Viernes, 24 de noviembre de 2017
25 años del CB Murcia


23.01.11 | Pedro Serrano [ Comenta el artículo ]
1 comentario
Entrevista a José Luis Galilea



Recordemos hoy, de nuevo, un proyecto ambicioso del CB Murcia en la segunda categoría del baloncesto español, una plantilla confeccionada con el único objetivo de volver a la ACB. Sin titubeos, sin experimentos: sólo jugadores contrastados y hambre de ascenso. Como esto es baloncesto y los éxitos no se obtienen por nombres, sino ganando partidos en la pista, la consecución del objetivo no fue nada fácil y tuvo momentos de tensión. Estamos hablando una vez más de la temporada 2002/03, la que comenzó con José María Oleart en el banquillo y con un equipo que no terminaba de arrancar. El regreso de Felipe Coello al puesto de entrenador estuvo acompañado por un fichaje providencial: el del base José Luís Galilea. Nos lo decía en su entrevista el propio técnico tinerfeño, y semanas después nos lo corroboró Anthony Stacey: "Galilea era un entrenador en la pista. Nos trajo una actitud ganadora, además de su historial y de su nombre. Todos lo admirábamos". Desde luego, la llegada de "Galis" se dejó sentir en el parquet y también en la grada: no hacía falta ser un lince para darse cuenta de que José Luís era de esa clase de jugadores totales, de los que tienen la cabeza muy bien amueblada, talento para el juego y carácter ganador. Imposible no admirarlo.


Con Galis (o con Cuki, que es lo mismo) me tropiezo por la aldea global de Internet, por ese descomunal patio de vecinos donde te puedes encontrar a cualquier persona en cualquier rincón del planeta. Sin Internet, qué difícil hubiese sido llevar a cabo esta tarea. Contacto con el jugador y todo en él es muy buena predisposición y ganas de recordar su paso por Murcia. Sin embargo, entre el primer contacto y la realización de la entrevista han pasado varios meses, un tiempo en el que Galis ha estado hasta arriba de trabajo, inmerso en sus muchas tareas. He sido paciente y no le he dado demasiado el follón, creo. Al fin lo tenemos en Basketme:


Basketme.com: Encantado de saludarte, José Luís, y muchas gracias por dedicarnos tu tiempo para recordar tu paso por el CB Murcia.


Galilea: Para mí es un honor, llevo a Murcia siempre en mi corazón y mis recuerdos no pueden ser mejores. Encantado de ayudarte en lo que esté en mi mano.


B: Empezando en tus orígenes como jugador profesional de baloncesto, cuéntanos un poco tu trayectoria antes de llegar al CB Murcia. Siendo donostiarra, ¿cómo acabaste en el Barcelona?


G: Bueno, yo nací en San Sebastián, viví allí hasta los siete años y después, por motivos laborales de mis padres, nos trasladamos Vitoria, donde estuve hasta los quince años. Fue allí donde crecí como jugador de basket. Tuve la oportunidad de fichar por los juveniles del Real Madrid donde jugué dos años, y después a través de un agente intenté ir a Estados Unidos para poder estudiar y seguir progresando a la vez como jugador de basket. Esto era algo muy difícil de compaginar en España, porque el sistema con el que se funciona aquí no daba facilidades para ello sino más bien lo contrario. Luego ese agente me dejó colgado y me encontré en navidades de ese año con la temporada ya empezada y los equipos hechos. Entonces tuve un golpe de suerte, el Barcelona junior de Miguel López Abril tuvo una vacante, y tras ponernos en contacto me contrataron.


B: En el Barcelona jugaste a muy buen nivel y te hiciste un nombre en el baloncesto español. ¿Por qué saliste de allí?


G: Bueno, mi relación por aquel entonces con el entrenador no era la mejor, y después de haber sido campeón de liga, sub-campeón de Copa, que fue en Murcia, por cierto, y sub-campeón de Europa, y después de haber jugado un papel importante en el Barcelona, siendo además el jugador más joven del equipo, me ofrecieron sólo un año de contrato y la mitad del salario que percibía, y entendí que era una invitación a irme. La Virtus de Bolonia apostó fuerte por mí y decidí dar el salto a Italia, en un equipo que tenía la certeza de que creía en mí al cien por cien.


B: Es muy interesante ver cómo poco a poco, sobre todo en los años 90, el jugador nacional comenzó a salir de España y probar suerte en otras ligas, tal y como hiciste tú. ¿Qué tal fueron tus experiencias en Italia y en Grecia?


G: Pues sí, fueron experiencias muy enriquecedoras. De hecho me hubiese gustado poder jugar en algún otro país. Siempre he intentado en cada sitio que he estado integrarme al máximo en su cultura y en su sociedad. Tener la suerte de vivir culturas diferentes y maneras diferentes de pensar es, a mi juicio, una oportunidad extraordinaria. Desde el punto de vista del basket, cada país tiene su estilo de juego y sus virtudes y defectos, y esto me ayudó mucho a seguir mejorando como jugador y a tener una concepción de mi manera de entender el basket mucho más completa. Yo es que no creo en los que defienden una única forma de ver las cosas, casi como si fuera un dogma, porque todo suele tener sus pros y sus contras y hay que ser respetuoso con todos, pero ser fiel a la manera de pensar de cada uno.




Galilea en 2002, antes de fichar por el CB Murcia



B: (Me gusta ver cómo hablan algunos jugadores sobre sus carreras en el baloncesto, describiendo la manera en que este trabajo que desarrollaron durante varios años, les influyó y les hizo crecer como personas. Da gusto escuchar a un tipo como Galilea). Bueno, pues llegamos al objetivo principal de esta sección, que es el pequeño homenaje al Club Baloncesto Murcia a través de las experiencias y los recuerdos de sus protagonistas. Como jugador del Barcelona, ¿recuerdas cuándo fue tu primer partido contra el club murciano?


G: Pues recuerdo jugar un partido amistoso en mi primer año, pero no lo recuerdo muy bien.


B: ¿Y recuerdas el primer partido que jugó el Barcelona en el Palacio, en el año de Mike Anderson? Yo me acuerdo perfectamente de ti, hecho un crío, intentando parar a Mike. ¿Qué tal fue jugar contra él?


G: Pues sí que recuerdo ese partido y a Anderson. Nos masacró, recuerdo que jugué poco y estaba enfadado por no haber podido ayudar a pararlo, aunque probablemente tampoco lo hubiese conseguido ese día, al igual que mis compañeros, porque tuvo uno de esos días en los que le salía todo. Además por supuesto era un gran jugador y una gran persona. También recuerdo que me sorprendió especialmente el ambientazo que había en el Palacio, a pesar de que el equipo tampoco era de los de arriba de la tabla.


B: ¿Y qué te parecía el equipo murciano por entonces? Ese año Murcia se ganó el respeto de toda la ACB, por el juego del equipo, por su nueva instalación y por el volumen de seguidores. ¿Qué recuerdas de aquel CB Murcia de la temporada 1994/95?


G: Bueno, pues que era un equipo donde cada jugador tenía claro lo que tenía que hacer y que, con sus limitaciones, obviamente de presupuesto, rendía a muy buen nivel.


B: Ahora llegamos a tu fichaje por este equipo. Viniste en octubre de 2002 para sustituir a Edu Sánchez, ¿verdad? ¿Cómo fue tu fichaje por Murcia?


G: Pues sí, bueno, yo vine a reforzar el equipo y coincidió que en ese momento Edu estaba lesionado... Pero el motivo fundamental era intentar ayudar a enderezar el rumbo del equipo porque comenzó mal la Liga.


B: Hasta entonces sólo habías jugado en ACB y en las primeras competiciones de Italia y Grecia, ¿Por qué decidiste jugar en LEB con Murcia?


G: Yo, por aquel entonces, tras el año de Grecia, quería volver a España. Al no tener equipo todavía, me encontraba en Barcelona entrenando con el Barcelona B al que entrenaba Manolo Flores, que ya había sido mi entrenador con anterioridad en el Barcelona como primer y segundo entrenador. Un día Manolo me comentó si me podría interesar jugar en la LEB y yo le dije que dependía el proyecto. Me habló maravillas de Murcia y decidí ir. Para mí, desde que salí del Barsa, el hecho de que confiaran plenamente en mí era una condición indispensable para mis decisiones.


B: De Murcia, tanto del equipo como de la ciudad, aparte de las referencias que te dio Manolo Flores y de lo que conocías como jugador rival, ¿Qué sabías? ¿Qué te pareció lo que te encontraste?


G: Bueno, no conocía demasiado, pero allí tenía a mi amigo Quini García, al que conocía de su etapa en el Barsa de categorías inferiores. Con su hermano Toni jugué durante dos o tres años en el junior del Barsa. Todo lo que me contaban era bueno y todos coincidían en que era una ciudad con una calidad de vida increíble y que me iba a sorprender. No sólo fue así sino que encima se quedaron cortos en todo lo que me decían, y no lo digo por quedar bien, de verdad que lo he sentido así (Recuerdo ahora el tema de los consejos, de las referencias que le dan a un jugador sobre un lugar antes de fichar por un equipo, y que pueden ser buenas como en este caso, o malas como las que le dio a Quique Bárcenas algún "fan" de Murcia).




El CB Murcia, campeón de la LEB 2002/03



B: Pues que no suene pretencioso, pero te creo, porque esa agradable sorpresa que comentas se la han llevado muchos jugadores cuando han venido a Murcia. En cuanto a aquella plantilla, que estaba hecha para ascender a la ACB, todos me cuentan que destacaba por su gran ambiente y por la química tan especial que creasteis. ¿Cómo recuerdas aquel año?


G: Pues recuerdo que el equipo tenía mucha calidad, pero había otros muchos buenos equipos en LEB que fracasaban año tras año. La diferencia la marcaba la química y profesionalidad del grupo, y en él incluyo desde el utillero hasta el presidente, desde el primero hasta el último. He dicho en más de una ocasión que es el mejor grupo en el que he trabajado jamás. Estábamos siempre juntos, después de los partidos íbamos todos a cenar siempre, nos juntábamos en cuanto teníamos ocasión y eso no hacía que bajásemos nuestro nivel de exigencia en cada entrenamiento y en cada partido. Cada uno en su terreno y con su rol, pero siempre con el pensamiento de que el bien del equipo estaba siempre por delante. Felipe Coello fue clave de que eso pudiese ser así, porque él entendió cuál era la dinámica del grupo y fomentó que ese ambiente repercutiese en el buen rollo del equipo. Era un equipo de ganadores, y me refiero a la mentalidad, no al mero hecho de que las cosas salían bien y ganábamos partidos. A menudo nos picábamos en los entrenos... Recuerdo por ejemplo los piques que tenía con Anthony Stacey o con Quique Bárcenas, que son como hermanos para mí... Saltaban chispas y al acabar bromeábamos sobre ello. O también recuerdo especialmente los duelos con Edu Sánchez… ¡Como defendía en los entrenos! ¡Vaya rottweiller! Él y Quique nos hicieron ganar más de un partido clave gracias a su defensa. Me ayudaba muchísimo porque luego en el partido lo que nos encontrábamos siempre era más fácil. Fue un año inolvidable, el mejor de mi carrera deportiva probablemente (ojo, un servidor añade que esto lo dice alguien que ha ganado ligas y copas y que ha jugado en las máximas competiciones europeas con grandes clubes).


B: ¿Qué hacíais los jugadores en común en vuestro tiempo libre? (Le hago la misma pregunta que les hice en su día a Quique Bárcenas, a Stacey o a Quini, a ver si así me entero de algo nuevo).


G: Pues como ya te he dicho antes, nos juntábamos a menudo para todo. Pasábamos mucho tiempo juntos. Como decía, desde juntarnos en casa de alguno para ver Gran Hermano (¡Ea! Ésta es nueva, porque Quique y Anthony me hablaron de ver partidos y no del famoso "reality show"; me alegro de que el ambiente de aquella plantilla no fuera el mismo que se respira entre los concursantes del "GH"), hasta quedar para vestirnos de huertanos para el día del Bando… y sin forzarlo, porque son cosas que se se deben intentar alimentar pero nunca forzar... Teníamos por ejemplo institucionalizado que algunos de nosotros después del último entreno el día anterior previo del partido, nos íbamos de aperitivo. Quique, Llorens y yo no fallábamos nunca. Son detalles que te van uniendo cada vez más y que forman parte de lo más bonito que te ofrece el deporte, en mi opinión.


B: (Hago un inciso: el Día del Bando de la Huerta que ha citado Galis, popular y genial fiesta murciana, siempre me ha parecido un buen referente para medir el grado de integración de los jugadores del CB Murcia. Ese día la ciudad se llena de gente, de miles y miles de personas disfrutando del ambiente, de la comida y de la bebida en plazas y jardines, vestidos con el traje típico regional. Cuando ese día me he encontrado a algún jugador ataviado con el traje regional, automáticamente he pensado: "a éste ya nos lo hemos ganao"). ¿Sigues en contacto con tus compañeros de aquel equipo?


G: Sí, sí, mantengo contacto con casi todos... Con algunos más que con otros, porque la vida te va llevando por un camino u otro y a veces se hace difícil, pero tengo una relación excelente con todos, especialmente con Xavi Sánchez, Quique Bárcenas, Llorens Mons, Anthony Stacey, Felipe Coello, Quini García, Juan Valverde… En fin, con todos.


B: El año siguiente, el del regreso a la ACB del CB Murcia, resultó un desastre para el equipo: ¿qué crees que falló?


G: Hombre, desastre me parece excesivo... Está claro que las cosas no fueron bien y no salieron como todos esperábamos, pero desastre no, y explicaré porqué. Para empezar, cuando uno parte en ACB con un presupuesto ajustado, uno tiene muchos números de ser un candidato a descender... Es así, no es que lo diga yo. En la LEB la química te puede dar una barbaridad pero en la ACB no tanto. Hay unos mínimos en cuanto a calidad que si no alcanzas lo pasas mal. Además, tuvimos mala suerte en que ciertos fichajes que se antojaban claves, luego no funcionaron. Todos tendríamos nuestra parte de culpa, pero el caso es que no funcionaron. Por otro lado, a diferencia de otros equipos que construían plantillas que no podían mantener, en Murcia, al menos con Juan Valverde al frente como presidente, que es la etapa que yo conozco, se ha gastado siempre el dinero que se podía gastar, ni más ni menos, y sólo con la excepción de lesiones el equipo se ha extralimitado. Este hecho, sin duda, ha posibilitado que Murcia haya podido disfrutar de baloncesto de nivel durante muchos años.




Galilea con el CB Murcia en ACB, 2003/04



B: Bueno... Yo recordaba la temporada como desastrosa en sus resultados, a pesar de todos esos condicionantes y matices que dices y que son verdad también, claro. Después de jugar en Murcia, ¿cómo fue tu carrera? Y luego, ¿cómo fue tu retirada del baloncesto?


G: Bueno, pues los últimos años me fui acercando a casa e intentando buscar un sitio donde pudiera continuar mi carrera deportiva, esta vez fuera de las pistas. Zaragoza, San Sebastián, y Santander ya en mi último año. En San Sebastián me llegaron a ofrecer el puesto de Director Deportivo tras ascender, y de hecho ese era el acuerdo al que llegamos antes de firmar mi contrato como jugador, pero ví que no tenía poder de decisión. Decidí rechazar la oferta porque no quería estar en un sitio sólo para figurar... Eso no va conmigo. Los cargos, tengas el poder de decisión o no, implican responsabilidades y yo no estaba dispuesto a asumir los errores de otros, y sobre todo de asumir planteamientos en los que no creía. La gente que va de cara y opina o se posiciona claramente con ideas o personas, no gustan en general, y dentro del mundo del basket resultan incómodos.


B: Está claro, pasa en todos los ámbitos, no sólo en el baloncesto... Bueno, volviendo al CB Murcia, ya he planteado muchas veces esta cuestión a los entrevistados, y a tí, que tienes las ideas claras y conoces este mundo del basket, también te la voy a plantear: el CB Murcia es el 16º en la clasificación histórica del basket español, pero no ha jugado nunca competición europea. ¿Qué crees que falla en Murcia para que el equipo no termine nunca de dar un salto de calidad?


G: Pues, a mi juicio, sobre todo que todo el mundo vaya a una de una vez por todas y que se cree un Proyecto Global, en mayúsculas, y en profundidad a largo plazo que no esté en manos de ningún agente. Hace dos veranos intentamos, de la mano de Juan Valverde, una vez más apoyando al basket murciano, de Pedro Fernández y de un servidor, ofrecer esa posibilidad... Pero finalmente se desestimó la idea por otra que convenía más… No puede ser que los intereses personales de gente que rodea o son parte del Club estén por encima de los intereses y el futuro del mismo y del baloncesto en Murcia. En esa misma línea parece que nadie sea responsable de las cosas que suceden cuando todo el mundo las sabe… Me entristece mucho la verdad (aquí noto las implicaciones recientes que Galilea ha tenido con el CB Murcia). Siempre he pensado y pienso que Murcia tiene potencial, a todos los niveles, para convertirse, si se hacen las cosas bien, en un Proyecto con mayúsculas, como lo es Unicaja o Baskonia... Pero para eso, hay que planteárselo.




De izquierda a derecha, Xavi Sánchez, Galilea, Van Lacke, y sentado Quique Bárcenas. Amigos en el CB Murcia 2003/04



B: Bueno, este tema podría dar mucho de sí. No sé si puedes o quieres hablar más, pero ya que lo has sacado tú, me permitirás que te haga de golpe algunas preguntas que se me amontonan, ¿no? Por ejemplo: ¿Qué papel iba a desempeñar José Luís Galilea en ese proyecto que comentas? Además del proyecto común, ¿contabais con algún tipo de financiación? Y por rematar este tema: ¿sería posible aún que volvieras a Murcia o que te integraras en el club murciano de alguna forma?


G: Bueno... Pues mi papel dentro de ese proyecto era el de máximo responsable de la faceta deportiva. Por supuesto que contábamos con financiación, también con un plan de marketing para relanzar el club a todos los niveles, para volver a ilusionar a los aficionados con una propuesta deportiva a largo plazo que incluía, por supuesto, al basket base, con especial hincapié en sacar jugadores de la tierra... y muchas otras cosas más. Estuvimos trabajando muy duro durante meses en la elaboración del proyecto, pero me gustaría dejar muy claro que nunca jamás engañamos a nadie. Siempre explicamos a todo el mundo cuál era la realidad en ese momento. Nosotros no representábamos al club, porque todavía las instituciones y el antiguo propietario no habían decidido al respecto. Lo que sucedió es que no podíamos esperarnos con los brazos cruzados mientras el tiempo pasaba y todos los equipos hacían su trabajo. Había que moverse antes para hacer bien las cosas, de lo contrario sería una chapuza, porque un buen proyecto no puede concebirse en una semana…


B: Está claro, en una semana no se puede hacer un proyecto, pero ni siquiera una plantilla de ACB se podría hacer en siete días...


G: Hubo jugadores de primer nivel que nos esperaron hasta el final porque creían en el proyecto tanto como nosotros... Personalmente fue muy duro cuando tuve que comunicar a la gente con la que hablamos que el proyecto no saldría adelante. Respecto a tu pregunta sobre volver a Murcia, siempre he manifestado mi devoción por Murcia y por su gente. Bien es cierto que tendrían que cambiar muchas cosas ahora mismo, pero nunca se sabe, ojalá... Todo es posible en esta vida.


B: Bueno, cambiando de tema, ahora te planteo una cuestión que a mí me ha molestado desde siempre: ¿Percibiste durante tu estancia aquí el poco apoyo de los medios de comunicación al baloncesto?


G: Es que este tema se mueve en los despachos, se trata de buscar a los interlocutores idóneos y con credibilidad para que el baloncesto murciano tenga el respaldo que se merece. Esta cuestión forma parte también de un Proyecto Global (de nuevo, con mayúsculas). Es necesario crear un plan de comunicación y de marketing bien planteado para llegar a la gente, y para ser capaces de enganchar y de fidelizar al aficionado. Para eso, primero, el club debe ser claro en qué camino quiere tomar y de qué manera. No es otra cosa sino definir cuál es la filosofía e identidad del club y ser fiel a ella (Galilea habla de este tema con seguridad, se nota que lo tiene muy meditado y que sus ideas están muy claras). Esto no tiene que ser necesariamente con grandes presupuestos... Siempre me gusta citar ejemplos como el del Athletic de Bilbao o el Estudiantes. El aficionado es incondicional, ganen o pierdan, porque el club tiene una línea que hace que el aficionado se identifique y sienta el equipo de su ciudad o región. Esa creo que es la línea a seguir porque nadie te puede garantizar resultados deportivos al cien por cien, pero sí te pueden garantizar que tu equipo se va a comportar y va a actuar de una determinada manera. En Murcia hay una afición tremenda al baloncesto, pero para enganchar a la gente hay que ofrecerle proyectos con cara y ojos, que logren ilusionar.




Galilea de traje en la banda, ya como entrenador



B: Es verdad todo eso, y es verdad que la imagen que proyecta el club empieza en el propio club, pero sigo creyendo que de entre todos los "actores", como suele decirse ahora, la prensa deportiva murciana también tiene su responsabilidad en que no exista un respaldo social al CB Murcia acorde con la historia del club y con el tirón del propio baloncesto como deporte. No digo que fomenten ni que "vendan", simplemente pedimos que informen... Bueno, regresando a un tema más agradable, en general, ¿qué recuerdos te dejó tu etapa en Murcia? ¿Qué recuerdos tienes del club, la afición y la ciudad?


G: Pues fueron dos años inolvidables... Todo el mundo se portó conmigo muy bien. Me sentí respetado y querido incluso cuando ya no jugaba allí. El que me conoce bien, sabe que eso significa mucho para mí. Tengo grandes amigos en Murcia para toda la vida y ese es un tesoro que me llevé conmigo. No sé porqué, pero siempre he tenido la sensación de que algun día volveré.


B: ¿Hay algún rincón de Murcia que te gustara especialmente, que solieras frecuentar?


G: Me gustaba mucho callejear por toda la ciudad, pero sin duda la Plaza de las Flores siempre ha sido un rincón muy especial para mí (Lugar ya citado varias veces en esta serie de entrevistas, una plaza agradable y, sobre todo, con buenas tapas; otra vez, Murcia conquistando estómagos).




Otra vez, como siempre, la Plaza de las Flores de Murcia



B: ¿Y tienes alguna anécdota relacionada con el equipo o con algo que te sucediera en Murcia, y que quieras compartir?


G: Bueno, pues recuerdo una especialmente, cuando tras ponerse muy cuesta arriba los cuartos de final de la LEB del ascenso contra el Cantabria Lobos, para motivarnos y romper un poco la tensión, nos apostamos algunos dejarse un bigotillo “cuéntame” y otros teñirnos el pelo... Yo en concreto era de rojo. Jugamos la semi, que era la que te daba el ascenso en caso de superarla, con una pinta infame. Un detalle así de curioso nos ayudó a hacer piña una vez más, de la manera más sencilla. Realmente no hacía falta porque estábamos muy unidos, pero nos ayudó a aliviar la tensión del momento (Pues de este hecho no me acordaba, pero sí de la dificilísima eliminatoria ante Cantabria).


B: Bueno, José Luís, ya vamos acabando. En general, ¿qué te parece que el CB Murcia cumpla 25 años? ¿Crees que es un hecho que merece ser celebrado?


G: Pues que Murcia haya cumplido 25 años en la elite del baloncesto español, es una gran noticia. Es un motivo de orgullo, y sobre todo quiere decir que Murcia es una ciudad que ama el baloncesto. A pesar de las dificultades que ha tenido el equipo durante las diferentes etapas, ha seguido siempre intentando buscar su sitio. Es un momento también para el recuerdo y el agradecimiento a mucha gente que ha luchado por el basket murciano, desde la pista o fuera de ella, y por último un momento para la reflexión acerca de qué se ha conseguido avanzar, con las decisiones tomadas en los últimos años. Un veinticinco aniversario es una inmejorable ocasión para relanzar el club y volver a enganchar a la gente.


Amén. Ya me despido de "Cuki" Galilea dándole de nuevo las gracias por su tiempo, y también por su trabajo por y para el CB Murcia, tanto el que desarrolló en la pista como el que empezó a desarrollar en los despachos, aunque éste último no llegara a hacerse efectivo. No quisiera caer en la reiteración, pero es la pura verdad: es un orgullo poder entrevistar a gente como Galilea, y al mismo tiempo, también lo es el hecho de que José Luís haya vestido la camiseta del Club Baloncesto Murcia, y que hable de nuestro equipo y de nuestra ciudad con tanto afecto. Le deseo mucha suerte en su trabajo (intuyo que tiene, y mucho), y que conserve su honestidad para siempre.




Galilea como comentarista televisivo, en el Barcelona-Real Madrid de la temporada pasada



Nombre: José Luís Galilea Vidaurreta

Fecha y lugar de nacimiento: 9 de julio de 1972, San Sebastián.

Posición y altura: Base, 187 cm.


Trayectoria: Empezó a botar el balón en las categorías inferiores de Corazonistas, en Vitoria, y en los dos años siguientes estuvo en los equipos juveniles de los dos grandes rivales del baloncesto español, primero en el Real Madrid y después en el Barcelona. En el equipo culé tuvo más recorrido: entre 1990 y 1992 jugó en el junior, teniendo la oportunidad de debutar en ACB con el primer equipo. A partir de 1992 formó parte del Barcelona en ACB, permaneciendo en el club azulgrana durante cuatro temporadas. Allí ganó una Copa del Rey y se proclamó subcampeón de Europa (ya tuvo oportunidad de alcanzar idénticos logros con el primer equipo cuando formaba parte del junior). Además, quedó subcampeón en una Copa del Rey (la de Murcia) y ganó dos ligas. En 1996 dio el salto a la Lega italiana con Bolonia, obteniendo la Copa de aquel país. En la temporada siguiente regresó a España para jugar en la ACB durante cuatro años: dos en León, uno en el Real Madrid, donde fue campeón de la ACB, y el último en Orense, antes de probar suerte en Grecia en 2001, en las filas del Ionikos. En 2002 volvió a España de la mano del CB Murcia en LEB, cuando la temporada llevaba mes y medio en marcha. Con el equipo murciano se proclamó campeón de la LEB, logrando el ascenso a la ACB. Al año siguiente jugó en ACB con Murcia, pero el equipo no pudo conservar la categoría. Galilea se marchó entonces a Zaragoza, también en LEB, y luego jugó en el Bruesa GBC, con el que obtuvo de nuevo el campeonato de la LEB y el ascenso a la máxima competición española. En 2007 colgó las botas e inició su carrera como entrenador.


Entretanto, José Luís Galilea acumuló internacionalidades con la Selección en categorías cadete, juvenil, junior y sub-23. En 1994 debutó en partido amistoso con la Selección absoluta y ese mismo año jugó el Eurobasket en Eslovenia, alcanzando el Bronce. En total disputó 25 partidos con la Selección absoluta de España. En el historial de Galilea hay que citar también su participación en el All Star de la ACB de 1995, en Girona, su nominación como Jugador Nacional de la Semana en la jornada 12 de la temporada 1998/99, con León Caja España, y su participación con la Selección de Euskadi.


Sus números: Con el CB Murcia en LEB, en la temporada 2002/03, Galilea disputó 33 partidos (entre liga regular y play off), jugando una media de 23 minutos por encuentro, anotando 6'3 puntos y repartiendo 2'5 asistencias. En ACB jugó 32 partidos con la camiseta murciana, en la temporada 2003/04, siendo 19 veces titular y disputando una media de 23 minutos por encuentro, para anotar casi 7 puntos y repartir 3 asistencias por partido. Sumando ambas temporadas, Galilea jugó 65 partidos en el CB Murcia, con 23 minutos de media, 6'65 puntos y 2'75 asistencias por encuentro.


Fotos (excepto Plaza de las Flores): José Luis Galilea






TODOS LOS ARTÍCULOS
 Fin de trayecto (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Fernández Espinosa (Pedro Serrano)
 Entrevista a Pedro Robles (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (y II) (Pedro Serrano)
 Los números del CB Murcia (Pedro Serrano)
 El CB Murcia y Paco García (Pedro Serrano)
 Los hogares del CB Murcia (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Daniel Barceló (Pedro Serrano)
 Entrevista a Xavi Sánchez (Pedro Serrano)
 Manrique Cos, el primer entrenador en la historia del CB Murcia (Pedro Serrano)
 Entrevista a Randy Owens (Pedro Serrano)
 Entrevista a Edu Piñero (Pedro Serrano)
 Entrevista a José Luis Galilea (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (II) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Bárcenas (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Martín (Pedro Serrano)
 Entrevista a Anthony Stacey (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quini García (Pedro Serrano)
 Tiempo muerto (I) (Pedro Serrano)
 Entrevista a Antonio González Barnés (Pedro Serrano)
 Entrevista a Johnny Rogers (Pedro Serrano)
 Entrevista a Miguel Ángel Pérez (Pedro Serrano)
 Entrevista a José María Oleart (Pedro Serrano)
 Entrevista a Quique Azcón (Pedro Serrano)
 Entrevista a Jota Davalillo (Pedro Serrano)
 Entrevista a John Ebeling (Pedro Serrano)
 Entrevista a Felipe Coello (Pedro Serrano)
 Entrevista a Ralph McPherson (Pedro Serrano)
 CB Murcia: 25 años sobre el parquet (Pedro Serrano)
1 comentarios
Danos tu opinión
1
1 - Los datos de tercera división (temporada 1985-86). Pese a debutar con el Juver en enero del 86, bien avanzada la competición, Randy Owens se convirtió en el máximo anotador del campeonato, con un total de 701 puntos. Su promedio fue de 58 puntos por partido, siendo su máxima anotación de 76 puntos contra el otro equipo de la capital, el CB Murcia de entonces. Un saludo.

Publicado por cuatrosurcos el día 31/05/2016 a las 01:20h.
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 5875

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos