Sábado, 16 de enero de 2021
25 años del CB Murcia


26.05.11 | Pedro Serrano [ Comenta el artículo ]
1 comentario
Entrevista a Pedro Robles



Recordemos hoy las seis últimas temporadas del CB Murcia, que vienen a formar un nuevo micro-ciclo en la trayectoria del club. En él se incluyen dos meritorios años en LEB que acabaron en ascenso, y cuatro años en ACB de los que solo uno fue tranquilo –en dos se logró la permanencia en la última jornada y en el otro se descendió de manera estrepitosa-. Estas seis temporadas han tenido momentos buenos y momentos malos, pero una de las mejores cosas que nos dejan es la consolidación de un nuevo referente del CB Murcia, de uno de los jugadores que, si quisiéramos hacer epílogo de la historia del club, deberíamos nombrar forzosamente: estamos hablando de don Pedro Robles. Por azares de la vida, el escolta madrileño vino a encontrar en la tierra de sus orígenes la estabilidad que buscan casi todos los deportistas. Ya he dicho más de una vez que los números no lo son todo, pero la perspectiva sobre lo que Pedro Robles supone para este club nos la da el hecho de que sea el segundo jugador en temporadas (tras Xavi), el tercero en partidos jugados en ACB y el cuarto en triples, por ejemplo. Además, si sigue en Murcia, con toda probabilidad llegará a ser el segundo en partidos jugados, superando a Quini, y el máximo triplista, superando a Xavi, McPherson y Washington.


En efecto los números no lo son todo, pero al hablar con Pedro Robles me sucede ya como con Xavi Sánchez: me da la sensación de estar hablando directamente con el CB Murcia. Nos vemos en la cafetería del Palacio después del entrenamiento matutino, y tras comentar en tono jocoso lo extenso de mis entrevistas (“vamos a estar aquí una hora y media”, me dice), Pedro aclara que “están muy bonitas las entrevistas de BasketMe, a mí me gustan mucho”. Ya más en serio, puntualiza que “podemos estar las horas que haga falta, no hay problema”.


BasketMe: Muchas gracias, hombre. Empecemos por Estudiantes. ¿Cuántos años estuviste allí?


Pedro Robles: En el ACB, tres. De los 12 a los 20 estuve en las bases, y de los 20 a los 23 en ACB. Luego un año en Gijón, uno en Valencia, dos en Tenerife en ACB, y ya Murcia.


B: Saliste joven del Estu.


P: Con 23 años y fue difícil, pero cuando estás allí, sabes que algún día tienes que irte porque no puedes estar toda la vida en Estudiantes. Había tenido un primer año bastante bueno y los dos años siguientes jugué menos porque el equipo era mejor, pero estuve a gusto también, y entonces el club decidió subir a otro jugador de la cantera y fue duro. El estar toda la vida en Estudiantes… Me hubiese gustado estar más años en el club donde empecé. Fue el club de donde más difícil me ha resultado salir, pero bueno, con el paso de los años también te sirve para madurar. Hacer carrera fuera del Estudiantes te hace ver de verdad lo que es ser jugador profesional de baloncesto, porque cuando estás allí, estás en tu casa, y si juegas bien, bien, y si juegas mal, también. No pasa nada, ¿sabes? Cuando juegas fuera es cuando realmente te exigen más.


B: Estar en el Estudiantes tiene la ventaja de que es un club con tradición y con un gran trabajo de cantera, pero al mismo tiempo, tiene el inconveniente de que la producción de jugadores es tan grande, que antes o después te tienes que ir, ¿no?


P: Sí, yo después me fui a Gijón y jugué muchos minutos, y evidentemente, eso me lo dio el salir de una cantera como Estudiantes, y el haber jugado minutos en ACB, en Euroliga, en Copa Korak…


B: En Korak fuiste finalista, ¿verdad?


P: Finalista, perdimos contra el Barcelona. Fue mi primer año. Ganamos por 16 puntos en el Palacio de Deportes con un ambiente tremendo, y perdimos por 27 en el Palau. Luego, el siguiente año ganamos la Copa del Rey en Vitoria, y en la Korak perdimos en semifinales contra Unicaja, que jugamos en Magariños. Y el tercer año fue Euroliga, y la verdad, jugando minutos contra equipos como la Kinder de Bolonia, contra el que perdimos en octavos de final... Perdimos por muchos puntos en Bolonia, y luego perdimos solamente por cinco puntos en el Palacio contra un equipo que tenía a Ginóbili, a Marco Jaric, Rigodeau, Smodis… Tenía un equipazo. Jugar contra gente de ese nivel, y que luego están todos en la NBA, pues la verdad es que es algo que recuerdas con el paso de los años y es una cosa que te queda, el haber jugado contra gente de un nivel tan espectacular.


B: Pillaste una época muy buena en el Estudiantes, y si encima jugaste minutos…


P: Sí, más no podía pedir. Subir a la ACB con 20 años, y el primer año jugar casi 20 minutos de media y ser parte del equipo… Nunca lo habría soñado. Luego Estudiantes tuvo una época mucho mejor, cuando jugó la final de la liga contra el Barcelona, pero yo estoy muy contento con la época que jugué en Estudiantes.


B: Lo que pasa es que si empiezas tan en la cresta de la ola, luego es lo que tú dices, tienes que salir de ahí y ves que hay otras realidades y otras batallas, que hay equipos como Gijón…


P: Sí, luego fui a Gijón, a un equipo que era el más joven de la liga y con jugadores que luego han hecho carrera en ACB, como yo o como Javi Rodríguez, como Lou Roe… Era un equipo muy joven, y a pesar de dar buena imagen casi en todos los partidos, salvo en un par de ellos donde no competimos, pues perdimos muchos partidos por poquitos puntos y descendimos, pero dando una imagen de ser jugadores con hambre, de ser jugadores que queríamos hacer carrera en ACB y que dejábamos todo en el campo.


B: Luego a Valencia, donde viviste una época muy buena.


P: Sí, fue un caso similar a Estudiantes porque yo iba a Pamesa sabiendo al equipo al que iba, porque después de jugar muchos minutos en Gijón, iba a un equipo con Oberto, Tomasevic, Rodilla, Kammerichs, Paraíso, Abbio… Sabía perfectamente adónde iba, y en la primera parte de la liga estuve jugando minutos en algunos partidos, y en otros no, pero luego a partir de la lesión de Abbio en la Copa del Rey, me pasó como en Estudiantes, en el sentido de que jugaba muchos minutos en un equipo muy bueno. Eso fue en los últimos tres o cuatro meses, jugando casi 20 minutos de media entre Luengo y yo, que nos repartíamos los minutos, y luego participando en cosas importantes de un equipo que estaba intentando despegar, como en la Copa Uleb, que ganamos, y en la final de la liga, que perdimos contra el Barcelona por 3-0.


B: Luego a Tenerife en ACB, dos años seguidos.


P: Sí, Tenerife fue un poco diferente. Fueron dos años en ACB, y en el segundo se bajó a LEB con un equipo que, bueno, que hizo una mala temporada en general, un equipo hecho a última hora, un equipo complicado… Y sin embargo el primer año era un equipo que, bueno, yo fiché de nuevas, pero tenía muchos jugadores de los que habían estado el año anterior en la liga LEB y que habían subido, e hicimos una buena temporada. Creo que quedamos 9º o 10º, y con un buen ambiente en el vestuario.


B: ¿Qué tal se le plantea el tema a los jugadores de un equipo que ha descendido?


P: Bueno, está claro que descender no es bueno para nadie, ni para el club, por supuesto, ni para los jugadores, que al final somos los culpables principales de los descensos. Cuando descendí con Gijón fui a Pamesa porque era joven y porque había hecho una temporada más o menos decente, dentro de que el equipo descendió, pero bueno, siempre que hay un descenso, pueden estar en ACB al año siguiente uno, dos o tres jugadores como mucho, y eso pasa factura. Después de Tenerife fui a LEB a Murcia. Puedes tener alguna oferta, pero una vez que desciendes, se nota mucho.





Robles lanzando a canasta frente a Valencia. Fuente ACB, M.A. Polo


B: Entonces, ¿Cómo fue tu verano después de ese descenso? ¿Cómo fichaste por Murcia?


P: Pues después de una temporada mala y con descenso incluido, lo normal es que sea un verano largo y con dificultades para tener una buena oferta, tanto en lo económico como en lo deportivo. Al final sale la opción de Murcia, que estaba intentando hacer un buen equipo para subir con el fichaje de Manel Comas. Hablé con Miguel Ángel Martín y me dijo que el proyecto era muy bueno, y hablé con Manel Comas también. Después del descenso con Tenerife, que además cuando llegué aquí también lo dije, yo intentaba tener un año bueno para reencontrarme como jugador, y bueno, uno de los mayores aciertos de mi carrera deportiva fue venir a Murcia en liga LEB, porque luego he cogido una regularidad y una estabilidad que a lo mejor no hubiese tenido si no hubiese venido.


B: Era la primera vez que jugabas en LEB.


P: Sí, yo llevaba… (Pedro hace cálculos mentales). Llevaba siete años en ACB, que eran años ya, pero tampoco es que… Y bueno, me costó un poco dar el paso. Tenía ofertas de ACB pero eran malas y de equipos de zona baja, con el riesgo de poder descender otra vez. No merece la pena. Yo creo que la LEB es una liga de muy buen nivel y en la que por norma, además, el ambiente de los equipos es tremendo. Yo los dos años que he estado en LEB en mi vida, he hecho amigos jugando al baloncesto. Han sido dos años maravillosos en cuanto al ambiente del equipo y esa ha sido una de las claves de los dos ascensos. Como te digo, fue un acierto en su momento. Cuando ha pasado el tiempo se ha visto que fue un acierto el decidir venir a Murcia.


B: Sin embargo, el año en que llegas (temporada 2005/06), al principio no fue nada fácil.


P: Sí, creo que llevábamos seis derrotas en once partidos o algo así, y después del partido en Gijón, donde perdimos en el último segundo, pues Manel Comas decide marcharse a Sevilla y el club tomó la decisión de dejarle ir y fichar a Manolo Hussein. A partir de ese momento el equipo cogió otro camino, y lógicamente no era fácil, porque estábamos de los últimos y al final conseguimos quedar terceros en la liga regular.


B: Parece que es más difícil el cambio de ACB a LEB para un entrenador como Manel Comas, por ejemplo, que llevaba toda su vida en la máxima competición, que para un jugador como tú, ¿no? Manel tal vez no conocía la liga lo suficiente y no se adaptó.


P: Sí, puede ser. Bueno, nosotros teníamos un equipo bastante bueno, y luego es verdad que se hicieron los retoques también al final con los americanos, con Hughes y Humphreys, que fueron fundamentales para conseguir el ascenso, pero bueno, a lo mejor Manel Comas podía no conocer la liga como tampoco la conocen muchos entrenadores y jugadores, y luego también tuvo mala suerte. Hubo partidos que perdimos por pocos puntos, pero yo soy de la idea de que lo normal es que los jugadores sean los culpables de las derrotas. Yo creo que un entrenador puede no conocer a este jugador o al otro, pero sí que va a hacer un planteamiento del partido y un scouting del equipo contrario, y Manel eso lo hacía. Si nosotros tirábamos y fallábamos o defendíamos mal, Manel tampoco tenía la culpa.


B: (Me rio). ¡Bueno! Entonces tenéis el mérito cuando ganáis, también.


P: Sí, bueno, pues lo normal es que sí, lo normal es que al final el entrenador tiene que hacer su trabajo, de scouting y psicológico también, si quieres, y tal, pero al final los que están dentro del campo son los jugadores, tanto para lo bueno como para lo malo.


B: Ya, te entiendo. ¿Has tomado tú alguna decisión que no entraba en los planes del entrenador? Porque el entrenador también toma decisiones importantes en algunos momentos…


P: A ver, lo normal es que en jugadas concretas de los últimos segundos, si el entrenador dice una cosa, hay que hacerla. Luego el juego te da también la posibilidad de que a lo mejor eso no sale, y tú tienes que cambiar sobre la marcha de decisión, y oye, eso es entendible porque una cosa es la teoría, y luego la práctica es otra cosa. Puedes preparar algo muy bien, pero luego el jugador tiene que estar preparado también por el entrenador para poder reaccionar ante una dificultad, cambiar y tomar decisiones.


B: Vamos a los playoffs de ascenso de esa temporada 2005/06, que fueron una bestialidad. Tú que habías jugado ya finales al más alto nivel, ¿Cómo recuerdas esa eliminatoria contra Zaragoza?


P: Pues yo, el playoff de Zaragoza creo que ha sido uno de los momentos más bonitos de mi carrera. Hubo cinco partidos de lucha continua contra un muy buen equipo, que también tenía el mismo objetivo que nosotros, y nosotros teníamos gente unida por un objetivo común. Después de empezar muy bien ganando el primer partido en Zaragoza, perdimos el cuarto partido aquí cuando todo el mundo esperaba que se ganase y acabar la eliminatoria 3-1. Luego yo creo que el desenlace fue mucho mejor todavía. Ganar el quinto partido allí y con prórroga, y haciendo un partidazo de todos los jugadores, contribuyendo todos para ganar… Fue épico. Ante diez mil personas, con todo preparado para que ellos consiguiesen el ascenso, y nosotros hacer un partido como el que hicimos, aquello fue… Además, era un objetivo de todos, pero a nivel personal era cumplir el objetivo que tenía yo cuando vine aquí, que era como suele decirse, dar un paso hacia atrás para luego dar dos hacia adelante. Era reengancharme a la ACB, y si no se hubiese subido ese año, pues bueno, nunca se sabe lo que hubiese pasado. Yo tenía contrato si se subía directamente y era cumplir el objetivo del club y el mío.


B: Luego llegó la época de Polaris al frente del CB Murcia en ACB (2006-2009), que fue buena. Pudo haber sido muy buena, pero yo creo que se quedó en buena en cuanto a los resultados deportivos.


P: Bueno, yo creo que había mucha ilusión por parte de Polaris de hacer un muy buen equipo. Se trajeron jugadores muy importantes como Risacher, Myers o Fizer, que es un jugadorazo. Creo que es de los mejores jugadores con los que yo he jugado nunca, y bueno, nos salvamos en la última jornada en el primer año (06/07), y al siguiente, que había mejor equipo, más completo y con más profundidad de banquillo, creo que nos salvamos tres jornadas antes del final. Polaris tenía mucha ilusión por el proyecto y, para mí, ha hecho mucho por el baloncesto en Murcia. Ha puesto mucho dinero hasta que ha podido, y cuando ya no pudieron, pues dejaron de ponerlo como es normal y natural, pero Polaris hizo mucho y yo creo que se disfrutó en esa etapa.


B: La ilusión está clara y los fichajes en general fueron buenos, pero luego los resultados… ¿Qué expectativas teníais los jugadores en el segundo año de Polaris en ACB (2007/08)? Había un discurso oficial por parte del entrenador, que era mirar hacia abajo, y luego estaba el del presidente que era alcanzar la permanencia y luego ir a por algo más, y al final ese algo más no fue nada.


P: Bueno, ese segundo año lo vi de una forma diferente porque al final de la temporada anterior me rompí el peroné, y yo creo que ese año siguiente, que fue cuando mejor equipo ha tenido Murcia, yo estaba muy mal de la pierna y hasta finales de diciembre no pude entrenar de forma óptima. Yo estaba, entre comillas, un poco fuera del equipo, pero está claro que había muy buen equipo y que luego, por circunstancias, no se pudo llegar a más. Creo que se hizo una buena temporada porque nos salvamos tres jornadas antes del final o algo así, que tampoco es fácil en una liga tan dura como la ACB, pero sí que es verdad que había un equipo muy completo y quizá podríamos haber hecho más. Pero vuelvo a repetirte, podríamos haber hecho algo más nosotros. No estuvimos en puestos de descenso en todo el año, creo, estuvimos a mitad, pero seguro que todo el mundo tenía en mente el quedar un poco más arriba, incluido Manolo Hussein, pero tampoco podía exagerar el objetivo porque si luego no se conseguía, nos daría un poco de decepción.





Lesión de Pedro Robles en el partido contra Bilbao, temporada 2006/07. Fuente EFE


B: Se me había olvidado lo de tu pierna (Robles se rompió el peroné en el partido contra Bilbao, en la temporada 2006/07): ¿cómo fue la lesión?


P: Bueno, fue en un lance de juego, además en la primera temporada en ACB de Polaris, que yo estaba muy bien y estaba muy a gusto en el equipo, y a falta de siete jornadas me rompí el peroné. Fue un poco faena, pero bueno, el equipo me renovó porque yo estaba bien, se me iba a renovar igualmente y no se me iba a dejar de renovar por eso, porque no era una lesión tan importante. Firmé uno más uno. Luego tuve problemas a nivel muscular en el gemelo, pero antes de irme de vacaciones el hueso ya había soldado y estaba perfectamente. La siguiente temporada (2007/08) fue un poco mala para mí porque no me encontré bien físicamente hasta enero o febrero, y la temporada ya estaba prácticamente acabando.


B: Esa temporada 2007/08 el CB Murcia acaba la liga en 12ª posición. ¿Qué pasó después?


P: Bueno, pues en el verano de 2008 tengo una conversación con Manolo Hussein. Después de haber tenido una mala temporada a nivel personal, él sigue confiando en mí y piensa que mi rendimiento al año siguiente puede ser más parecido al del primer año en ACB que al del segundo, y es un gesto de Manolo que agradezco, porque a lo mejor era más fácil prescindir de mí después de una mala temporada y fichar a otro jugador. Él piensa que puedo responder, y bueno, había acabado la temporada más o menos bien, ¿no? De hecho, la temporada siguiente (2008/09), que fue la de Taquan Dean, Slanina y tal, mi rendimiento vuelve a subir y es más parecido o incluso mejor que el del primer año de ACB, y que por supuesto el del segundo (recuerdo al lector que Robles y el CB Murcia tenían firmado un “uno más uno” desde el verano de 2007, y que en el verano de 2008 aún le quedaba el segundo año. Tanto el club como el jugador tenían la opción de extinguir el compromiso antes de una fecha determinada, pagando una cantidad. Ese verano, antes de la renovación automática, el entrenador le dice que cuenta con él; luego se renegocia y Robles y el CB Murcia vuelven a firmar otro contrato del tipo “uno más uno”, que expiraba en el verano de 2010).





Robles en las oficinas del CB Murcia, en el verano de 2009, con su trofeo de la ACB por tener el mejor porcentaje de triples de la liga. Fuente: cbmurcia.com


B: Temporada 2008/09. Año jodido y verano jodido también. ¿Estabas al tanto? (otra nota para el lector: seguimos hablando del verano de 2008, en el que Polaris anuncia su intención de dejar el club; se genera incertidumbre respecto al año siguiente y hay varias reuniones entre empresa e instituciones).


P: Sí, bueno, no se sabía qué iba a pasar, si habría patrocinador o no. Yo ya estaba renovado, pero no se sabía qué iba a pasar, y bueno, fue un poquito más largo y estaba pendiente de las noticias que llegaban desde Murcia. Hablaba con gente de aquí, y con Paco Guillem, para saber cómo estaba la situación.


B: En ese tiempo, ¿no tienes ofertas? ¿No piensas en marcharte?


P: No, yo tenía contrato. Era la opción por la que se me renovaba y ya está. Si esto se hubiese acabado, me hubiese tenido que buscar algo, pero en ese momento no me preocupé porque tenía contrato. Yo confiaba en que no se dejaría perder el tener una plaza en ACB, porque el club, por estructura, por organización, por pabellón, por seguimiento… Es un club de ACB perfectamente.


B: Ese verano los aficionados no lo tuvimos tan claro en algunos momentos, pero al final se solucionó el futuro inmediato, se hizo el equipo y luego vivimos un año muy duro. Se logró la permanencia en el último partido en Zaragoza, como recordarás, con ese triplazo tuyo tan importante.


P: Sí, fue un año duro. Nos salvamos con 9 victorias, que bueno, últimamente está por ahí porque siempre hay dos o tres equipos que están mal… Pero fue un año complicado y con la buena suerte de salvarnos en la última jornada también, con el partidazo de José Antonio Marco, que fue muy importante para la salvación. El hecho de jugar cuarenta minutos, o treinta y muchos, después de haber estado prácticamente sin contar durante la temporada, y al nivel que lo hizo… Yo creo que eso no se va a repetir muchas veces, el que un jugador de veinte años, o los que tuviese en aquel momento, hiciese un partido a ese nivel y con esa trascendencia, en el que estábamos todos nerviosos… Era un partido muy importante, y otra vez en campo contrario.


B: ¿Cómo viviste esa semana, con los problemas que hubo en los días previos al partido? (más notas para el lector: hablo del plante y la negativa de Chris Thomas de jugar el último partido de liga, supuestamente por el retraso en el pago de sus derechos de imagen).


P: Bueno, ese año hubo algún retraso por parte del club, pero eso es algo completamente normal. Si al club no le pagan los acuerdos que tiene con ayuntamiento, comunidad o empresas privadas, pues ellos difícilmente pueden hacer frente a los pagos con los jugadores, ¿no? Yo creo que los jugadores debemos entender también las circunstancias de cada año. En Tenerife, por ejemplo, cuando me vine a Murcia me debían los tres últimos meses, y cobré primero el primer mes en Murcia que los tres meses de Tenerife. Eso es habitual y es algo con lo que tienes que vivir. Afortunadamente, salvo excepciones, tampoco te causa un trastorno tremendo que te puedan pagar tarde un mes o dos, ¿me entiendes? Aquí la comunicación que había con Salvador (Hernández, presidente durante la época de Polaris) era perfecta, porque es un tío extraordinario y siempre fue muy legal, y nos dijo las cosas que había. No hubo problemas por la mayor parte del equipo durante el año.


B: Entonces, entiendes que no es justificable, o al menos tú no lo harías, el que un jugador profesional se borre del equipo cuatro días antes de un partido tan importante, ¿no?


P: Bueno, Chris Thomas tendría sus motivos. No sé si serían solamente esos o si había algo más…


B: ¡Qué diplomático eres! (me río; recuerdo al lector que el primer día en el que Thomas faltó al entrenamiento, que fue el lunes de la semana previa al partido decisivo, se iban a realizar unos análisis de sangre y orina a toda la plantilla).


P: Es que es lo que sé, es la verdad. No sé si había algo más o no… Evidentemente, si era por los retrasos del dinero, creo que es algo que pasa habitualmente y que ya había pasado durante la temporada. El resultado que pudiese haber en ese partido y lo que significaba para el club y la ciudad, yo creo que era mucho más importante que el hecho de que te deban uno o dos meses de sueldo. Eso se podía solucionar después. Lo primero era el partido, y el equipo estaba perfectamente concentrado a pesar de los problemas, y a lo mejor creo que eso sirvió para que el equipo estuviese más unido.


B: Vuestra reacción fue estar unidos, ¿no? Al menos, eso se veía en la pista.


P: Sí, el equipo tenía muy buena química a pesar de los resultados, que habían sido difíciles durante todo el año. El equipo tenía un ambiente super bueno, los jugadores americanos estaban super implicados… Taquan Dean era un tío con una ética de trabajo extraordinaria también, y una persona muy sencilla, y bueno, eso ayudó a que el equipo en ese momento estuviese unido.


B: Es que yo creo que los deportistas, al final, estáis haciendo lo que os gusta. Sois profesionales y vivís de esto, pero en un momento así, lo que gana es el orgullo del deportista. El decir, tengo este partido y lo voy a ganar, ¿no?


P: Sí, y aparte es lo que hablábamos antes, en caso de descender nos venía mal a todos. Lo más importante era salvar al equipo, salvar al club, que la ciudad tuviese un equipo en ACB más tiempo, y eso nos iba a beneficiar a todos tanto si seguíamos aquí como si nos íbamos a otro equipo, ¿no? Eso era lo principal y al final salió bien. Chris Thomas tomó esa decisión y no sé si fue por decisión propia o porque estaba mal aconsejado, pero bueno, afortunadamente no tuvimos que lamentar que fuera un problema mayor para el equipo y que le echásemos de menos. Al final no hizo falta Chris Thomas.


B: Luego llegó el verano siguiente (hablamos de la temporada 2009/10, la del cambio de propietario y la del descenso) y se dio una nueva vuelta de tuerca a las dificultades económicas del club. Se produce la salida definitiva de Polaris, el asunto Tranvimur y la entrada de Carabante. ¿Cómo fue todo eso para ti?


P: Bueno, pues yo tenía otro año de contrato y fue un verano largo. Yo también podía cortarlo, pero el plazo era largo. Mi intención siempre ha sido la de estar en Murcia, pero bueno, fue largo porque cambió el propietario y el equipo se hizo muy tarde. Se hizo un proyecto nuevo después de la incertidumbre, y con la ilusión de empezar ese proyecto nuevo con Moncho Fernández, al que conocía de Gijón. Y bueno, fue un año muy complicado porque salió todo mal desde el principio en cuanto a resultados, y…


B: Quitando el tema de tu lesión, ¿fueron los peores momentos deportivos que has vivido en Murcia?


P: Sí, porque el equipo no compitió en muchos partidos, hubo cambio de entrenador, que tampoco es agradable para nadie, y luego tampoco se mejoró mucho. Fue una temporada muy mala a nivel deportivo porque el descenso no le gusta a nadie.


B: Y hubo momentos muy malos, como la paliza en Alicante.


P: Hubo momentos complicados, y aquello, además, de mala manera… Y una vez más te lo digo, yo creo que los jugadores tenemos gran parte de culpa de esos resultados.


B: En ese partido en concreto, Moncho Fernández dijo aquello de que ni no entrenando podía salir un partido así. Murcia ya había recibido alguna paliza de ese estilo, por ejemplo en Vitoria (“sí, que estaba yo también”, me aclara Pedro)… Sí, pero bueno, en Vitoria y contra Baskonia. Pero en Alicante contra un rival directo, ¿cómo es posible? ¿Qué os dijo Moncho en vestuario? ¿Rompía las pizarras a pares o qué?


P: Sí, bueno, nadie nos lo esperábamos. Imagínate cómo podía estar Moncho, que se prepara un partido con todo el trabajo del mundo… Porque a Moncho no se le podía achacar que no se preparara los partidos, trabajaba mucho, pero bueno, ni él lo hizo bien ni nosotros tampoco, y todos tuvimos nuestra parte de culpa en la mala temporada…


B: Con Xavi hablaba que, a lo mejor, el concepto que tiene Moncho del baloncesto no era fácil de transmitir o de asimilar en tan poco tiempo, ¿no? Y yo no me lo hubiera cargado, también te lo digo, ¿eh?


P: Sí, bueno, pues tenía un juego libre con muchos conceptos, con muchas… Dependiendo de lo que haga un jugador, el compañero de al lado tiene que responder viendo lo que ha hecho previamente el otro. Si él hace una cosa, tú tienes que hacer una cosa, y si él hace otra, tú tienes que hacer otra, y entonces, ese es un juego libre muy rico pero también difícil de asimilar, pero Moncho también tuvo mala suerte en Murcia. Es una lástima porque él ha demostrado en otros equipos que es buen entrenador, pero aquí no le fue bien.


B: Claro, es que viendo el juego que ha hecho este año Obradoiro, defensivamente no se puede comparar con el CB Murcia del año anterior, ¿no? Este año Obradoiro ha hecho una defensa muy dura por momentos, vosotros también lo habéis sufrido.


P: Por eso te digo que luego, gran parte de la culpa de los resultados es de los jugadores. Yo creo que nosotros tuvimos la culpa del descenso de hace dos años.


B: Bueno, pues se baja, y vuelta a empezar (última temporada, la 2010/11, en LEB). En verano se dice lo de que damos un paso para atrás para luego dar dos pasos hacia adelante, y tú sigues en Murcia.


P: Sí, yo renuevo… Es un verano también muy largo, y ahí estoy yo a la espera de ver qué hacer pero con previsión de seguir en Murcia. Durante la temporada quería ver qué es lo que pasaba, es lógico, y llegado el verano me apetecía estar en Murcia, y cuando me hacen la oferta, pues digo que sí.


B: Era tu primer descenso en Murcia, y son circunstancias distintas a las del descenso con Tenerife, ¿no?


P: Eran circunstancias diferentes. La inquietud que tenía cuando vine a Murcia era recuperarme a nivel personal de un mal año deportivo, y en esta, hombre, los cuatro años de ACB, salvo el año de la lesión, creo que mi rendimiento fue bastante bueno y la espina que yo tenía clavada era dejar al club en liga LEB. Evidentemente, para mí no es agradable estar en un sitio cinco años y dejar al equipo en LEB. Uno de los motivos por los que quería seguir en Murcia era por dejar al equipo en ACB, esa era mi idea, y el objetivo está conseguido.


B: Pronto se vio que la plantilla que se estaba haciendo era muy buena, ¿no?


P: Sí, yo sabía que se iba a hacer buen equipo porque el club, en el año del descenso, por ejemplo, el trato del club con nosotros, del presidente y tal, fue exquisito. Este año también, pero yendo las cosas bien, pero estar en una situación deportiva mala y el trato que tuvo el presidente y la directiva con nosotros, fue increíble, vamos.


B: Este año ha sido muy bueno pero también muy difícil. El comienzo con la derrota en casa ante Breogán fue duro, ¿no?


P: Sí, el comienzo fue dubitativo y varios jugadores no empezamos bien, yo incluido.


B: Y el duelo con Obradoiro todo el año, espectacular. Se perdió tres veces contra ellos, y aún así el CB Murcia quedó por delante.


P: Pues bueno, mira, ellos no sé si pensarán que son mejor equipo que nosotros, pero después de treinta y cuatro jornadas, al final ellos han perdido partidos contra equipos más débiles en teoría, y eso ha sido lo que les ha matado. Siempre se dice que los ascensos se ganan en canchas de equipos que en teoría no son rivales directos, y al final es verdad, ¿no? Donde hemos ganado nosotros ha sido en La Palma, en Huesca o en Lleida, contra equipos que te ponen las cosas muy difíciles. Son los partidos de los que luego te acuerdas. Claro que puedes perder contra Burgos o contra Obradoiro, pero no en los partidos en los que eres muy superior.


B: Ahora, final Obradoiro-Burgos.


P: Sí, va a ser muy duro para los dos equipos. Si Burgos consigue ganar un partido en Santiago… Obradoiro ha perdido los dos partidos contra ellos, y a ver cómo responde Obradoiro a esa presión de ser el favorito.


B: Qué gusto no tener nada que ver con eso…


P: Pues sí, porque el objetivo era ascender de cualquier forma, pero ascender directamente te evita mucho sufrimiento y mucho cansancio físico también, pero sobre todo el cansancio mental de tener que jugar muchos partidos en poco tiempo.


B: Bueno, pues el CB Murcia ya está en ACB otra vez. Oye, y ahora que me acuerdo, nos hemos saltado el concurso de triples de la ACB, que ganaste en la temporada 2009/10. ¿Qué tal fue?


P: Pues muy bien. He participado tres veces: en mi primer año de ACB, que fue aquí en Murcia, hice el ridículo. Fallé los 14 primeros tiros. Luego cuando estaba en Gijón, participé y me eliminaron en semifinales. Y ya ese año, que tenía muchas ganas de participar, la verdad, y muy contento. Me salió muy bien. Había entrenado algo durante la semana, con ayuda de los ayudantes, que lo dije allí en la entrevista de después, y muy contento. Fui allí con la familia y fue muy agradable.





Campeón del concurso de triples de la ACB en la temporada 2009/10. Fuente: ACB


B: Lo pasamos muy bien en Murcia viéndote.


P: Sí, es que fue muy bonito. Hubo mucho acierto, hubo una eliminatoria Navarro-Bullock muy bonita, y luego la final estuvo muy bien, a mí me gustó mucho participar, y ganar, por supuesto.


B: Ahora que hablamos del tiro, tu mecánica ha cambiado algo, ¿verdad? Yo recuerdo cuando estabas en Estudiantes, que te sacabas el balón desde más arriba, con los codos más abiertos, ¿puede ser?


P: Sí, puede ser que sacara la bola más hacia atrás, pero bueno, a lo mejor con el paso de los años sin darte cuenta vas madurando la mecánica, y a lo mejor también tienes más fuerza. A parte hay que entrenar, ¿no? La habilidad para el tiro tiene mucho de genético también, pero está claro que tiene un componente de trabajo grandísimo. Yo siempre he estado haciendo tiro, incluso cuando estaba en cantera en Estudiantes. Como iba al instituto por las tardes, por las mañanas me iba a Magariños a tirar yo solo… Pero la verdad es que he hecho más tiro cuando he salido de Estudiantes, por lo que te decía, porque maduras un poco y te das cuenta de que tienes que trabajar mucho para poder estar muchos años en ACB. Hay que trabajar muchísimo, porque si no, podrás estar uno o dos años, no más. Y hay gente que trabaja muchísimo y aún así no lo consigue, porque también hay otros condicionantes... A mí siempre me ha gustado entrenar por mi cuenta porque se gana confianza, sobre todo.


B: Practicas el tiro, y también ese pasico tuyo para atrás, ¿verdad?


P. Sí, mira, el paso para atrás… Siempre tienes jugadores en los que te fijas más, en tu misma posición, y el paso para atrás ese lo hacía mucho Perasovic cuando estaba en Alicante, lo hacía muchísimo. Y bueno, es un recurso que tienes cuando no eres un portento físico en cuanto a salto. Son pequeños trucos que tienes que buscarte para superar a gente que es superior a ti físicamente, como es mi caso, ¿no? Tienes que tener pequeños movimientos para separarte del rival, porque generalmente la gente salta más que tú, corre más que tú y todo más que tú.


B: ¿Algún jugador que te haya defendido especialmente bien, que hayas dicho, “la hostia qué por culo de tío”? (risas).


P: Pues muchos, muchos, no sabría decirte uno… Hay muchos jugadores que son muy buenos físicamente y tienes muchos problemas contra ellos.


B: Así de pronto, me acuerdo de un partido contra Gran Canaria, con English, que saltaron chispas ahí entre él y tú… (Me río).


P: Ah, sí, sí, aquí en Murcia, me acuerdo perfectamente. Pero eso fue… (Pedro se lo piensa; creo que tiene una explicación pero prefiere no darla). No me acuerdo por qué fue, sería porque me diría algo… Pero vamos, que Carl English es un jugadorazo. Hay gente que a lo mejor es más propensa a hablar en el campo, y los que no estamos acostumbrados a hablar, pues a lo mejor te puede poner un poco más nervioso, ¿no?


B: Tú eres muy yugoslavo, ¿verdad? Eres un tío muy tranquilo, no se te ve muchas veces alterado…


P: Sí, no sé, depende, este año sí que he estado… No sé, tampoco soy yo de hacer grandes aspavientos, aunque alguna vez sí que he tenido gestos de rabia, pero en general no. Cada uno tiene su carácter y su forma de expresar las cosas, ¿no?





Robles, en un gesto de alegría


B: Y luego, un tío como tú, que es capaz de salir y clavar 17 puntos en un cuarto, ¿qué? Hay que tener la sangre fría.


P: Sí, bueno, son días que salen… Cuando sales desde el banquillo, te acostumbras y sabes que tu momento está por llegar. Tienes que estar siempre concentrado para ese momento, aunque ese partido en concreto (el de los 17 puntos en un cuarto) salí de titular. Pero bueno, hay días que te entra todo y que los compañeros también te buscan, porque si no te buscan no hay nada que hacer.


B: Y eso de que si un tirador mete la primera, las mete todas, pero si la falla… ¿Cómo lo ves?


P: Bueno, está claro que si empiezas metiendo, lo lógico es que tengas un buen día, pero yo ha habido días que he fallado las tres primeras, y luego he tenido buen día. No se puede generalizar, porque por ejemplo en el Pamesa, en los cuartos de final de la Uleb, que estaba Paco Guillem de entrenador, hice 8 de 10 en triples y había fallado los dos primeros. En un momento la racha puede cambiar.


B: Es que el tirador tiene que ser mentalmente más fuerte que nadie, ¿no?


P: Es más complicado… Yo si tuviese que elegir, si me reencarnase otra vez, a lo mejor no elegiría ser tirador, porque es bonito también esos días que estás acertado, y la sensación de tirar y saber que la vas a meter tires como tires… Esa es una sensación muy bonita, pero por otra parte estás obligado un poco a tirar y a meter, y si tiras y no metes, parece que no estás haciendo nada, y sí que estás haciendo. Yo he tenido toda mi vida el cartel de mal defensor, toda mi vida, y realmente ha habido años que lo he sido... He visto vídeos míos de cuando empezaba a jugar, y defendía mal, también porque antes se defendía mucho menos, y sin embargo yo creo que por el trabajo que hago en verano, los dos últimos años he mejorado bastante en ese aspecto e incluso los entrenadores me lo han dicho. Yo me hago mucho mountain-bike en verano, desde hace dos años, y he notado una mejora en la musculatura que antes no tenía, y una capacidad para poder correr más. Y luego aprendes a defender también, a colocarte, a perseguir a un tirador… Yo ahora soy capaz de seguir a un jugador y de pasar tres bloqueos, y luego otros tres, y antes a lo mejor no lo era. Y lo que te decía, yo he tenido siempre esa etiqueta y nunca me ha gustado. No me parece justo porque igual que pueden decir que soy un tirador estupendo, no siempre lo soy, y con esto pasa igual.


B: Yo no es que quiera hacerte la pelota porque te tenga delante, pero opino que es verdad eso que dices, lo de tu mejora en defensa, y luego también la voluntad, que para mí sí que cuenta y hay que valorarla. A un jugador como Delininkaitis, por ejemplo, jamás lo vi correr en defensa para superar un bloqueo.


P: Es que la defensa es, en gran parte, concentración, y luego querer hacerlo, estar predispuesto. Lo que tienes que hacer para no cometer errores en defensa es no relajarte ni un segundo. Si te relajas, con los bloqueos que hay últimamente en ACB y en LEB, al final no llegas a ningún lado. Hay que estar pensando en el objetivo de defender lo mejor posible todo el tiempo.


B: Y luego llegar al ataque con un poco de fuelle, porque si no, para un tirador…


P: Sí, bueno, pero eso ya depende de la condición física. Lo normal es que tengas buena capacidad para hacer tanto una cosa como la otra. Yo, físicamente, ahora estoy mejor que cuando tenía 27 años.


B: Bueno, y dices que tienes vídeos de cuando empezabas. ¿Revisas tus partidos? ¿Los grabas?


P. Sí, siempre grabo los partidos, y bueno, me gusta verlos porque es una forma de ver los errores que cometes. Normalmente los jugadores tendemos a pensar que somos mejores de lo que somos, es un defecto bastante común, y si ves tus errores en el vídeo… El vídeo no miente. Tú puedes tener tu percepción, pero bueno… Me gusta mucho verlos, y los guardo también un poco por fetichismo, pero al día siguiente me gusta verlos para ver dónde he fallado y eso me ha ayudado a mejorar algunos aspectos.


B: Bueno, pues ya estamos terminando. En estos seis años habrás sentido el afecto de la gente de Murcia, ¿no?


P: Hombre, yo aquí estoy encantado de la vida…


B: Con ese pedazo de poster tan chulo, ¿eh? (la afición le regaló una fotografía del triple que clavó en el partido por la permanencia contra el Cai, en un formato enorme).


P: Joder, eso fue… Lo tengo en casa todavía, aquí en Murcia. No he podido llevármelo a Madrid todavía, macho. Es que es grande, tú imagínate, voy a tener que traerme una furgoneta para llevármelo. Está chulísima.


B: ¿Qué te dicen tus hijos cuando la ven?


P: Bueno, es que ahora mismo la tengo en el trastero y no tengo dónde ponerla. Yo en Madrid ya tengo el hueco para ponerla porque tengo una buhardilla grande.


B: A ver, ahora di algo de Murcia que te haya gustado mucho, algo que no conocieras y has conocido en Murcia, o algo de comida… Todo el mundo acaba hablando de comida (risas).


P: Hombre, yo, al tener mucha familia en Murcia, en Caravaca, Barranda y esa zona, pues… La verdad es que nunca pensé que pudiera estar aquí tantos años, pero bueno, para mí es agradable también por mi pasado, por mi padre que era murciano… (Le interrumpo).


B: Ah, ya había oído que tenías familia aquí, pero no sabía que tu padre era murciano… Yo pensaba que eran tus abuelos, no tu padre.


P: No, no, mi padre. Mi padre nació en Barranda, lo que pasa es que luego vivieron en Caravaca, y yo he veraneado toda mi vida en Caravaca y en Bolnuevo (playa de Mazarrón), toda mi vida. Es curioso que al final acabase jugando tanto tiempo en el equipo de Murcia. Ha sido muy agradable también ese detalle, y bueno, mi padre no ha podido verme jugar a nivel profesional porque murió cuando yo tenía 19 años, estaba a punto de subir a ACB...


B: Le hubiera gustado verte jugar en el CB Murcia y en ACB.


P: Imagínate, imagínate… Es una espinita que tengo ahí clavada, pero bueno, prefiero no pensarlo… Le hubiera gustado verme tantos años en el equipo de su tierra. Su hermano, mi tío, que vivía en Madrid con nosotros, ahora vive aquí en Caravaca y baja a verme casi todos los partidos, y yo voy a veces a pasar el día.


B: O sea, que a Murcia la conocías de sobra antes de venir a jugar.


P: Sí… Bueno, Murcia capital no lo conocía. Había venido a jugar, pero no conocía Murcia capital. Había venido a Caravaca y a la playa a Mazarrón, a Bolnuevo. Cosas que me gustan… Hombre, a mí siempre me han gustado mucho las migas de harina, es lo que más me gusta…


B: Precisamente en el Noroeste de Murcia se hacen muy buenas, ahí en tu zona, en Caravaca, Moratalla…


P: Sí, sí… Y hablando de Moratalla, mi sitio favorito para comer es el restaurante El Olivar, que está allí y es de mi amigo Firo Vázquez. Es uno de los mejores cocineros de España, y tiene una cocina exquisita, imaginativa… Muchos de sus platos están hechos con productos de la tierra. Merece la pena acercarse al restaurante, Firo es encantador y además es un gran aficionado al baloncesto…


B: (Sabía yo que el buen comer de Murcia es opinión común). ¿Y las fiestas?


P: Pues a los Caballos del Vino (fiesta de Caravaca de la Cruz, en mayo) también he ido alguna vez, pero cuando no estaba aquí. Desde que estoy aquí no he ido ningún año, siempre he estado jugando. Y de la ciudad de Murcia, yo creo que es una ciudad donde se vive muy bien. Para los que somos de Madrid, es una ciudad pequeña y muy manejable en el día a día. Es grande, pero no tanto como para tener un tráfico excesivo, para mí por lo menos, y puedes ir andando a varios sitios si no vives muy lejos. Es una ciudad muy agradable.


B: Bueno, ahora sí, ya acabamos… El futuro inmediato ¿Qué?


P: Pues mi idea es continuar en Murcia, igual que lo ha sido cada año. Mi idea, a medida que va pasando en tiempo, y después de estar tantos años aquí y tan a gusto como he estado, pues si puedo sería acabar mi carrera deportiva aquí. Ese sería mi sueño deportivo, ¿no? Acabar mi carrera deportiva en Murcia. Sería muy bonito el poder decir un día “me retiro”, en un sitio donde he estado tanto tiempo y donde se me ha querido y se me quiere mucho. Sería un sueño poder cumplirlo.


B: Antes de empezar la entrevista me has dicho que habías leído mi artículo sobre los números del CB Murcia. Si renovaras, que espero que sí, podrías escalar en el apartado de partidos jugados y en el de triples. ¿Cuántos triples metes en un año, más o menos?


P: Treinta y algo, creo… Me quedan trece o catorce para coger al siguiente, ¿no?


B: Para coger al siguiente, que es Xavi, te faltan once triples. Y luego creo que si metes veinte y alguno, superas a McPherson y a Washington y te pones primero.


P: No me acuerdo, no me acuerdo… Pero sí que sería bonito ser una parte de la historia del club…


B: Ya lo eres, ya lo eres... (Puntualizo).


P: Pues sería bonito para mí estar más tiempo en el club y alcanzar alguno de esos topes. Sería bonito poder estar más tiempo aquí para disfrutar de un equipo que, bueno… Que se den todos los condicionantes para estar a gusto en un sitio no es fácil, y yo lo he encontrado.


Miro con temor al MP3 y veo que la grabación se aproxima a la hora y media que predecía Pedro: 89 minutos. En mi defensa diré que durante un rato estuvimos hablando con Xavi Sánchez, así que ese tiempo extra no es culpa mía. Lo normal, por mucho que yo lo intente, es que las conversaciones se alarguen con personas que llevan muchos años en Murcia y a las que, además, les gusta hablar de baloncesto. Pedro y yo acabamos la entrevista con la mirada puesta en el reloj, porque los dos tenemos que comer rápidamente y luego ir al cole a recoger a nuestros hijos. Me da la sensación de haber conocido un poco más a este madrileño con sangre murciana, además de haber constatado lo que ya sabíamos de él: su pasión por lo que hace, su capacidad de trabajo y de esfuerzo, su discreción y su compromiso con el equipo en el que milita, y que en los últimos seis años ha sido el CB Murcia. Pedro Robles me decía que, para un jugador, no es fácil encontrar un lugar donde se den todos los condicionantes y se esté tan a gusto. Tampoco lo es para un equipo el encontrar a un jugador que permanezca y que quiera permanecer, que quiera mejorarse a sí mismo día a día y ayudar a mejorar al club. En mi opinión, lo lógico sería que Pedro Robles pudiera cumplir su sueño y que acabase su carrera profesional en el CB Murcia.


Nombre: Pedro Jerónimo Robles Rey.


Lugar y fecha de nacimiento: Madrid, 17 de julio de 1977.


Posición y altura: Escolta, 192 cm.


Trayectoria: Formado en la cantera de Estudiantes desde los 12 años, debuta en ACB con el primer equipo en 1998, de la mano de Pepu Hernández. Tras militar tres temporadas en Estudiantes, donde es subcampeón de la Korak y gana una Copa del Rey, y donde disputa Euroliga, abandona el equipo colegial en 2001 y pone rumbo a Gijón. Después de un buen año en lo personal, pero con descenso en lo colectivo, Robles ficha por una de las mejores plantillas del Pamesa Valencia, ganando la Uleb y disputando la final de la ACB. Dos años en Tenerife en ACB, la última con descenso, anteceden su llegada en 2005 al CB Murcia, en LEB. Con Murcia ha logrado dos ascensos y una Copa Príncipe, además de ganar el concurso de triples de la ACB en 2010 y tener el mejor porcentaje en tiros de tres de la liga regular, en la temporada 2008/09.


Sus números en Murcia: Hasta ahora Pedro Robles ha disputado seis temporadas en Murcia, con el que ha jugado en ACB un total de 119 partidos. Es el tercer jugador en la historia del equipo en ese apartado (con 127 partidos está Quini García). Ha anotado un total de 822 puntos, lo que nos da un promedio de 7 puntos y algo más de un triple por encuentro. Como ya hemos dicho, es también el segundo en temporadas, el cuarto en minutos jugados y el cuarto en triples, aunque el año que viene mejorará en esa clasificación y logrará ser el máximo triplista en la historia del CB Murcia, seguro.









TODOS LOS ARTÍCULOS
 Fin de trayecto (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Fernández Espinosa (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Robles (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (y II) (Pedro Serrano)
 Los números del CB Murcia (Pedro Serrano)
 El CB Murcia y Paco García (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Daniel Barceló (Pedro Serrano)
 Entrevista a Xavi Sánchez (Pedro Serrano)
 Manrique Cos, el primer entrenador en la historia del CB Murcia (Pedro Serrano)
 Entrevista a Randy Owens (Pedro Serrano)
 Entrevista a Edu Piñero (Pedro Serrano)
 Entrevista a José Luis Galilea (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (II) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Bárcenas (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Martín (Pedro Serrano)
 Entrevista a Anthony Stacey (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quini García (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Antonio González Barnés (Pedro Serrano)
 Entrevista a Johnny Rogers (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Pérez (Pedro Serrano)
 Entrevista a José María Oleart (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Azcón (Pedro Serrano)
 Entrevista a Jota Davalillo (Pedro Serrano)
 Entrevista a John Ebeling (Pedro Serrano)
 Entrevista a Felipe Coello (Pedro Serrano)
 Entrevista a Ralph McPherson (Pedro Serrano)
 CB Murcia: 25 años sobre el parquet (Pedro Serrano)
1 comentarios
Danos tu opinión
1
1 - Los datos de tercera división (temporada 1985-86). Pese a debutar con el Juver en enero del 86, bien avanzada la competición, Randy Owens se convirtió en el máximo anotador del campeonato, con un total de 701 puntos. Su promedio fue de 58 puntos por partido, siendo su máxima anotación de 76 puntos contra el otro equipo de la capital, el CB Murcia de entonces. Un saludo.

Publicado por cuatrosurcos el día 31/05/2016 a las 01:20h.
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 2009

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos