Martes, 21 de mayo de 2019
La Opinión


11.07.10 | Pedro Serrano (1690 lecturas) [ Comenta el artículo ]
0 comentarios
CB Murcia: Balance de la temporada (y II)


Cuando uno desea pasar página, molesta tener que echar la vista atrás. Por resumir al máximo y sin entrar en complejos pormenores, bastaría con decir que el CB Murcia tropezó en primer lugar con el tiempo de planificación (escaso), y luego fue trastabillando a lo largo de la temporada hasta dar con sus huesos en LEB. Cuando parecía enderezar sus pasos y levantar cabeza, volvía a tropezar, a inclinarse y a ver el suelo cada vez más cerca. Ni el cambio de entrenador, en mi opinión desacertado, ni la llegada de refuerzos, que aun siendo de calidad llegaron tarde, pudieron cambiar el rumbo de un año que en enero olía a descenso por los cuatro costados. A veces pasa que "los nuevos" rompen la dinámica negativa, y eso sucede de manera casi inexplicable. En este mismo club, en la temporada 95/96, un pequeño y eléctrico escolta norteamericano llamado Duane Washington revolucionó a sus compañeros, y el CB Murcia, hasta entonces hundido en la clasificación, hizo una segunda vuelta de play-off. Sin embargo, otras veces "los nuevos" se mimetizan con el entorno, van tomando la forma del hueco que vinieron a cubrir y la dinámica negativa los arrastra a ellos también. Asselin, Sy y Williams, entre el llego y no llego, las lesiones y las faltas de un momento puntual, acabaron destacando a nivel individual en algún partido suelto, pero no aportaron esa química especial que transforma a un equipo perdedor en uno ganador. Hicieron su trabajo, y punto.


El CB Murcia que empezó la liga con Moncho Fernández, con sus limitaciones, plantó cara y compitió a buen nivel en algunos partidos. Sin embargo, en los instantes finales demostró que le faltaba un plus, un extra. Se borraba del juego y bajaba los brazos. La excepción positiva fue contra Manresa en casa (3ª jornada), con una gran actuación de Vujanic; ese día el equipo remató la faena y ganó con solvencia. Excepciones negativas fueron el encuentro de la 2ª jornada en Fuenlabrada, la derrota en casa contra Lagun Aro GBC en la 5ª jornada y la paliza en Málaga (-30 puntos), que fue el preludio del desastre que vendría después en la pista de Alicante. En la ciudad vecina fue donde el CB Murcia comenzó a cavar su fosa. El equipo se arrastró contra un rival directo e hizo uno de los mayores ridículos de su historia, encajando su segunda mayor paliza en ACB (-44) ante un gran número de aficionados murcianos. "Esto es un desastre. Ni no entrenando puede pasar algo así", decía un perplejo Moncho Fernández después del encuentro.


Con un balance de 1 victoria y 6 derrotas, aquel fue el gran punto de inflexión, o pudo serlo de haberse actuado con rapidez. Sólo cuatro días más tarde, el CB Murcia se enfrentaba en su pista a Obradoiro. El público recibió al equipo con silencio y al entrenador con una sonora ovación. Luego, las cartas sobre la mesa: en el quinteto titular aparecieron los obreros, Marco, Robles y Xavi, acompañados por Powell y Moss. La afición premió la decisión del técnico con un aplauso emocionante. Vujanic y Prestes se sumaron con ímpetu a la fiesta desde el banquillo, mientras Scepanovic continuaba con su escasa implicación y Delininkaitis no llegaba a jugar siquiera. El CB Murcia barrió a su rival y en los días siguientes, con el 2-6, no hubo cambios en la plantilla. El equipo pareció haber entendido el mensaje, elevó su nivel pero no remató los partidos y volvió a caer tres veces seguidas: contra Joventut en Badalona, tras una prórroga; y contra Estudiantes y Bilbao en casa, por 6 y 5 puntos de desventaja respectivamente y con alguna decisión arbitral polémica.


A mi entender, era entonces cuando se podría haber sustituido a los músicos discordantes, en lugar de esperar esas tres jornadas y despedir al director de la orquesta. ¿Por qué? Pues porque el nuevo director, Edu Torres, necesitó tiempo para llegar, probar a su orquesta y, al final, constatar que efectivamente había músicos que desafinaban. Muy bien, ya lo sabíamos. Se perdió un tiempo precioso (casi un mes desde la paliza en Alicante), y todo para que el equipo diera varios pasos atrás y recibiera otro palizón en el debut de Torres (-30 en Sevilla). Al final no llegaron los refuerzos hasta enero y el CB Murcia no se pudo volver a erguir. Como mucho, recuperó el nivel exhibido con Moncho Fernández en algunos partidos: compitió, luchó y terminó entregando la victoria a su rival con errores infantiles y absurdos en momentos clave, con malos pases, mala selección de tiro o con infracciones de patio de colegio, incomprensibles en jugadores profesionales con dilatada experiencia.


El CB Murcia 09/10 perdió nada menos que 11 partidos por una diferencia igual o menor a 6 puntos, y en otros 3 se quedó a 8 ó 10 puntos. Para el olvido son las 5 palizas por más de 20 puntos de este año, en especial contra Meridiano Alicante (-44), Unicaja Málaga (-30), Cajasol Sevilla (-30) y Real Madrid (-29). No tendría mucho sentido recordar ahora, partido a partido, las oportunidades perdidas por el equipo murciano para reflotar la nave, pero si hay que citar algunos ejemplos, serían las derrotas en Murcia contra Lagun Aro y Alicante, otra vez, o el partido contra Valladolid, perdido en la prórroga. Ya casi al final, la injusta derrota en la pista de Bilbao por un punto de diferencia, con un triple de Salgado fuera de tiempo. También habría que recordar la lesión de Paulao Prestes en su mejor momento del año, o las molestias de Williams nada más llegar al CB Murcia (equipo con el que no acabó la temporada). Para el "orgullo" quedaron los triunfos sobre Obradoiro en casa y a domicilio, y las victorias en Murcia contra Manresa, Gran Canaria y Fuenlabrada. No hay más.


Bajo la batuta de Moncho Fernández, con la misma plantilla que empezó la liga y que apenas tuvo tiempo de trabajar en pretemporada, el CB Murcia ganó 2 de 11 partidos. Bajo la de Edu Torres, con una plantilla más trabajada y reforzada en posiciones importantes, el CB Murcia ganó 3 de 23 partidos. En el plano deportivo, de esta temporada hay que salvar sobre todo los momentos que nos dejaron Vujanic y Prestes. También el inicio de temporada de Moss en el plano reboteador, y de un Robles "bendecido" desde el triple. Ambos se diluyeron junto al resto del equipo a medida que avanzó el año. Y por supuesto, una de las mayores alegrías fue el regreso de Xavi Sánchez a su casa de siempre. A nivel estadístico, el CB Murcia ha acabado como el cuarto peor ataque de la liga (73'50) y la segunda peor defensa (82'06). El equipo murciano ha sido el que menos asistencias ha repartido en todo el año, el segundo peor valorado, el segundo peor en porcentaje de libres, el quinto peor en porcentaje de dos puntos, el cuarto peor en triples, el que más balones ha perdido por encuentro y el segundo peor en recuperaciones. Un cóctel que sólo puede saber a descenso, porque es imposible destacar para mal en tantos apartados y conservar la categoría de ACB. Tan sólo ha "vencido" en rebotes, siendo el mejor equipo de la liga.


A nivel individual, los números coinciden en señalar a Vujanic y Prestes como los jugadores más destacados del CB Murcia: el base serbio ha sido el tercer máximo anotador de la liga regular (17'7 ppp), el quinto en tiros de 3 anotados por encuentro (2'35), el primero en tiros libres convertidos (4'50 pp) y el segundo que más faltas ha recibido por partido (5'35). En el "debe" de Vujanic está el ser el jugador que más balones perdió (3'88 pp). En cuanto al pívot brasileño, a pesar de acabar el año en la jornada 28ª por lesión, terminó siendo el segundo máximo reboteador con más de 7 rechaces por encuentro. De los refuerzos, destacó Williams con una valoración de 15'5 de media en los ocho partidos que jugó. Asselin y Sy también superaron la tónica de sus compañeros, pero sin excesos.


Para acabar este balance con buen sabor de boca, y una vez que el propietario del club ha confirmado que su proyecto sigue adelante, podríamos definir este descenso como "tranquilo". Y eso, conociendo lo que ha sucedido en Murcia en los últimos años, no es moco de pavo. Otro asunto mayor es el de la famosa deuda de 1 millón de euros, que según nos dicen desde el club, ya está corregida y liquidada salvo en algunos casos concretos, aún por resolver. Ello ha sido posible gracias a las aportaciones de las diferentes empresas patrocinadoras, integradas en el llamado "Club de Empresas" creado por el nuevo equipo gestor, y que ha de sustentar económicamente al CB Murcia, así como al dinero invertido por el propietario, José Ramón Carabante. Además, y en contra de lo que algunos medios locales afirmaban hace unas semanas (ya sabéis, intereses políticos, prensa...), el CB Murcia todavía no ha percibido el dinero de los convenios suscritos con las administraciones municipal y autonómica, con lo que se afirma que el dinero público aún no ha entrado en caja.


Otro motivo para la esperanza son los primeros pasos que se están dando en la planificación del año que viene, en el que el CB Murcia volverá a lidiar en LEB: la campaña de renovación y captación de abonados, la llegada de Luís Guil, los fichajes de Coppenrath y Puyada y otros nombres que suenan en torno al club murciano, parecen demostrar que la intención es volver cuanto antes a la máxima competición nacional. Y en otro orden de cosas, como nota negativa, un servidor debe recordar la salida del club de Miguel Ángel Pérez, antiguo delegado y desde hace un par de temporadas, trabajador de las oficinas. Miguel Ángel ha estado en el CB Murcia muchos años y merece que este redactor le cite aquí.


Atrás ha quedado el descenso, y ahora toca mirar con ilusión al futuro inmediato sin olvidar un tema sobre el que aún no se nos ha dicho nada por parte del CB Murcia, y que a mí me parece muy importante: el 25 aniversario del club. Una efeméride como esta debería ser celebrada, no sólo porque la cifra en sí lo merece, sino también porque lo merecemos los aficionados que llevamos muchos años junto al equipo. Además, es un hecho que, bien gestionado, debería servir para afianzar la imagen del club entre sus socios y simpatizantes, al tiempo que lo situaría en conexión con la propia ciudad y con la gente que o bien nunca ha visto baloncesto, o bien fueron abonados hace años y dejaron de serlo. La gente se une en hechos así, se crea una identidad, se hace referencia a un sentimiento, se recuerda el pasado, los grandes jugadores que defendieron la camiseta del CB Murcia, la gente que hizo posible su nacimiento y su crecimiento, todas las personas que han estado involucradas en algún momento en el apasionante devenir de este equipo... El 25 aniversario es una gran oportunidad de ensalzar al CB Murcia y a su trayectoria, y no debemos dejarla escapar.



OTRAS OPINIONES DE Pedro Serrano
 Mis apuntes sobre Murcia en los playoffs de la ACB (29.05.16)
 El CB Murcia y la puerta de atrás (03.08.11)
 CB Murcia: Balance de la temporada (y II) (11.07.10)
 CB Murcia: balance de la temporada (1) (26.06.10)
 Triple doble, amigos del CB Murcia (04.03.10)
 Hasta otra, Moncho (09.12.09)
 Análisis del CB Murcia 2009/10 (13.10.09)
 CB Murcia: ¿Llegará el día? (29.06.09)
 CB Murcia 08/09: Por los pelos (I) (05.06.09)
 "CT" planta al Murcia en el momento decisivo (06.05.09)
 CB Murcia, o cómo tomar “pesambre” (31.01.09)
 Gonzalo Martínez: Colgar las botas (24.12.08)
 Análisis CB Murcia 2008/09 (18.09.08)
 CB Murcia: Gracias y desgracias (27.08.08)
 El CB Murcia y Juanjo Triguero (18.07.08)
 Un año en BasketMe (22.06.08)
 Polaris Murcia: Epílogo de la temporada ( y II) (08.06.08)
 Polaris Murcia: Epílogo de la temporada (I) (27.05.08)
 Club Baloncesto Murcia: ¿Y ahora, qué? (30.04.08)
 Jugadores que dejan huella: Rick Hughes (26.03.08)
 ¿Con quién se acuesta el fútbol? (12.02.08)
 Oda al Baloncesto (y parte III) (14.11.07)
 Oda al Baloncesto (parte II) (26.10.07)
 Oda al baloncesto (I) (14.10.07)


LAS 10 OPINIONES MÁS LEÍDAS
 Los mejores americanos de la historia de la ACB (pivots) (T.C. Mo Sweat )
 600.000 dólares a la basura (Juanjo De Miguel)
 Baloncesto y saber (Gonzalo Vázquez)
 Ante Tomic, el blando (T.C. Mo Sweat )
 El mito del machismo en el baloncesto femenino (Juan Manuel Muñoz)
 La abducción de Walter Herrmann (Santiago Salas)
 El estancamiento de la Liga Femenina (Juan Manuel Muñoz)
 La gran oportunidad de Vitor Faverani (Nacho Doña)
 Baron Davis: Made in America (Juan Manuel Sánchez)
 Reflexiones: el equipo ideal de la historia del baloncesto español (T.C. Mo Sweat )
0 comentarios
Danos tu opinión
Danos tu opinión
Nick:


Comentario:


Código de seguridad: 9835

Por favor, necesitamos que reescribas el código de seguridad para asegurarnos que no se trata de un robot:


Patrocinadores: Federación Española de Baloncesto           Marina Esports           Basket Málaga

© BasketMe, 2006-2011   RSS   |   Live scores   |   Aviso legal   |   Contacto   |   Colabora con nosotros   |   Créditos