Lunes, 25 de septiembre de 2017
25 años del CB Murcia


13.09.10 | Pedro Serrano [ Comenta el artículo ]
1 comentario
Entrevista a Jota Davalillo




Recordemos hoy la tercera tentativa de Murcia por tener baloncesto de ACB, en aquella temporada que cerraba la década de los 80. Ya se había fallado contra Tenerife y contra Orense, pero entonces el club murciano, con tan sólo cinco años de vida, no quiso volver a fallar. Se construyó una gran plantilla con gente joven y con hambre de ascenso, pero también con jugadores experimentados que ya habían estado en la máxima competición y que vinieron a este club para llevarlo a la élite. Quizá alguno de ellos también quería reivindicarse, "recuperar las sensaciones", cambiar de aires y empezar en otro sitio. Uno de esos jugadores era un chaval del norte llamado Xabier Xon Davalillo, y que en Murcia, hace más de 20 años, era conocido simplemente como Jota. Según me contaba Coello, el fichaje de Jota fue la guinda de aquel equipo, porque en efecto, fue el último en incorporarse.


Image and video hosting by TinyPic


A Jota Davalillo lo localizo de manera muy sencilla, poniéndome en contacto con el Bizkaia Bilbao Basket. La respuesta del equipo vasco es rápida, y su Director de Comunicación me da el número de teléfono de Davalillo y me dice el día y la hora a la que puedo llamarlo. Le agradezco su ayuda. Ese día y a esa hora hablo con Jota, pero la conversación no dura demasiado: "Es que ahora estamos muy liados. Si no te importa, me llamas el lunes". Por supuesto que no me importa. Fijamos nuevo día y nueva hora, y llegado el momento, me encuentro su teléfono móvil desconectado. El hecho se repite varias veces en treinta minutos. Mientras espero un buen rato antes de volver a llamarle, reflexiono sobre el tema: el personaje al que he localizado más rápidamente, es al que más voy a tardar en entrevistar. Y no porque él sea una persona inaccesible, en absoluto, sino por los imponderables de su cargo: Presidente. Me imagino reuniones en grandes mesas, agendas apretadas, almuerzos de trabajo, negociaciones y papeles. En esas que, de pronto, suena mi teléfono. Me llama Jota y rápidamente se disculpa: "Es que estaba en el aeropuerto, que acabo de llegar de una reunión en Madrid. Voy en el coche sin manos libres. Si no te importa, llámame en media hora. En media hora estaré operativo". Le digo que no hay problema mientras mis pensamientos sobre reuniones y aviones se confirman. Es el ajetreo constante de gestionar.


Media hora después empiezo a hablar con Davalillo: le voy explicando el motivo de la entrevista, le cuento las que ya he hecho y le hablo de aquel equipo del primer ascenso. Jota me escucha muy en silencio y de vez en cuando asiente con un "¿Sí?". La primera pregunta de la entrevista me la hace él: "¿Dónde está McPherson?". Le cuento un poco por dónde anda Ralph y le digo que su hijo también es jugador, a lo que Jota exclama un "¡anda!". Luego le pregunto por la manera en la que se cerró su fichaje por Murcia, y que Coello ya nos contó en su entrevista:


BasketMe: Coello te fichó por teléfono, mientras esperaba a coger un avión en Barajas, ¿verdad?


Jota: Sí, porque se encontró con... Bueno, esto me lo han contado. Se encontró con Iñaki Iriarte. Iñaki es muy amigo mío y me ha entrenado, me llevó a Vitoria... Bueno, que es muy amiguete mío. Y me contó Iñaki que se había encontrado en el aeropuerto con Felipe Coello, que no sé adónde iba Felipe, y empezaron a hablar: que si ya tenían el equipo, que si querían subir, que para allí y que para allá, e Iñaki le dijo, "oye, pues este, Davalillo, ha acabado en Bilbao y está libre". Y yo creo que en ese mismo momento Iñaki le dio mi teléfono a Felipe y Felipe me llamó. Y así fue, así me fui para allí abajo.


B: (Davalillo ha tardado un poco en empezar a hablar en esta entrevista, pero una vez que lo hace, lo hace de carrerilla. Con su acento del norte, Jota habla muy rápido, haciendo requiebros, casi del mismo modo en que driblaba y penetraba a canasta en sus años de jugador). Espectacular tu fichaje, ¿no?


J: Sí, y dos años increíbles, increíbles, porque ya te digo que... bueno, y que aparte, evidentemente, si deportivamente las cosas van bien, pues todo va mejor. Pero bueno, yo suelo ir todos los años a Murcia a ver a la gente. Tengo muy buenos amigos en Murcia, me dejó un gratísimo recuerdo y ya te digo, que todos los años me acerco a Murcia.


B: Sí, yo te he visto alguna vez por el palco y he pensado en subir saludarte, pero...


J: Ah, sí, claro, en el partido. Claro, cuando toca Murcia, pues siempre... ese viaje nadie se lo puede pedir, porque sabes que hay veces que algún directivo dice "oye, cuando vayáis a no sé dónde, avísame que quiero ir yo". Y ya saben que el viaje a Murcia es intocable, ese es mío.


B: Pues yo quería entrevistarte por el aniversario ya de antes, pero se ha juntado el año tan malo que hemos tenido con este tema...


J: Ya, vaya faena, que justo el año del aniversario coincida con eso...


B: Pues sí, la verdad. Recordando la historia del club, tu papel fue muy importante en el primer ascenso y en la permanencia posterior en ACB. Le decía a Coello el otro día que fue una suerte que te ficharan, teniendo en cuenta que tú no habías salido nunca del País Vasco y que además venías de estar jugando en ACB con el equipo de tu tierra, durante tres temporadas.


J: Sí, sí. Yo había estado jugando unos años en Baskonia, donde jugué ACB, y luego ya de Baskonia volví a Bilbao en 1ª-B, y subimos. Y luego al final, en el último año de Bilbao, que se hizo un equipo que íbamos a ganar la copa del mundo, pues al final casi descendemos y tuvimos movida, y al final yo me tuve que marchar. Y bueno, pues no había salido nunca, ¿eh? Evidentemente, pudiendo jugar en Bilbao o en Vitoria, no me lo había planteado, pero esa temporada quedé libre, y me llamó Felipe de parte de Iri (Iriarte), y allí que me fui, un poco a la aventura, ¿no?


B: ¿Te lo pensaste mucho, o te decidiste pronto?


J: No, no. Cuando me llamó Felipe, también me llamó Iñaki, y me dijo que el equipo tenía muchas aspiraciones, y dije oye, mira, me lo recomendaron y me fui sin pensarlo mucho. Fue todo muy seguido.


B: ¿Conocías a alguien del equipo antes de venir?


J: Conocía a Martín de Francisco, al difunto Martín de Francisco, que había jugado conmigo en Bilbao. Entonces, ya le conocía a él, y cuando llegué estuve en su casa tres días hasta encontrar una casa. Conocía a "Morty" de haber jugado en Bilbao.


B: ¿Y qué Murcia te encontraste, tanto deportivamente como a nivel de la ciudad?


J: Pues fue muy gracioso, porque claro, eso fue... (Jota se detiene y resopla, mientras rebusca en su memoria). Me acuerdo que cuando me ficharon, el equipo estaba ya en Andorra (durante unos años, el club murciano se estuvo concentrando en Font Romeu para hacer la pretemporada), y entonces, claro, yo cogí el coche y me fui a Barcelona, y allí me fueron a recoger y me llevaron a Andorra. Hice la pretemporada con el equipo, porque creo que llegué tres o cuatro días más tarde que los demás, y a la vuelta pues me dejaron en Barcelona, cogí mi coche y me bajé hasta Murcia. Entonces llegué a Murcia, y lo primero que vi fue el Cristo de Monteagudo, y dije yo, "¡joooder!", porque yo no lo conocía. Porque claro, antes llegabas en autopista hasta Valencia y luego ibas por la carretera nacional. Ibas por Elche... y vi los palmerales de Elche, que ahora ya no se ven por la autopista... (Hasta ese momento Jota hablaba a gran velocidad, pero mientras me cuenta su viaje comienza a alargar un poco el final de sus frases, como reviviendo esos momentos de soledad y las cosas que fue encontrando en el camino. Me imagino a Davalillo en su coche sintiendo la sorpresa del aventurero). Y entonces llegué a Murcia, vi el Cristo de Monteagudo y dije, "¡joder, si esto es como Brasil!".


Image and video hosting by TinyPic

Vista panorámica del castillo de Monteagudo


Yo no conocía Murcia, jugando no había estado nunca allí, entonces, pues no la conocía. Después de ver Monteagudo... total, que llegué a la Redonda, me bajo del coche, entro en una cabina telefónica para llamar a Morty, que había quedado con él en que cuando llegara lo llamara, porque iba a estar en su casa unos días, y entro en la cabina telefónica y de pronto me pongo a sudar como un pollito. Pero a sudar a chorro, y dije yo, "joder, ¿qué pasa aquí?" (Me parto de risa: Jota tiene mucha gracia para describir el estado de perplejidad de un chaval del norte ante el sofoco murciano). Bueno, pues eso, me tuve que comprar un ventilador porque por las noches no podía dormir del calor que hacía... El primer año, recuerdo que estuve toda la temporada durmiendo con una sábana, sólo con la sábana. El primer mes me estuvieron dando unos polvos que suelen dar a los alpinistas para que no se deshidraten en las alturas...


Image and video hosting by TinyPic

Termómetro en La redonda de Murcia, marcando 51 grados


B: ¿En serio? (De verdad, aunque suene a anécdota graciosa, este hombre tuvo que pasarlo realmente mal cuando llegó a nuestro horno).


J: Sí, me estuvieron dando esto porque yo me licuaba. Terminaba de entrenar y formaba un charco de agua, o sea, era... al final por si acaso me dieron eso porque me estaba deshidratando, o sea, era una pasada lo que sudaba. Pero bueno, oye, y el recuerdo que tengo es buenísimo, buenísimo. De la gente, del club... todo, muy bueno, muy bueno. Ya te digo que, además, pues eso ayuda mucho, coincidieron dos años que deportivamente fueron como un tiro.


B: Las ganas que había de ascender eran grandes en tu primer año, imagino, porque ya se había fallado dos veces.


J: Bueno, ya te digo, yo al equipo no lo conocía, su estructura... Sólo conocía la historia del club, y eso, que era un equipo hecho para ganar. Empezamos con Scolari, que luego le cambiamos por... por este, ¿cómo se llamaba este?


B: Mike Phillips.


J: No, no... Por este... (Juraría que fue por Mike Phillips, pero o Jota no me ha oído, o se confunde. Sigue intentando recordar). No, el año del ascenso... Cambiamos a Rubén Scolari por... Por Mike Phillips, el que jugaba con rodilleras, ¿sabes? que mascaba tabaco. Y ya con Phillips fue el empujón, y bueno, bien, luego muy bien, subimos y estuvo muy bien. Los dos años en Murcia yo los recuerdo muy buenos y he dejado muy buenos amigos en Murcia, con los que suelo tener contacto, y todos los años, por lo menos una vez al año, paso por Murcia a ver a la gente.


Image and video hosting by TinyPic

Jugadores del CB Murcia celebrando el ascenso a ACB


B: El primer año de Murcia en ACB hiciste unos números estupendos, casi de extracomunitario actualmente. He estado repasando, y bueno, casi 15 puntos por encuentro y siendo decisivo en muchos partidos. Es decir, que tomabas el mando, que no estabas aquí para ir acompañando...


J: Sí, bueno, aquellas tres temporadas me salieron bien, tanto las dos de Murcia como la de Granada hice buenos números, solo que en Granada descendimos. En aquella época andaba fino, y bueno, en aquellos tiempos había más nacionales. Los americanos tenían más importancia en el equipo, eran más importantes que ahora, pero había más nacionales y por eso teníamos un papel más importante. Pero sí, allí anduve fino, sí.


B: Luego te fuiste a Granada con Moncho Monsalve, al que conociste aquí.


J: Sí, Moncho... Vamos a ver... El año del ascenso empezó Paco García y luego lo cogió Felipe. Luego en ACB empezó Felipe y luego lo cogió Moncho. Y luego Moncho me llevó a Granada, sí, que también empezó y no acabó.


B: Hubo ahí un trasvase, porque Clavero, que estaba en Granada, se vino a Murcia, y tú te fuiste allí.


J: Sí, y bajamos contra Orense. Bueno, al final las negociaciones con Juan Valverde se complicaron, las conversaciones se complicaron y al final nada, tuve la oferta de Moncho y me fui a Granada.


B: Qué pena que no te quedaras. Yo le decía el otro día a Felipe, en plan de broma, claro, que tú habías truncado mi carrera como jugador, porque yo estaba por entonces en cadete, creo, e intentaba imitar tus bandejas esas tan plásticas que hacías con una mano. Y claro, me ganaba unos tapones y unas broncas... (Escucho a Jota riéndose al otro lado del teléfono, en voz baja).


J: Sí, yo en aquella época andaba muy fino, desde que tuve a Iriarte en Vitoria estuve seis años que anduve muy fino, me animaba mucho y...


Image and video hosting by TinyPic

Davalillo intenta una penetración a canasta ante Antonio Martín


B: Sí, y además Felipe comentaba la intensidad que tenías en los entrenamientos. Yo recuerdo que no es que fueras muy rápido en el tiro, pero las metías, y tenías plasticidad, velocidad y sobre todo mucha facilidad para buscar un hueco y meterte para adentro.


J: Sí, era muy intenso, y además me tocaron años de defender siempre al americano bueno de ellos (yo no he nombrado la faceta defensiva, en la que por aquellos años no me fijaba demasiado, así que Jota se reivindica también como buen defensor. Seguro que lo era).


B: Después de Granada volviste a tu tierra, ¿no?


J: Bueno, yo después de Granada lo dejé. Volví aquí y en un principio me quisieron fichar en Bilbao. Parecía que estaba hecho, pero luego llegó un entrenador catalán que trajo a dos jugadores catalanes y se estropeó el fichaje. Yo tenía que volver a Bilbao por un problema familiar, y al final no fiché por Bilbao pero me quedé aquí. Estuve jugando en segunda o en tercera para pasar el rato, y al año y pico ya lo dejé.


B: Y más tarde, presidente. No eres el único jugador que ha llegado hasta ahí: Villacampa, y creo que Lalo García lo fue un tiempo en Valladolid...


J: Lalo García estuvo de Director Deportivo...


B: Cierto. Pero hay otros casos como Antonio Martín o Herreros, y otros jugadores, que están en el tema de la gestión, en otros cargos dentro de los clubes. ¿Cómo se da eso? Es decir, cuando uno cuelga las botas y dice, a ver, ¿qué voy a hacer ahora? ¿Cómo se va uno hacia esa faceta? ¿No te gustaba ser entrenador, por ejemplo?


J: Bueno, no, yo tengo el título de entrenador, pero yo estuve aquí llevando un negocio familiar, y cuando empezó la historia de Bilbao Basket me llaman para ver si quiero participar en ella, y empiezo a colaborar con Bilbao Basket como directivo. Al cabo de cinco años, cuando subimos y hay que convertir el club en Sociedad Anónima Deportiva, y necesitan a un presidente a tiempo completo, me lo plantean y dije, bueno, pues ya está. Pues sí, aquí me metí. Al principio llegué y era complicado, decía: "joder, si estoy en el lado oscuro" (Compruebo que Jota es muy divertido relatando sus principios en situaciones nuevas). Para los jugadores, los directivos siempre eran como eso, como el lado oscuro, y ahora estoy en el lado oscuro.


B: Claro, es que te lo iba a preguntar. Desde mi punto de vista, me preguntaba cómo debe ser ese cambio. Es decir, ¿se siente uno raro por el hecho de estar ahí? En tu relación con los jugadores, ¿intentas ser como te hubiera gustado que fueran tus directivos contigo cuando eras jugador? ¿Estás más cerca de los jugadores de lo que antes estaban de ti, o ves que cuando estás ahí arriba, todo tiene que ser de un modo distinto a lo que pensabas?


J: Bueno, yo llevaba desconectado del baloncesto unos ocho años, y luego cuando volví, pues ya vuelves con otra edad, con otra experiencia. Entonces, ya es otra cosa. Intentas ser como te hubiera gustado que fueran los directivos contigo cuando eras jugador. Intentas no estar muy encima, no dar mucho el coñazo... Es decir, dar las facilidades pero que sea el jugador el que se acerque.


B: O sea (interrumpo a Jota riéndome), todo lo contrario de lo que yo pensaba. Yo pensaba que a lo mejor el directivo generalmente no tiene contacto afectivo con los jugadores, y es lo contrario, que os daban el follón de más, ¿o qué?


J: No, si al final, oye, tú estás cerca de ellos pero sin ser el típico forofo, que también hay directivos forofos que están ahí, o directivos que te vienen a dar palmaditas cuando ganas y cuando pierdes no aparecen... O sea, intentas no repetir los errores que cometieron contigo.


B: Pero es complicado, ¿no? Parece que describes la labor del padre o de la madre en el trato con los hijos.


J: No, pero al final no es complicado. Quieres hacer lo que querías que te hicieran, que no se metieran en tu vida, que no te dieran el follón... y es fácil, porque como tú sabes lo que no te gustaba que te hicieran, pues no lo haces. No lo veo complicado, y además, tienes más fácil la relación con los jugadores porque tú has estado ahí dentro y sabes cómo se vive ese mundo. Es complicado que cometas los errores que puede cometer la gente que no lo ha vivido y que no ha estado nunca dentro. A mí además me gusta la gestión, así que me dediqué a ello.


B: ¿Y qué tal las relaciones con los medios, las reuniones en la ACB y todos estos rollos? ¿No dan ganas de irse de ahí?


J: No, no, porque al final te metes en la gestión y dentro de la gestión sabes que tienes que hacer una serie de cosas que trae consigo, y una de ellas son las reuniones y tratar con gente, y evidentemente, a veces tratas con gente que es mayor, pero bueno, ya estás acostumbrado. Cuando gestionas una empresa tienes que hacer esas cosas. Además, tienes que tratar de las negociaciones con los jugadores y hasta hace unos años estabas tú en el otro lado, y entonces cuando estás en este lado lo gestionas de otra manera, incluso lo gestionas con más datos sabiendo cómo pueden sentirse los jugadores y es más fácil llegar a acuerdos con ellos.


B: Oye, y ¿qué es lo que se hace para estar como está Bilbao? Porque sabes que Murcia, si has seguido su trayectoria (Davalillo me dice "sí, sí"), pues estuvimos siete años seguidos en ACB, y luego, subidas y bajadas. Es el club que más veces ha subido y bajado en los últimos 20 años, nada menos que cuatro veces. ¿Qué falla aquí?


J: Joooder (Jota resopla, como diciéndome "vaya pregunta jodida de contestar". Nos reímos).


B: Desde fuera, sin ningún problema, ¿qué crees que falla en Murcia?


J: Pues si es que, vamos a ver, no es... no es fácil llegar y tener la solución, porque si no, ya, si fuera fácil, pues todo el mundo lo hace. Al final es tan sencillo como que te metes en una dinámica ganadora, y el equipo empieza a ganar, a ganar y a ganar... Siempre los comienzos son duros, pero siempre si pasas el bache inicial y empiezas a ganar y a ganar, pero no para irte a la Copa de Europa, pues el equipo se estabiliza, los fichajes se van estabilizando, la gente empieza a ver atractiva la ciudad y el proyecto, la gente quiere ir allí... Pues no sé, no hay una receta mágica. El tema es acertar. Es decir, hay mucho componente de suerte pero también de gestión de gente. Al final tú estás fichando a gente por unos números y por cosas que han hecho, y esperando que lo sigan haciendo, ¿y cuál es el problema? Pues que ¿por qué no funciona? ¿No? ¿Por qué por ejemplo el equipo que hicimos nosotros el año pasado no funcionó? Pues porque no es sólo poner nombres y números. Al final esos nombres que pones, que son de una madre distinta, tienen que cohesionarse, tienen que equilibrarse, tienen que aceptar cada uno su papel y eso no es fácil. Ya te digo, nos pasó a nosotros el año pasado, con lo mal que empezamos. ¿Y cuál es el tema? Pues eso, que a perro flaco, todo son pulgas. Cuando empiezas a perder y a jugar mal, todo son problemas, y cuando empiezas a ganar, sin darte cuenta, ganas más fácil. No hay una receta.


Image and video hosting by TinyPic

Imagen actual de Jota Davalillo


B: Claro, porque tampoco es sólo una cuestión de presupuesto. El dinero es necesario y ayuda, pero si ves la clasificación histórica del baloncesto español, el CB Murcia ya anda 16º y no ha jugado competición europea aún, y hay equipos por detrás que sí que la han jugado. A veces, equipos con poco presupuesto o con menos dinero que Murcia se han metido ahí. Pasa eso, que si no haces algo grande en algún momento, la prensa no te hace caso, la gente no va en masa a los partidos, las empresas no meten dinero, los jugadores no quieren venir...


J: Ya, ya te digo. Si es que también tienes que arriesgarte... Es coger gente joven y hacerla jugar, porque nosotros al principio cogimos gente que no había hecho buenas temporadas, y en Bilbao, por lo que sea, pues funcionaron. Entonces, es que tienes que hacer una mezcla. Tampoco... fichar gente con nombre tampoco te asegura nada. No sé, no es fácil, ¿eh? No es fácil. Aquí en Bilbao se ha conseguido, pero tampoco te puedes dormir en los laureles. Se ha conseguido pero cada día empiezas de cero.


B: Claro, porque la exigencia cada vez es mayor y la presión sigue estando, me imagino, a otro nivel.


J: Sí, sí, y luego es eso, que el deporte es muy cruel. Cuando ganas todos somos del equipo, pero si pierdes... Hay que dar siempre victorias y expectativas (Jota resopla).


B: Ahora recuerdo ese grupo con el que subimos por primera vez, y se veía buen bloque, ¿no? Eso es muy importante.


J: Sí, en todos los grupos hay gente complicada, pero el tema es equilibrarse, que se equilibren, que cada uno esté a gusto con el papel que le toca, y que si hay movimientos, que se reequilibre. Yo creo que el equilibrio en los grupos es muy importante, porque el entrenador puede facilitar mucho las cosas, pero luego el grupo tiene su vida propia, que la gente encuentre su sitio. No es fácil. En Murcia, lo bueno que fue el primer año fue que cuando el equipo gana, pues es más fácil y los problemas se minimizan, y cuando pierdes se aumentan. Yo creo que en Murcia éramos un equipo con gente peleona, con gente combativa, y así es más fácil. No éramos gente que tuviéramos un nombre así muy hecho en ACB, y así, la gente que estábamos en Murcia y que teníamos experiencia en ACB éramos gente normal, que creía en lo que hacíamos, que le poníamos mucho esfuerzo al tema, y funcionaron las cosas.


B: Bueno, pues nada, yo creo que eso es todo, muchas gracias... ¿Te siguen llamando Jota? Es que he visto en la Web de Bilbao Basket que llevas muchas equis en el nombre...


J: Sí, pero la gente de Bilbao me sigue llamando Jota. Me llama Jota hasta el crío... (Lo dice en tono de lamento. Nos reímos).


B: Yo la primera vez que hablé contigo me daba un poco de reparo llamarte Jota, porque como no me conocías, no quería que te sentara mal...


J: No hombre, no...


B: Pues nada, Jota, lo dicho, que muchas gracias por tu tiempo...


J: Oye, y cuando... iba a decirte que cuando vayamos a jugar, preséntate, pero ya no iríamos a jugar hasta dentro de dos temporadas... Pero bueno, que si algún día me paso por allí a ver algún partido, pues ya preguntaré por ti.


B: Pues aquí estoy, subiré a saludarte... Espero que sea poco tiempo el que estemos en LEB.


J: Yo también lo espero, y fíjate si me gustó Murcia, que todos los años paso a saludar a toda la gente.


B: Muy bien, pues en la próxima te invito a una cervecica.


J: Muy bien...


Jota y yo seguimos hablando un poco más. Le repito el nombre de nuestra Web, le digo que tiene las entrevistas de Ralph McPherson, de Felipe Coello y de John Ebeling ya colgadas, y que ya he quedado para entrevistar a Quique Azcón. Jota se alegra de oír el nombre de su antiguo compañero: "¡Hombre, Quique Azcón!". No sólo está siendo muy agradable compartir charla con todos estos protagonistas de la historia del CB Murcia, sino que también es divertido escucharles preguntarme a mí por la situación de los demás. Todos me preguntan "¿qué tal este?", "¿qué tal aquel?"... Personas a las que unió el CB Murcia durante un periodo de sus vidas y que luego se alejaron, y siguieron cada uno con su propio camino. Pues mira, me alegro de que este aniversario también sirva para eso, para propiciar el reencuentro con viejos amigos, aunque sólo sea en la memoria o a través de BasketMe.com.


Ficha del Jugador

Nombre: Xabier Xon Davalillo.

Fecha y lugar de nacimiento: 12 de julio de 1960, Bilbao.

Posición y altura: Alero, 193 cm.

Trayectoria: Formado en la cantera del colegio Maristas de Bilbao. En 1981 debuta en 1ª División B con el Patronato de Bilbao. Al año siguiente se marcha a Baskonia, jugando dos temporadas en la máxima competición nacional (en su segunda temporada en Vitoria, ya con el nombre de ACB). En 1984 es fichado de nuevo por Bilbao, donde permanecerá durante cinco temporadas, dos en 1ª-B y tres en ACB. En 1989 le llega la oferta del Juver Murcia, de 1ª-B, por dos años. En el primero se logra el ascenso y en el segundo se alcanza la permanencia en ACB. La temporada siguiente recala en Granada, equipo que finalmente pierde la categoría. En 1992 regresa al País Vasco para jugar sus dos últimas temporadas en activo, en el Loyola de 2ª División. Tras sufrir una lesión, se retira del baloncesto en 1994. Davalillo regresó al deporte como directivo del Bizkaia Bilbao Basket, club del que es Presidente desde 2005.

Los números

Lamentablemente, no he podido encontrar los números de Davalillo en su primera temporada en Murcia, cuando el club militaba en 1ª-B. En ACB el alero vasco disputó 41 partidos con el equipo murciano, anotando un total de 556 puntos en los 1400 minutos que estuvo en pista, lo que nos da un promedio de 13'6 puntos y 34 minutos por encuentro. Tuvo una valoración media de 12'2 puntos, merced sobre todo a sus buenos porcentajes de acierto: 40% en triples, 54% en tiros de 2 y 73% en tiros libres. Además, capturó 3 rebotes y dio 2'1 asistencias. Como datos adicionales hay que reseñar que Davalillo anotó en todos los partidos que jugó con Murcia, siendo su anotación mínima de 3 puntos (jornada 16ª, contra Breogán), y la máxima de 26 puntos (jornada 23, contra Caja Canarias, donde jugó todo el partido). Davalillo jugó los 40 minutos en 7 partidos. Su temporada en Murcia fue, por números, la mejor de su carrera deportiva en ACB en todos los apartados estadísticos.






TODOS LOS ARTÍCULOS
 Fin de trayecto (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Fernández Espinosa (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Robles (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (y II) (Pedro Serrano)
 Los números del CB Murcia (Pedro Serrano)
 El CB Murcia y Paco García (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Daniel Barceló (Pedro Serrano)
 Entrevista a Xavi Sánchez (Pedro Serrano)
 Manrique Cos, el primer entrenador en la historia del CB Murcia (Pedro Serrano)
 Entrevista a Randy Owens (Pedro Serrano)
 Entrevista a Edu Piñero (Pedro Serrano)
 Entrevista a José Luis Galilea (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (II) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Bárcenas (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Martín (Pedro Serrano)
 Entrevista a Anthony Stacey (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quini García (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Antonio González Barnés (Pedro Serrano)
 Entrevista a Johnny Rogers (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Pérez (Pedro Serrano)
 Entrevista a José María Oleart (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Azcón (Pedro Serrano)
 Entrevista a Jota Davalillo (Pedro Serrano)
 Entrevista a John Ebeling (Pedro Serrano)
 Entrevista a Felipe Coello (Pedro Serrano)
 Entrevista a Ralph McPherson (Pedro Serrano)
 CB Murcia: 25 años sobre el parquet (Pedro Serrano)
1 comentarios
Danos tu opinión
1
1 - Los datos de tercera división (temporada 1985-86). Pese a debutar con el Juver en enero del 86, bien avanzada la competición, Randy Owens se convirtió en el máximo anotador del campeonato, con un total de 701 puntos. Su promedio fue de 58 puntos por partido, siendo su máxima anotación de 76 puntos contra el otro equipo de la capital, el CB Murcia de entonces. Un saludo.

Publicado por cuatrosurcos el día 31/05/2016 a las 01:20h.
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 7128

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos