Miércoles, 21 de agosto de 2019
La Opinión


04.06.11 | Juanjo De Miguel (2018 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
Los Heat fallaron el penalty


Tras los acontecimientos sucedidos en el segundo partido de las finales de la NBA, uno se pregunta, dentro de la incredulidad, cómo pudo pasar. ¿Fue mérito de Dallas o demérito de Miami? Esto es como cuando se falla un penalty: ¿fue mérito del portero o demérito del delantero?


En el ejemplo futbolístico, siempre aposté más por lo segundo. Y también creo que fue Miami quien cavó su propia tumba, sobre todo, cuando jugaban en casa. Durante los 48 minutos del primer partido, y 42 del segundo, los Heat dieron la impresión de que jugando en cuarta velocidad son capaces de contener a los Mavs, y metiendo quinta en momentos puntuales es suficiente para ganarles.


En la lista de “cosas que hacer para ganar”, todos los ticks estaban activos, hasta que llegó el apagón. Los Mavs fallaban tiros abiertos, Nowitzki no era la máquina de matar de las series anteriores, la defensa ahogaba las ideas ofensivas de los Mavs, provocando pérdidas de balón, los Chalmers, Bibby o Miller enchufaban cuando tenían que hacerlo... Incluso los horrendos porcentajes de Bosh eran cubiertos por el buen hacer y la buena selección de tiro de Wade y James.


Así, durante el segundo partido, la sensación era que los Heat tenían el partido bajo control, que jugaban con su rival, pero en cuanto querían metían la quinta marcha y las cosas volvían a su cauce. En el segundo cuarto los Mavs cogen 9 puntos de ventaja... pero no pasa nada, tiramos un poco de defensa, un poco de contrataque, un poco de aquí y otro poco de allá, y al descanso llegamos igualados. Y en el último periodo, otra vez metemos quinta, subimos el tono defensivo, forzamos 6 pérdidas consecutivas culminadas en transiciones ultrarrápidas y mates dignos del Top 10, y game over. Yo personalmente, viendo el partido, pensaba que Dallas era como un equipo de NBDL, y esto era un 4-0 claro.


Dallas, ofensivamente, sufre mucho ante la defensa de Miami. Sólo Dirk, y en menor medida Barea, son capaces de generarse sus propios tiros. El ataque en estático es espeso, dependiendo excesivamente del tiro exterior. Todo ha de pasar por Dirk, que es quien puede generar juego y atraer defensas rivales para tiros abiertos. Pero Terry no está tan fino como se esperaba, Peja es un problema, ya que ni anota los tiros abiertos ni puede defender a cualquier par de los Heat (incluso en arrebato de locura Carlisle puso en cancha a Cardinal), y Kidd tampoco es un tirador fiable. Con lo que seguro que nadie contaba, sobre todo Spoestra, es con la grandiosa aportación de Marion.


Todo a favor de Miami. Tras el increíble triple desde la esquina de Wade, la ventaja superaba la decena y media, con unos 5 minutos por jugar. El público entregado, Wade y James celebrando, la cara de Carlisle, un poema, resignado a un destino… el momentum era todo Miami. Entonces, ¿cómo se explica la debacle? Miami abandonó el partido en todos los sentidos.


- Miami bajó su intensidad defensiva al mínimo. Esto permitió a los Mavs, con menos presión rival, cuidar mejor sus posesiones, y anotar con relativa facilidad.


- Miami empezó a maltratar el balón en ataque, buscando primero levantar al respetable del asiento, abusando del triple, perdiendo balones de manera absurda y olvidándose de pisar la pintura.


Con este escenario, los Mavs se fueron acercando, y Dirk volvió a ser el Dirk de la serie ante OKC, el Dirk de “soy el mejor jugador sobre la cancha, dadme la bola, que yo hago el resto”. Anotó los últimos 9 puntos de su equipo, sin fallo.


¿Falta de instinto asesino en Miami? Claramente sí. Y de atención al partido. En la última posesión, podían cometer una falta. ¿Por qué no lo hicieron, cuando Dirk inició su movimiento a 6 segundos del final? ¿Nadie en el banco de Miami se dio cuenta de esta circunstancia? No lo hicieron, porque los Heat habían desaparecido de la cancha hacia tiempo. Los Heat fallaron el penalti.



OTRAS OPINIONES DE Juanjo De Miguel
 Summer League 2012: Notas finales (24.07.12)
 ¿Quién manda en las franquicias, coach Westphal? (11.01.12)
 Los Heat fallaron el penalty (04.06.11)
 Los Kings, rumbo al sur.. (24.02.11)
 El partido maldito de los Cavaliers (23.01.11)
 NASH - STAT: ¿QUIEN ECHA DE MENOS MAS A QUIEN? (26.11.10)
 ¿Quién será el ROY? (28.03.09)
 Draft 2006: uno de los peores en mucho tiempo (05.03.09)
 Brandon Roy, un LeBron menor (22.11.08)
 El extraño caso Gerald Green (15.10.08)
 Seattle Supersonics: 1967-2008 R.I.P. (05.09.08)
 Las dudas de Rudy (18.03.08)
 Scola, Moon, Navarro... los rookies "especiales" (22.01.08)
 La clase del 2007 (22.12.07)
 600.000 dólares a la basura (08.11.07)
 Vacaciones europeas de unas locas franquicias (12.10.07)
 Danny "Nitroglicerina" Ainge (26.08.07)
 Amigo Nate (12.07.07)
 Draft 2007 (25.06.07)
 Una franquicia en peligro (06.06.07)
 Jugador más desmejorado (14.05.07)
 Sam Mitchell... Entrenador del año??? (28.04.07)
 La mutación de Memphis (20.04.07)
 Greg Oden, el nuevo Mesías? (13.04.07)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 Ante Tomic, el blando (T.C. Mo Sweat )
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (Juan Manuel Muñoz)
 La abducción de Walter Herrmann (Santiago Salas)
 El estancamiento de la Liga Femenina (Juan Manuel Muñoz)
 La gran oportunidad de Vitor Faverani (Nacho Doña)
 Reflexiones: el equipo ideal de la historia del baloncesto español (T.C. Mo Sweat )
 Baron Davis: Made in America (Juan Manuel Sánchez)
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 8208

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos