Jueves, 18 de julio de 2019
La Opinión


12.02.08 | Pedro Serrano (1494 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
¿Con quién se acuesta el fútbol?


No he visto jamás nada tan sobrevalorado como el fútbol. Lo digo como lo siento. Que conste en acta que me gusta ese deporte, pero la mayoría de las ocasiones en que lo digo me veo en la obligación de matizar. Sin ir más lejos, ahora mismo lo he vuelto a hacer.


No tengo más remedio que tratar de poner mesura ante la desmesurada atención que le brindan los medios. El fútbol está bien, pero… decididamente, no es para tanto. Sé de la dificultad que conlleva practicarlo (siempre he sido un paquete con un balón en los pies), así que le reconozco su mérito. Y también reconozco que la sencillez de sus reglas me resulta atractiva. Sin embargo, cuando trato de calibrar eso frente a un televisor, un periódico o un transistor, se me rompen los esquemas. Así pues y como suele decirse en estos casos, con alguien importante debe de estar acostándose el fútbol en España para que nos lo metan hasta en la sopa. Con algún mandamás debe de estar, para acaparar una atención casi insultante y un entusiasmo desmedido en eso que llamamos los “mass-media”.


La cosa es esta: veo la final de la Copa del Rey de baloncesto entusiasmado por el espectáculo, feliz por el derroche de adrenalina, por el divertido cosquilleo estomacal que provoca la incertidumbre; contento por la belleza de este deporte. Cuando el partido llega a su fin y mientras el pulso cardiaco va recobrando su ritmo habitual, aprieto las teclas del más y del menos en el mando a distancia para ver en otros canales alguna información sobre lo ocurrido en Vitoria: absurda esperanza. Resulta que enlazo hasta cuatro canales de televisión españoles que emiten, todos a una, imágenes de diversas ligas de fútbol. Digo bien el plural, ligas de fútbol: la española, la inglesa, la alemana… Lo siento, pero no entiendo el interés que puede despertar en alguien de La Coruña, de Cuenca o de la Granja de Callosa, lo que ha hecho el equipo de fútbol de un pueblo de la Baja Sajonia frente a otro de la orilla izquierda del Rhin, un domingo de febrero cualquiera.


En mi humilde opinión, el mismo grado de sobrevaloración que tiene el fútbol es el grado de infravaloración al que está sometido el baloncesto. Frente a la tele y a medida que crece mi indignación me pregunto, quizá perdiendo el tiempo, si se puede medir la belleza o interés de un deporte de manera objetiva. Lo dudo mucho, pero no dudo tanto el que, si tal cosa fuera posible, al preguntarle qué deporte le gusta más a alguien objetivo, como por ejemplo un alienígena recién llegado a nuestra jaula de grillos, el alien optaría por el baloncesto. Así precisamente es como nos sentimos a veces los aficionados al baloncesto: como alienígenas. O como decía El Último de la Fila en una canción: como un burro amarrado en la puerta del baile, en un callejón por donde nunca pasa nadie. Lo sé, lo que acabo de decir sobre el alien es una chorrada como un templo, pero muchos ejercicios mentales conducen a tamañas tonterías. Aún así, merecen la pena.


Las comparaciones siempre son inexactas pero al final las hago, como todo hijo de vecino, al hablar en un mismo artículo de dos deportes tan bellos y distintos como el baloncesto y el fútbol. Aunque por lo leído hasta ahora lo parezca, no pretendo con estas líneas hallar la fórmula de la cocacola ni demostrar empíricamente la superioridad del baloncesto: además de ser otra chorrada, es incierto (lo contrario también lo es). Solo pretendo desahogarme-quejarme y lamentar lo que, pienso, es una injusticia informativa de alto nivel. Quiero denunciar el agravio comparativo que eleva hasta los altares todo lo relacionado con un deporte, por insignificante que sea la noticia en cuestión, en detrimento de la coherencia y del compromiso informativo. Algunos lo explican en clave económica: son los que se permiten el lujo de dictaminar lo que vende y lo que no, justificando con ello que lo que no rentúa en los bolsillos de unas personas concretas, no merece atención. Y todavía tenemos que dar gracias que se permita manera altruista su existencia. Bueno, puestos en esos términos, el ejemplo que desmonta la teoría de los economistas aficionados sería la enorme maquinaria de hacer dinero que es la NBA. Por tanto en el caso de España, la marginación mediática que sufre el baloncesto “no solo” se explica por el “parné”.


En España hay que tener en cuenta las circunstancias históricas y culturales. Hay que pensar en la trayectoria que ha seguido el mundo del deporte durante gran parte del siglo pasado y que explica que, hasta los años ochenta, apenas destacáramos en ninguna modalidad deportiva a nivel internacional, salvo honrosas y contadas excepciones. Sólo se hablaba de fútbol y sólo se practicaba fútbol, al calor de la melodía informativa monocorde compuesta en torno ese un único deporte durante muchos años. Retomo aquí una parte de este artículo que considero fundamental para no dar lugar a malas interpretaciones: no es que el fútbol no sea un deporte divertido e interesante. No, no se trata de eso. Lo que digo es que, en los medios, la injusticia es evidente y el agravio comparativo notorio. Y me molesta no solo para el caso del baloncesto, sino en general para el de todos los deportes.


De todos los deportes de equipo, el que tiene una mayor capacidad, tradición y seguimiento mundial después del fútbol, es el baloncesto. Puede que haya quien piense que ésta es una batalla perdida. Yo en cambio defiendo la respuesta, la protesta razonada ante los medios. Pienso que nos sobran los motivos para reclamar, para pedir justicia informativa. Siendo BasketMe.com una Web especializada en baloncesto, no creo que haya muchos que lo duden, pero el que lo haga solo tiene que volver a ver la final de la Copa del Rey de este año, por ejemplo. ¿Merece ese espectáculo más tiempo en la tele que el que se dedicó el domingo por la tarde a las ligas de fútbol de Italia, de Inglaterra o de Alemania? No hablo ya de la española… bueno, o sí. ¿Porqué no? No creo que se vaya a caer el cielo sobre nuestras cabezas porque un día no se abra el tiempo informativo de los deportes con fútbol. De verdad, creí que las palabras que Pepu pronunció con un micrófono ante cien mil personas, en septiembre de 2006, serían premonitorias de una nueva situación. Pero veo que si los propios aficionados al baloncesto no nos quejamos y no nos hacemos notar, pasarán al olvido. Pedidlo, exigidlo. Reclamad ba-lon-ces-to.



OTRAS OPINIONES DE Pedro Serrano
 Mis apuntes sobre Murcia en los playoffs de la ACB (29.05.16)
 El CB Murcia y la puerta de atrás (03.08.11)
 CB Murcia: Balance de la temporada (y II) (11.07.10)
 CB Murcia: balance de la temporada (1) (26.06.10)
 Triple doble, amigos del CB Murcia (04.03.10)
 Hasta otra, Moncho (09.12.09)
 Análisis del CB Murcia 2009/10 (13.10.09)
 CB Murcia: ¿Llegará el día? (29.06.09)
 CB Murcia 08/09: Por los pelos (I) (05.06.09)
 "CT" planta al Murcia en el momento decisivo (06.05.09)
 CB Murcia, o cómo tomar “pesambre” (31.01.09)
 Gonzalo Martínez: Colgar las botas (24.12.08)
 Análisis CB Murcia 2008/09 (18.09.08)
 CB Murcia: Gracias y desgracias (27.08.08)
 El CB Murcia y Juanjo Triguero (18.07.08)
 Un año en BasketMe (22.06.08)
 Polaris Murcia: Epílogo de la temporada ( y II) (08.06.08)
 Polaris Murcia: Epílogo de la temporada (I) (27.05.08)
 Club Baloncesto Murcia: ¿Y ahora, qué? (30.04.08)
 Jugadores que dejan huella: Rick Hughes (26.03.08)
 ¿Con quién se acuesta el fútbol? (12.02.08)
 Oda al Baloncesto (y parte III) (14.11.07)
 Oda al Baloncesto (parte II) (26.10.07)
 Oda al baloncesto (I) (14.10.07)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 Ante Tomic, el blando (T.C. Mo Sweat )
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (Juan Manuel Muñoz)
 La abducción de Walter Herrmann (Santiago Salas)
 El estancamiento de la Liga Femenina (Juan Manuel Muñoz)
 La gran oportunidad de Vitor Faverani (Nacho Doña)
 Baron Davis: Made in America (Juan Manuel Sánchez)
 Reflexiones: el equipo ideal de la historia del baloncesto español (T.C. Mo Sweat )
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 3949

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos