empezarán a jugar cada vez más pronto y eso significa que tendréis mejores jugadores cuando estén listos para jugar en la ACB.

Ralph McPherson


B: Pensando en la evolución del juego y de los propios jugadores, pienso que tú eras un jugador bastante moderno para tu época, ahora que se llevan tanto los 3'5, como dicen: los jugadores interiores que saben tirar, o los exteriores que hacen trabajo en la pintura, esa posición intermedia que crea tantos problemas en los rivales. De ahí que destaques en tantas facetas estadísticas del CB Murcia, en triples, rebotes y tapones, en cosas de jugador interior y de jugador exterior. Alguna vez he pensado lo bien que le hubiera venido a nuestro equipo tener un jugador como tú en los últimos años...

R: Eso demuestra la manera en la que se desarrolló mi juego. Desde la Universidad jugaba por dentro, pero también salía a lanzar, así que mi juego se desarrolló en las dos partes. Si tenía un tío grande encima de mí, como generalmente eran más lentos, les podía desbordar. Y si eran más pequeños, podía meterlos dentro. Para mí fue importante desarrollar el juego exterior e interior para hacerme más valioso. En Europa, si ganabas, era una victoria del equipo, pero si perdías, enseguida señalaban a los americanos y decían, "hey, tienes que hacer más". Pero bueno, así, si tienes un equipo abierto y con confianza, y tienes a Nacho (Suárez), a Eduardo (Clavero) o a Jota (Davalillo), pues yo les pasaba la bola afuera para que tiraran con confianza. Creo que, afortunadamente, mi juego les hacía más fácil a los demás jugar y que tuviéramos éxito.

B: (Al ver la naturalidad con la que Ralph cita ahora los nombres de sus antiguos compañeros, le pregunto si sigue en contacto con alguno). ¿Hablas con alguno de ellos vez en cuando?

R: Pues no he hablado con ninguno desde que estuve en Murcia en el 94. Bueno, con el único con el que hablé fue con Clarence (Kea), que vive en Texas. Tengo negocios en su área y cogí el teléfono y lo llamé. Pero no, no he hablado con mis amigos españoles aunque siempre los recuerdo. Mi hijo juega en la Universidad y he pensado que algún día podría llevarlo a Europa, y viajar por Alemania y España y ver algunos sitios donde jugué.

B: ¿Y sigues en contacto con el baloncesto?

R: Pues dejé de entrenar hace un año, cuando mi hijo fue a la universidad, y ahora tengo mi trabajo habitual de ventas y asisto a un equipo por las noches, y así sigo en contacto con el baloncesto, porque es algo que estará en mí hasta el día que me muera. Me gusta mucho entrenar, he disfrutado mucho entrenando durante diez años, es mi pasión.

B: (Ahora aprovecho el momento para enseñarle otra foto, un lanzamiento suyo con la camiseta de Murcia, frente a Trumbo y Piculín Ortiz en el Palau): "¡Oh, tío, esa foto es muy buena! Piculín es aquel jugador de Puerto Rico, amigo de Ramón Rivas, ¿verdad?" (También le enseño el cartel de la venta de acciones del CB Murcia, cuando se convirtió en Sociedad Anónima): "Espero que vendieran algo" (Ríe). Bueno, Ralph, ya estamos acabando. ¿Quieres decirnos algo más?

R: (Vuelve a recordar, como haciendo epílogo): Nada, sólo que jugar con Felipe y Moncho, y con Juan Valverde... Valverde fue un gran propietario para nosotros, él quería darnos todo lo necesario para tener éxito... Sólo siento no haber tenido la oportunidad de jugar en el nuevo pabellón, porque cuando lo visité... Había una gran diferencia entre el nuevo y el viejo pabellón. Pero sólo con toda la gente apoyando siempre a tope y los jugadores con los que estuve... Fue sencillamente fenomenal... (Ralph vuelve a pararse a recordar). Este otro chico... ¡Paco Martín! (no ha hecho falta mi ayuda, le ha salido el nombre enseguida: le digo que Paco ahora trabaja para el Fuenlabrada, en ACB). ¿Sí? Muy bien... En los entrenamientos daba el 120%. Normalmente yo entrenaba contra él, así que sabía que no podía ir a entrenar haciendo el vago, porque sabía que Paco estaba ahí y defendía fuerte. Él me hizo mejor jugador de baloncesto. Fue una gran situación poder conocer a estos jugadores, y convivir con ellos nueve meses al año. Éramos una familia. Y nosotros queríamos mucho a Murcia, nos encantaba la temperatura, muy parecida a Texas, y la transición para nosotros era muy fácil. Fue una ciudad muy buena para nosotros.

B: Bueno, pues para acabar, quisiera darte las gracias por tu tiempo y tu interés, y también por formar parte de la historia del CB Murcia, que es más grande gracias a jugadores como tú... (Le cuento a Ralph los problemas económicos y de todo tipo que ha tenido el CB Murcia en los últimos veranos. Asiente).

R: Pues le deseo a Murcia que vuelva a la ACB y que se haga más grande y mejor. Y quizá en los próximos años, sé que mi mujer quiere ir a Europa y viajar por allí, así que si podemos, haremos una visita a Murcia para ver el lugar donde estuvimos tres años.

B: (Ralph repite lo de venir, antes con su hijo y ahora con su mujer. Vamos, que se nota que tiene ganas ya de volver por aquí). Pues estás invitado, y aquí tienes otro amigo más, además de los que ya tenías...

R: Sí, y si los ves por allí... ¿Felipe sigue por allí? (Le cuento que sí, que está en la Federación Murciana de Baloncesto, que trabaja y vive en Murcia y que lo veo de vez en cuando). ¿Sí? Su hijo tendrá... (Intenta calcular la edad. Le informo de que también juega al baloncesto). ¿En serio? (sonríe). Muy bien... debe tener la edad de mi hijo, creo. (Como lo veo muy desconectado de Murcia, ahora informo a Ralph de que Juan Valverde dejó el equipo, y que el CB Murcia ha pasado por varias manos). Juan hizo mucho por este equipo, nos apoyaba y nos llevábamos muy bien con él y con Felipe. Fueron tres años geniales. Le deseo todo lo mejor al CB Murcia, y si quieres ser mi agente allí, si necesitan entrenador, llámame (nos reímos al unísono).

B: ¿Sí? ¿Entrenarías al CB Murcia?

R: Eso sería interesante... (Risas). Me gusta entrenar, y bueno, ya sé que soy mayor para jugar, pero aún puedo lanzar, y a mi hijo a veces le digo que algún día puede llegar a lanzar como yo (vuelve a reírse).

B: Pues si consigue parecerse a tí, por favor, mándalo para Murcia, que nos vendría muy bien. (Ralph vuelve a reírse a carcajadas).

R: Ahí estamos (nos reímos). Pedro, gracias por tu tiempo, y si necesitas algo más, avísame. Me gustaría ir a España, siempre me gusta ver partidos y jugadores, y eso... Y si ves a Felipe o a Moncho, deséales lo mejor de mi parte.

Nos despedimos, y prometo enviarle el enlace a la entrevista cuando la termine y la colguemos en BasketMe.com. Le digo que, así, tendrá un texto en español para practicar y ver si he traducido mal alguna de sus respuestas. Ralph se ríe: "Quizá vuelva a tomar clases para recuperar y entender el español, pero llevo tiempo sin hablarlo y ya sabes, si no lo practicas, lo pierdes". Aún así, como deferencia, se despide con un claro "Hasta luego", en español. Qué gran tipo, este Ralph. Fue protagonista de una de las etapas más bonitas de la historia del CB Murcia, y sin duda, ha sido un placer poder charlar con él y recordar aquellos años.

Ralph McPherson


Nombre: Ralph McPherson

Fecha y lugar de nacimiento: 9 de diciembre de 1958, Dallas (Texas, EE.UU.).

Posición y altura: Alero, 205 cm.

Trayectoria: 1981/82, Universidad de Texas – Arlington. Drafteado en 1982, 9ª ronda, nº 188, por Dallas Mavericks. Desde 1982 hasta 1985 jugó tres temporadas en la CBA con Albany Patroons, ganando el campeonato en la temporada 1983/84. Disputó el All-Star de la liga todos los años. De 1985 a 1988 jugó tres temporadas en la liga alemana, con Gottingen, Bamberg y Saturn Colonia, ganando la competición en este último equipo. En 1988 fichó por Taugrés, jugando dos temporadas en Vitoria. Participó en el All-Star de la ACB en 1988 y llegó a jugar los cuartos de final de la Copa del Rey al año siguiente con el equipo vasco. De 1990 a 1993 jugó tres temporadas en el CB Murcia, aunque el último año no inició la liga y se perdió varios partidos por lesión. En 1993 jugó en Rochester, en la CBA. Después retornó a la liga alemana, con MTV Giessen, y acabó su carrera en Austria al año siguiente, 1996, con Graz.

Los números: en sus cinco temporadas en ACB, Ralph McPherson promedió 21'2 puntos y 6'8 rebotes, y obtuvo 19'5 puntos de valoración media por partido. Con el CB Murcia disputó tres temporadas, 99 partidos en total, promediando 21 puntos y 7 rebotes por encuentro. Es el máximo anotador de la historia del equipo murciano (2082 puntos), por delante de Xavi Sánchez; segundo en rebotes (684), por detrás de Bobby Martin; segundo en triples (144), por detrás de Duane Washington; segundo en tapones (74), por detrás de Juanjo Triguero; y segundo en minutos jugados (3528), por detrás de Xavi Sánchez.



TODOS LOS ARTÍCULOS
 Fin de trayecto (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Fernández Espinosa (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Robles (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (y II) (Pedro Serrano)
 Los números del CB Murcia (Pedro Serrano)
 El CB Murcia y Paco García (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Daniel Barceló (Pedro Serrano)
 Entrevista a Xavi Sánchez (Pedro Serrano)
 Manrique Cos, el primer entrenador en la historia del CB Murcia (Pedro Serrano)
 Entrevista a Randy Owens (Pedro Serrano)
 Entrevista a Edu Piñero (Pedro Serrano)
 Entrevista a José Luis Galilea (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (II) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Bárcenas (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Martín (Pedro Serrano)
 Entrevista a Anthony Stacey (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quini García (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Antonio González Barnés (Pedro Serrano)
 Entrevista a Johnny Rogers (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Pérez (Pedro Serrano)
 Entrevista a José María Oleart (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Azcón (Pedro Serrano)
 Entrevista a Jota Davalillo (Pedro Serrano)
 Entrevista a John Ebeling (Pedro Serrano)
 Entrevista a Felipe Coello (Pedro Serrano)
 Entrevista a Ralph McPherson (Pedro Serrano)
 CB Murcia: 25 años sobre el parquet (Pedro Serrano)
1 comentarios
Danos tu opinión
1
1 - Los datos de tercera división (temporada 1985-86). Pese a debutar con el Juver en enero del 86, bien avanzada la competición, Randy Owens se convirtió en el máximo anotador del campeonato, con un total de 701 puntos. Su promedio fue de 58 puntos por partido, siendo su máxima anotación de 76 puntos contra el otro equipo de la capital, el CB Murcia de entonces. Un saludo.

Publicado por cuatrosurcos el día 31/05/2016 a las 01:20h.
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 4936

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos